An­tes de ad­qui­rir una mas­co­ta

El Diario de El Paso - - Panorama - Mi­guel Gó­mez, CFT Con­se­je­ro fi­nan­cie­ro

Te­ner una mas­co­ta otor­ga mu­chos be­ne­fi­cios fí­si­cos, emo­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cos. Es in­ne­ga­ble el im­pac­to que el te­ner una pue­de te­ner en el de­sa­rro­llo de un ni­ño: apren­de so­bre com­pa­sión, res­pon­sa­bi­li­dad y amor. Los be­ne­fi­cios son si­mi­la­res con los adul­tos, su­po­nien­do por su­pues­to que sean due­ños res­pon­sa­bles y que en ver­dad quie­ran a sus ani­ma­les.

Pe­ro, to­da mas­co­ta tie­ne un cos­to que va más allá del pre­cio de ven­ta. Sí, qui­zá un pez cuesta 2 dó­la­res, pe­ro al con­si­de­rar la pe­ce­ra, fil­tro, quí­mi­cos pa­ra ba­lan­cear el agua y de­más, esos dos dó­la­res fá­cil­men­te pue­den con­ver­tir­se en cin­cuen­ta o más. Lo mis­mo su­ce­de con háms­ters, ra­to­nes y de­más. El cos­to de la mas­co­ta es muy pe­que­ño com­pa­ra­do con to­do lo que se re­quie­re pa­ra su man­te­ni­mien­to.

Es­to es evi­den­te con los pe­rros. In­de­pen­dien­te­men­te si se ad­quie­re a tra­vés de un res­ca­te, de una tien­da de mas­co­tas o por cual­quier otro me­dio, el te­ner un pe­rro es un com­pro­mi­so de mí­ni­mo, diez años. Diez años en los que se ten­drá que com­prar, co­mo mí­ni­mo, ali­men­to y va­cu­nas, y por su­pues­to, hay que agre­gar ju­gue­tes y con­sul­tas mé­di­cas adi­cio­na­les, es­te­ri­li­za­ción, cor­tes de pe­lo, ca­mas, me­di­ci­nas y de­más. Es­to, cla­ro, si lo que bus­cas es ser un due­ño res­pon­sa­ble. Está de más de­cir que si pla­neas te­ner a tu pe­rro en la azo­tea o en el jar­dín per­ma­nen­te­men­te es una for­ma de mal­tra­to y te re­co­mien­do me­jor aho­rrar­te el di­ne­ro y el es­fuer­zo; por­que ¿quién con­de­na a un miem­bro de su fa­mi­lia a vi­vir en el te­cho o en el jar­dín, es­pe­cial­men­te con el ca­lor que azo­ta es­ta re­gión?

Si es­tás con­si­de­ran­do una mas­co­ta te in­vi­to a que tam­bién con­si­de­res to­do lo que te va a cos­tar a lo lar­go de su vi­da, no só­lo en di­ne­ro, sino tam­bién en aten­ción, tiem­po y es­fuer­zo.

Si es­tás con­si­de­ran­do un pe­rro, es­tu­dia las di­fe­ren­tes ra­zas y sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas. Ca­da año mi­les de pe­rros son aban­do­na­dos y sa­cri­fi­ca­dos pre­ci­sa­men­te por es­ta fal­ta de en­ten­di­mien­to. Mu­chos son com­pra­dos cuan­do son ca­cho­rros, y los due­ños los aban­do­nan cuan­do se dan cuen­ta del ta­ma­ño que cre­cen o de lo de­man­dan­tes que pue­dan ser. Por ejem­plo, al­gu­nas ra­zas ne­ce­si­tan ha­cer mu­cho ejer­ci­cio a lo lar­go del día; si vi­ves en un lu­gar pe­que­ño o no tie­nes tiem­po de pa­sear­lo mí­ni­mo 40 mi­nu­tos al día, es­tas ra­zas li­be­ran su ener­gía mas­ti­can­do o des­tru­yen­do co­sas. No es que el pe­rro sea ma­lo, es sim­ple­men­te una ex­pre­sión de que tie­ne ener­gía que no está uti­li­zan­do apro­pia­da­men­te y se abu­rre.

O en el ca­so de los pe­ces, hay al­gu­nos que re­quie­ren cui­da­dos mí­ni­mos, y hay otros que ne­ce­si­tan con­di­cio­nes muy pre­ci­sas pa­ra po­der so­bre­vi­vir.

Si es­tás con­si­de­ran­do ad­qui­rir una mas­co­ta pa­sa el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra de­ter­mi­nar lo que le pue­des ofre­cer. Ha­bla con ve­te­ri­na­rios, ob­ser­va vi­deos en YouTu­be so­bre lo que es­tás con­si­de­ran­do, ana­li­za có­mo la mas­co­ta va a afec­tar tu presupuesto (de tiem­po y di­ne­ro) y haz una de­ci­sión cons­cien­te. A fi­nal de cuen­tas, si es­tás con­si­de­ran­do una mas­co­ta, considera tam­bién que es tu res­pon­sa­bi­li­dad (y obli­ga­ción) el dar­le una vi­da fe­liz, to­da su vi­da.

Sí­gue­me en Fa­ce­book en fa­ce­book.com/mi­guel­go­mez­con­se­je­ro o en mi blog mi­guel­go­mez­con­se­je­ro. com

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.