Pa­sa­rá pre­so res­to de sus días vio­la­dor de Ho­ri­zon

Rap­tó y abu­só de una ni­ña de 12 años

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Un re­si­den­te de Ho­ri­zon City de 45 años pa­sa­rá el res­to de su vi­da en pri­sión por el se­cues­tro y vio­la­ción de una ni­ña de 12 años en he­chos ocu­rri­dos en 2014 du­ran­te un par­ti­do de fut­bol ame­ri­cano de ex­hi­bi­ción.

Tras más de cin­co ho­ras de de­li­be­ra­ción, el ju­ra­do de­ter­mi­nó que Car­los Antonio Hol­com­be re­ci­bi­ría tres sen­ten­cias vi­ta­li­cias por sen­dos car­gos de abu­so se­xual con­tra una me­nor. Tam­bién re­ci­bió pri­sión per­pe­tua por una acu­sa­ción de se­cues­tro.

Por un car­go de in­de­cen­cia se­xual con un me­nor se le con­de­nó a 20 años de pri­sión –los cua­les cum­pli­rá al mis­mo tiem­po que las otras sen­ten­cias–, ade­más de que se le obli­gó a pa­gar 10 mil dó­la­res por ca­da car­go, pa­ra un to­tal de $50 mil.

Las pri­me­ras reac­cio­nes de los fa­mi­lia­res de la me­nor –que por su ca­li­dad de víc­ti­ma no fue iden­ti­fi­ca­da–, fue­ron de jú­bi­lo, ya que ase­gu­ra­ron que “su Dios les hi­zo jus­ti­cia”.

Una fa­mi­liar de la víc­ti­ma di­jo en­tre lá­gri­mas y mi­ran­do a Hol­com­be a la ca­ra que “só­lo al­guien mal­va­do po­dría ha­cer al­go tan atroz”.

“¿Qué cla­se de per­so­na le des­tro­za la vi­da a una ni­ña? Por­que fuis­te tu quien es­co­gió da­ñar­la pa­ra siem­pre”.

Al es­cu­char su sen­ten­cia y el tes­ti­mo­nio de la fa­mi­liar, Hol­co­me no mos­tró ca­ra de arre­pen­ti­mien­to a pe­sar de sa­ber que pa­sa­rá el res­to de su vi­da tras las re­jas.

El he­cho

El 22 de agos­to de 2014, Hol­com­be, un ex sol­da­do, rap­tó a la ni­ña a pun­ta de pis­to­la afue­ra de un es­ta­dio de fut­bol ame­ri­cano, la lle­vó a su ca­sa y co­me­tió el ac­to que lo lle­vó pri­me­ro a un cen­tro de de­ten­ción y lue­go a jui­cio en un juz­ga­do de El Pa­so.

Hol­co­me no re­fu­tó ser el hom­bre que se­ña­ló la ni­ña en el juz­ga­do o la per­so­na que se apre­cia en un vi­deo de se­gu­ri­dad del sos­pe­cho­so y su vehícu­lo cer­ca de la es­cue­la.

Sin em­bar­go, su abo­ga­do lo pin­tó co­mo un so­bre­vi­vien­te de abu­so fí­si­co y se­xual y co­mo uno de mu­chos sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses que van a zo­na de gue­rra y re­gre­san trau­ma­dos. Uno de los ex­per­tos que ofre­ció la de­fen­sa di­jo que Hol­com­be su­fre de es­trés pos­trau­má­ti­co (PTSD).

Agre­gó que de­bían to­mar en con­si­de­ra­ción que Hol­com­be pres­tó un gran ser­vi­cio a su país.

Pe­ro la fis­cal Alys­sa Na­va en­fa­ti­zó a los ju­ra­dos que “no pue­des de­cir que tie­nes PTSD y vio­lar a al­guien”.

La fis­cal agre­gó que cuan­do la ni­ña crez­ca y se ca­se, en su no­che de bo­das va a re­cor­dar lo que le hi­zo Hol­com­be.

“Cuan­do ten­ga sus hi­jos, se va a acor­dar de es­to, va a im­pac­tar, in­clu­si­ve, qué cla­se de ma­dre se­rá”, en­fa­ti­zó Na­va. “¿Qué pe­so le da­mos a es­to? La pe­na má­xi­ma”.

Ade­más, la Fis­ca­lía tam­bién pre­sen­tó ex­per­tos que tes­ti­fi­ca­ron que Hol­com­be fa­lló in­ten­cio­nal­men­te las prue­bas psi­co­mé­tri­cas pa­ra de­ter­mi­nar su sa­ni­dad men­tal.

La juez, An­na­bell Pé­rez, desechó el ar­gu­men­to de la de­fen­sa de que Hol­com­be no era res­pon­sa­ble de sus ac­tos por es­tar ese día ba­jo la in­fluen­cia de al­cohol y ma­ri­gua­na. Ba­jo la ju­ris­pru­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, quien con­su­me al­cohol o dro­gas es res­pon­sa­ble de ac­tos pos­te­rio­res.

CAR­LOS ANTONIO Hol­com­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.