Ti­ra­de­ro cer­ca de co­lo­nia ge­ne­ra po­lé­mi­ca ra­cial

El Diario de El Paso - - Texas - Ane­ri Pat­ta­ni/The Te­xas Tri­bu­ne

La­re­do, Te­xas — Des­de que Ale­jan­dro Obregón se mu­dó a una co­lo­nia en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Te­xas ha­ce 20 años, ha ba­ta­lla­do por cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas co­mo agua po­ta­ble y pa­vi­men­ta­ción.

Aho­ra una em­pre­sa fa­mi­liar quie­re cons­truir un re­lleno sa­ni­ta­rio a po­cas mi­llas de su ca­sa, y Obregón lu­cha de nue­vo por de­fen­der sus in­tere­ses y los de cien­tos de re­si­den­tes de la co­lo­nia.

El due­ño de ran­chos lo­ca­les Car­los ‘C.Y.’ Be­na­vi­des III y la com­pa­ñía de su fa­mi­lia han so­li­ci­ta­do a la Co­mi­sión Te­xa­na de Ca­li­dad Am­bien­tal (TCEQ) el per­mi­so pa­ra edi­fi­car un re­lleno sa­ni­ta­rio de 660 acres a 4 mi­llas al sur de las co­lo­nias y a 20 del es­te de La­re­do.

Se­ría uno de los 7 re­lle­nos sa­ni­ta­rios más gran­des del es­ta­do, don­de se acep­ta­rían ba­su­ra y desechos tó­xi­cos de Te­xas, otros es­ta­dos y Mé­xi­co.

Obregón te­me que el vien­to vue­le desechos tó­xi­cos a su ho­gar y el de sus ve­ci­nos, y se preo­cu­pa por los re­si­den­tes de la zo­na, mu­chos de ellos po­bres y ca­ren­tes de ser­vi­cios mé­di­cos, quie­nes po­drían su­frir en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias.

Pe­lea­rá por­que “es mi vi­da. Es la vi­da de mis hi­jos. Es la vi­da de mi es­po­sa”, di­jo Obregón, e in­clu­si­ve con­tem­pla una huel­ga de ham­bre co­mo pro­tes­ta.

La so­li­ci­tud se­ña­la que el re­lleno acep­te desecho in­dus­trial ti­po 1, con­si­de­ra­do por el es­ta­do co­mo tó­xi­co pe­ro no pe­li­gro­so.

Es­to in­clu­ye desechos co­mo ce­ni­zas de car­bón pro­ve­nien­tes de plan­tas ener­gé­ti­cas, residuos de lim­pie­za con are­na y desechos lí­qui­dos de pro­duc­ción de acei­te y gas, in­clu­yen­do frac­king. Las to­xi­nas en es­tos ma­te­ria­les po­dría pro­vo­car da­ños a ni­ve­les al­tos, pe­ro a me­nor es­ca­la no re­pre­sen­tan gra­ve pe­li­gro pa­ra la sa­lud pú­bli­ca o el am­bien­te, se­ña­ló la TCEQ.

Se es­ti­ma que el re­lleno re­ci­bi­rá ca­si 750 to­ne­la­das de desecho in­dus­trial no tó­xi­co al día, peor no es­pe­ci­fi­ca el lí­mi­te de desechos ti­po 1 que pue­da acep­tar.

El desecho de ti­po 1 “pue­de con­si­de­rar­se co­mo pe­li­gro pre­sen­te o subs­tan­cial pa­ra la sa­lud o el am­bien­te” al ser ma­ne­ja­do in­co­rrec­ta­men­te, in­di­có la co­mi­sión. Ca­tor­ce de los 198 re­lle­nos sa­ni­ta­rios en Te­xas acep­tan desechos ti­po 1, se­gún un re­por­te emi­ti­do por TCEQ en 2015.

Ese pros­pec­to tie­ne a los ha­bi­tan­tes del lu­gar preo­cu­pa­dos, y di­cen que el re­lleno ha­rá de su co­mu­ni­dad un ba­su­re­ro de desechos tó­xi­cos de to­do el país y de Mé­xi­co. Pe­ro Be­na­vi­des ar­gu­men­ta que las ins­ta­la­cio­nes pro­pues­tas es­tán más ais­la­das que los re­lle­nos exis­ten­tes y se­rían una op­ción de una so­la pa­ra­da pa­ra de­jar los desechos, evi­tan­do más ti­ra­de­ros a fu­tu­ro.

Las ins­ta­la­cio­nes se­rían 3 ve­ces más gran­des que las de un re­lleno pro­me­dio en Te­xas, se­gún el re­por­te de TCEQ. Acep­tan­do de uno a 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de desecho por año, se su­ma­ría a otros 6 re­lle­nos de ca­pa­ci­dad si­mi­lar en Te­xas.

Mien­tras Be­na­vi­des se­ña­la que el re­lleno se en­fo­ca­ría en desechos del es­ta­do, la so­li­ci­tud in­clu­ye per­mi­so pa­ra acep­tar desechos de otros es­ta­dos y fá­bri­cas en Mé­xi­co.

El lu­gar pro­pues­to pa­ra ubi­car el re­lleno por el desa­rro­lla­dor de La­re­do C.Y. Be­na­vi­des es­tá a 20 mi­llas de La­re­do.

“Si hu­bie­ra per­so­nas blan­cas aquí, no co­lo­ca­rían el re­lleno”, di­jo Obregón.

El con­ce­jal de La­re­do Geor­ge Alt­gelt, quien vo­tó por una re­si­lu­ción con­tra el ti­ra­de­ro, lo lla­mó una ins­tan­cia de ra­cis­mo ins­ti­tu­cio­nal y am­bien­tal.

Mien­tras el es­ta­do no con­si­de­ra el es­ta­tus ra­cial o so­cio­eco­nó­mi­co que ro­dea a la co­mu­ni­dad al eva­luar las so­li­ci­tu­des de ti­ra­de­ros, TCEQ di­ce que “ha rea­li­za­do un com­pro­mi­so fuer­te so­bre po­lí­ti­cas de equi­dad am­bien­tal”.

Be­na­vi­des se­ña­la que los re­cla­mos so­bre ra­cis­mo ca­re­cen de sus­ten­to, da­do que él tam­bién es his­pano.

Es ‘po­co in­ge­nio­so’ de par­te de los ha­bi­tan­tes del lu­gar pro­tes­tar con­tra el ti­ra­de­ro, ya que hay 2 en el con­da­do Webb más cer­ca de zo­nas re­si­den­cia­les.

Hay ca­sas al­re­de­dor del ti­ra­de­ro de la ciu­dad y una ins­ta­la­ción par­ti­cu­lar es­tá a 2 mi­llas de La­re­do. La ciu­dad ni si­quie­ra es vi­si­ble des­de el lu­gar don­de se ubi­ca­ría el ti­ra­de­ro pro­pues­to por Be­na­vi­des.

Pe­ro El­va Jor­dan, miem­bro del gru­po co­mu­ni­ta­rio Ciu­da­da­nos Con­tra el Ti­ra­de­ro de La­re­do, di­jo que “se­ría re­mo­ta­men­te lo mis­mo. Los ti­ra­de­ros cer­ca­nos a la ciu­dad cu­bren las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad y no acep­tan desechos in­dus­tria­les a la es­ca­la que se pro­po­ne pa­ra es­te”.

Aún si el ti­ra­de­ro no es­tá en La­re­do, que­da­rá de pa­sa­da de ca­mino, agre­gó Jor­dan. Los de­rra­mes y cho­ques po­drían li­be­rar desechos tó­xi­cos den­tro de los lí­mi­tes ur­ba­nos.

Be­na­vi­des se­ña­la que ha con­tra­ta­do ex­per­tos que ana­li­cen ca­da as­pec­to del ti­ra­de­ro. A la fe­cha, la fa­mi­lia ha in­ver­ti­do 5 mi­llo­nes de dó­la­res en el pro­yec­to.

Au­to­de­no­mi­na­do co­mo un am­bien­ta­lis­ta que apo­yó la prohi­bi­ción de bol­sas de plás­ti­co en La­re­do y tie­ne es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción en su rancho, Be­na­vi­des di­ce que el ti­ra­de­ro in­clui­rá ins­ta­la­cio­nes de re­ci­cla­je avan­za­das.

“Nues­tra me­ta es no ‘ti­rar’ to­do lo que se ob­tie­ne”, di­jo. “Uno tra­ta de re­uti­li­zer y re­ci­clar”.

La ca­pa­ci­dad de las ins­ta­la­cio­nes eli­mi­na­rán la ne­ce­si­dad de otros ti­ra­de­ros, agre­gó Be­na­vi­des.

“Es­te es el ul­ti­mo pro­yec­to que de­be­mos cons­truir en Te­xas al Sur de San Antonio”, de­cla­ró en una pre­sen­ta­ción re­cien­te al Club Ro­ta­rio de La­re­do.

Pe­ro es­tos ar­gu­men­tos han he­cho po­co pa­ra dis­mi­nuir el mie­do so­bre sa­lud pú­bli­ca y da­ño am­bien­tal. In­clu­si­ve una ins­ta­la­ción de alta tec­no­lo­gía pue­de ser su­je­ta a desas­tres na­tu­ra­les, di­jo Tri­cia Cor­tez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del gru­po am­bien­tal lo­cal Cen­tro de Es­tu­dio In­ter­na­cio­nal Río Gran­de.

Se­sen­ta por cien­to del ti­ra­de­ro es­tá en un plano de hun­di­mien­to de cien años que in­clu­ye dos afluen­tes del sis­te­ma San Jua­ni­to que co­rre al Sur al Río Gran­de. Eso sig­ni­fi­ca que hay po­si­bi­li­dad de con­ta­mi­nar el río, di­jo Cor­tez.

Be­na­vi­des tie­ne un plan – apro­ba­do por la Agen­cia Fe­de­ral de Ma­ne­jo de Emer­gen­cias– re­mo­ver el pro­ble­ma al cons­truir pre­sas y es­truc­tu­ras de des­via­ción. Pe­ro eso ha ge­ne­ra­do otro pun­to de con­ten­ción, ya que al­gu­nas pre­sas es­ta­rían cons­trui­das en tie­rra don­de Be­na­vi­des y sus pri­mos son co­pro­pie­ta­rios.

Los pri­mos han de­man­da­do a Be­na­vi­des en una cor­te del con­da­do Webb al opo­ner­se al uso de esas tie­rras.

Es­tos asun­tos se dis­cu­ti­rán en una reunión pú­bli­ca el 11 de agos­to en La­re­do. TCEQ di­jo que to­ma­rá en cuen­ta co­men­ta­rios pú­bli­cos an­tes de emi­tir una de­ci­sión fi­nal so­bre la so­li­ci­tud por el ti­ra­de­ro, que po­dría es­tar a me­ses de dis­tan­cia.

Pa­ra Obregón, la reunión es una opor­tu­ni­dad de ha­cer no­tar sus preo­cu­pa­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, las cua­les di­ce que han pa­sa­do des­aper­ci­bi­das. Si TCEQ aprue­ba el ti­ra­de­ro a pe­sar de las pro­tes­tas de los re­si­den­tes del lu­gar, Obregón di­jo que po­dría ini­ciar una huel­ga de ham­bre.

Be­na­vi­des “busca un ne­go­cio per­so­nal”, se­ña­la Obregón. “No­so­tros pe­lea­mos por nues­tras vi­das”.

ale­jan­dro obregón y su es­po­sa lu­chan por de­fen­der sus in­tere­ses y los de cien­tos de ve­ci­nos del la zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.