Pu­tin, Trump y nues­tra elec­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las D. Kris­tof Fa­ce­book.com/Kris­tof Twit­ter.com/

Nue­va Yok— Al­gu­nos lí­de­res ex­tran­je­ros se con­for­man con ro­bar mi­les de millones de dó­la­res. El pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, pu­die­ra ha­ber que­ri­do ro­bar al­go in­clu­so más va­lio­so: una elec­ción pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos.

A me­di­da que nues­tra elec­ción da un gi­ro que pu­die­ra ser ex­traí­do de una no­ve­la de es­pías de la Gue­rra Fría (con la ex­cep­ción de que se­ría de­ma­sia­do in­ve­ro­sí­mil), Pu­tin tie­ne un ob­vio fa­vo­ri­to en la con­tien­da: Do­nald Trump.

‘Pa­ra mí, es cla­rí­si­mo’ que Pu­tin fa­vo­re­ce a Trump, di­ce Mi­chael McFaul, pro­fe­sor de Stan­ford que fue em­ba­ja­dor ante Ru­sia has­ta 2014. ‘Si yo fue­ra Pu­tin, tam­bién pre­fe­ri­ría li­diar con Trump, da­dos los co­men­ta­rios que él ha ver­ti­do so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior’.

Mi­ren, lí­de­res del Par­ti­do De­mó­cra­ta in­ter­cam­bia­ron men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co inapro­pia­dos que mos­tra­ban par­cia­li­dad a Hi­llary Clin­ton por en­ci­ma de Ber­nie San­ders, y la di­vul­ga­ción de un hac­ker ha desata­do un al­bo­ro­to en ple­na for­ma. Sin em­bar­go, el escándalo pa­li­de­ce al la­do de una cam­pa­ña, al pa­re­cer por parte de una dic­ta­du­ra ex­tran­je­ra, pa­ra in­te­rrum­pir una elec­ción pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos.

Tam­bién me pa­re­ce es­can­da­lo­so que Trump efec­ti­va­men­te ha­ya in­vi­ta­do a Ru­sia a ‘hac­kear’ compu­tado­ras de Clin­ton en bus­ca de men­sa­jes de co­rreo eli­mi­na­dos de cuan­do era la se­cre­ta­ria de Es­ta­do, di­cien­do en con­fe­ren­cia de pren­sa: ‘Ru­sia, si es­tás es­cu­chan­do, es­pe­ro que seas ca­paz de en­con­trar los 30 mil men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co que fal­tan’.

Sí, Trump es en­tre­te­ni­do. Pe­ro con fre­cuen­cia ca­da vez ma­yor, el an­tó­ni­mo de ‘dig­ni­dad’ es ‘Trump’. Clin­ton pu­die­ra ha­ber res­pon­di­do con una in­vi­ta­ción a Ru­sia pa­ra que pi­ra­teen compu­tado­ras de Trump y di­vul­guen sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les; ella no lo hi­zo por­que la pi­ra­te­ría se­ría ile­gal y su de­cla­ra­ción no ten­dría ca­rác­ter pre­si­den­cial.

En su con­fe­ren­cia in­for­ma­ti­va, Trump tam­bién pro­yec­tó du­das so­bre la idea de que Ru­sia ha­bía hac­kea­do las compu­tado­ras del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta.

‘Pro­ba­ble­men­te no es Ru­sia’, di­jo, su­gi­rien­do que pu­die­ra ser Chi­na, o ‘al­gún ti­po con un CI de 200 pun­tos’. Así que, es­tu­die­mos la evi­den­cia. De­pen­den­cias de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos han eva­lua­do con ‘al­to gra­do de con­fian­za’ que el go­bierno ru­so es­tu­vo de­trás del hack, y em­pre­sas de se­gu­ri­dad pri­va­da han iden­ti­fi­ca­do a dos equi­pos ru­sos de hac­kers que es­tu­vie­ron aden­tro de compu­tado­ras de la CND. Un equipo se lla­ma Oso Ami­ga­ble y es vin­cu­la­do con Oso So­fís­ti­ca­do y es vin­cu­la­do a la GRU, o in­te­li­gen­cia mi­li­tar de Ru­sia. Ci­be­rex­per­tos es­tán bien fa­mi­liari­za­dos tan­to con Oso Ami­ga­ble co­mo con Oso So­fis­ti­ca­do.

La si­guien­te pre­gun­ta es­tá en si Ru­sia tam­bién es­tu­vo de­trás de la di­vul­ga­ción de los men­sa­jes de co­rreo ro­ba­dos a Wi­ki­Leaks. Al­guien, usan­do el nom­bre Guc­ci­fer 2.0, ale­gó que era el au­tor del pi­ra­teo, ne­gó la par­ti­ci­pa­ción ru­sa y ale­gó que era ro­ma­ní… pe­ro es­cri­bió mal ro­ma­ní. Th­rea­tCon­nect, em­pre­sa de se­gu­ri­dad pri­va­da, emi­tió un me­ticu­loso in­for­me mos­tran­do que Guc­ci­fer ha­bía usa­do un ser­vi­cio de red pri­va­da vir­tual (VPN) y des­ple­ga­do otras ‘fuer­tes tra­zas de ac­ti­vi­dad ru­sa’.

‘Guc­ci­fer 2.0 es una cam­pa­ña de pro­pa­gan­da ru­sa’, con­clu­yó Th­rea­tCon­nect.

Des­pués de ha­blar con los ex­per­tos, ten­go la sen­sa­ción de que hay con­si­de­ra­ble con­fian­za en que Ru­sia es el cul­pa­ble, pe­ro más du­das con res­pec­to a si Pu­tin dio la or­den y so­bre si el ob­je­ti­vo era be­ne­fi­ciar a Trump o me­ra­men­te crear des­truc­ción.

‘Creo que la ex­pli­ca­ción más pro­ba­ble es que al­guien en los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ru­sos, pro­ba­ble­men­te en ni­ve­les muy al­tos, de­ci­dió ayu­dar­le a Do­nald Trump’, di­jo Ben­ja­min Wit­tes, ex­per­to de se­gu­ri­dad en la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, pe­ro agre­gó que no exis­te evi­den­cia só­li­da pa­ra es­to.

Una ra­zón pa­ra la cau­te­la es que la his­to­ria de­mues­tra que la ‘co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia’ a ve­ces es un oxí­mo­ron. En los años 80, Es­ta­dos Uni­dos acu­só a Ru­sia de con­du­cir gue­rra quí­mi­ca en el su­res­te de Asia, adu­cien­do ‘llu­via ama­ri­lla’ en sel­vas allá. Años más tar­de, re­sul­tó que es­ta ‘llu­via ama­ri­lla’ pu­die­ra efec­ti­va­men­te ha­ber si­do ex­cre­men­to de abe­ja.

Los de­mó­cra­tas de­be­rían te­ner cui­da­do en par­ti­cu­lar de in­si­nuar que Trump es cier­to ti­po de peón cons­cien­te de los ru­sos, o que es­tá con­tro­la­do por Mos­cú a tra­vés de in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras. Es cier­to que su hi­jo Do­nald Trump Jr. di­jo en 2008 que ‘ve­mos mu­cho di­ne­ro lle­gan­do en grandes can­ti­da­des de Ru­sia’. Pe­ro, ¿real­men­te creen que si Trump fue­ra un agen­te ha­bría exa­ge­ra­do sus víncu­los, co­mo hi­zo el año pa­sa­do, di­cien­do de Pu­tin, ‘ten­go que co­no­cer­lo muy bien?’. De he­cho, Trump re­co­no­ció es­te miér­co­les que él nun­ca ha co­no­ci­do a Pu­tin.

La ra­zón por la que Mos­cú fa­vo­re­ce a Trump no es al­gún ti­po de cons­pi­ra­ción. Sim­ple­men­te, a Pu­tin le des­agra­da Clin­ton, en tan­to la com­bi­na­ción de Trump de ig­no­ran­cia in­ter­na­cio­nal y ca­tas­tró­fi­cas po­lí­ti­cas be­ne­fi­cia­ría a Pu­tin.

En par­ti­cu­lar, las du­das pú­bli­cas de Trump con res­pec­to a la re­nun­cia de la OTAN de más de me­dio si­glo de or­to­do­xia bi­par­ti­dis­ta con res­pec­to a có­mo manejar a Ru­sia y so­ca­var la alian­za oc­ci­den­tal que con­tie­ne a Pu­tin.

Una pe­sa­di­lla de es­pe­cia­lis­tas de se­gu­ri­dad es que Ru­sia pro­vo­que agi­ta­ción en­tre gen­te de ori­gen ru­so en Es­to­nia, Le­to­nia o Li­tua­nia y des­pués use los dis­tur­bios co­mo ex­cu­sa pa­ra in­ter­ve­nir. In­te­gran­tes de la OTAN se­rían obli­ga­dos a res­pon­der pe­ro, fran­ca­men­te, no es cla­ro que lo ha­rían; y la va­ga re­tó­ri­ca de Trump au­men­ta el ries­go de pa­rá­li­sis y un co­lap­so de la alian­za.

En ese sen­ti­do, Trump re­pre­sen­ta un ries­go de se­gu­ri­dad na­cio­nal pa­ra Oc­ci­den­te, y eso es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra que Pu­tin es­tu­vie­ra emo­cio­na­do de ver­lo sien­do ele­gi­do pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.