Gen­te de la red vs gen­te del mu­ro

El Diario de El Paso - - Portada - • Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Sí, es­ta­mos te­nien­do una elec­ción na­cio­nal jus­to aho­ra. Sí, hay dos par­ti­dos con­ten­dien­do. Pe­ro no, no son los dos par­ti­dos que us­ted cree. No es “de­mó­cra­tas” ver­sus “re­pu­bli­ca­nos”. Es­ta elec­ción es real­men­te en­tre la “Gen­te del Mu­ro” y la “Gen­te de la Red”.

El prin­ci­pal en­fo­que de la Gen­te del Mu­ro es en­con­trar un pre­si­den­te que apa­gue el ven­ti­la­dor los vio­len­tos vien­tos del cam­bio que es­tán azo­tan­do aho­ra a ca­da fa­mi­lia - en su lu­gar de tra­ba­jo, don­de má­qui­nas ame­na­zan em­pleos ad­mi­nis­tra­ti­vos y fa­bri­les; en sus ba­rrios, a don­de es­tán lle­gan­do mu­chos más in­mi­gran­tes de di­fe­ren­tes re­li­gio­nes, ra­zas y cul­tu­ras; y glo­bal­men­te, don­de per­so­nas enoja­das y sú­per em­po­de­ra­das aho­ra es­tán ma­tan­do a inocen­tes con per­tur­ba­do­ra re­gu­la­ri­dad. Ellos quie­ren un mu­ro pa­ra de­te­ner­lo to­do.

El de­seo de la Gen­te del Mu­ro de pa­rar el cam­bio pu­die­ra ser po­co rea­lis­ta, pe­ro, sien­do jus­tos, no só­lo se tra­ta de ra­za y cla­se. Es tam­bién so­bre un an­he­lo de co­mu­ni­dad - so­bre “ca­sa” en el sen­ti­do más pro­fun­do - una sen­sa­ción de que las co­sas que nos an­clan en el mun­do y su­mi­nis­tran sig­ni­fi­ca­do es­tán sien­do ba­rri­das, y por lo tan­to ellos es­tán en bus­ca de al­guien que de­ten­ga esa ero­sión.

Hay dos can­di­da­tos aten­dien­do a la Gen­te del Mu­ro Do­nald Trump, quien ha­ce alar­de de que él es “El Hom­bre” que pue­de de­te­ner los vien­tos con un mu­ro, y Ber­nie San­ders, quien pro­me­te de­te­ner los vien­tos po­nién­do­le fin a nues­tros gran­des tra­tos de co­mer­cio glo­bal y de­rri­ban­do a “El Hom­bre”… los mi­llo­na­rios, mil­mi­llo­na­rios y gran­des ban­cos. No veo có­mo pu­die­ra el país sol­ven­tar los pla­nes de cual­quie­ra de ellos, pe­ro tie­nen un sen­ci­llo atrac­ti­vo de ti­po vis­ce­ral, y hay una su­per­po­si­ción en­tre ellos.

La Gen­te de la Red en­tien­de ins­tin­ti­va­men­te que tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos ar­man sus pla­ta­for­mas en bue­na me­di­da en res­pues­ta a la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, el New Deal y la Gue­rra Fría, pe­ro que ac­tual­men­te, un par­ti­do del si­glo XXI ne­ce­si­ta cons­truir su pla­ta­for­ma en res­pues­ta a las ace­le­ra­cio­nes en tec­no­lo­gía, glo­ba­li­za­ción y cam­bio cli­má­ti­co, que son las fuer­zas trans­for­man­do el lu­gar de tra­ba­jo, la geo­po­lí­ti­ca y el mis­mo pla­ne­ta.

Co­mo tal, el ins­tin­to de la Gen­te de la Red con­sis­te en aco­ger el cam­bio en el pa­so del cam­bio y con­cen­trar­se en dar­le po­der a más gen­te, pa­ra que sea ca­paz de com­pe­tir y co­la­bo­rar en un mun­do sin mu­ros. En par­ti­cu­lar, la Gen­te de la Red en­tien­de que en tiem­pos de cam­bio ace­le­ra­do, los sis­te­mas abier­tos siem­pre son más fle­xi­bles, re­sis­ten­tes y adap­ta­bles y pro­pul­si­vos; ofre­cen la opor­tu­ni­dad de sen­tir y res­pon­der pri­me­ro al cam­bio. Así que la Gen­te de la Red fa­vo­re­ce más ex­pan­sión co­mer­cial, si­guien­do los con­tor­nos de la So­cie­dad Trans­pa­cí­fi­ca, y más in­mi­gra­ción con­tro­la­da que atrae las men­tes más ener­gé­ti­cas y bri­llan­tes, así co­mo más vehícu­los pa­ra el apren­di­za­je de por vi­da.

La Gen­te de la Red tam­bién en­tien­de que si bien que­re­mos im­pe­dir otro bro­te de im­pru­den­cia en Wall Street, no que­re­mos im­pe­dir que se co­rran ries­gos, lo cual es el mo­tor del cre­ci­mien­to y del sen­ti­do em­pren­de­dor.

De­bi­do a que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano (GOP) es­tu­vo fue­ra de la Ca­sa Blan­ca du­ran­te los úl­ti­mos ocho años, la ba­se y di­ri­gen­cia del par­ti­do son los me­nos com­pren­si­vos del mun­do en el que es­ta­mos vi­vien­do. Es por eso que el GOP se frac­tu­ró pri­me­ro y la ra­zón por la cual al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos de la Gen­te de la Red, par­ti­cu­lar­men­te del mun­do de ne­go­cios, es­tán ya sea de­jan­do de par­ti­ci­par de es­ta elec­ción o vo­tan­do por Hi­llary Clin­ton.

Ha­bien­do si­do se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Clin­ton ha es­ta­do to­can­do al mun­do. Ella sa­be que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne que eri­gir su fu­tu­ro so­bre una pla­ta­for­ma de Gen­te de la Red, lo cual fue ar­ti­cu­la­do por pri­me­ra vez por su ma­ri­do, Bill, y, has­ta aho­ra, es ar­ti­cu­la­do de me­jor for­ma por él. Sin em­bar­go, Clin­ton no ha de­mos­tra­do el co­ra­je de las con­vic­cio­nes de su ma­ri­do.

Así que, en vez de ata­car a Gen­te del Mu­ro en su par­ti­do - y de­cir­le a San­ders, “El so­cia­lis­mo fue la res­pues­ta equi­vo­ca­da pa­ra la era in­dus­trial, así que se­gu­ra­men­te no es la res­pues­ta co­rrec­ta pa­ra la era in­for­má­ti­ca” - ella es­tá cam­bian­do el rum­bo ha­cia Gen­te del Mu­ro. Se es­tá opo­nien­do a co­sas que ella ayu­dó a ne­go­ciar, co­mo el acuer­do de co­mer­cio del Pa­cí­fi­co, y ofre­cien­do más be­ne­fi­cios del go­bierno pe­ro abs­te­nién­do­se de de­cir­le a la gen­te la ver­dad más du­ra: que pa­ra es­tar en la cla­se me­dia, ya no bas­ta con me­ra­men­te tra­ba­jar ar­dua­men­te y se­guir las re­glas. Pa­ra te­ner un em­pleo de to­da la vi­da, ha­ce fal­ta que us­ted apren­da du­ran­te to­da la vi­da, ele­van­do cons­tan­te­men­te su ni­vel.

Sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer­le que ella eli­gió a un gran com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, el se­na­dor Tim Kai­ne, Per­so­na de la Red que tie­ne al­ma.

Al­ber­go la es­pe­ran­za de que, por el bien del país, gen­te re­pu­bli­ca­na de la Red, con el tiempo, se una al Par­ti­do De­mó­cra­ta y lo in­cli­ne ha­cia un par­ti­do de la Red com­pa­si­vo de cen­tro-iz­quier­da pa­ra el si­glo XXI. Eso se­ría un par­ti­do que es sus­cep­ti­ble a las ne­ce­si­da­des de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, apre­cia­ti­vo del po­der de an­cla­je de co­mu­ni­da­des sa­lu­da­bles, pe­ro com­pro­me­ti­do con el ca­pi­ta­lis­mo, li­bres mer­ca­dos y co­mer­cio abier­to co­mo los vi­ta­les mo­to­res del cre­ci­mien­to pa­ra una so­cie­dad mo­der­na y pa­ra su­mi­nis­trar­le a ca­da es­ta­dou­ni­den­se las he­rra­mien­tas de apren­di­za­je pa­ra vol­ver reali­dad su po­ten­cial.

No veo opor­tu­ni­dad al­gu­na de que el GOP se con­vier­ta en un par­ti­do de cen­tro-de­re­cha de nue­vo en el fu­tu­ro cer­cano. El Trump y el no­ti­cia­rio de Fox han he­cho que su ba­se es­té de­ma­sia­do enoja­da y des­co­nec­ta­da de la reali­dad.

Así que to­do de­pen­de de la coa­li­ción que Clin­ton for­me. Si Es­ta­dos Uni­dos va a pros­pe­rar en el si­glo XXI, ne­ce­si­ta­mos con de­ses­pe­ra­ción una coa­li­ción que pue­da go­ber­nar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te en es­ta era de cam­bio ace­le­ra­do. Clin­ton tie­ne una opor­tu­ni­dad de rom­per no só­lo con lí­mi­tes la­bo­ra­les pa­ra las mu­je­res, sino tam­bién los rí­gi­dos mu­ros que han di­vi­di­do a nues­tros dos par­ti­dos po­lí­ti­cos. Si ella pue­de lo­grar eso, ha­rá que ser la pri­me­ra pre­si­den­ta de EU sea lo se­gun­do más im­por­tan­te que ella ha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.