Ex­hi­ben en­gra­na­jes de co­rrup­ción bi­na­cio­nal

El Diario de El Paso - - Portada - Ar­man­do Vé­lez/El Dia­rio de El Pa­so

Pa­ra Phil Jor­dan y Héc­tor Be­rré­llez –ex fun­cio­na­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción An­ti­dro­gas, DEA– la tor­tu­ra y muer­te de su com­pa­ñe­ro Enrique ‘Ki­ki’ Ca­ma­re­na Sa­la­zar, ocu­rri­da ha­ce 31 años en Ja­lis­co, es un ejem­plo de la co­rrup­ción que per­mea a las au­to­ri­da­des de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

“La san­gre de ‘Ki­ki’ Ca­ma­re­na es­tá es­cri­ta en las ma­nos de la CIA, del Go­bierno de Mé­xi­co y de to­das las per­so­nas que le ayu­da­ron a [Ra­fael] Ca­ro Quin­te­ro a se­cues­trar­lo”, sen­ten­cia Jor­dan en ex­clu­si­va con El Dia­rio de El Pa­so.

Ase­gu­ró que en el ase­si­na­to de Ca­ma­re­na es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos no só­lo po­li­cías me­xi­ca­nos co­rrup­tos, sino la pro­pia Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA), la cual or­de­nó el ase­si­na­to del agen­te de la DEA por­que ha­bía des­cu­bier­to que el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano pro­te­gía a los nar­co­tra­fi­can­tes me­xi­ca­nos. “Hay tres tes­ti­gos pro­te­gi­dos que te pue­den con­fir­mar lo que te es­toy di­cien­do”, se­ña­la Jor­dan.

Es­ta ver­sión de los he­chos, ocu­rri­dos a prin­ci­pios de fe­bre­ro de 1985, anu­la la na­rra­ti­va ofi­cial en el sen­ti­do de que Ca­ma­re­na Sa­la­zar fue ase­si­na­do por ór­de­nes de un Ra­fael Ca­ro Quin­te­ro mo­les­to por­que ‘Ki­ki’ ha­bría des­cu­bier­to el me­ga­plan­tío de ma­ri­gua­na en el Ran­cho El Bú­fa­lo, al Sur del es­ta­do de Chihuahua, ases­tan­do un fuer­te gol­pe a su or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­va.

Ama­gó la CIA a agen­te an­ti­dro­gas con ex­tra­di­tar­lo a Mé­xi­co si re­ve­la­ba de­ta­lles de la tor­tu­ra y ase­si­na­to de co­le­ga

Jor­dan y Be­rré­llez coin­ci­den al na­rrar una his­to­ria con tin­tes de novela de es­pio­na­je. A me­dia­dos de la dé­ca­da de 1980, la ad­mi­nis­tra­ción de Ronald Rea­gan no te­nía la au­to­ri­za­ción del Con­gre­so pa­ra en­viar­le di­ne­ro a los Con­tras, la gue­rri­lla que en­fren­ta­ba al Go­bierno san­di­nis­ta en Ni­ca­ra­gua.

La CIA ideó un es­que­ma ba­jo el cual per­mi­tía el pa­so de dro­gas a Es­ta­dos Uni­dos, ob­te­nien­do en esa ope­ra­ción mi­llo­nes de dó­la­res, los cua­les eran des­ti­na­dos a los Con­tras. El ope­ra­dor del pro­yec­to, Oli­ver North, tam­bién ven­día ar­mas a Irán –un país pre­sun­ta­men­te enemi­go de EU– con el mis­mo pro­pó­si­to.

Un hom­bre mis­te­rio­so

“El en­la­ce en­tre la CIA y los nar­cos era el cu­bano Fé­lix Ismael Ro­drí­guez.

La CIA ha­lló una ma­ne­ra ocul­ta de co­lo­car di­ne­ro del nar­co, por lo que le da­ba pro­tec­ción a los nar­cos me­xi­ca­nos”, se­ña­la Héc­tor Be­rré­llez vía te­le­fó­ni­ca.

Agre­ga que Ro­drí­guez, na­ci­do en La Habana y na­tu­ra­li­za­do nor­te­ame­ri­cano, fue el hom­bre que or­de­nó el se­cues­tro y ase­si­na­to de Enrique Ca­ma­re­na, lue­go de que és­te des­cu­brie­ra las com­pli­ci­da­des de la CIA con el Cár­tel de Si­na­loa.

“El cu­bano re­ci­bía mi­llo­nes de dó­la­res”, aña­de.

Co­no­ci­do tam­bién co­mo ‘El Ga­to’, Fé­lix Ro­drí­guez se ha desem­pe­ña­do co­mo un ope­ra­dor de la CIA por va­rias dé­ca­das. En 1967 fue en­via­do a Bo­li­via, don­de es­tu­vo a car­go de las ac­cio­nes que lle­va­ron a la cap­tu­ra y muer­te de Er­nes­to ‘Che’ Gue­va­ra, el gue­rri­lle­ro ar­gen­tino que par­ti­ci­pó en la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na.

De acuer­do con la ver­sión de Be­rré­llez y Jor­dan, Ca­ro Quin­te­ro ha­bría si­do in­cul­pa­do por las au­to­ri­da­des de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos del ase­si­na­to de Ca­ma­re­na Sa­la­zar, pa­ra ocul­tar la par­ti­ci­pa­ción de ‘El Ga­to’ en el cri­men, lo cual pon­dría al des­cu­bier­to la co­rrup­ción de las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas.

En­tre­vis­ta­do por el se­ma­na­rio Pro­ce­so, la se­ma­na pa­sa­da Ca­ro Quin­te­ro re­fu­tó la ver­sión de Be­rré­llez, ase­gu­ran­do que aun­que él es­tu­vo en el lu­gar don­de fue ase­si­na­do Ca­ma­re­na tam­po­co él fue quien or­de­nó su tor­men­to y muer­te.

“¡Mien­te, Be­rré­llez! ¡Mien­te!”, di­jo Ca­ro Quin­te­ro, pró­fu­go de la jus­ti­cia des­de 2013, cuan­do fue li­be­ra­do por un juez me­xi­cano.

Ame­na­zas de la CIA

Cues­tio­na­do so­bre el por qué tar­dó más de 20 años en re­ve­lar la pre­sun­ta co­ne­xión de la CIA con el ase­si­na­to de su com­pa­ñe­ro de agen­cia, Be­rré­llez se­ña­ló que es­tu­vo ame­na­za­do con ser ex­tra­di­ta­do a Mé­xi­co pa­ra ser juz­ga­do por el se­cues­tro del doc­tor Hum­ber­to Ál­va­rez-Ma­cháin.

El mé­di­co –a quien se le acu­só de ha­ber es­ta­do pre­sen­te du­ran­te la tor­tu­ra de Ca­ma­re­na, in­yec­tán­do­le dro­gas pa­ra man­te­ner­lo des­pier­to y au­men­tar el tor­men­to– fue pla­gia­do en Mé­xi­co y lle­va­do a Ca­li­for­nia, don­de se le juz­gó.

“A mi me die­ron ór­de­nes de se­cues­trar al doc­tor Ma­cháin”, di­jo Be­rré­llez, quien ac­tual­men­te re­si­de en Ca­li­for­nia. “Al in­ves­ti­gar y dar­me cuen­ta de la par­ti­ci­pa­ción de la CIA en su muer­te, me ame­na­za­ron de que si sa­bía al­go, me iban a en­viar a Mé­xi­co pa­ra que pa­ga­ra por el se­cues­tro”.

Agre­gó que por esa ra­zón es­pe­ró 20 años –cuan­do ex­pi­ra­ron las acu­sa­cio­nes en su con­tra en Mé­xi­co– pa­ra dar a co­no­cer su ver­sión de los he­chos.

Co­rrup­ción en la DEA

Phil Jor­dan se­ña­la que, se­gún los tes­ti­gos pro­te­gi­dos, el je­fe de Ca­ma­re­na re­ci­bía di­ne­ro de Er­nes­to Fon­se­ca Ca­rri­llo –‘Don Ne­to’– quien era so­cio de Ca­ro Quin­te­ro.

Fon­se­ca, quien pur­ga una sen­ten­cia de 40 años de pri­sión por la muer­te del agen­te de la DEA, fue li­be­ra­do la se­ma­na pa­sa­da de un pe­nal de al­ta se­gu­ri­dad y se le per­mi­tió pa­sar el res­to de su sen­ten­cia en su do­mi­ci­lio del Es­ta­do de Mé­xi­co.

“La per­so­na que tu­vo mu­cho que ver en que se­cues­tra­ran a Ki­ki fue el su­per­vi­sor de Ki­ki. Los tes­ti­gos te van a de­cir que el mis­mo su­per­vi­sor le pu­so el de­do a Ki­ki”, agre­ga. “La co­rrup­ción del PRI no ha de­ja­do sa­lir no­más a Ca­ro Quin­te­ro, sino tam­bién aho­ra a (Er­nes­to) Fon­se­ca Ca­rri­llo y un tiempo a ‘El Cha­po’ Guz­mán”, di­jo Jor­dan en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con El Dia­rio de El Pa­so.

Re­cal­ca que la in­for­ma­ción “vie­ne de tres tes­ti­gos que vie­ron al ame­ri­cano ir a ca­sa de Fon­se­ca a re­co­ger mi­les de dó­la­res”.

“La co­rrup­ción en la DEA me due­le el co­ra­zón por­que de­di­qué mi vi­da a eso”, di­ce el tam­bién ex di­rec­tor del Cen­tro de In­te­li­gen­cia en El Pa­so (EPIC).

In­sis­te que los car­te­les han fi­nan­cia­do cam­pa­ñas po­lí­ti­cas priis­tas en Mé­xi­co y que es el sis­te­ma el que ha li­be­ra­do a los nar­co­tra­fi­can­tes. “No es­toy ha­blan­do re­pre­sen­tan­do a la DEA. Es­toy di­cien­do la ver­dad re­pre­sen­tan­do a la gen­te inocen­te de Es­ta­dos Uni­dos”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.