El ca­ba­lle­ro os­cu­ro

El Diario de El Paso - - Portada - • Da­vid Brooks

Nue­va York— Bien­ve­ni­do a un mun­do sin re­glas. (Quie­ro que lean es­te pá­rra­fo con su voz súper te­mi­ble de trái­ler de pe­lí­cu­la). Bien­ve­ni­dos a un mun­do en el cual las fa­mi­lias son se­ga­das por in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, en el que ofi­cia­les de po­li­cía mue­ren en las ca­lles, en el cual mu­sul­ma­nes ma­sa­cran a los inocen­tes y ame­na­zan nues­tra for­ma mis­ma de vi­da, en la que el te­mor de la muer­te vio­len­ta ace­cha en ca­da co­ra­zón hu­mano.

A ve­ces, en ese mun­do inun­da­do de san­gre sur­ge un ca­ba­lle­ro os­cu­ro. No ha­ce fal­ta ad­mi­rar o sen­tir agra­do por es­te ca­ba­lle­ro. Sin em­bar­go, us­ted ne­ce­si­ta a es­te ca­ba­lle­ro. Él es su múscu­lo y su voz en un mun­do os­cu­ro, co­rrup­to y ma­le­vo­len­te.

Ese ha si­do el ar­gu­men­to de ca­si ca­da de­ma­go­go des­de los al­bo­res del tiem­po. Aa­ron Burr ale­gó que Es­pa­ña ha­bía ame­na­za­do a Es­ta­dos Uni­dos en 1806. A. Mit­chell Pal­mer exa­ge­ró la Ame­na­za Ro­ja en 1919, y Joe McCarthy lo hi­zo en 1950.

Y ese fue el ar­gu­men­to de Do­nald Trump so­bre la ley y el or­den en Cle­ve­land por la no­che del jue­ves. Es­te fue un tex­to cau­ti­van­te que se con­vir­tió en más de un ho­ra de gri­tos sin hu­mor. Fue un men­sa­je dis­tó­pi­co que en­con­tró una au­dien­cia y des­pués lo ma­cha­có has­ta el ago­ta­mien­to. ¿Fun­cio­na­rá? Bien, es­te te­mor ca­pi­ta­li­za la sen­sa­ción de pér­di­da que fue el te­ma pre­va­le­cien­te de es­ta con­ven­ción. Oí­mos de di­ver­sas ma­dres que per­die­ron hi­jos y her­ma­nos que per­die­ron her­ma­nos.

El ar­gu­men­to to­ma la ubi­cua se­rie de an­sie­da­des que pla­ga a Es­ta­dos Uni­dos y la con­cen­tra en la más vis­ce­ral de to­das: te­mor a la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia. His­tó­ri­ca­men­te, es­te ti­po de te­mor ele­men­tal ha ter­mi­na­do sien­do con­ta­gio­so y efec­ti­va­men­te mue­ve po­bla­cio­nes.

Fi­nal­men­te, una cam­pa­ña de ley y or­den re­quie­re de las au­to­ri­ta­rias ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad que Trump po­see. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano (GOP) so­lía ser un par­ti­do que as­pi­ra­ba a una éti­ca bí­bli­ca de ca­ri­dad pri­va­da, gra­cia, hu­mil­dad y leal­tad. La con­ven­ción de Mitt Rom­ney re­ci­bió un im­pul­so por his­to­rias de su ama­bi­li­dad y tu­te­la per­so­nal.

Trump ha re­em­pla­za­do com­pro­mi­sos bí­bli­cos con va­lo­res de gla­dia­dor. To­do está orien­ta­do en torno a la con­quis­ta, éxi­to, su­pre­ma­cía y do­mi­nio. Es­ta fue la con­ven­ción En­cié­rren­la. Una cam­pa­ña de ley y or­den no pi­de a elec­to­res que sien­tan agra­do por Trump y los re­pu­bli­ca­nos en ma­yor me­di­da que lo que les agra­da­ba Ri­chard Ni­xon en 1968.

Por otra par­te, hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra creer que es­te en­fo­que en la ley y el or­den es un error con­si­de­ra­ble, que in­ter­pre­ta ex­ce­si­va­men­te el mo­men­to ac­tual de Ba­ton Rou­ge, Da­llas y Ni­za y no se­rá el en­fo­que in­di­ca­do pa­ra el oto­ño.

Pa­ra em­pe­zar, se fun­da­men­ta en una fal­se­dad. Las ta­sas de de­lin­cuen­cia han es­ta­do ca­yen­do ca­si sin fa­lla du­ran­te 25 años. Los ín­di­ces de ase­si­na­to han es­ta­do su­bien­do ape­nas re­cien­te­men­te en­tre pan­di­llas en cier­tas ciu­da­des, pe­ro Es­ta­dos Uni­dos es mu­cho más se­gu­ro de lo que era ha­ce una dé­ca­da. En la pri­me­ra mi­tad de 2015, por ejem­plo, el nú­me­ro de ti­ro­teos en Nue­va York y Was­hing­ton ca­yó a ni­ve­les his­tó­ri­cos.

Trump ahon­da en los ex­tran­je­ros in­do­cu­men­ta­dos que ma­tan a nues­tros hi­jos. En­tre 2010 y 2014, só­lo 121 per­so­nas li­be­ra­das de cus­to­dia de in­mi­gra­ción co­me­tie­ron ase­si­na­tos más tar­de; eso equivale a 25 al año, apro­xi­ma­da­men­te. Ca­da muer­te es un ho­rror, pe­ro el nú­me­ro de ofi­cia­les muer­tos ca­da año co­mo re­sul­ta­do de un de­li­to es apro­xi­ma­da­men­te 55, en una na­ción de más de 320 mi­llo­nes de per­so­nas. El nú­me­ro de muer­tes po­li­cia­les ba­jó 24 por cien­to en­tre 2005 y 2015.

Las prin­ci­pa­les an­sie­da­des en Es­ta­dos Uni­dos son eco­nó­mi­cas y so­cia­les, no so­bre la de­lin­cuen­cia. Trump subió has­ta la no­mi­na­ción tre­pa­do en el lo­mo de su su­pues­ta agu­de­za pa­ra los ne­go­cios, no de­bi­do a que es un she­riff. Al con­cen­trar­se tan­to en la ley y el or­den, él de­ja un hue­co enor­me pa­ra Hi­llary Clin­ton. Ella se cen­tra­rá in­du­da­ble­men­te en el do­lor eco­nó­mi­co en la con­ven­ción de­mó­cra­ta de Fi­la­del­fia. Trump pu­die­ra ter­mi­nar vién­do­se ex­tra­ña­men­te dis­tan­te.

Pe­ro, si Trump está dis­tan­te del país, y de­sin­te­re­sa­do en cual­quier co­sa que no sea sí mis­mo, está igual­men­te dis­tan­te de su par­ti­do. Trump no está cam­bian­do real­men­te a su par­ti­do tan­to co­mo lo está di­sol­vien­do.

Un par­ti­do nor­mal tie­ne un apa­ra­to de pro­fe­sio­na­les, quie­nes han es­ta­do ahí du­ran­te un tiem­po y que pue­den lo­grar que se ha­gan las co­sas. Sin em­bar­go, esas per­so­nas bien pu­die­ran no exis­tir. Es­ta fue la con­ven­ción más caó­ti­ca y mal ma­ne­ja­da que se re­cuer­de.

Un par­ti­do nor­mal está uni­do me­dian­te un sis­te­ma de creen­cias con­sis­ten­te. Du­ran­te va­rias dé­ca­das, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha re­pre­sen­ta­do un or­den in­ter­na­cio­nal con la mi­ra en el fu­tu­ro, en­ca­be­za­do por es­ta­dou­ni­den­ses en el ex­te­rior y ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co con un go­bierno pe­que­ño en ca­sa.

Trump tam­bién está diez­man­do eso, a la par de las co­sas que re­pre­sen­ta­ban los re­pu­bli­ca­nos. La OTAN, re­for­ma a de­re­choha­bien­tes, con­ser­va­du­ris­mo com­pa­si­vo y el mo­vi­mien­to re­la­ti­va­men­te abierto de ideas, per­so­nas y co­mer­cio.

No se está apli­can­do otra ver­da­de­ra agen­da en su lu­gar, so­lo es­pas­mos nos­tál­gi­cos que, co­mo lo ha ex­pre­sa­do Da­vid Frum, son en par­te Geor­ge Wa­lla­ce y en par­te Henry Wa­lla­ce. La agen­da es­tra­té­gi­ca de Trump, co­mo está, es en su ma­yo­ría una se­rie de re­tro­ce­sos de­fen­si­vos: cons­truir un mu­ro, prohi­bir a mu­sul­ma­nes, re­ti­rar­se del mun­do.

Es­to es me­nos un par­ti­do y más un cul­to a la per­so­na­li­dad. La ley y el or­den es un te­ma ex­tra­ño pa­ra un can­di­da­to que irra­dia con­flic­to y des­or­den. Al­gu­nos ni­ños ri­cos son des­cui­da­dos de esa for­ma; rom­pen co­sas y otras per­so­nas tie­nen que lim­piar el des­or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.