¿Es Trump ra­cis­ta?

El Diario de El Paso - - Portada - • Ni­cho­las Kris­toff

Nue­va York— ¿El par­ti­do de Lin­coln aca­ba de nom­brar a un ra­cis­ta co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia? No de­be­mos de lan­zar acu­sa­cio­nes a la li­ge­ra, así que exa­mi­na­mos más de cua­ren­ta años de la ca­rre­ra de Do­nald Trump pa­ra ver qué di­ce su his­to­rial.

Una de las pri­me­ras se­ña­les de alar­ma sur­gió en 1973, cuan­do el de­par­ta­men­to de Jus­ti­cia du­ran­te el Go­bierno de Ri­chard Ni­xon –al que no po­dría­mos lla­mar ra­di­cal de sus tiem­pos– de­man­dó a Trump y a su padre, Fred Trump, por dis­cri­mi­nar sis­te­má­ti­ca­men­te a los afro­ame­ri­ca­nos en la ren­ta de vi­vien­da.

Yo exa­mi­né 1 mil 021 pá­gi­nas de do­cu­men­tos de esa ba­ta­lla le­gal y la ver­dad es que son de­vas­ta­do­res. Do­nald Trump era en­ton­ces pre­si­den­te de la em­pre­sa de bie­nes raí­ces de la fa­mi­lia y el Go­bierno acu­mu­ló abru­ma­do­ras evi­den­cias de que la com­pa­ñía te­nía la po­lí­ti­ca de dis­cri­mi­nar a los afro­ame­ri­ca­nos, in­clu­so a los que ser­vían en las fuer­zas ar­ma­das.

Pa­ra pro­bar la dis­cri­mi­na­ción, se en­via­ban afro­ame­ri­ca­nos a los edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos de Trump a pre­gun­tar so­bre la dis­po­ni­bi­li­dad y, po­co des­pués, se en­via­ba a per­so­nas blan­cas. Una y otra vez, a los afro­ame­ri­ca­nos se les de­cía que no ha­bía na­da dis­po­ni­ble, mien­tras que a los blan­cos se les mos­tra­ban los de­par­ta­men­tos dis­po­ni­bles pa­ra ren­ta de in­me­dia­to.

Un ex su­per­in­ten­den­te de edi­fi­cios que tra­ba­jó pa­ra la fa­mi­lia Trump ex­pli­có que le di­je­ron que mar­ca­ra cual­quier so­li­ci­tud de per­so­nas ne­gras con la le­tra C, de “co­lor”, al pa­re­cer pa­ra que la ofi­ci­na su­pie­ra que ha­bía que re­cha­zar­la. Un agen­te de ren­ta de los Trump pre­ci­só que la fa­mi­lia que­ría ren­tar­le só­lo a “ju­díos y eje­cu­ti­vos” y po­nía obs­tácu­los a ren­tar­les a afro­ame­ri­ca­nos.

Do­nald Trump lu­chó fu­rio­sa­men­te con­tra la de­man­da por de­re­chos ci­vi­les en los tri­bu­na­les y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro la fa­mi­lia a fin de cuen­tas lle­gó a un arre­glo cu­yas con­di­cio­nes fue­ron con­si­de­ra­das por to­dos co­mo una vic­to­ria pa­ra el Go­bierno. Aun así, tres años des­pués, el Go­bierno vol­vió a demandar a los Trump por se­guir dis­cri­mi­nan­do.

Hay que de­cir, en pro de la jus­ti­cia, que esos jui­cios da­tan de ha­ce mu­cho tiem­po y que las po­lí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias muy pro­ba­ble­men­te fue­ron es­ta­ble­ci­das no por Do­nald Trump sino por su padre. Fred Trump pa­re­ce ha­ber si­do arres­ta­do du­ran­te un ac­to del Ku Klux Klan en 1927. En unos pa­pe­les des­cu­bier­tos re­cien­te­men­te Woody Guth­rie, que vi­vió en una pro­pie­dad de Trump en los años cin­cuen­ta, arre­me­te con­tra Fred Trump por in­ci­tar el odio ra­cial.

Co­mo sea, aun­que Do­nald Trump ha­ya he­re­da­do las po­lí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias de la em­pre­sa de su padre, él se alió de ma­ne­ra de­ci­si­va con­tra el mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les en la ba­ta­lla por la vi­vien­da en los años se­ten­ta.

Otro mo­men­to re­ve­la­dor ocu­rrió en 1989, cuan­do la ciu­dad de Nue­va York es­ta­ba con­vul­sio­na­da por el ca­so del “co­rre­dor de Cen­tral Park”, que gol­peó y vio­ló a una jo­ven blan­ca. Cin­co ado­les­cen­tes afro­ame­ri­ca­nos y la­ti­nos fue­ron arres­ta­dos en co­ne­xión con ese ca­so.

Trump in­ter­vino, cri­ti­có al al­cal­de Ed Koch por lla­mar a la paz y com­pró anun­cios en pe­rió­di­cos a pla­na com­ple­ta pa­ra exi­gir la pe­na de muer­te. Los cin­co ado­les­cen­tes pa­sa­ron años en pri­sión has­ta que fue­ron exo­ne­ra­dos. En re­tros­pec­ti­va, ellos su­frie­ron una ver­sión mo­der­na del lin­cha­mien­to y Trump fue uno de los que azu­za­ron a la tur­ba.

La dis­cri­mi­na­ción si­guió a Trump cuan­do es­te en­tró en el ne­go­cio de los ca­si­nos. En los años ochen­ta, se­gún un ex tra­ba­ja­dor del ca­sino de Trump, Kip Brown, ci­ta­do por The New Yor­ker, “cuan­do Do­nald e Iva­na ve­nían al ca­sino, los je­fes les or­de­na­ban a to­dos los afro­ame­ri­ca­nos que no es­tu­vie­ran en el pi­so. (...) Nos po­nían en el fon­do”.

En un li­bro de 1991, John O’Don­nell, que fue pre­si­den­te del ho­tel y ca­sino Trump Pla­za en Atlan­tic City, re­fie­re que Trump cri­ti­ca­ba a un con­ta­dor ne­gro y de­cía: “¡Afro­ame­ri­ca­nos con­tan­do mi di­ne­ro! No lo to­le­ro. Las úni­cas per­so­nas que quie­ro que cuen­ten mi di­ne­ro son los ti­pos cha­pa­rri­tos que usan yar­mul­ka to­dos los días. Creo que ese ti­po es pe­re­zo­so. Y pro­ba­ble­men­te no es su cul­pa pues la pe­re­za es un ras­go de los afro­ame­ri­ca­nos. Es ver­dad, eso creo. No es al­go que pue­dan con­tro­lar”. O’Don­nell es­cri­bió que du­ran­te me­ses des­pués de ese in­ci­den­te, Trump lo pre­sio­nó pa­ra que des­pi­die­ra al con­ta­dor ne­gro. Fi­nal­men­te, el con­ta­dor re­nun­ció por su pro­pia vo­lun­tad.

Trump ne­gó ha­ber he­cho esos co­men­ta­rios. Pe­ro en 1997, en una en­tre­vis­ta con Play­boy, ad­mi­tió que “pro­ba­ble­men­te son cier­tas las co­sas que es­cri­bió O’Don­nell so­bre mí”.

Los re­gis­tros re­cien­tes se­gu­ra­men­te son más co­no­ci­dos: las de­cla­ra­cio­nes de Trump de que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma na­ció en Ke­nia; sus in­si­nua­cio­nes de que Oba­ma fue ad­mi­ti­do en uni­ver­si­da­des de pres­ti­gio só­lo gra­cias a la ac­ción afir­ma­ti­va; sus crí­ti­cas con­tra los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos que, “en mu­chos ca­sos, (son) cri­mi­na­les, nar­co­tra­fi­can­tes, vio­la­do­res”; su pro­pues­ta de prohi­bir tem­po­ral­men­te la en­tra­da en Es­ta­dos Uni­dos a to­dos los mu­sul­ma­nes; su crí­ti­ca a un juez es­ta­dou­ni­den­se de pa­dres me­xi­ca­nos, del que di­jo que no pue­de lle­var su ca­so por ser me­xi­cano; su re­ti­cen­cia a dis­tan­ciar­se del Ku Klux Klan du­ran­te una en­tre­vis­ta por te­le­vi­sión; su re­tui­teo de una grá­fi­ca que afir­ma que 81 por cien­to de blan­cos ase­si­na­dos son víc­ti­mas de afro­ame­ri­ca­nos (la ver­da­de­ra ci­fra es de un 15 por cien­to), y así su­ce­si­va­men­te.

Trump tam­bién ha re­tui­tea­do men­sa­jes de su­pre­ma­cis­tas blan­cos y de sim­pa­ti­zan­tes na­zis, en­tre ellos dos de una cuen­ta lla­ma­da @Whi­teGe­no­ci­deTM con una fo­to del fun­da­dor del par­ti­do na­zi de Es­ta­dos Uni­dos.

Trump nie­ga re­pe­ti­da y vehe­men­te­men­te ser ra­cis­ta y ha lle­ga­do a bo­rrar al­gu­nos tuits ofen­si­vos.

Mi opi­nión es que “ra­cis­ta” es un tér­mino muy car­ga­do, al­go que sus­pen­de la con­ver­sa­ción en lu­gar de acla­rar­la, y que de­be­mos de te­ner cui­da­do de no usar­lo sim­ple­men­te co­mo epí­te­to. Aún más, los mu­sul­ma­nes y los la­ti­nos pue­den ser de cual­quier ra­za, por lo que al­gu­nas de sus de­cla­ra­cio­nes téc­ni­ca­men­te no nos ha­blan tan­to de racismo sino de in­to­le­ran­cia. Y tam­bién es ver­dad que en al­gu­na de­cla­ra­ción en par­ti­cu­lar, Trump se ha­ya ex­pre­sa­do mal o ha­ya si­do mal in­ter­pre­ta­do. Pe­ro, de to­dos mo­dos. Aquí te­ne­mos a una per­so­na que por más de cua­ren­ta años ha es­ta­do aso­cia­da re­pe­ti­da­men­te con la dis­cri­mi­na­ción ra­cial y con co­men­ta­rios in­to­le­ran­tes so­bre las mi­no­rías, al­gu­nos de ellos he­chos an­te la te­le­vi­sión a la vis­ta de to­do mun­do. Si bien cual­quier epi­so­dio en par­ti­cu­lar pue­de ser am­bi­guo, lo que sur­ge des­pués de más de cua­ren­ta años es una tra­ma na­rra­ti­va, una con­duc­ta uni­for­me. Y yo no veo de qué otra ma­ne­ra lla­mar­la si no es racismo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.