La au­to­bio­gra­fía, va­lio­so re­cur­so

El Diario de El Paso - - Portada - Hil­da So­te­lo

Aquí es­toy, sen­ta­da so­bre es­ta pie­dra apa­ren­te. Só­lo mi me­mo­ria sa­be lo que en­cie­rra. Es­toy y es­tu­ve en mu­chos ojos. Yo só­lo soy me­mo­ria y la me­mo­ria que de mí se ten­ga. Qui­sie­ra no te­ner me­mo­ria o con­ver­tir­me en el pia­do­so pol­vo pa­ra es­ca­par a la con­de­na de mi­rar­me”, Los re­cuer­dos del por­ve­nir. Ele­na Ga­rro

Es­cri­bir so­bre me­mo­rias, plas­mar­las en otro tiem­po, otro es­pa­cio en di­fe­ren­tes re­tó­ri­cas es sin du­da un ex­ce­len­te ejer­ci­cio de li­be­ra­ción y re­cons­truc­ción de la iden­ti­dad cuan­do lle­ga la ne­ce­si­dad de trans­for­ma­ción, se as­pi­ra a crear un es­ti­lo, a con­fe­sar o al au­to­co­no­ci­mien­to a tra­vés del Yo es­tu­dia­do y crea­do. La ven­ta­ja de la au­to­bio­gra­fía pa­ra la es­cri­to­ra prin­ci­pian­te es que no exis­te bús­que­da de­ses­pe­ra­da del te­ma, el te­ma se­rá la ex­pe­rien­cia de vi­da, aun­que de­pen­de de la cons­cien­cia crí­ti­ca y má­gi­ca así el fil­tro y la for­ma.

Du­ran­te el ejer­ci­cio de la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca pue­de que se nie­guen he­chos do­lo­ro­sos o se­gu­ro la con­fi­gu­ra­ción de las es­ce­nas no se­rá exac­ta. Se re­cu­rre a la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca cuan­do la per­so­na an­he­la con­tar al­go que le que­ma el al­ma, o cuan­do desea com­par­tir aven­tu­ras que des­de su pers­pec­ti­va son dig­nas de con­tar­se. El mo­men­to a des­cri­bir sal­ta a tra­vés del ra­dar del tiem­po, la dis­tan­cia y lle­ga ve­loz se­gún la he­ri­da a sa­nar o el pla­cer a evo­car. Al­gu­nas afor­tu­na­das tie­nen la ca­pa­ci­dad de en­vol­ver los cin­co sen­ti­dos en una es­pe­cie de cu­ran­de­ría pa­ra pro­te­ger­los de em­ba­tes y lle­var a ca­bo la in­ter­ven­ción au­to­bio­grá­fi­ca. En la es­cri­tu­ra so­bre una mis­ma no exis­te ob­je­ti­vi­dad, al me­nos que, en la trian­gu­la­ción, tres per­so­nas ates­ti­guan­do el mis­mo even­to, es­tén de acuer­do en lo des­cri­to, co­sa re­mo­ta a su­ce­der. Con­no­ta­das es­cri­to­ras que han acu­di­do al re­cur­so de la au­to­bio­gra­fía, las sor­pren­de la pro­sa re­tor­ci­da o di­fí­cil de se­guir (co­mo fue ca­ta­lo­ga­da la obra ‘Al fa­ro’) y has­ta el per­dón, co­mo lo tes­ti­mo­nia Vir­gi­nia Wolf, quien al tér­mino de su no­ve­la an­tes men­cio­na­da pu­do re­con­ci­liar­se con sus pa­dres y trans­for­mar sus sen­ti­mien­tos li­be­ran­do a otros.

Pa­ra las mu­je­res que no te­men arries­gar la per­cep­ción e in­ter­pre­ta­ción de su pa­sa­do y se apro­xi­man sin más­ca­ras ni te­mo­res, la au­to­bio­gra­fía es un va­lio­so re­cur­so pa­ra la li­be­ra­ción, la de­cons­truc­ción de la iden­ti­dad fe­me­ni­na pa­triar­cal y po­si­bi­li­dad de una me­jor vi­da, le­jos de la vio­len­cia y cer­ca de la crea­ti­vi­dad li­te­ra­ria o ar­tís­ti­ca. El re­cuer­do de los he­chos a ve­ces pla­cen­te­ros otros do­lo­ro­sos no pa­sa des­aper­ci­bi­do al pre­sen­te, las letras fe­me­ni­nas apa­ren­te­men­te des­or­de­na­das se le­gi­ti­man so­las al to­mar una plu­ma y ho­ja, abrir nues­tro dia­rio o te­clear­las. El ac­to de la au­to­bio­gra­fía nos otor­ga la om­ni­pre­sen­cia y ha­bi­li­dad pa­ra la cons­truc­ción de una ca­sa, ca­lle o ciu­dad pro­pia, aun­que el es­cri­to sea na­rra­do en pri­me­ra per­so­na, esa pri­me­ra Yo que an­tes fue de ellos y ellas da li­cen­cia de ver y sa­ber, ver­se y sa­ber­se pe­ro a la vez nos ha­ce car­go y res­pon­sa­ble de los se­res que nos ha­bi­tan.

Al es­tar in­mer­sa en la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca, la re­la­ción con uno mis­ma me­jo­ra o em­peo­ra, la co­mu­ni­ca­ción psí­qui­ca se en­fo­ca nu­bla­da al prin­ci­pio, al­gu­nos frag­men­tos es­cri­tos pre­ñan los sue­ños, lue­go a la reali­dad, lo evo­ca­do re­gre­sa y co­mo a las mu­je­res nos has di­cho que es­ta­mos pa­ra los otros, en­ton­ces, to­do/as ca­ben en nues­tra au­to­bio­gra­fía. El ries­go se­rá el caer en la tra­ma del re­cuer­do, abrir ca­na­les o puer­tas que ce­lo­sa­men­te fue­ron se­lla­das por con­ve­nien­cia. Los se­cre­tos, de­cre­tos y con­tra­tos fir­ma­dos, ce­den o pe­re­cen, nos suel­tan. Sa­lir bien li­bra­da de la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca es otro ar­te en sí, lue­go lle­ga la du­da de la pu­bli­ca­ción, dar a co­no­cer el es­cri­to au­to­bio­grá­fi­co o no, ex­po­ner nues­tra ig­no­ran­cia y errores, nues­tra ver­sión, la éti­ca de la pa­la­bra, lo bien o mal di­cho, ¿Quién de­ci­de?. Per­mi­tir que ojos ex­tra­ños gra­ben en su me­mo­ria el frag­men­to que se su­po­nía pri­va­do y en­ci­ma cri­ti­quen.

El de­ba­te in­te­rior es in­fer­nal cuan­do to­da­vía se te­me he­rir a otros o que otras si­len­cien o que­men la crea­ción, el re­cla­mo y la ver­sión pro­pia de los he­chos. ‘Só­lo son pa­la­bras, for­ma par­te del pa­sa­do, es fic­ción’, son al­gu­nas frases que con­sue­lan a la men­te tor­tu­ra­da. Lue­go lle­ga la afor­tu­na­da im­per­ma­nen­cia y la gran ven­ta­ja de la au­to­pu­bli­ca­ción don­de la de­ci­sión es re­ver­si­ble, co­rre­gi­ble y has­ta bo­rra­ble. La au­to­bio­gra­fía no nos per­te­ne­ce al mo­men­to de pu­bli­car­la, se irá, al­guien sa­tis­fa­ce el de­seo de El ga­to ne­gro de Alan Poe ‘En el fu­tu­ro, qui­zá apa­rez­ca al­guien cu­ya in­te­li­gen­cia re­duz­ca mis fan­tas­mas a lu­ga­res co­mu­nes, una in­te­li­gen­cia más tran­qui­la’. Es en la au­to­bio­gra­fía que la mu­jer se abre pa­so en el mar de las vo­ces que la for­ma­ron, si co­rre con suer­te, cor­du­ra y cui­da­do pue­de en­con­trar­se a sí mis­ma, y el pro­pio es­ti­lo na­rra­ti­vo, con­ver­tir­se en es­cri­to­ra. Di­ce Var­gas Llo­sa que los ver­da­de­ros es­cri­to­res apren­den por sí mis­mos, que su obra ‘Cartas a un jo­ven no­ve­lis­ta’ es una dis­cre­ta au­to­bio­gra­fía y que el es­cri­tor no es el ser ilu­mi­na­do: es un ar­te­sano de la pa­la­bra, que irá pu­lien­do po­co a po­co con la cons­tan­te lec­tu­ra.

La al­fa­be­ti­za­ción afor­tu­na­da­men­te nos al­can­zó, en es­tos tiem­pos más y más per­so­nas sa­be­mos leer y es­cri­bir. Go­zar de la libertad de ex­pre­sión al tan­to de la libertad de in­ter­pre­ta­ción de­be ser aplau­di­do y es­tá al al­can­ce. ¿Qué ha­ce­mos con la ha­bi­li­dad lec­toes­cri­to­ra? Ejer­cer­la.

Fue a tra­vés de la au­to­bio­gra­fía que es­cri­to­res chi­ca­nos co­mo Ri­chard Rodríguez y Gloria An­zal­dua pu­die­ron dar­le for­ma a la pro­tes­ta si­len­cio­sa del me­xi­cano en Es­ta­dos Uni­dos, se po­nen en la cruz, dan a co­no­cer la dis­cri­mi­na­ción lin­güís­ti­ca en su tiem­po, otros aca­dé­mi­cos y au­to­res las ci­tan, su au­to­bio­gra­fía no fue es­cri­ta en vano, es un va­lio­so re­cur­so pa­ra las opri­mi­das y las no­ve­lis­tas. ¿Por qué no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.