Se aca­ba el tiem­po en Ve­ne­zue­la

El Diario de El Paso - - Portada - •An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi— El via­je del se­cre­ta­rio de Es­ta­do John Kerry a Su­da­mé­ri­ca fue pla­nea­do pa­ra que asis­ta a la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos en Río de Ja­nei­ro, pe­ro se­rá una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra que se reúna con los pre­si­den­tes de Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay pa­ra ha­blar so­bre la cre­cien­te cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en Ve­ne­zue­la.

Kerry ha­rá mu­cho más que mi­rar los fue­gos ar­ti­fi­cia­les en Río. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do se re­uni­rá allí con va­rios jefes de Es­ta­do, y vi­si­ta­rá tam­bién Pa­ra­guay y Ar­gen­ti­na an­tes de re­gre­sar a Was­hing­ton.

Se­gún me di­jo un al­to fun­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se: ‘Ve­ne­zue­la es­ta­rá cier­ta­men­te en la agen­da de las dis­cu­sio­nes’.

Sea o no sea una coin­ci­den­cia, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na y Bra­sil fue­ron los paí­ses que –en ese or­den– anun­cia­ron en días re­cien­tes su opo­si­ción a que Ve­ne­zue­la asu­mie­ra la pre­si­den­cia ro­ta­ti­va del Mer­co­sur, se­ña­lan­do que Ve­ne­zue­la no ha cum­pli­do con los com­pro­mi­sos de­mo­crá­ti­cos del gru­po.

El blo­que del Mer­co­sur tie­ne una pre­si­den­cia ro­ta­ti­va que cam­bia ca­da seis me­ses, y que fue ocu­pa­da por Uru­guay has­ta el 30 de ju­lio. La de­mo­ción de Ve­ne­zue­la –in­clu­so des­pués de que el país se pro­cla­ma­ra uni­la­te­ral­men­te pre­si­den­te del blo­que– fue una de las de­rro­tas di­plo­má­ti­cas más ver­gon­zo­sas pa­ra Ve­ne­zue­la en los úl­ti­mos tiem­pos.

En­tre­tan­to, Ve­ne­zue­la se es­tá con­vir­tien­do rá­pi­da­men­te en una dic­ta­du­ra cí­vi­co­mi­li­tar con una cre­cien­te cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. Se es­ti­ma que la eco­no­mía de Ve­ne­zue­la cae­rá un 10 por cien­to es­te año. Se­gún los pro­nós­ti­cos más op­ti­mis­tas, la in­fla­ción se­rá del 500 por cien­to es­te año –la más al­ta del mun­do– y del 1,700 por cien­to el año pró­xi­mo. Los es­tan­tes de los su­per­mer­ca­dos es­tán se­mi­va­cíos, hay es­ca­sez de me­di­ci­nas esen­cia­les.

El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ha co­lo­ca­do a mi­li­ta­res a car­go de la ma­yor par­te del Go­bierno pa­ra evi­tar un caos aún ma­yor, y fir­mó un de­cre­to es­ti­lo cu­bano que per­mi­te al go­bierno re­clu­tar a la fuer­za a los ve­ne­zo­la­nos pa­ra que tra­ba­jen en el cam­po. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, el gru­po de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos, ha des­cri­to la me­di­da co­mo ‘equi­va­len­te al tra­ba­jo for­za­do’.

Mien­tras la vio­len­cia ca­lle­je­ra al­can­za ré­cords sin pre­ce­den­tes, y Ve­ne­zue­la se hun­de en el caos, Ma­du­ro y sus jefes mi­li­ta­res pa­re­cen es­tar ce­rran­do to­das las ave­ni­das pa­ra una nor­ma­li­za­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

A pe­sar de la vic­to­ria abru­ma­do­ra de la opo­si­ción en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 6 de di­ciem­bre que le dio el con­trol ab­so­lu­to de la Asam­blea Na­cio­nal, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia con­tro­la­do por Ma­du­ro ha blo­quea­do ile­gal­men­te ca­si to­das las le­yes apro­ba­das por la Asam­blea Na­cio­nal.

Y a pe­sar del he­cho de que más del 70 por cien­to de los ve­ne­zo­la­nos quie­ren que Ma­du­ro aban­do­ne su car­go a tra­vés de un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio que es­tá per­mi­ti­do por la Cons­ti­tu­ción, el Go­bierno es­tá po­nien­do to­do ti­po de obs­tácu­los.

Ma­du­ro es­tá usan­do tác­ti­cas di­la­to­rias pa­ra pos­po­ner el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio has­ta el año pró­xi­mo, cuan­do –ba­jo la Cons­ti­tu­ción– no ha­bría una elec­ción ge­ne­ral pa­ra re­em­pla­zar­lo.

Se­gún la ley, si el re­vo­ca­to­rio se ce­le­bra­ra des­pués de la mi­tad del man­da­to de Ma­du­ro, el 10 de enero del 2017, y se de­ci­die­ra re­vo­car­lo, se­ría reem­pla­za­do por su vi­ce­pre­si­den­te, que go­ber­na­ría has­ta el fi­nal de su man­da­to en 2019.

El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, tam­bién con­tro­la­do por Ma­du­ro, exi­ge que la opo­si­ción reúna en un plazo de tres días 4 mi­llo­nes de firmas pi­dien­do el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, pe­ro es­tá di­la­tan­do la de­ci­sión so­bre la fe­cha pa­ra el vo­to, y pos­ter­gan­do la ha­bi­li­ta­ción de las má­qui­nas de vo­ta­ción. A me­nos que Ma­du­ro de­je de sa­bo­tear el proceso, se­rá muy di­fí­cil que se pue­da rea­li­zar el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio es­te año.

Mi opi­nión:

Cuan­do Kerry se reúna con los pre­si­den­tes de Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay, de­be­ría tra­tar de con­ven­cer­los de que sus­pen­dan a Ve­ne­zue­la de Mer­co­sur y de Una­sur, a me­nos que Ma­du­ro per­mi­ta el re­vo­ca­to­rio an­tes del 10 de enero del 2017.

Si Ma­du­ro no es pre­sio­na­do por sus ve­ci­nos en las pró­xi­mas dos se­ma­nas pa­ra que per­mi­ta rea­li­zar el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio es­te año, se­rá de­ma­sia­do tar­de, y se ha­brán ago­ta­do los ca­mi­nos pa­ra una re­so­lu­ción pa­cí­fi­ca de la cri­sis ve­ne­zo­la­na. El men­sa­je de Kerry de­be­ría ser que que­da muy po­co tiem­po pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe ma­yor en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.