¡Pi­ra­teo de la elec­ción!

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son The Wa­shing­ton Post Wri­ters Group

Wa­shing­ton— Al­guien –los mi­li­ta­res ru­sos, di­cen mu­chos ex­per­tos ci­ber­né­ti­cos– en­tró en las compu­tado­ras del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta y del Co­mi­té De­mó­cra­ta del Con­gre­so pa­ra la Cam­pa­ña, y dio a co­no­cer e mails y do­cu­men­tos de­li­ca­dos. Sue­na mal y lo es. Pe­ro hay otro pe­li­gro que se ave­ci­na: la po­si­bi­li­dad de que pi­ra­tas (ya fue­ra ru­sos u otros) ma­ni­pu­len nues­tras má­qui­nas de vo­ta­ción, echan­do una du­da so­bre el re­sul­ta­do elec­tró­ni­co.

Ima­gi­nen. Es el día pos­te­rior a la elec­ción. O bien Hi­llary Clin­ton o Do­nald Trump ‘ga­nó’. Pe­ro el triun­fo del ven­ce­dor se apo­ya en re­sul­ta­dos re­ñi­dos en cin­co o seis es­ta­dos, don­de el ga­na­dor tie­ne unos mi­les de vo­tos más. Su­pon­ga­mos tam­bién que ca­da uno de esos es­ta­dos uti­li­zó –al me­nos par­cial­men­te– vo­ta­ción elec­tró­ni­ca. Su­pon­ga­mos tam­bién que el per­de­dor ale­ga que hu­bo ma­ni­pu­la­ción ci­ber­né­ti­ca pa­ra ro­bar la elec­ción.

El fu­ror re­sul­tan­te se­ría inevi­ta­ble. Pro­vo­ca­ría una có­le­ra par­ti­da­ria aún ma­yor. Sub­ver­ti­ría la fe en nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas bá­si­cas y, pro­ba­ble­men­te, ge­ne­ra­ría to­do ti­po de teo­rías cons­pi­ra­to­rias. En com­pa­ra­ción, el com­ba­te de la elec­ción Bush-Go­re en 2000 –las dispu­tas so­bre cuá­les de las ‘bo­le­tas se­mi­per­fo­ra­das’ de­bían con­tar­se– pa­re­ce un jue­go de ni­ños. Se­ría un desas­tre.

¿Qué pro­ba­bi­li­da­des hay de un ata­que ci­ber­né­ti­co? No lo sé; pe­ro no es­toy dis­pues­to a pa­sar­lo por al­to to­tal­men­te co­mo una fan­ta­sía pe­rio­dís­ti­ca por dos mo­ti­vos.

Pri­me­ro, es­ta cam­pa­ña pre­sen­tó lo ines­pe­ra­do y lo im­po­si­ble. El pi­ra­teo de las compu­tado­ras de los de­mó­cra­tas y la pu­bli­ca­ción de esos do­cu­men­tos coin­ci­dien­do con la convención del par­ti­do, es só­lo el úl­ti­mo ejem­plo. Con dis­cul­pas a Da­ve Barry, pue­de de­cir­se de es­ta cam­pa­ña que ‘No me lo es­toy in­ven­tan­do’.

Se­gun­do, el pi­ra­teo es­tá más ge­ne­ra­li­za­do de lo que la ma­yo­ría de los nor­te­ame­ri­ca­nos pien­sa. Las gran­des em­pre­sas es­tán en cons­tan­te ata­que.

Un es­tu­dio de CNN en 2014 cal­cu­ló que más de 100 mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos ha­bían su­fri­do el pi­ra­teo de su in­for­ma­ción per­so­nal en el año an­te­rior. Con tan­to pi­ra­teo –na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal– ¿por qué no in­ten­ta­ría al­guien sa­bo­tear la elec­ción? En 2012, 129 mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos vo­ta­ron pa­ra ele­gir al pre­si­den­te. En una con­tien­da re­ñi­da (y pa­re­ce que és­ta lo se­rá), mo­di­fi­car va­rios cien­tos de mi­les en el vo­to po­pu­lar po­dría cam­biar el re­sul­ta­do elec­to­ral.

Si es­to se me ocu­rre a mí, que no soy ver­sa­do en tec­no­lo­gía, de­be ha­bér­se­le ocu­rri­do a otros. Sin du­da, cuan­do bus­qué el te­ma en Goo­gle, aparecieron mu­chas his­to­rias y re­por­ta­jes. Uno de los me­jo­res apa­re­ció la se­ma­na pa­sa­da en wa­shing­ton­post.com, es­cri­to por Bru­ce Sch­neier, ex­per­to en se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca en Har­vard. Sch­neier es­tá preo­cu­pa­do.

‘De­be­mos … crear equi­pos ti­gre [gru­pos de ex­per­tos] pa­ra po­ner a prue­ba la re­sis­ten­cia de las má­qui­nas y de los sis­te­mas a un ata­que, au­men­tar drás­ti­ca­men­te sus de­fen­sas ci­ber­né­ti­cas y sa­car­los de lí­nea si no po­de­mos ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad en lí­nea’, es­cri­bió.

Pe­ro tam­bién hay bue­nas no­ti­cias. Las má­qui­nas de vo­ta­ción elec­tró­ni­cas, que sir­vie­ron a al­re­de­dor del 39 por cien­to de los elec­to­res en 2012 se­gún un es­tu­dio, po­drían es­tar de­cli­nan­do. ‘Los es­ta­dos se des­hi­cie­ron de las má­qui­nas de vo­ta­ción elec­tró­ni­cas’, de­cía un ar­tícu­lo en el dia­rio The Hill en 2014. (La otra tec­no­lo­gía de vo­ta­ción en 2012, que cu­brió al 56 por cien­to de los elec­to­res, fue la uti­li­za­ción de bo­le­tas de pa­pel es­ca­nea­das óp­ti­ca­men­te. La re­ten­ción de la bo­le­ta pue­de uti­li­zar­se pa­ra ve­ri­fi­car el re­sul­ta­do. Las má­qui­nas más an­ti­guas de pa­lan­ca des­apa­re­cie­ron)

In­de­pen­dien­te­men­te de lo que ocu­rra es­te año, es­ta­mos ad­ver­ti­dos. Po­ner la vo­ta­ción en In­ter­net in­vi­ta a la con­tro­ver­sia y el caos. Si so­mos su­fi­cien­te­men­te afor­tu­na­dos pa­ra evi­tar­lo aho­ra, no de­be­mos ten­tar al fu­tu­ro. Las bo­le­tas de pa­pel qui­zás sean ‘más len­tas y me­nos con­ve­nien­tes’, es­cri­be Sch­neier, pe­ro pre­ser­van la in­te­gri­dad de las elec­cio­nes. ¿Qué po­dría ser más im­por­tan­te que eso?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.