Des­car­tan ran­che­ros uti­li­dad del ‘mu­ro de Trump’

El Diario de El Paso - - Frontera -

Na­co, Az.— John Ladd tie­ne dos vie­jas pic­kups que usa pa­ra an­dar por su ran­cho que co­lin­da 10 mi­llas con la lí­nea fron­te­ri­za con México. Una es una Chevy ro­ja en la que no ha­ce mu­cho trans­por­tó el cuer­po de otra per­so­na que cru­zó la fron­te­ra y mu­rió en su pro­pie­dad. La otra es una Dod­ge azul en me­jo­res con­di­cio­nes, que es la que ma­ne­ja aho­ra, a lo lar­go de un ca­mino de te­rra­ce­ría, en un pue­blo no in­cor­po­ra­do lla­ma­do Na­co.

A su de­re­cha, el ga­na­do va­ga­bun­dea­ba por el mez­qui­te y los pas­tos del ran­cho de 16 mil hec­tá­reas de su fa­mi­lia. A su iz­quier­da, el con­jun­to de mez­clas y com­bi­na­cio­nes de va­llas en­tre­te­ji­das que se ex­tien­de a la dis­tan­cia, és­ta, de 12 pies de al­tu­ra, aque­lla de 18 pies, la de acá, una ma­lla me­tá­li­ca, la de allá una re­ji­lla ver­ti­cal, sec­ción tras sec­ción.

Ladd, de 61 años, tie­ne el as­pec­to que se es­pe­ra que ten­ga un ran­che­ro, con bi­go­te abun­dan­te, mi­ra­di­ta du­ra, na­tu­ra­li­dad, así co­mo su com­por­ta­mien­to, to­do bien con­tro­la­do ba­jo un som­bre­ro va­que­ro man­cha­do por el su­dor. Re­bo­tan­do ha­cia el oes­te, se­ña­la los si­tios don­de ha­bían le­van­ta­do la va­lla en el pa­sa­do, co­mo si fue­ra una la­ta de sar­di­nas. En los úl­ti­mos cua­tro años, cuen­ta, más de 50 vehícu­los han pa­sa­do re­tum­ban­do por los cor­tes a la bar­da y por to­da su pro­pie­dad.

¿Cuál es el pro­to­co­lo cuan­do en­cuen­tras a nar­co­tra­fi­can­tes ar­ma­dos que pa­san en vehícu­los por tu pro­pie­dad? ‘Te ha­ces a un la­do y di­ces: Adiós’, di­ce Ladd. ‘No te po­nes en su ca­mino por­que te ma­tan’.

Es­te es un as­pec­to de la vi­da co­ti­dia­na a lo lar­go de la fron­te­ra sur, don­de las de­mar­ca­cio­nes na­cio­na­les son bo­rro­sas por la ofer­ta y la de­man­da de lo que Es­ta­dos Uni­dos si­gue an­he­lan­do: dro­gas y mano de obra ba­ra­ta. Las pér­di­das in­trín­se­cas in­clu­yen a los de­re­chos hu­ma­nos, los de­re­chos de pro­pie­dad, el dis­cur­so ci­vil y la se­gu­ri­dad de la so­be­ra­nía.

Sin em­bar­go, ¿aca­so la gran mu­ra­lla de Trump, co­mo la ha pro­pues­to el can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia, es la so­lu­ción a los pro­ble­mas de los ran­che­ros co­mo Ladd?, ¿si co­mo por ar­te de ma­gia se pu­die­ra ha­cer que des­apa­re­cie­ran to­dos los obs­tácu­los que in­co­mo­dan, em­pe­zan­do con el cos­to de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, una división de con­cre­to cons­trui­da se­gún la es­té­ti­ca de Do­nald Trump (‘her­mo­sa’, con ‘una her­mo­sa puer­ta enor­me’) y las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes en cons­tan­te cam­bio (¡25 pies de al­tu­ra!, ¡35 pies de al­tu­ra!, ¡¡¡55 pies de al­tu­ra!!!), ser­vi­ría pa­ra el ob­je­ti­vo pre­vis­to?

La res­pues­ta que se oye una y otra vez de voz de Ladd y otros a lo lar­go de la fron­te­ra es un no de abu­rri­ción. ‘¿El mu­ro?’, di­ce Larry Die­trich, un ran­che­ro lo­cal. ‘De ver­dad, es ton­to’.

Sin em­bar­go, ¿qué tal si es­te hermoso mu­ro –y ‘mu­ro’ es la pa­la­bra que se uti­li­za en la pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca del Par­ti­do Re­pu­bli­cano– tu­vie­ra unos ci­mien­tos lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­dos pa­ra des­alen­tar la cons­truc­ción de tú­ne­les?, ¿qué tal si los her­mo­sos pa­ne­les de con­cre­to se di­se­ña­ran pa­ra im­pe­dir que se tre­pen o lo brin­quen?, ¿y qué tal si se ex­ten­die­ra cien­tos de mi­llas, su be­lle­za in­te­rrum­pi­da só­lo por el te­rreno es­ca­bro­so e in­fran­quea­ble? ‘No va a fun­cio­nar’, no­ta Ladd. Ed As­hurst, de 65 años, un ran­che­ro franco, que tie­ne tie­rra a unas 20 mi­llas de la fron­te­ra, es más ta­jan­te, pe­ro ne­ce­si­ta abor­dar al­go pri­me­ro. ‘Se­ré to­tal­men­te franco con us­ted’, di­ce con el en­tre­ce­jo frun­ci­do. ‘Si Hi­llary Clin­ton sa­le ele­gi­da, me mu­do a Aus­tra­lia’.

El tiem­po di­rá si el ran­che­ro de Ari­zo­na se ve­rá obli­ga­do a mez­clar­se con el in­te­rior re­mo­to aus­tra­liano, pe­ro su eva­lua­ción del plan de Trump es igual­men­te su­cin­to. ‘¿De­cir que vas a cons­truir un mu­ro de Browns­vi­lle a San Die­go?’, pre­gun­ta. ‘Eso es lo más idio­ta que he es­cu­cha­do en mi vi­da. Y no va a cam­biar na­da’.

La so­lu­ción que pre­fie­ren los ran­che­ros es­ta im­bui­da del fa­ta­lis­mo de que na­da va a cam­biar –da­do que el go­bierno es el go­bierno, y los cár­te­les siem­pre van un pa­so ade­lan­te–, así es que, pa­ra qué mo­les­tar­se. Sin em­bar­go, así son las co­sas:

Pa­ra que fun­cio­ne una bar­da o un mu­ro, se re­quie­ren pa­tru­lla­jes in­ten­si­vos, las 24 ho­ras del día, a lo lar­go de la fron­te­ra; de otra for­ma, quie­nes es­tán de­ter­mi­na­dos a cru­zar siem­pre van a en­con­trar una for­ma. Sin em­bar­go, ar­gu­yen, si tie­nes re­clu­tas en el te­rreno, no ne­ce­si­ta­rás na­da tan hermoso co­mo la gran mu­ra­lla de Trump.

Cier­to, la can­ti­dad de in­mi­gran­tes ha ba­ja­do en los úl­ti­mos 15 años, más o menos. En lo que la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ca­te­go­ri­za co­mo el sec­tor de Tuc­son –al­re­de­dor de 90 mil mi­llas cua­dra­das con 262 mi­llas de fron­te­ra–, hu­bo 63 mil 397 de­ten­cio­nes en el año fis­cal 2015, en com­pa­ra­ción con 10 ve­ces esa can­ti­dad en el del 2001.

Paul Bee­son, el prin­ci­pal agen­te de la Pa­tru­lla en el sec­tor de Tuc­son, atri­bu­ye la caí­da a un in­cre­men­to en los po­li­cías y el equi­po tác­ti­co, una me­jo­ría en la eco­no­mía me­xi­ca­na, y la bar­da que se le­van­tó a lo lar­go de la fron­te­ra ha­ce co­mo una dé­ca­da.

‘De­cir que vas a cons­truir­lo de Browns­vi­lle a San Die­go es lo más idio­ta que he es­cu­cha­do en mi vi­da. Y no va a cam­biar na­da’, afir­ma Ed As­hurst, de Ari­zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.