El mo­men­to histórico de Hi­llary Clin­ton

El Diario de El Paso - - Opinión -

Nue­va York— La vi­da de Hi­llary Clin­ton, en mu­chos as­pec­tos, si­gue el ar­co del pro­gre­so pa­ra la mu­jer en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. Su ma­dre, Do­rothy Rod­ham, na­ció un año an­tes de que se ra­ti­fi­ca­ra la 19 En­mien­da, dán­do­les el vo­to a las mu­je­res.

Ha to­ma­do mu­cho, mu­cho tiem­po que se vuel­va reali­dad la pro­me­sa de esa en­mien­da de ple­na par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en nues­tra de­mo­cra­cia. Clin­ton la lle­vó un gran pa­so más cerca es­ta se­ma­na, con­for­me se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer no­mi­na­da pa­ra la Pre­si­den­cia por un par­ti­do gran­de. E in­clu­so así, es­ta reali­dad se si­gue sin­tien­do muy sor­pren­den­te, muy im­pac­tan­te pa­ra mu­chos in­clu­so aho­ra.

La no­mi­na­ción de Clin­ton –lle­van­do a las mu­je­res, im­pe­di­das pri­me­ro por la ley y des­pués por la cos­tum­bre, al pi­nácu­lo de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se– de­be ce­le­brar­se co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses, y co­mo es­pe­ran­za pa­ra mu­je­res en naciones y cul­tu­ras que les si­guen ne­gan­do las opor­tu­ni­da­des más ele­men­ta­les. Es prue­ba ul­te­rior de que abrir­les puer­tas a las mu­je­res ele­va y for­ta­le­ce a nues­tra na­ción.

En un mo­men­to en que el dis­cur­so político ha si­do di­vi­si­vo y os­cu­ro, ella reunió op­ti­mis­mo en su lla­ma­do por que los es­ta­dou­ni­den­ses tra­ba­jen uni­dos en los desafíos ante no­so­tros. ‘Es­ta­dos Uni­dos es­tá nue­va­men­te en un mo­men­to de es­ti­ma­ción’, di­jo, en ex­trac­tos de su dis­cur­so por la no­che del jue­ves, di­vul­ga­do ade­lan­ta­da­men­te. ‘Los víncu­los de con­fian­za y res­pe­to se es­tán des­gas­tan­do’, di­jo. ‘Es­ta­mos con la mi­ra­da cla­ra con res­pec­to a lo que nues­tro país en­fren­ta. Pe­ro, no te­me­mos. Nos al­za­re­mos al desafío, jus­ta­men­te co­mo siem­pre lo he­mos he­cho’.

La fuer­za y te­na­ci­dad de Clin­ton se for­ma­ron en una era de po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res, e in­clu­so así ella for­mó una ca­rre­ra que se ex­ten­dió por el mun­do. Su edu­ca­ción y éti­ca la­bo­ral le pro­por­cio­nó mu­chos si­tios pa­ra el éxi­to, pe­ro ella eli­gió una sen­da de ser­vi­cio a la gen­te con mu­chas me­nos op­cio­nes de las que ella po­seía.

Du­ran­te cua­tro dé­ca­das, Clin­ton ha tra­ba­ja­do y de­fen­di­do, es­cu­cha­do y ha­bla­do por los ni­ños, los po­bres y la gen­te sin voz. Ella ha ab­sor­bi­do gol­pes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les que ha­brían de­ja­do a mu­chos otros en la lo­na, y ases­ta­do al­gu­nos, de igual for­ma. Po­cos políticos, y cier­ta­men­te no su opo­nen­te, lle­van con­si­go el múscu­lo in­te­lec­tual que Clin­ton trae a la con­tien­da por la Ca­sa Blan­ca.

Al­gu­nos es­ta­dou­ni­den­ses si­guen pro­fun­da­men­te in­có­mo­dos con mu­je­res a la ca­be­za de cor­po­ra­cio­nes, ya no di­ga­mos el mun­do li­bre. Nin­gu­na mu­jer es más cons­cien­te de es­to que Clin­ton, quien ha lu­cha­do co­mo pri­me­ra da­ma, se­na­do­ra y se­cre­ta­ria de Es­ta­do pa­ra mar­car el equi­li­brio in­di­ca­do en­tre lo que la so­cie­dad es­pe­ra de las mu­je­res y lo que ella as­pi­ra a lo­grar.

La pri­me­ra vez que Clin­ton se postuló pa­ra pre­si­den­ta en 2008, prác­ti­ca­men­te pa­só por al­to la his­tó­ri­ca na­tu­ra­le­za de su can­di­da­tu­ra; es­ta vez, ella la ha aco­gi­do más ple­na­men­te. El in­cier­to es­fuer­zo por com­bi­nar las ha­bi­li­da­des de Clin­ton, su ex­pe­rien­cia y fe­mi­ni­dad en un pa­que­te ga­na­dor fue ob­vio du­ran­te la con­ven­ción de es­ta se­ma­na, con­for­me de­mó­cra­tas y su pro­pio ma­ri­do al­ter­na­ron tor­pe­men­te en­tre pre­sen­tar­la co­mo ma­dre y es­po­sa, y co­mo po­ten­cial co­man­dan­te en je­fe.

Cuan­do Ba­rack Oba­ma to­mó po­se­sión co­mo el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de la na­ción, los his­to­ria­do­res se pre­gun­ta­ron qué com­bi­na­ción de ca­li­fi­ca­cio­nes, ex­pe­rien­cia y per­so­na­li­dad lo ha­cían a él, de to­dos los lí­de­res afro­ame­ri­ca­nos, el que rom­pe­ría esa ba­rre­ra. Es de la mis­ma for­ma pa­ra Clin­ton. ¿Es ella la no­mi­na­da de­bi­do a que es­tá más ca­li­fi­ca­da que prác­ti­ca­men­te cual­quier can­di­da­to por la Pre­si­den­cia o por­que ella es la es­po­sa de un ex pre­si­den­te? Es­cép­ti­cos elec­to­res han es­cru­ta­do su edad, voz, tono, in­clu­so su ro­pa co­mo ca­li­fi­ca­do­res pa­ra la Ca­sa Blan­ca. No cau­sa sor­pre­sa que las mu­je­res in­te­gren me­nos de un quin­to del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se, y só­lo seis son go­ber­na­do­ras.

Lo que sí es se­gu­ro es que Clin­ton ha te­ni­do que tra­ba­jar más ar­dua­men­te ba­jo el do­ble de es­cru­ti­nio. Aho­ra su desafío ra­di­ca en com­pe­ler a los vo­tan­tes a juz­gar­la por sus mé­ri­tos e ideas, en vez de por su gé­ne­ro o el re­gis­tro de su ma­ri­do.

El as­cen­so de Clin­ton no ha si­do sua­ve o par­ti­cu­lar­men­te agra­cia­do. Al­gu­nas de sus po­si­cio­nes pa­re­cen sur­gi­das más de con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca que de con­vic­ción. Ella pue­de ser si­gi­lo­sa y de­fen­si­va en vista de pre­gun­tas y crí­ti­cas le­gí­ti­mas. Que no lo­gre ofre­cer una con­fe­ren­cia in­for­ma­ti­va abier­ta du­ran­te me­ses mues­tra una re­nuen­cia a so­me­ter­se a pre­gun­tas es­pon­tá­neas. Su can­di­da­tu­ra es un ac­to de co­ra­je, ma­yor transparencia de­mos­tra­ría que ella no se pro­po­ne go­ber­nar des­de una po­si­ción de mie­do.

Clin­ton ha te­ni­do un com­pro­mi­so de to­da la vi­da con el ser­vi­cio pú­bli­co, y aho­ra en el ca­mino a la Ca­sa Blan­ca, si­gue una bús­que­da por me­jo­rar nues­tro mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.