¿Qué cau­sa la pér­di­da del ca­be­llo?

El Diario de El Paso - - Salud -

MÉ­TO­DOS AN­TI­CON­CEP­TI­VOS

Los an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les pue­den con­tri­buir a la caí­da del ca­be­llo, de­pen­dien­do del ti­po ele­gi­do y la res­pues­ta de tu cuer­po a ellos. És­ta pér­di­da es tí­pi­ca­men­te tem­po­ral, pe­ro si eres pro­pen­sa a la cal­vi­cie por cul­pa de tus ge­nes, po­dría con­ver­tir­se en un pro­ble­ma per­ma­nen­te.

DIE­TAS EX­TRE­MAS

Hay mu­chas per­so­nas que ex­pe­ri­men­tan la pér­di­da de ca­be­llo des­pués de lle­var una die­ta muy ex­tre­ma. Y es que, si hay res­tric­cio­nes ca­ló­ri­cas, la va­rie­dad de nu­trien­tes dis­mi­nu­ye, ha­cien­do que el cuer­po mis­mo pier­da los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra nu­trir y for­ta­le­cer el ca­be­llo. Usual­men­te es tem­po­ral si no se da­ñan los fo­lícu­los del ca­be­llo, así que ¡cui­da­do!

HE­RRA­MIEN­TAS DE CA­LOR

Sea la te­na­za, la se­ca­do­ra o la plan­cha, tus he­rra­mien­tas de ca­lor po­si­ble­men­te es­tén muy ca­lien­tes. Si es así, bá­ja­le al ca­lor, ¡es­tá que­man­do tu ca­be­llo! Y tal vez aho­ri­ta no, pe­ro con un uso cons­tan­te, po­co a po­co se irá rom­pien­do, has­ta que sim­ple­men­te de­je de cre­cer nor­mal­men­te.

La caí­da del ca­be­llo no só­lo su­ce­de por cul­pa de la edad. Aun­que no sea fre­cuen­te, tam­bién ocu­rre en mu­je­res en sus 20s de­bi­do a pro­ble­mas ge­né­ti­cos. ¡Y no só­lo eso! Tam­bién sue­le su­ce­der por cul­pa de otros fac­to­res co­ti­dia­nos, y és­tos pue­den pre­ver­se.

NO LA­VAR­SE EL CA­BE­LLO LO SU­FI­CIEN­TE

La ma­yo­ría de las mu­je­res cree que la­var­se el ca­be­llo cons­tan­te­men­te pro­mue­ve la pér­di­da de és­te… cuan­do en reali­dad pue­de su­ce­der to­do lo con­tra­rio. Ca­da per­so­na (y ca­da cue­ro ca­be­llu­do) re­quie­re cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos. Si, por ejem­plo, tu cue­ro ca­be­llu­do tie­ne cual­quier ti­po de in­fla­ma­ción (co­me­zón, cas­pa o sen­si­bi­li­dad), la fal­ta de lim­pie­za po­dría con­tri­buir a la pér­di­da de ca­be­llo.

MU­CHO ES­TRÉS PO PE­RIO­DOS LAR­GOS

No es­toy ha­blan­do de una se­ma­na pe­sa­da o un mal día, sino un even­to lar­go, co­mo u rom­pi­mien­to, un trau­ma o u cam­bio drás­ti­co de es­ti­lo de vi­da. El cor­ti­sol po­dría te­ner un im­pac­to MUY ne­ga­ti­vo en tu ca­be­llo, y en­tre más ele­va­dos es­tén los ni­ve­les de es­trés, peo­res de­ci­sio­nes to­ma­rás con res­pec­to a tu ali men­ta­ción… y así na­da po­drí sa­lir bien.

PE­RIO­DOS MENS­TRUA­LES CON FLU­JO MUY ABUN­DAN­TE

Los pe­rio­dos mis­mos no equ va­len a un pér­di­da de ca­be­llo pe­ro con el tiempo, po­drías per­der más hie­rro de lo nor­mal, lo cual even­tual­men­te po­dría pro­mo­ver la caí­da de ca­be­llo.

PEI­NA­DOS APRE­TA­DOS

Usar chon­gos y co­las de ca­be apre­ta­das po­dría cau­sar da­ño per­ma­nen­te a los fo­lícu­los y, por tan­to, pro­mo­ver la caí­da ca­be­llo. Si te due­le ese pei­nad es­tá muy apre­ta­do… ¡cui­da­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.