Trump fue no­mi­na­do co­mo un ‘má­xi­mo lí­der’

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— Tal co­mo me en­se­ña­ron en la es­cue­la de pe­rio­dis­mo, lo que uno ve sue­le ser más im­por­tan­te que lo que uno es­cu­cha. De ma­ne­ra que de­ci­dí ba­jar el vo­lu­men del te­le­vi­sor du­ran­te gran par­te de la con­ven­ción que pro­cla­mó a Do­nald Trump co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano, y to­mar no­tas de lo que veía. A con­ti­nua­ción, mis ob­ser­va­cio­nes vi­sua­les.

En pri­mer lu­gar, la con­ven­ción fue un océano de ca­ras blan­cas. El público pa­re­cía el re­fle­jo de un Es­ta­dos Uni­dos uni­for­me­men­te blan­co que ha­ce mu­cho tiem­po que de­jó de exis­tir. Sí, cla­ro que ha­bía al­gu­nas ca­ras afro­ame­ri­ca­nas, asiá­ti­cas y la­ti­nas en la au­dien­cia, pe­ro eran tan po­cas que las cá­ma­ras te­le­vi­si­vas pa­re­cían re­gre­sar to­do el tiem­po a las mis­mas, co­mo si no pu­die­ran en­con­trar otras en la mu­che­dum­bre.

Y efec­ti­va­men­te, es pro­ba­ble que así fue­ra: so­la­men­te ha­bía 18 afro­ame­ri­ca­nos en­tre los 2 mil 472 de­le­ga­dos a la con­ven­ción, se­gún re­por­tó el Washington Post el 19 de ju­lio.

No es de ex­tra­ñar que Trump tu­vie­ra tan­ta di­fi­cul­tad en atraer a más mi­no­rías a su co­ro­na­ción co­mo can­di­da­to: só­lo el 6 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses afro­ame­ri­ca­nos pla­nean vo­tar por Trump, se­gún una en­cues­ta de NBC News-Wall Street Jour­nal. En Ohio, don­de tu­vo lu­gar la con­ven­ción, el por­cen­ta­je de afro­ame­ri­ca­nos que pla­nean vo­tar por Trump es ce­ro, se­gún el mis­mo son­deo.

En­tre los his­pa­nos, a Trump no le va mu­cho me­jor: só­lo el 11 por cien­to de los vo­tan­tes la­ti­nos tie­ne una opi­nión fa­vo­ra­ble de él, se­gún una en­cues­ta de Te­le­mun­do.

En com­pa­ra­ción, el en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush re­ci­bió el 40 por cien­to del vo­to la­tino en el 2004, John McCain re­ci­bió el 31 por cien­to en el 2008, y Mitt Rom­ney re­ci­bió el 27 por cien­to en el 2012.

En se­gun­do lu­gar, la no­mi­na­ción de Trump pa­re­ció sa­ca­da de un ma­nual de cul­to a la per­so­na­li­dad. En su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia en la con­ven­ción, el lu­nes, la si­lue­ta de Trump emer­gió len­ta­men­te de de­trás de una pan­ta­lla blan­ca en me­dio de una nu­be de hu­mo, co­mo una ver­sión holly­woo­den­se de Moi­sés ba­jan­do de la mon­ta­ña con las Ta­blas de la Ley. A me­di­da que avan­za­ba, las má­qui­nas de hu­mo y la mú­si­ca se de­tu­vie­ron, y el público ex­plo­tó en una ova­ción.

En ter­cer lu­gar, la ce­re­mo­nia pa­re­ció una fies­ta de fa­mi­lia. Mien­tras en la ma­yo­ría de las con­ven­cio­nes po­lí­ti­cas el can­di­da­to se pre­sen­ta úni­ca­men­te la úl­ti­ma noche, Trump es­tu­vo pre­sen­te en pri­me­ra lí­nea to­das las no­ches.

Y la ma­yo­ría de los otros dis­cur­sos más im­por­tan­tes –en ho­ra­rio es­te­lar de te­le­vi­sión– fue­ron asig­na­dos a su es­po­sa Me­la­nia y a sus hi­jos Tif­fany, Do­nald Jr., Eric e Ivan­ka, o a em­plea­dos de las em­pre­sas de Trump.

Pue­de que es­to se ha­ya de­bi­do a que mu­chos de los gran­des nom­bres del Par­ti­do Re­pu­bli­cano –co­mo Bush, McCain y Rom­ney– no asis­tie­ron a la con­ven­ción, en una cla­ra se­ñal de pro­tes­ta en con­tra de la no­mi­na­ción de Trump. La otra ex­pli­ca­ción es que se de­bió a que Trump, quien se ha ca­sa­do tres ve­ces, ne­ce­si­ta­ba de­ses­pe­ra­da­men­te pro­yec­tar una ima­gen de hom­bre de fa­mi­lia.

En ter­cer lu­gar, si uno mi­ra­ba los car­te­les que al­za­ba el público, to­dos con­te­nían la mis­ma pa­la­bra: ‘again’, o ‘de nue­vo’. Ha­cién­do­se eco del le­ma de cam­pa­ña de Trump, re­za­ban: ‘Ha­ga­mos a Es­ta­dos Uni­dos gran­de de nue­vo’, o ‘Ha­ga­mos a Es­ta­dos Uni­dos fuer­te de nue­vo’.

Los car­te­les pe­dían el re­gre­so a un su­pues­to pa­sa­do idí­li­co de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Se re­fe­ría ese ‘de nue­vo’ a los tiem­pos an­tes de que las mu­je­res, los afro­ame­ri­ca­nos y los his­pa­nos po­dían ser ele­gi­dos pre­si­den­tes?, ¿o a los tiem­pos en que la úl­ti­ma ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na de­jó a Es­ta­dos Uni­dos en ban­ca­rro­ta, en el 2008? Trump, cu­yo dis­cur­so de acep­ta­ción fue el más lar­go de la his­to­ria re­cien­te en las con­ven­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, to­da­vía no nos ha ex­pli­ca­do bien a qué se re­fie­re con su ‘de nue­vo’.

Mi opi­nión:

Mi­ran­do gran par­te de la Con­ven­ción Re­pu­bli­ca­na con el so­ni­do del te­le­vi­sor apa­ga­do, pa­ra con­cen­trar­me me­jor en lo que po­día ver, me pa­re­ció la co­ro­na­ción de un ‘má­xi­mo lí­der’. Fue un gran des­plie­gue de cul­to a la per­so­na­li­dad, y un mal pre­sa­gio de lo que po­dría ocu­rrir si Trump ga­na las elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.