In­co­mo­dan a uni­ver­si­ta­rios com­pa­ñe­ros ar­ma­dos

El Diario de El Paso - - Especial - cam­pus cam­pus.

Aus­tin, Tx.— Du­ran­te los úl­ti­mos dos días en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, don­de los alum­nos es­tu­dia­ban en me­sas con som­bri­llas en el ex­te­rior y con mo­chi­las al ca­mi­nar du­ran­te las pri­me­ras cla­ses del ve­rano, hu­bo po­cas se­ña­les de que una nue­va ley es­ta­tal per­mi­te por­tar ar­mas.

Pe­ro al­gu­nos es­tu­dian­tes y miem­bros de la fa­cul­tad di­cen que la nue­va ley, que con­vir­tió a Te­xas en el oc­ta­vo es­ta­do en per­mi­tir la por­ta­ción de ar­mas de fue­go en el

cam­pus, los in­co­mo­dó. ‘Las per­so­nas no sa­ben có­mo ha­blar de ello’, di­jo la es­tu­dian­te de úl­ti­mo año Ce­ci­lia Go­mez. ‘Ahí es­tá esa im­po­ten­cia’ por no po­der cam­biar la ley, agre­gó, y los es­tu­dian­tes es­tán ‘in­có­mo­dos y a dis­gus­to’.

En el es­ta­do, los ad­mi­nis­tra­do­res uni­ver­si­ta­rios di­je­ron que el ini­cio de la apli­ca­ción de la ley pa­só des­aper­ci­bi­do. Los cam­pus es­tu­vie­ron ca­lla­dos por­que mu­chos alum­nos es­ta­ban de va­ca­cio­nes.

En la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, un gru­po lla­ma­do UT Li­bre de Ar­mas sos­tu­vo un ta­ller de se­gu­ri­dad per­so­nal, en lu­gar de rea­li­zar una pro­tes­ta ofi­cial. Eso, se­gún los or­ga­ni­za­do­res, fue por res­pe­to a un me­mo­rial ce­le­bra­do en el cam­pus el lu­nes, que coin­ci­día con el 50 aniver­sa­rio del ti­ro­teo mor­tal de Char­les Whit­man des­de la torre uni­ver­si­ta­ria.

Li­sa Moo­re, una de tres pro­fe­so­res que re­cien­te­men­te de­man­da­ron pa­ra fre­nar la ley, di­jo que el ta­ller dio a los asis­ten­tes una ma­ne­ra de ‘re­cor­dar que la ma­yo­ría de las per­so­nas en es­te cam­pus es­tán con­tra las ar­mas en el lu­gar, y pa­ra dar­nos la ma­ne­ra de li­diar con el enojo y mie­do que sen­ti­mos hoy’.

En Te­xas, las li­cen­cias pa­ra por­tar ar­mas se otor­gan a los ma­yo­res de 21 años; por ley, aho­ra pue­den lle­var­las ocul­tas en edi­fi­cios uni­ver­si­ta­rios.

Las uni­ver­si­da­des par­ti­cu­la­res pue­den op­tar por no se­guir la ley (só­lo una lo ha he­cho), mien­tras que las pú­bli­cas tie­ne la op­ción de de­sig­nar zo­nas li­bres de ar­mas.

Los plan­te­les se han es­ta­do pre­pa­ran­do pa­ra la me­di­da du­ran­te me­ses, con reunio­nes, en­cues­tas en

cam­pus y de­li­mi­tan­do re­glas. Pe­ro aún hay an­sie­dad so­bre la efec­ti­vi­dad de la ley.

En la Uni­ver­si­dad de Aus­tin, An­drea Go­re, una pro­fe­so­ra de far­ma­co­lo­gía e in­te­gran­te del con­se­jo de la fa­cul­tad, di­jo que al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros in­ten­tan de­sig­nar sus oficinas pri­va­das co­mo li­bres de ar­mas. Pe­ro agre­gó que re­cor­dar­le a los vi­si­tan­tes que no pue­den lle­var ar­mas a su ofi­ci­na re­sul­ta in­có­mo­do y ex­tra­ño.

‘No sé có­mo me voy a sen­tir cuan­do lo ha­ga’, di­jo Go­re. ‘No lo he he­cho. Em­pe­zó hoy, he es­ta­do en mi ofi­ci­na pe­ro no ha lle­ga­do na­die. Pe­ro pla­neo ha­cer eso’.

El pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad, Greg Fen­ves, di­jo en con­fe­ren­cia de pren­sa el lu­nes que el cam­pus es­tá se­gu­ro, pe­ro es­tá cons­cien­te de que al­gu­nos do­cen­tes y alum­nos tie­nen preo­cu­pa­cio­nes.

‘Pa­ra los es­tu­dian­tes y miem­bros de nues­tra co­mu­ni­dad, no de­be­ría ha­ber cam­bios, pe­ro ad­mi­ti­mos que és­ta es una épo­ca muy emo­cio­nal’, de­cla­ró.

La alum­na de ar­qui­tec­tu­ra An­to­ra Ha­que, de 25 años, di­jo que cree que po­cos de sus com­pa­ñe­ros ten­drían la in­quie­tud de por­tar un ar­ma, pe­ro sus ami­gos es­tán preo­cu­pa­dos

‘Las per­so­nas no sa­ben có­mo ha­blar de ello’, di­ce una es­tu­dian­te; bus­can do­cen­tes con­ver­tir sus cu­bícu­los en ‘zo­nas de ex­clu­sión’

de to­das ma­ne­ras.

‘No creo que ha­ya mu­cha de­man­da, pe­ro al­gu­nas per­so­nas por­ta­rían ar­mas, así que ahí hay una ame­na­za’, ase­ve­ró.

Quie­nes apo­yan la ley di­cen que ayu­da­rá a me­jo­rar la se­gu­ri­dad de los es­tu­dian­tes y po­dría evi­tar un ti­ro­teo ma­si­vo. El se­na­dor Brian Bird­well, re­pu­bli­cano de Gran­bury, re­dac­tó la ley y di­jo que la por­ta­ción de un ar­ma en el es un de­re­cho pro­te­gi­do ba­jo la Se­gun­da En­mien­da.

Ch­ris­top­her Me­yer, vi­ce­pre­si­den­te asis­ten­te de se­gu­ri­dad en la Uni­ver­si­dad de Te­xas A&M, di­jo que

‘es­pe­ra una im­ple­men­ta­ción si­len­cio­sa’, una pre­dic­ción con eco en au­to­ri­da­des de otros

‘El se­mes­tre de ve­rano siem­pre tie­ne po­cos es­tu­dian­tes’, di­jo Mar­ga­ri­ta Ve­ne­gas, vo­ce­ra de la Uni­ver­si­dad del Nor­te de Te­xas. ‘Te­ne­mos al­gu­nos cam­pa­men­tos de ve­rano aquí, así que es un ti­po dis­tin­to de co­mu­ni­dad ac­tual­men­te. Se sien­te co­mo cual­quier otro día’.

la prohi­bi­ción a en­trar con pis­to­las a un área res­trin­gi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.