Los des­pa­tria­dos no son unos des­arrai­ga­dos

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla glo­ba­li­za­ción.2016@gmail.com

Las aris­tas que tie­ne el te­ma mi­gra­to­rio son tan­tas y tan va­ria­das, co­mo que ca­da ca­be­za es un mun­do.

La mi­gra­ción se su­ce­de en to­das las re­gio­nes del mun­do, aun­que por muy di­fe­ren­tes ra­zo­nes: en al­gu­nos ca­sos la si­tua­ción so­cial ha­ce que sus ciu­da­da­nos emi­gren bus­can­do una me­jor op­ción en otras re­gio­nes del pla­ne­ta; co­mo con­se­cuen­cia de lo an­te­rior y an­te la fal­ta de los in­su­mos ma­te­ria­les pa­ra sub­sis­tir, co­mo es­tá su­ce­dien­do en Venezuela y otros paí­ses, acon­te­ce una de dos, o que cru­zan a otro país pa­ra com­prar lo ne­ce­sa­rio, o de plano se di­ri­gen a otras la­ti­tu­des pa­ra es­ta­ble­cer­se le­jos de su pa­tria.

Otro es­ce­na­rio y más te­rri­ble que los dos an­te­rio­res, pues en un ca­so de gue­rra o gue­rri­lla se da el que­bran­ta­mien­to so­cial y de­ge­ne­ra en el de­ba­cle eco­nó­mi­co; en es­te úl­ti­mo ca­so, se sa­le hu­yen­do de esos te­rri­to­rios no só­lo pa­ra bus­car la pro­pia sub­sis­ten­cia y tran­qui­li­dad de la fa­mi­lia, sino que se ha­ce prio­ri­ta­rio sa­lir hu­yen­do pa­ra sal­var la vi­da.

En ba­se a lo an­te­rior­men­te ex­pues­to, cuan­do una per­so­na o su fa­mi­lia to­da op­ta por de­jar la pa­tria cae en la ca­te­go­ría de ‘des­pa­tria­do’ por el so­lo he­cho de te­ner que de­jar su pa­tria.

La mi­gra­ción, en­ton­ces, se ha­ce mu­chas de las ve­ces por ne­ce­si­dad, cuan­do en su país de ori­gen no se dan las con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra pro­por­cio­nar la dia­ria sub­sis­ten­cia: fal­ta de tra­ba­jo, fal­ta de in­su­mos pa­ra sub­sis­tir o tam­bién una si­tua­ción so­cial que les da in­tran­qui­li­dad pa­ra vi­vir ahí, o sim­ple­men­te se sien­ten ame­na­za­dos en su vi­da por pan­di­llas, gru­pos ar­ma­dos o gue­rri­lle­ros, to­dos in­tere­sa­dos en re­clu­tar a los jó­ve­nes prin­ci­pal­men­te pa­ra que en­gro­sen sus fi­las de una ma­ne­ra for­za­da.

Si la si­tua­ción an­te­rior no es la apli­ca­ble al fe­nó­meno mi­gra­to­rio que al­guno de us­te­des ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do, en­ton­ces ana­li­ce­mos que si no es la ne­ce­si­dad la res­pon­sa­ble de ha­ber emi­gra­do, en­ton­ces exis­te la po­si­bi­li­dad de un in­te­rés pa­ra vo­lar co­mo ma­ri­po­sa ha­cia otras re­gio­nes, has­ta la ma­ri­po­sa mo­nar­ca lo ha­ce bus­can­do tem­po­ra­das más cá­li­das pa­ra sub­sis­tir; efec­ti­va­men­te, la fa­mi­lia que emi­gra pu­do ha­ber te­ni­do co­mo mo­ti­vo el in­te­rés, que pa­ra na­da es cri­ti­ca­ble, el cual pu­do ha­ber si­do el in­te­rés aca­dé­mi­co, tal co­mo fue en nues­tro ca­so, pues op­ta­mos por ofre­cer a nues­tros hi­jos el que tu­vie­ran no só­lo la op­ción uni­ver­si­ta­ria que ofer­ta­ba su país de ori­gen, sino que pu­die­ran te­ner en su me­nú de op­cio­nes la que ofer­ta­ra otro país co­mo lo es Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca. Nues­tro pen­sar es que ello hi­cie­ran su pro­pia de­ci­sión pa­ra lle­var a ca­bo sus es­tu­dios, y por en­de, se­guir un plan de vi­da en dón­de rea­li­zar su pro­pia ca­rre­ra. ¿Y sa­ben qué país eli­gie­ron fi­nal­men­te pa­ra es­tos efec­tos? Ima­gí­nen­lo us­te­des. Lo bueno es que si­gue vi­gen­te la op­ción de es­ta­ble­cer­se en México de­bi­do a su do­ble na­cio­na­li­dad, dan­do ho­nor a la tan traí­da y men­ta­da glo­ba­li­za­ción, la que no co­no­ce de ba­rre­ras en es­te mun­do.

Una mo­ti­va­ción que te­ne­mos que men­cio­nar es, sin du­da, el tra­ba­jo, pues exis­ten cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les que re­clu­tan a la gen­te más pre­pa­ra­da pa­ra emi­grar­la a cual­quie­ra de los lu­ga­res don­de ten­gan es­ta­ble­ci­das sus ope­ra­cio­nes, así és­ta cam­bia su re­si­den­cia por ese mo­ti­vo has­ta don­de pue­da rea­li­zar­se co­mo pro­fe­sio­nis­ta, e in­clu­si­ve ob­te­ner a cam­bio sa­la­rios mu­cho me­jo­res, co­mo de­cía la abue­la, en ‘do­la­ru­cos’. E in­clu­si­ve, des­pués de una vi­da de tra­ba­jo, si una per­so­na de­ci­de dis­fru­tar su ju­bi­la­ción fue­ra de su pa­tria, qui­zá en un lu­gar en don­de su mo­ne­da sea de me­jor va­lor, se le pue­de con­si­de­rar co­mo des­pa­tria­do tam­bién, por el so­lo he­cho de ra­di­car fue­ra de su pa­tria.

Es cla­ro, que cual­quie­ra de las tres ra­zo­nes pa­ra emi­grar no sea ra­zón su­fi­cien­te pa­ra aque­llas per­so­nas que se au­to­con­si­de­ran co­mo na­cio­na­lis­tas, pe­ro con un na­cio­na­lis­mo su­pe­rarrai­ga­do, re­cal­ci­tran­te, que no ad­mi­ten ra­zón al­gu­na pa­ra de­jar la pa­tria, le­van­tan el gri­to en el cie­lo ta­chan­do agre­si­va­men­te a las fa­mi­lias emi­gran­tes co­mo unos ‘trai­do­res a la pa­tria’, en el me­jor de los ca­sos, sin si­quie­ra re­vi­sar las ra­zo­nes que hu­bie­ran te­ni­do pa­ra de­jar el te­rru­ño.

Las men­ta­li­da­des an­te­rior­men­te des­cri­tas, sin­ce­ra­men­te son muy ce­rra­das, no oyen o no quie­ren oír ra­zo­nes; su cra­sa men­ta­li­dad pro­vie­ne mu­chas de las ve­ces a que no han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ra­di­car en el ex­tran­je­ro, por lo que sus jui­cios es­tán vi­cia­dos de ori­gen, se los han crea­do sin co­no­ci­mien­to de cau­sa o por otras in­fluen­cias de su ex­pe­rien­cia per­so­nal. Ya lo di­jo Juan Rul­fo en su li­bro ‘El Llano en llamas’ (1953): ‘an­dar por los ca­mi­nos en­se­ña mu­cho’, en el sen­ti­do de que la men­ta­li­dad ma­du­ra más con­for­me más se via­ja y se co­no­ce otras cul­tu­ras e idio­sin­cra­sias, y a ‘con­tra­rio sen­su’…

Nues­tro tí­tu­lo de es­ta colaboración de­ja en cla­ro la di­fe­ren­cia exis­ten­te en­tre ser un des­pa­tria­do y ser un des­arrai­ga­do.

En efec­to, una per­so­na se pue­de con­si­de­rar una des­arrai­ga­da, así nos lo en­se­ña el dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la 2005-Es­pa­sa Cal­pe, cuan­do vi­ve al mar­gen del me­dio en que se mue­ve, o que se en­cuen­tra sin los la­zos ne­ce­sa­rios (fa­mi­lia­res, de amis­tad, et­cé­te­ra).

¿Por qué he­mos que­ri­do re­to­mar es­te te­ma y es­ta­ble­cer es­ta di­fe­ren­cia­ción?

Pues sen­ci­lla­men­te por­que he­mos es­cu­cha­do en va­rias oca­sio­nes crí­ti­cas tan sal­va­jes, co­mo ge­ne­ra­li­zan­do al afir­mar que los que de­jan su pa­tria son unos des­arrai­ga­dos.

Na­da más fal­so por in­fun­da­do y so­bre to­do por ge­ne­ra­li­zar un te­ma; el tó­pi­co de la mi­gra­ción es tan per­so­na­li­za­do co­mo ca­da mi­gran­te que de­ja su pa­tria, por lo que no po­de­mos ‘aga­rrar pa­re­jo’ y emi­tir opi­nio­nes tan sim­ples e irres­pon­sa­bles.

Prin­ci­pal­men­te, que el des­pa­tria­do de­ja su co­ra­zón en la pa­tria chi­ca, con­ser­va en el fon­do de su al­ma a los ín­ti­mos ami­gos de la in­fan­cia, aun­que de­je de ver­los por lar­gas tem­po­ra­das. El des­pa­tria­do es­tá al pen­dien­te de los sucesos na­cio­na­les de su pa­tria, del dia­rio acon­te­cer que pue­de in­vo­lu­crar a sus raí­ces fa­mi­lia­res, y por úl­ti­mo, aho­ra has­ta pue­de se­guir vo­tan­do en los con­su­la­dos más cer­ca­nos de su pa­tria chi­ca, o co­mo su­ce­de en las fron­te­ras, se ‘cru­za el char­co’ (Río Bra­vo) y se pue­de su­fra­gar el vo­to pues es to­tal­men­te le­gal po­seer la do­ble na­cio­na­li­dad. Es­tos úl­ti­mos pun­tos, has­ta con una res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca mu­cho ma­yor que los que se que­dan en la pa­tria.

Post Scrip­tum

El fe­nó­meno mun­dial de la mi­gra­ción tie­ne, en­ton­ces, só­li­dos fun­da­men­tos pa­ra to­mar una de­ci­sión tan ra­di­cal de cam­biar de pa­tria ha­cia otras tie­rras.

No siem­pre es huir ‘co­bar­de­men­te’ y per­ma­ne­cer ‘al pie del ca­ñón’, no im­por­ta que no se vis­lum­bre en el ho­ri­zon­te fu­tu­ro al­guno, co­mo que ca­da seis años re­tro­ce­da­mos a ‘más de lo mis­mo’ en nues­tro país de ori­gen; arries­gan­do in­clu­si­ve la pro­pia vi­da por las ame­na­zas de muer­te por los ex­tor­sio­na­do­res o por las pan­di­llas que quie­ren en sus fi­las san­gre de jó­ve­nes, que de no acep­tar la in­vi­ta­ción va de cas­ti­go la muer­te.

En­ton­ces, juz­gar así ‘a prio­ri’ a to­dos los que emi­gra­mos, no se va­le, ¡sin­ce­ra­men­te!

No es jus­to ‘eti­que­tar’ en un so­lo pa­que­te, y lo que es peor pen­sar y sen­tir por los des­pa­tria­dos; el emi­grar no es nin­gún pe­ca­do, sino que por el con­tra­rio su­ce­de es­to en la bús­que­da de me­jo­res ho­ri­zon­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.