Con­ven­cio­nes y per­do­nes

El Diario de El Paso - - Portada - • Jor­ge Ra­mos Áva­los

Mia­mi– En las ca­ver­nas de las con­ven­cio­nes po­lí­ti­cas en Es­ta­dos Uni­dos, pri­me­ro en Cle­ve­land y aho­ra en Fi­la­del­fia, uno sue­le ais­lar­se del mun­do ex­te­rior. Son is­las im­pre­sio­nan­te­men­te for­ti­fi­ca­das pa­ra evi­tar ac­tos de vio­len­cia. Tan­to así que los ma­ni­fes­tan­tes con que­jas le­gí­ti­mas con­tra Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton nun­ca lle­gan a ver a los can­di­da­tos.

Los pe­rio­dis­tas que cu­bri­mos es­tos cón­cla­ves par­ti­dis­tas sa­be­mos que na­da in­tere­san­te va a ocu­rrir ya que los can­di­da­tos fue­ron es­co­gi­dos con an­te­la­ción. Pe­ro aun así nos mo­ve­mos co­mo hor­mi­gui­tas, co­mo si tu­vié­ra­mos pri­sa pa­ra lle­gar a si­tios don­de no hay na­da que ha­cer. Ade­más, to­dos ca­mi­na­mos igual: vien­do el ce­lu­lar y apun­tan­do con la nu­ca al cie­lo. Su­pon­go que pron­to nos em­pe­za­rán a po­ner anun­cios y pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca en el pi­so.

Los de­le­ga­dos y miem­bros de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que asis­ten a es­tas con­ven­cio­nes son san­tos que de­be­rían de­mos­trar una de­vo­ción in­cues­tio­na­ble. Pe­ro quie­nes apo­yan a Trump tie­nen un se­rio di­le­ma mo­ral. ¿Có­mo apo­yar a al­guien que ha ex­pre­sa­do ideas ra­cis­tas y se­xis­tas?

Apo­yar a Trump te ha­ce pa­re­cer­te a él. Y no me re­fie­ro al pe­lo ama­ri­llo. Por eso mu­chos mar­can su dis­tan­cia. El se­na­dor Ted Cruz, por ejem­plo, fue in­vi­ta­do a la con­ven­ción pe­ro no lo qui­so apo­yar. ¿Có­mo apo­yar a un can­di­da­to que in­sul­tó a tu es­po­sa, a tu padre, a tu fa­mi­lia?

No es el úni­co. Pla­ti­qué con va­rios re­pu­bli­ca­nos que no que­rían vo­tar por Trump. Fue fá­cil en­con­trar­los. Uno de ellos, de la Flo­ri­da, llo­ró al ter­mi­nar la en­tre­vis­ta. Só­lo le al­can­cé a oír: “Es muy tris­te”. Y una de­le­ga­da de Te­xas re­co­no­ció que te­nía ver­güen­za de de­fen­der a Trump an­te su pro­pia fa­mi­lia. Eso se lla­ma con­flic­to in­te­rior.

Nun­ca ha­bía es­cu­cha­do tan­to odio en una so­la con­ven­ción co­mo en Cle­ve­land. So­lo 133 de los 2 mil 472 de­le­ga­dos fue­ron his­pa­nos. Úni­ca­men­te tres ora­do­res fue­ron la­ti­nos. Es la con­ven­ción más blan­ca y ex­clu­yen­te que me ha to­ca­do cu­brir des­de 1988. Por eso fue afor­tu­na­da la de­ci­sión de po­ner a ha­blar en la con­ven­ción a cua­tro de los cin­co hi­jos de Trump. Sua­vi­za­ron la ima­gen de un padre vul­gar, au­to­ri­ta­rio y ego­cén­tri­co.

Bueno, en me­dio de es­tos reality shows que son las con­ven­cio­nes, se co­ló en mi ce­lu­lar la no­ti­cia del “per­dón” que pi­dió el pre­si­den­te de Mé­xi­co por la lla­ma­da Ca­sa Blan­ca me­xi­ca­na. Tie­ne ra­zón en que cau­sa mu­cha “irri­ta­ción” en­tre los me­xi­ca­nos. Por eso es ne­ce­sa­rio ha­cer una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, no co­mo la far­sa rea­li­za­da por Vir­gi­lio An­dra­de.

Es­to se re­sol­ve­ría con una in­ves­ti­ga­ción san­cio­na­da por la ONU, co­mo ocu­rrió en Gua­te­ma­la. Pe­ro el per­dón pe­ñis­ta no es sui­ci­dio po­lí­ti­co. Por eso el pró­xi­mo pre­si­den­te, quien sea, se de­be com­pro­me­ter a in­ves­ti­gar y en­jui­ciar.

Que­dan mu­chas du­das. El pre­si­den­te re­co­no­ció que él co­me­tió “un error”. Es­to es ra­ro. ¿Aca­so no ha­bían di­cho que la ca­sa la com­pró su es­po­sa, no él? No está cla­ro de dón­de sa­lió el di­ne­ro pa­ra com­prar una pro­pie­dad de sie­te mi­llo­nes de dó­la­res. La su­ma de sa­la­rios no da. ¿Fue un re­ga­lo o una ofer­ta de un con­tra­tis­ta gu­ber­na­men­tal pa­ra agra­de­cer los pro­yec­tos que le con­ce­dió Pe­ña Nie­to co­mo go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mé­xi­co y co­mo pre­si­den­te?

Pe­dir per­dón no ex­cul­pa a Pe­ña Nie­to. Mu­chos me­xi­ca­nos no le creen. El con­flic­to de in­te­rés es pa­ten­te. No es un pro­ble­ma de per­cep­ción; se tra­ta de una con­duc­ta ile­gal. Una fa­mi­lia –la pre­si­den­cial– se be­ne­fi­ció por su pues­to. Es, inex­cu­sa­ble­men­te, un ac­to de co­rrup­ción a los más al­tos ni­ve­les (aun­que el pre­si­den­te di­ga que no vio­ló la ley).

Lo más gra­ve es que nin­guno de los in­vo­lu­cra­dos en la com­pra de la Ca­sa Blan­ca –el pre­si­den­te, su es­po­sa, el con­tra­tis­ta y el su­pues­to in­ves­ti­ga­dor– su­frió nin­gún da­ño. En cam­bio, los pe­rio­dis­tas que hi­cie­ron la de­nun­cia per­die­ron su em­pleo. Está cla­ro que fue­ron despedidos por pre­sio­nes di­rec­tas de Los Pi­nos. Eso se lla­ma cen­su­ra.

Y no creo que Pe­ña Nie­to ten­ga el va­lor de pe­dir una dis­cul­pa a Car­men Aris­te­gui y su equi­po. Al con­tra­rio; los si­guen aco­san­do ju­di­cial­men­te con de­man­das. La úl­ti­ma –ab­sur­da, ven­ga­ti­va y ton­ta– pa­ra qui­tar el pró­lo­go de un li­bro (La Ca­sa Blan­ca de Pe­ña Nie­to) que se ha con­ver­ti­do en best se­ller. Se los re­co­mien­do; es muy bueno.

Sí, a ve­ces las con­ven­cio­nes y los per­do­nes se con­vier­ten en for­mas muy so­fis­ti­ca­das de ocul­tar la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.