Pe­que­ño tor­na­do tum­ba ár­bo­les de 300 años en el cam­po­san­to

El Diario de El Paso - - Clima - As­so­cia­ted Press

Sid­ney, Te­xas— Fue una tor­men­ta muy fuer­te. Hu­bie­ra si­do muy di­fí­cil pa­ra cual­quier per­so­na que asis­tió al Ro­deo Ju­nior Gus­ti­ne, que se lle­vó a ca­bo el 26 de ma­yo, ig­no­rar los ra­yos.

En­tre más cer­ca es­ta­ba la tor­men­ta, más rá­pi­do tra­ta­ban de huir de ella.

Al fi­nal, el even­to fue ma­yor­men­te llu­vio­so en Gus­ti­ne.

Sin em­bar­go, 20 mi­llas al oes­te de Sid­ney, la his­to­ria fue to­tal­men­te di­fe­ren­te.

Un pe­que­ño tor­na­do to­có tie­rra en las afue­ras de la po­bla­ción en el la­do oes­te del Con­da­do Co­man­che. Cla­si­fi­ca­do pos­te­rior­men­te co­mo un even­to EF-0 por el Ser­vi­cio Na­cio­nal Me­teo­ro­ló­gi­co de Fort Worth, el tor­na­do pa­só por en­tre el Ce­men­te­rio Pen­der­grass que tie­ne 128 años de an­ti­güe­dad. En su tra­yec­to por ese lu­gar, se las arre­gló pa­ra des­truir va­rias cons­truc­cio­nes ane­xas que per­te­ne­cían a Ken­neth “Keg” Gib­son, así co­mo tam­bién da­ñó el te­cho.

Da­vid Ward vi­ve a dos mi­llas al oes­te de Sid­ney y es el se­cre­ta­rio-te­so­re­ro de la Aso­cia­ción del Ce­men­te­rio Pen­der­grass.

Has­ta esa tar­de se en­te­ró que el ce­men­te­rio ha­bía re­ci­bi­do el em­ba­te de la tor­men­ta.

“Al­gu­nas per­so­nas qui­ta­ron los ár­bo­les del ca­mino y me co­men­ta­ron so­bre eso”, di­jo Ward.

El ce­men­te­rio se en­cuen­tra en el Ca­mino 157 del Con­da­do, apro­xi­ma­da­men­te a me­dia mi­lla al nor­te del Farm to Mar­ket Road 1689, en la par­te es­te de la po­bla­ción.

El pri­mer en­tie­rro fue ha­ce cin­co años, aun­que ocu­rrió des­pués que Pen­der­grass ofre­ció un lo­te de te­rreno pa­ra in­hu­mar a un ex­tran­je­ro cu­yo cuer­po fue en­con­tra­do cer­ca de allí.

Po­co des­pués, mo­vió las tum­bas de dos de sus nie­tos de otro pre­dio cuan­do lo ven­dió.

Aun­que fue cla­si­fi­ca­do co­mo el de más ba­ja in­ten­si­dad, su fuer­za hi­zo lo su­fi­cien­te pa­ra de­jar un gran des­or­den

Des­pués que mu­rió, su viu­da Ema­li­ne do­nó un se­gun­do acre de te­rreno.

En 1975, el con­teo de tum­bas del ce­men­te­rio lle­gó a 525, in­clu­yen­do a la fa­mi­lia Pen­der­grass.

Es im­po­si­ble sa­ber cuán­tas tor­men­tas ha so­por­ta­do es­te pan­teón en un si­glo, pe­ro con to­da cer­te­za, la de es­te año no se ol­vi­da­rá.

Una lí­nea ma­si­va de ár­bo­les de ro­ble mar­ca la pro­pie­dad. Ward co­men­tó que es­ti­ma que tie­nen 300 años de an­ti­güe­dad. Al­gu­nos de ellos pu­die­ron so­por­tar la tor­men­ta, pe­ro otros no tu­vie­ron suer­te.

“Hay un gran desas­tre. Mi­ren esos be­llos ár­bo­les que fue­ron de­mo­li­dos”, di­jo Ward cuan­do lo vi­si­té a prin­ci­pios del mes de ju­nio.

Un EF-0 es la ca­li­fi­ca­ción más ba­ja pa­ra un tor­na­do. Sin em­bar­go, los vien­tos de 80 mi­llas por ho­ra es una im­pre­sio­nan­te de­mos­tra­ción del po­der que tie­ne la na­tu­ra­le­za.

“Pa­re­ce co­mo si les hu­bié­ra­mos cor­ta­do la par­te su­pe­rior a los ár­bo­les, co­mo lo ha­ce uno con la ta­pa de una bo­te­lla”, co­men­tó Ca­ro­li­ne Pin­kard.

Ella y su es­po­so Ri­chard, vi­ven cer­ca de allí. El ce­men­te­rio al­ber­ga los res­tos de su her­mano, pa­dres y abue­los.

Un ár­bol fue sa­ca­do de la tie­rra, su raíz col­ga­ba so­bre las tum­bas que ha­bía allí an­tes de eso.

Se en­con­tra­ban en la ori­lla de un ho­yo de 3 pies de pro­fun­di­dad, pe­ro afor­tu­na­da­men­te no sa­lió na­da de allí, ex­cep­to pie­dras.

Pe­que­ñas ho­jas es­tán em­pe­zan­do a sa­lir de las raí­ces del ár­bol de­rrum­ba­do.

“Es in­creí­ble ese po­der, ¿ver­dad? Pe­ro así su­ce­dió”, di­jo Ward.

Se­ña­ló ha­cia al­gu­nas de las crip­tas que fue­ron de­rri­ba­das por el tor­na­do.

“Esas enor­mes pie­dras fue­ron mo­vi­das de su lu­gar, ésa que está allí pe­sa unas 600 li­bras”, di­jo.

“Tres de no­so­tros he­mos tra­ta­do de mo­ver­la pe­ro no ha ha­bi­do ma­ne­ra de lo­grar­lo”.

Ellos te­nían mu­cho qué ha­cer. Re­gre­sé la se­ma­na pa­sa­da pa­ra ver có­mo es­ta­ba el ce­men­te­rio, y mu­chas de las ra­mas ha­bían si­do cor­ta­das y una enor­me por­ción de los es­com­bros ha­bía si­do re­ti­ra­da.

Te­nían otro día de tra­ba­jo la ma­ña­na del 9 de ju­lio. La gran ta­rea se­ría mo­ver una raíz que mi­de 5 pies de an­cho.

“Es­ta­mos tra­tan­do de qui­tar­le la ma­yor par­te de la tie­rra y uti­li­za­re­mos una grúa o al­gu­na otra co­sa pa­ra le­van­tar­la”.

Mo­vió una lá­pi­da tan pe­sa­da, de 600 li­bras de pe­so, que ni con la fuer­za de tres per­so­nas han lo­gra­do reaco­mo­dar­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.