Me­nos pre­sión pa­ra Clin­ton

El Diario de El Paso - - Opinión - Pa­trick Healy

Cle­ve­land— A me­di­da que Hi­llary Clin­ton se pre­pa­ra pa­ra anun­ciar a su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la es­ta se­ma­na, los cálcu­los po­lí­ti­cos han cam­bia­do re­pen­ti­na­men­te.

Si Do­nald Trump hu­bie­ra ele­gi­do a una mu­jer o al­guien de una mi­no­ría co­mo su can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia, Clin­ton ha­bría en­fren­ta­do pre­sión de li­be­ra­les pa­ra que to­ma­ra su pro­pia de­ci­sión au­daz. Si Trump hu­bie­ra ele­gi­do a un fe­roz anec­do­tis­ta co­mo Newt Gin­grich o el go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey, Ch­ris Ch­ris­tie, dos de sus fi­na­lis­tas, la de­ci­sión le ha­bría da­do pau­sa a Clin­ton con res­pec­to a po­ner­le una jo­ven ca­ra fres­ca al es­ce­na­rio del de­ba­te es­te oto­ño… en vez de un pe­rro de ata­que, con ba­se en va­rios ase­so­res de cam­pa­ña de Clin­ton. Y si el nú­me­ro 2 de los re­pu­bli­ca­nos fue­ra de un cru­cial es­ta­do bi­sa­gra, el ma­pa elec­to­ral pu­die­ra ha­ber­se ma­te­ria­li­za­do in­clu­so en ma­yor me­di­da en sus con­si­de­ra­cio­nes.

Más bien, Trump eli­gió al go­ber­na­dor de In­dia­na, Mi­ke Pen­ce; hom­bre blan­co, se­rio y pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor de un es­ta­do con ten­den­cia re­pu­bli­ca­na, cu­yo re­gis­tro atrae con fuer­za a la ba­se de su par­ti­do.

Al ele­gir a al­guien tan con­ven­cio­nal, Trump le ha fa­ci­li­ta­do a Clin­ton se­guir el ejem­plo con una se­lec­ción na­da aven­tu­re­ra por su par­te, co­mo el se­na­dor de Vir­gi­nia, Tim Kai­ne, o el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Tom Vil­sack, al­gu­na vez go­ber­na­dor de Io­wa. Ella po­dría en­viar al se­cre­ta­rio de Vi­vien­da Julián Castro a de­ba­tir con Pen­ce sin te­mer una pa­li­za. O po­dría ele­gir al se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo, Tho­mas Pe­rez, quien es del con­fia­ble es­ta­do de­mó­cra­ta de Mary­land.

Clin­ton aún tie­ne po­lí­ti­cas in­ter­nas con las cua­les con­ten­der en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, pe­ro Pen­ce es to­do tran­qui­li­dad: si aca­so, él ejer­ce muy po­ca pre­sión agre­ga­da so­bre ella.

‘Pa­ra que Trump sea ele­gi­do, él tie­ne que acre­cen­tar el gru­po de per­so­nas con las que es­tá ha­blan­do y a las que es­tá atra­yen­do’, di­jo Ste­ve El­men­dorf, ve­te­rano es­tra­te­ga y ca­bil­de­ro de­mó­cra­ta, así co­mo alia­do de Clin­ton. ‘Una elec­ción diferente por par­te de Trump pu­die­ra ha­ber cam­bia­do el cálcu­lo elec­to­ral pa­ra ella. Sin em­bar­go, con Pen­ce, Trump se­gui­rá per­dien­do en­tre mu­je­res, afro­ame­ri­ca­nos e his­pa­nos’.

Mark Mc­Kin­non, es­tra­te­ga clave en las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de Geor­ge W. Bush, di­jo que Pen­ce pu­die­ra ha­ber si­do una bue­na de­ci­sión pa­ra Trump, pe­ro su se­lec­ción tam­bién be­ne­fi­ció a Clin­ton.

‘La de­ci­sión no la pre­sio­na por va­rios fren­tes en for­ma al­gu­na con las ba­ses po­pu­la­res que ella ne­ce­si­ta’, di­jo Mc­Kin­non. ‘Es im­pro­ba­ble que se active al­gu­na alar­ma en las ofi­ci­nas cen­tra­les de Clin­ton. Así que eso le de­ja li­ber­tad pa­ra opri­mir con fuer­za el bo­tón de re­pe­ti­ción de alar­ma con una elec­ción igual­men­te se­gu­ra’.

En un dis­cur­so de es­te lu­nes an­te una con­ven­ción de la Fe­de­ra­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Maes­tros, Clin­ton mos­tró sus pri­me­ras lí­neas de ata­que en con­tra de Pen­ce, lla­mán­do­le ‘una de las se­lec­cio­nes vi­ce­pre­si­den­cia­les más ex­tre­mas en una ge­ne­ra­ción’ que ha ‘tra­ba­ja­do pa­ra so­ca­var los de­re­chos de la mu­jer, tra­ba­ja­do­res, es­ta­dou­ni­den­se LGBT e in­mi­gran­tes’.

Pe­se a to­das las di­fe­ren­cias en­tre Trump, po­lí­ti­ca­men­te he­te­ro­do­xo, y Clin­ton, im­pul­sa­da por la es­tra­te­gia, am­bos a to­das lu­ces es­tán aco­gien­do una re­gla de oro de las se­lec­cio­nes pa­ra vi­ce­pre­si­den­te: Pri­me­ro, no ha­gas da­ño. Trump de­mos­tró una abun­dan­cia na­da ca­rac­te­rís­ti­ca de cau­te­la en su elec­ción de Pen­ce, el fa­vo­ri­to ob­vio de re­pu­bli­ca­nos en Was­hing­ton co­mo el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja, Paul B. Ryan, y otros que han ex­pre­sa­do am­bi­va­len­cia con res­pec­to a Trump.

La se­lec­ción de otro co­le­ga ‘pi­ra­ta’, co­mo Gin­grich se ha des­cri­to tan­to a sí mis­mo co­mo a Trump, ha­bría agi­ta­do a la di­ri­gen­cia del par­ti­do y los hu­bie­ra de­ja­do pre­pa­rán­do­se a dia­rio pa­ra len­gua­je soez de los can­di­da­tos y mo­tín de re­pu­bli­ca­nos des­con­ten­tos.

‘Si Trump me hu­bie­ra ele­gi­do a mí, Hi­llary ha­bría ne­ce­si­ta­do a al­guien que de­ba­tie­ra bien, con to­da se­gu­ri­dad’, di­jo Gin­grich en una en­tre­vis­ta.

‘Sin em­bar­go, yo no po­dría ha­cer tan­to co­mo Pen­ce pa­ra uni­fi­car al par­ti­do. No po­dría ayu­dar real­men­te a un acer­ca­mien­to con lí­de­res de la edad de Pen­ce y más jó­ve­nes, co­mo Paul Ryan’.

Pa­ra Clin­ton, el prin­ci­pio de no ha­cer da­ño sig­ni­fi­ca no ele­gir a un com­pa­ñe­ro de fór­mu­la que exa­cer­ba­ra su im­po­pu­la­ri­dad en­tre hom­bres blan­cos en cru­cia­les es­ta­dos in­dus­tria­les y su­re­ños co­mo Ohio y Vir­gi­nia, y no ele­gir a un can­di­da­to que pu­die­ra so­ca­var el én­fa­sis de ella con res­pec­to a firme ex­pe­rien­cia en se­gu­ri­dad na­cio­nal. Ese ti­po de pen­sa­mien­to pu­die­ra con­tar en con­tra de los se­na­do­res de Mas­sa­chu­setts Eli­za­beth Wa­rren, Castro, Pe­rez y otros en su lis­ta.

Más que na­da, ella es­tá en bus­ca de to­mar una de­ci­sión cui­da­do­sa y res­pon­sa­ble, di­cen sus ase­so­res.

‘El pri­mer cri­te­rio es una per­so­na que es­té pre­pa­ra­da pa­ra ser pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, y al­guien que tie­ne la se­rie de ha­bi­li­da­des y re­gis­tro pro­ba­do de lo­grar que se ha­gan las co­sas que mar­ca­rán una di­fe­ren­cia en la vi­da de la gen­te’, di­jo Joel Be­nen­son, es­tra­te­ga en je­fe de la cam­pa­ña de Clin­ton. Agre­gó que la se­lec­ción de Pen­ce era in­ma­te­rial pa­ra Clin­ton, di­cien­do: ‘Yo no creo que la de­ci­sión de un can­di­da­to so­bre un com­pa­ñe­ro de fór­mu­la cuen­te real­men­te en cuan­to quién es ele­gi­do por el otro can­di­da­to’.

En la con­tien­da ac­tual, tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos di­cen que Clin­ton tie­ne es­ca­so in­cen­ti­vo pa­ra arries­gar una se­lec­ción que cam­bie el jue­go, co­mo Wa­rren pa­ra con­tra­rres­tar la se­lec­ción que hi­zo Trump de Pen­ce, quien es po­co co­no­ci­do y tan con­ser­va­dor que pu­die­ra ha­cer po­co por ga­nar­se a mo­de­ra­dos e in­de­pen­dien­tes.

‘El ob­je­ti­vo de la se­cre­ta­ria Clin­ton de­be­ría ser el de ofre­cer a al­guien que no se­rá una gran his­to­ria, al­guien in­cues­tio­na­ble­men­te ca­li­fi­ca­do pe­ro sin gran fan­fa­rria o po­lé­mi­ca’, di­jo Mi­ke DuHai­me, quien fue el prin­ci­pal es­tra­te­ga de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Ch­ris­tie. ‘El ob­je­ti­vo de Clin­ton de­be­ría ser man­te­ner el en­fo­que de la cam­pa­ña en Do­nald Trump y fue­ra de ella y su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la’.

Clin­ton ne­ce­si­ta con ur­gen­cia ga­nar­se a li­be­ra­les y mi­le­na­rios, quie­nes fa­vo­re­cie­ron con fir­me­za al se­na­dor de Ver­mont, Ber­nie San­ders, en las elec­cio­nes pri­ma­rias de los de­mó­cra­tas; mu­chos de ellos aún du­dan de su con­fia­bi­li­dad co­mo pro­gre­sis­ta y se opo­nen a sus pos­tu­ras con res­pec­to a la re­for­ma de Wall Street, li­bre co­mer­cio, el sa­la­rio mí­ni­mo y la frac­tu­ra hi­dráu­li­ca. Sin em­bar­go, con es­tos vo­tan­tes, Pen­ce tam­bién le da a Clin­ton un po­co de es­pa­cio pa­ra res­pi­rar de­bi­do a sus pro­pias po­si­cio­nes con­ser­va­do­ras de lí­nea du­ra so­bre el abor­to y los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les.

Pen­ce ya con­vir­tió en ley al­gu­nas de las nor­mas más res­tric­ti­vas so­bre el abor­to en Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do una iniciativa que prohí­be el abor­to con ba­se en la ra­za, se­xo o dis­ca­pa­ci­da­des del fe­to, co­mo el sín­dro­me de Down. Él tam­bién se ha opues­to al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y a per­mi­tir que gays sir­van en las fuer­zas mi­li­ta­res y que las per­so­nas trans­gé­ne­ro usen ba­ños de su pre­fe­ren­cia. (Trump ha di­cho que se opo­ne al abor­to con ex­cep­cio­nes y que él se­ría mu­cho me­jor pa­ra es­ta­dou­ni­den­ses gay que Clin­ton.)

Si bien a mu­chos elec­to­res más jó­ve­nes les gus­ta­ría que Clin­ton eli­gie­ra a un li­be­ral co­mo San­ders o Wa­rren co­mo su com­pa­ñe­ro de pos­tu­la­ción y mues­tran re­ce­lo, e in­clu­so hos­ti­li­dad, ha­cia mo­de­ra­dos co­mo Kai­ne, alia­dos de Clin­ton di­cen que las po­si­cio­nes de Pen­ce son tan tó­xi­cas pa­ra es­tos vo­tan­tes que ellos se uni­fi­ca­rán a fi­nal de cuen­tas de­trás del bo­le­to de­mó­cra­ta.

‘Pen­ce es muy con­ser­va­dor, así co­mo un tra­di­cio­nal ti­po blan­co re­pu­bli­cano, y eso li­be­ra a Clin­ton pa­ra ele­gir a quien ella quie­ra’, di­jo Ri­chard So­ca­ri­des, par­ti­da­rio de Clin­ton y ac­ti­vis­ta por los de­re­chos gay que fue ase­sor del ex pre­si­den­te Bill Clin­ton.

Pe­ro Gin­grich, pa­ra em­pe­zar, se muestra es­cép­ti­co de que Clin­ton la ten­ga fá­cil des­pués de anun­ciar su se­lec­ción, mis­ma que se pre­vé tan pron­to co­mo es­te vier­nes.

‘Ella tie­ne un pro­ble­ma por dos vías: ¿Pue­de en­con­trar a al­guien que atrai­ga a in­de­pen­dien­tes in­de­ci­sos que la ven co­mo co­rrup­ta o sin es­pe­ran­za, y pue­de ella en­con­trar a al­guien que no si­ga con es­ta pre­ci­pi­ta­da carrera ha­cia la iz­quier­da?’, di­jo Gin­grich. ‘Ade­más, el ala de iz­quier­da de su par­ti­do es in­sa­cia­ble. Pen­ce pu­die­ra no com­pli­car­le la vi­da, pe­ro ella si­gue te­nien­do un pro­ble­ma muy di­fí­cil de re­sol­ver’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.