Ig­no­ran de­nun­cias so­bre víncu­los en­tre CIA y cár­te­les

Piloto que trans­por­tó a Ca­ro Quin­te­ro ad­vir­tió des­de 1991 al se­na­dor John Kerry, ac­tual se­cre­ta­rio de Es­ta­do, so­bre ‘ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas’

El Diario de El Paso - - Portada - Armando Vé­lez/El Dia­rio de El Pa­so

Las Cru­ces— Des­de ha­ce más de un cuar­to de si­glo, el piloto Ro­bert “Tosh” Plum­lee –cé­le­bre por ha­ber trans­por­ta­do a Gua­te­ma­la a Rafael Ca­ro Quin­te­ro des­pués del ase­si­na­to de En­ri­que Ca­ma­re­na Salazar– ha do­cu­men­ta­do las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA) con los cár­te­les de las dro­gas.

De acuer­do con una car­ta en­via­da en 1991 por el ex se­na­dor Gary Hart al en­ton­ces se­na­dor y aho­ra se­cre­ta­rio de Es­ta­do, John Kerry, Plum­lee no­ti­fi­có –en­tre 1983 y 1985–so­bre ac­ti­vi­da­des en­cu­bier­tas de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, que in­cluían “en­víos ile­ga­les de ar­mas y nar­có­ti­cos”.

An­te es­tas pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des, el piloto so­li­ci­ta­ba una in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so, di­ce la mi­si­va.

Plum­lee no es nin­gún im­pro­vi­sa­do: en la dé­ca­da de 1980, co­mo con­tra­tis­ta de la CIA, tra­ba­jó en­cu­bier­to pa­ra una em­pre­sa de avia­ción lla­ma­da SETCO. Su la­bor con­sis­tía en trans­por­tar, de Es­ta­dos Uni­dos a Cos­ta Ri­ca, ar­mas pa­ra la ‘Con­tra’: la gue­rri­lla que in­ten­ta­ba de­rro­car al ré­gi­men san­di­nis­ta.

De re­gre­so, el piloto car­ga­ba dro­ga pro­ce­den­te de Co­lom­bia ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, ha­cien­do es­ca­las pa­ra car­gar com­bus­ti­ble en al­gu­nos ran­chos de nar­co­tra­fi­can­tes me­xi­ca­nos co­mo Rafael Ca­ro Quin­te­ro.

“Era co­mún que la CIA sub­con­tra­ta­ra pis­tas en di­fe­ren­tes lu­ga­res de Mé­xi­co, pa­ra ha­cer es­ca­las y car­gar com­bus­ti­ble”, di­ce “Tosh” des­de su ca­sa en un ve­cin­da­rio de es­ta ciu­dad del sur de Nue­vo Mé­xi­co.

Agre­gó que vo­la­ba una ae­ro­na­ve de car­ga C-130 des­de un ran­cho pro­pie­dad de Ca­ro Quin­te­ro en Ve­ra­cruz has­ta Bogotá y Me­de­llín –en Co­lom­bia–, así co­mo la Ba­se Aé­rea Ilo­pan­go en el Sal­va­dor, ade­más de una pis­ta de ate­rri­za­je se­cre­ta en la Pe­nín­su­la de San­ta Ele­na, en Cos­ta Ri­ca.

En Es­ta­dos Uni­dos lle­gó a ate­rri­zar su car­ga en la Ba­se Aé­rea El To­ro en el Sur de Ca­li­for­nia, así co­mo la Ba­se Aé­rea Ho­mes­tead en Flo­ri­da.

A pe­sar de te­ner un su­pues­to sal­vo­con­duc­to por par­te del Go­bierno fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­tas ac­ti­vi­da­des, la Agen­cia An­ti­dro­gas (DEA) des­co­no­cía el ope­ra­ti­vo, lo cual ge­ne­ró sos­pe­chas por par­te de Plum­lee, quien de­ci­dió man­te­ner un re­gis­tro de sus ac­ti­vi­da­des, co­mo una ma­ne­ra de pro­tec­ción.

Fue así que se con­tac­tó con Gary Hart –en­ton­ces se­na­dor por Co­lo­ra­do–, a quien le es­pe­ci­fi­có que “agencias de in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos es­tán in­vo­lu­cra­das di­rec­ta­men­te en el trá­fi­co y dis­tri­bu­ción de dro­gas pa­ra ob­te­ner fon­dos pa­ra ope­ra­cio­nes en con­tra del Go­bierno de Ni­ca­ra­gua”, se­gún cons­ta en la car­ta que Hart en­vió a John Kerry.

“Mi staff en­vió es­tas de­cla­ra­cio­nes a la aten­ción del Co­mi­té de Fuer­zas Ar­ma­das y al Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, sin que has­ta el mo­men­to se ha­lla ini­cia­do al­gu­na ac­ción en nin­guno de los co­mi­tés”, sen­ten­cia Hart en el tex­to.

In­di­có que has­ta el mo­men­to no se ha he­cho na­da al res­pec­to por­que a las au­to­ri­da­des de Was­hing­ton les con­vie­ne man­te­ner, de ma­ne­ra le­gal, la venta de ar­mas, que lue­go son uti­li­za­das por cár­te­les de las dro­gas y por mo­vi­mien­tos ar­ma­dos al­re­de­dor del mun­do.

“Lo que me mo­les­ta­ba más era que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba ob­te­nien­do be­ne­fi­cios co­mo una em­pre­sa, de mi­les de dó­la­res, del trá­fi­co de ar­mas”, di­ce Plum­lee.

Tan­to Plum­lee co­mo los exa­gen­tes de la DEA Phil Jor­dan y Héc­tor Be­rré­llez coin­ci­den en que Ki­ki Ca­ma­re­na Salazar fue ase­si­na­do por ór­de­nes de la CIA, ya que des­cu­brió el ope­ra­ti­vo pa­ra fi­nan­ciar a los ‘con­tras’ a tra­vés del nar­co­trá­fi­co, y no por­que re­ve­ló la exis­ten­cia de ‘El Bú­fa­lo’, el me­ga­plan­tío de ma­ri­gua­na que po­seía Ca­ro Quin­te­ro al sur de Chihuahua.

“En es­ta me­sa es­tu­vi­mos sen­ta­dos Phil Jor­dan y Héc­tor Be­rré­llez pla­ti­can­do so­bre có­mo coin­ci­den nues­tras na­rra­ti­vas so­bre la par­ti­ci­pa­ción de la CIA en el nar­co­trá­fi­co”, di­ce Plum­lee.

Pa­ra el piloto avia­dor, ope­ra­ti­vos co­mo ‘Rá­pi­do y Fu­rio­so’, que pre­ten­día ras­trear ar­ma­men­tos ven­di­do a los cár­te­les de la dro­ga me­xi­ca­nos, no son sino pre­tex­tos pa­ra ven­der ar­se­na­les de ma­ne­ra dis­fra­za­da.

Ex­pli­ca que pro­ba­ble­men­te un agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, Brian Terry, fue ase­si­na­do en la fron­te­ra con un ar­ma tra­fi­ca­da por ‘Rá­pi­do y Fu­rio­so’ de­bi­do a que des­cu­brió es­te ope­ra­ti­vo.

“El en­vío de ar­mas de EU ha­cia el Me­dio Orien­te si­gue vi­vo y bien: só­lo se ne­ce­si­ta ras­trear el flu­jo del di­ne­ro. Es una ma­ne­ra en que se fi­nan­cian éli­tes de Was­hing­ton con el apo­yo de los sin­di­ca­tos cri­mi­na­les”, se­ña­la Plum­lee.

Aña­de que las com­pli­ci­da­des de la CIA con el cri­men or­ga­ni­za­do son tan gran­des que des­pués del ase­si­na­to de En­ri­que Ca­ma­re­na, en fe­bre­ro de 1985, la agen­cia le or­de­nó trasladar a Ca­ro Quin­te­ro des­de Mé­xi­co has­ta Gua­te­ma­la, en su hui­da. Pos­te­rior­men­te el nar­co­tra­fi­can­te fue de­te­ni­do en Cos­ta Ri­ca y es­tu­vo pre­so en Mé­xi­co has­ta 2013.

Al pa­re­cer, no to­do lo ocu­rri­do en esa épo­ca le trae ma­los re­cuer­do a Plum­lee.

“Si ves a Ca­ro Quin­te­ro di­le que le es­toy muy agra­de­ci­do por­que nos per­mi­tía car­gar com­bus­ti­ble y ate­rri­zar en sus ran­chos”, iro­ni­za.

ro­Bert ‘toSH’ Plum­lee

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.