Digno de nues­tro des­pre­cio

El Diario de El Paso - - Portada - Paul Krug­man

Nue­va York— Do­nald Trump di­jo más co­sas re­pug­nan­tes en el fin de se­ma­na. Si a us­ted le sor­pren­de es­to es que no ha es­ta­do po­nien­do aten­ción. Tam­bién, que no le sor­pren­da si una ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos aprue­ban su ata­que con­tra los pa­dres de un hé­roe de gue­rra ya muer­to. Des­pués de to­do, en una en­cues­ta de opi­nión que le­van­tó YouGov, se en­con­tró que 61 por cien­to de los re­pu­bli­ca­nos apoya su lla­ma­do a que Ru­sia pi­ra­tee a Hi­llary Clin­ton.

Sin em­bar­go, és­ta no es una co­lum­na so­bre Trump y la gen­te que cree que es­tá bien cual­quier co­sa que di­ce o ha­ce. Es, más bien, so­bre los re­pu­bli­ca­nos –pro­ba­ble­men­te una mi­no­ría den­tro del Par­ti­do, pe­ro una sig­ni­fi­ca­ti­va– que no son así. Se tra­ta de per­so­nas que de­be­rían hon­rar sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les y, en ge­ne­ral, so­nar más co­mo mi­li­tan­tes nor­ma­les de un par­ti­do po­lí­ti­co nor­mal.

No obs­tan­te, una gran ma­yo­ría de es­tos re­pu­bli­ca­nos que no es­tán lo­cos to­da­vía apo­yan a Trump pa­ra la Pre­si­den­cia. Y te­ne­mos el de­re­cho a pre­gun­tar por qué.

Cier­to, una vic­to­ria de Clin­ton sig­ni­fi­ca­ría una con­ti­nua­ción del Go­bierno de cen­tro iz­quier­da que he­mos te­ni­do con Ba­rack Oba­ma, lo cual se­ría una gran de­cep­ción pa­ra quie­nes quie­ren dar un gi­ro ha­cia la de­re­cha. Y mu­chas per­so­nas se han con­ven­ci­do de que, ideo­lo­gías apar­te, Clin­ton se­ría una ma­la pre­si­den­ta. Ob­via­men­te, no es­toy de acuer­do en lo de la ideo­lo­gía y si bien no sa­bre­mos so­bre una Pre­si­den­cia su­ya mien­tras no se dé y a me­nos que su­ce­da, en­cuen­tro que hay mu­cho que ad­mi­rar en la ver­da­de­ra Hi­llary, quien no se pa­re­ce en na­da a su ca­ri­ca­tu­ra. Sin em­bar­go, eso no im­por­ta: aun si se es un con­ser­va­dor a quien ver­da­de­ra­men­te le des­agra­da la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, ¿có­mo se pue­de jus­ti­fi­car es­co­ger a Do­nald Trump?

Va­mos a ex­pre­sar­lo de es­ta for­ma: ¿exis­te al­gu­na ra­zón pa­ra creer que una vic­to­ria de Clin­ton lle­va­ría a un desas­tre irre­pa­ra­ble? Por­que esa es la pre­gun­ta que us­ted de­be­ría es­tar­se plan­tean­do.

Ha­bría que em­pe­zar por el pro­ble­ma me­nos im­por­tan­te (aun si se tra­ta de mi es­pe­cia­li­dad), la eco­no­mía. Pre­su­mi­ble­men­te, si us­ted es un re­pu­bli­cano cree­rá que las po­lí­ti­cas de cen­tro iz­quier­da –im­pues­tos más al­tos a los in­gre­sos más ele­va­dos, una gran ex­pan­sión sub­si­dia­da de los se­gu­ros mé­di­cos, una re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra mas es­tric­ta– son ma­las pa­ra la eco­no­mía. Sin em­bar­go, aun si us­ted cree que la eco­no­mía de Oba­ma de­be­ría ha­ber si­do me­jor, el he­cho es que se han aña­di­do 11 mi­llo­nes de em­pleos en el sec­tor pri­va­do; los in­ven­ta­rios han subido mu­chí­si­mo, la in­fla­ción y las ta­sas de in­te­rés se han man­te­ni­do ba­jas, y el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio se ha des­va­ne­ci­do.

Así es que no es un desas­tre y no exis­te nin­gu­na ra­zón pa­ra creer que una eco­no­mía con Clin­ton tam­bién lo se­ría. En­tre tan­to, Trump es­tá ha­blan­do so­bre re­cor­tes fis­ca­les ex­tre­ma­da­men­te irres­pon­sa­bles, re­ne­go­ciar la deu­da y des­truir los tra­ta­dos co­mer­cia­les.

Si subimos en la es­ca­la de im­por­tan­cia, ¿qué hay de la se­gu­ri­dad? Aun si se pien­sa que Oba­ma pu­do ha­ber ob­te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos bom­bar­dean­do más y ha­blan­do me­nos, sim­ple­men­te, no hay for­ma de pin­tar a Clin­ton –quien cuen­ta con el apo­yo de mu­chos di­ri­gen­tes mi­li­ta­res re­ti­ra­dos– co­mo al­gu­na es­pe­cie de pe­le­le de te­rro­ris­tas y agre­so­res ex­tran­je­ros. En­tre tan­to, su opo­nen­te ha­bla de aban­do­nar a los alia­dos de la OTAN, si no pa­gan y pa­re­ce sen­tir­se muy bien con el aven­tu­re­ris­mo ru­so en Ucra­nia.

Lo más im­por­tan­te de to­do es la cues­tión de la de­mo­cra­cia in­ter­na.

Ya sé, a los con­ser­va­do­res les gus­ta que­jar­se de que Oba­ma se ha ex­ce­di­do con su au­to­ri­dad al, por ejem­plo, uti­li­zar la discreción gu­ber­na­men­tal pa­ra re­tra­sar al­gu­nas dis­po­si­cio­nes de la Ley de aten­ción ase­qui­ble. Sin em­bar­go, sea­mos se­rios: nin­gu­na per­so­na en su sano jui­cio, aun en la de­re­cha, pien­sa que es­te pre­si­den­te es­té ac­tuan­do co­mo un dic­ta­dor, ni que la mu­jer que él quie­re que lo su­ce­da ame­na­za­ría las li­ber­ta­des bá­si­cas. Por otra par­te, cual­quie­ra que ob­ser­ve a su opo­nen­te tie­ne que es­tar muy, pe­ro muy preo­cu­pa­do con su ve­na au­to­ri­ta­ria.

En re­su­men, aun si a uno no le cae bien Clin­ton o lo que ella re­pre­sen­ta, es di­fí­cil ver có­mo se po­dría per­ci­bir su po­si­ble vic­to­ria con ho­rror. Y es di­fí­cil ver có­mo se po­dría ver una po­si­ble vic­to­ria de Trump de cual­quier otra for­ma.

¿Có­mo pue­den, en­ton­ces, los re­pu­bli­ca­nos ra­cio­na­les jus­ti­fi­car el apo­yo a Trump o si­quie­ra per­ma­ne­cer neu­tra­les, lo cual es, en efec­to, dar­le la mi­tad de un vo­to?

Pre­su­mi­ble­men­te, pa­ra los re­pu­bli­ca­nos de ba­se se tra­ta de los sen­ti­mien­tos. Al ha­ber­se pa­sa­do tan­tos años de­nun­cia­do a los de­mó­cra­tas en ge­ne­ral y a Clin­ton en par­ti­cu­lar, les re­sul­ta di­fí­cil ad­mi­tir que al­guien más pu­die­ra ser mu­chí­si­mo peor. Sin em­bar­go, la de­mo­cra­cia no se tra­ta de crear im­pre­sio­nes; se tra­ta de ejer­cer una res­pon­sa­bi­li­dad. Y sa­tis­fa­cer las emo­cio­nes en un mo­men­to co­mo és­te equi­va­le a ser ne­gli­gen­te en el de­ber co­mo ciu­da­dano.

In­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier co­sa que uno pue­da de­cir so­bre el elec­tor co­mún y co­rrien­te, los ver­da­de­ros pe­ca­do­res aquí son los di­ri­gen­tes re­pu­bli­ca­nos –las per­so­nas que co­mo Paul Ryan y Mitch McCon­nell– apo­yan ac­ti­va­men­te a un can­di­da­to que sa­ben que re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la na­ción.

No es di­fí­cil ver por qué es­tán ha­cien­do es­to. Es pro­ba­ble que opo­ner­se al can­di­da­to de su par­ti­do, sin im­por­tar cuán ho­rri­ble sea, ter­mi­na­ría con su ca­rre­ra.

Sin em­bar­go, hay mo­men­tos en los que se su­po­ne que de­ben ha­cer­se a un la­do ta­les con­si­de­ra­cio­nes. Es com­pren­si­ble la dis­po­si­ción de apo­yar a Do­nald Trump que tie­nen al­gu­nas per­so­nas que de­bie­ron apren­der a no ha­cer­lo; pe­ro, tam­bién es des­pre­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.