Cuan­do los con­tro­les ra­dio­ac­ti­vos fa­llan…

Re­ve­lan maniobra de gru­po se­cre­to pa­ra com­prar en 2014, materiales pa­ra crear una ‘bom­ba su­cia’, ca­paz de en­ve­ne­nar una ciu­dad

El Diario de El Paso - - Especial - Pa­trick Ma­lo­ne / The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin, Tx.— La me­ta del gru­po clan­des­tino es­ta­ba cla­ra: ob­te­ner los materiales pa­ra cons­truir una ‘bom­ba su­cia’ (un dis­po­si­ti­vo de dis­per­sión ra­dio­ló­gi­ca) ca­paz de en­ve­ne­nar una ciu­dad gran­de du­ran­te un año, com­pran­do abier­ta­men­te los ingredientes de ven­de­do­res au­to­ri­za­dos den­tro de Es­ta­dos Uni­dos.

De­be­ría ha­ber si­do di­fí­cil. La com­pra de cier­tos materiales ra­diac­ti­vos, in­clu­yen­do los me­dia­na­men­te pe­li­gro­sos, re­quie­re de una li­cen­cia de la Co­mi­sión Re­gu­la­do­ra Nu­clear (NRC), una me­di­da cu­yo ob­je­ti­vo es man­te­ner di­chos materiales ale­ja­dos de los te­rro­ris­tas. Los so­li­ci­tan­tes de­ben de­mos­trar que tie­nen una ne­ce­si­dad legítima y que en­tien­den los es­tán­da­res de se­gu­ri­dad de la NRC, ade­más de apro­bar una ins­pec­ción de su equi­po y al­ma­ce­na­mien­to.

Pe­ro es­te gru­po se­cre­to de me­nos de 10 per­so­nas –for­ma­do en abril de 2014 en Da­ko­ta del Nor­te, Te­xas y Mi­chi­gan– des­cu­brió que ob­te­ner una li­cen­cia y des­pués or­de­nar materiales su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer una bom­ba su­cia fue sor­pren­den­te­men­te fá­cil en uno de sus tres in­ten­tos. Los ven­de­do­res pre­pa­ra­ban los en­víos que jun­tos ha­brían si­do su­fi­cien­tes pa­ra en­ve­ne­nar el cen­tro de una ciu­dad cuan­do la ope­ra­ción fue can­ce­la­da.

Los miem­bros del equi­po pu­die­ron ha­ber si­do quien sea —un gru­po te­rro­ris­ta, emi­sa­rios de un go­bierno ri­val, ex­tre­mis­tas na­cio­na­les–. Sin em­bar­go, eran bu­ró­cra­tas en­cu­bier­tos del bra­zo in­ves­ti­ga­dor del Con­gre­so (GAO). Y ya ha­bían rea­li­za­do con éxi­to ese mis­mo si­mu­la­cro nue­ve años atrás. Su re­pe­ti­do éxi­to en­cen­dió nue­vas alar­mas en­tre al­gu­nos le­gis­la­do­res y ofi­cia­les en Wa­shing­ton so­bre los ries­gos de que te­rro­ris­tas den­tro de Es­ta­dos Uni­dos pu­die­ran rea­li­zar un ata­que con una bom­ba su­cia.

Es­to fue lo que hi­cie­ron: En Da­llas, re­gis­tra­ron una com­pa­ñía que no pre­ten­dían crear y ren­ta­ron es­pa­cio pa­ra ofi­ci­nas en un par­que in­dus­trial equis, sim­ple­men­te pa­ra te­ner una li­cen­cia pa­ra la so­li­ci­tud. En el lu­gar de la for­ma don­de se de­bía men­cio­nar a su ofi­cial de se­gu­ri­dad, in­ven­ta­ron un nom­bre y ane­xa­ron un fal­so cu­rrícu­lo. Di­je­ron que ne­ce­si­ta­ban el ma­te­rial pa­ra ener­gi­zar un me­di­dor in­dus­trial que se usa en la ex­plo­ra­ción pa­ra en­con­trar pe­tró­leo y gas.

‘Es una puer­ta tra­se­ra. En­tra­mos por ella y de­mos­tra­mos que si­gue abier­ta’, ex­pli­có Da­vid Trim­ble, di­rec­tor de Re­cur­sos Na­tu­ra­les y Me­dio Am­bien­te de la GAO

El año pa­sa­do, en­via­ron su so­li­ci­tud no a Wa­shing­ton sino a re­gu­la­do­res de Te­xas, quie­nes ha­bían si­do co­mi­sio­na­dos por la NRC pa­ra con­ce­der li­cen­cias sin re­vi­sión fe­de­ral. Cuan­do el ins­pec­tor es­ta­tal vi­si­tó la fal­sa ofi­ci­na, vio que es­ta­ba va­cía y no te­nía me­di­das de se­gu­ri­dad. Pe­ro al­gu­nos miem­bros del gru­po le ase­gu­ra­ron que una vez que tu­vie­ran la li­cen­cia, po­drían rea­li­zar las me­jo­ras de se­gu­ri­dad co­rres­pon­dien­tes.

Así que el ins­pec­tor, quien siem­pre car­ga­ba li­cen­cias con­si­go, les otorgó una al mo­men­to.

El do­cu­men­to de Te­xas de dos pá­gi­nas au­to­ri­za­ba a la em­pre­sa a com­prar el ma­te­rial ra­dio­ac­ti­vo se­lla­do en una can­ti­dad me­nor a la que se re­que­ri­ría pa­ra cual­quier pro­pó­si­to per­ver­so, pe­ro no era ne­ce­sa­rio man­te­ner co­pias en la ba­se de da­tos gu­ber­na­men­tal fá­cil­men­te ac­ce­si­ble. Así que des­pués de usar la li­cen­cia pa­ra rea­li­zar un pe­di­do, el equi­po sim­ple­men­te hi­zo una co­pia di­gi­tal y cam­bió las can­ti­da­des per­mi­ti­das, lo­gran­do con es­to co­lo­car una or­den con otro pro­vee­dor por el do­ble de la can­ti­dad ori­gi­nal.

‘Yo no di­ría que hi­ci­mos al­go muy so­fis­ti­ca­do’, de­cla­ró Ned Wood­ward, la men­te maes­tra de­trás del si­mu­la­cro rea­li­za­do por la GAO, en en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca con el Cen­tro pa­ra In­te­gri­dad Pú­bli­ca. ‘Ni si­quie­ra hi­ci­mos al­go pa­ra me­jo­rar ese lu­gar de ma­ne­ra que pa­re­cie­ra que éra­mos un ne­go­cio ya en fun­cio­nes’.

En 2007, los co­le­gas de Wood­ward en la GAO hi­cie­ron al­go similar crean­do un ne­go­cio fal­so, ob­tu­vie­ron li­cen­cias pa­ra com­prar ma­te­rial con ba­jo ni­vel de ra­dio­ac­ti­vi­dad y las al­te­ra­ron pa­ra com­prar can­ti­da­des más gran­des.

La NRC pro­me­tió ‘ac­ción in­me­dia­ta pa­ra re­sol­ver las de­bi­li­da­des que iden­ti­fi­ca­mos’, de acuer­do con el re­por­te de la GAO de aquel in­ci­den­te.

El ob­je­ti­vo de los au­di­to­res es­ta vez era des­cu­brir si el go­bierno ha­bía da­do los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ce­rrar los ac­ce­sos tan fá­ci­les pa­ra ob­te­ner los ingredientes pa­ra una bom­ba su­cia.

Re­sul­tó que no lo ha­bía he­cho.

Pue­de ser rea­li­za­do... por te­rro­ris­tas

Aun­que las com­pras que el equi­po de Wood­ward ha­bía ini­cia­do, nun­ca se con­cre­ta­ron, si se hu­bie­ran he­cho, su gru­po ha­bría te­ni­do su­fi­cien­te ma­te­rial ra­dio­ac­ti­vo pa­ra crear el ti­po de bom­ba su­cia pe­li­gro­sa que los te­rro­ris­tas po­drían desear ha­cer, de acuer­do con Da­vid Trim­ble, je­fe de Wood­ward. El equi­po ha­bría es­ta­do en po­si­bi­li­dad de es­par­cir pol­vo de ame­ri­cio y be­ri­lio (cau­san­tes de cán­cer) por mu­chas cua­dras, ame­na­zan­do la sa­lud de cual­quie­ra que lo res­pi­ra­ra.

La can­ti­dad que ca­da ven­de­dor po­dría ha­ber en­via­do era pe­li­gro­sa, y jun­tan­do to­do, ha­bría si­do ‘sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te pe­li­gro­so’, co­men­tó Trim­ble. Tie­ne la cer­te­za de que sus in­ves­ti­ga­do­res po­drían ha­ber al­te­ra­do la li­cen­cia una y otra vez, per­mi­tién­do­les ama­sar una can­ti­dad aún ma­yor.

‘Es una puer­ta tra­se­ra’, ex­pre­só en una en­tre­vis­ta. ‘En­tra­mos por ella y de­mos­tra­mos que si­gue abier­ta. Po­dría­mos ha­ber se­gui­do ha­cién­do­lo. Si pue­des fal­si­fi­car [una li­cen­cia] una vez, no hay ra­zón pa­ra no po­der se­guir ha­cién­do­lo in­de­fi­ni­da­men­te’.

Los funcionarios de la NRC de Te­xas reac­cio­na­ron des­pi­dien­do si­len­cio­sa­men­te a dos ad­mi­nis­tra­do­res y or­ga­ni­zan­do nue­vos es­fuer­zos de en­tre­na­mien­to. Un co­mi­sio­na­do de la NRC, Jeff Ba­ran, abo­ga­do y ex in­te­gran­te del per­so­nal de la Cá­ma­ra, es­cri­bió una car­ta rá­pi­da a los otros dos co­mi­sio­na­dos ac­tua­les de la NRC (hay dos lu­ga­res va­can­tes) di­cien­do que aun si Te­xas cam­bió sus pro­ce­di­mien­tos, ‘la au­di­to­ría en­cu­bier­ta de GAO iden­ti­fi­có una bre­cha re­gu­la­to­ria’.

Ex­hor­tó a sus co­le­gas a con­si­de­rar la op­ción de crear un sis­te­ma pa­ra ras­trear las li­cen­cias y ven­tas de materiales de ba­jo ni­vel de ra­dio­ac­ti­vi­dad –una idea que los miem­bros de la NRC re­cha­za­ron ha­ce sie­te años ba­jo fuer­te pre­sión del es­ta­do y la in­dus­tria.

En el re­por­te del 15 de ju­lio de la GAO del epi­so­dio, don­de se des­cri­bió la esencia del ti­mo sin nom­brar cual­quie­ra de los es­ta­dos in­vo­lu­cra­dos o iden­ti­fi­car los materiales pre­ci­sos que or­de­na­ron in­de­bi­da­men­te, tam­bién se ex­pre­só que los re­gu­la­do­res de la NRC y del es­ta­do no es­tán ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner esos materiales le­jos de las ma­nos de los te­rro­ris­tas.

Se cri­ti­có al re­gu­la­dor del es­ta­do por con­ce­der las li­cen­cias, pe­ro tam­bién se co­men­tó que la co­mi­sión ne­ce­si­ta ac­tuar pa­ra im­pe­dir al­te­ra­cio­nes de las li­cen­cias y ras­trear las ven­tas y en­víos de materiales de ba­jo ni­vel de ra­dio­ac­ti­vi­dad, usan­do me­di­das co­mo las que ya es­tán in­cor­po­ra­das pa­ra la ven­ta de materiales di­vi­si­bles en ca­pas más da­ñi­nos.

Da­ño eco­nó­mi­co po­ten­cial

A di­fe­ren­cia de una de­to­na­ción nu­clear, la cual des­trui­ría una ciu­dad gran­de, la ex­plo­sión de una bom­ba su­cia pro­vo­ca­ría más caos que muer­tes in­me­dia­tas, de acuer­do con un es­tu­dio del 2007 co­mi­sio­na­do por el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad de la Na­ción.

‘Es po­si­ble un ata­que te­rro­ris­ta usan­do una bom­ba su­cia en Es­ta­dos Uni­dos, qui­zás has­ta mo­de­ra­da­men­te pro­ba­ble, pe­ro no ma­ta­ría mu­cha gen­te’, es­cri­bie­ron en el es­tu­dio dos pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, el cual se reali­zó con ase­so­ría de ex­per­tos cien­tí­fi­cos y de con­tra­in­te­li­gen­cia del go­bierno. ‘Más que eso, un ata­que así re­sul­ta­ría prin­ci­pal­men­te en da­ño eco­nó­mi­co y psi­co­ló­gi­co’.

La ex­plo­sión po­dría ser mor­tal pa­ra al­guien que es­tu­vie­ra cer­ca o el pri­mer per­so­nal de emer­gen­cia que lle­ga­ra. Sin em­bar­go, lim­piar el área con­ta­mi­na­da cos­ta­ría mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res y to­ma­ría cer­ca de un año en el es­ce­na­rio exa­mi­na­do por los au­to­res del es­tu­dio –una bom­ba su­cia di­ri­gi­da a los puer­tos de Los Án­ge­les y Long Beach, que jun­tos cons­ti­tu­yen el ter­ce­ro más con­cu­rri­do del mun­do. En el peor es­ce­na­rio, el da­ño eco­nó­mi­co re­sul­tan­te so­bre­pa­sa­ría los 250 mi­llo­nes de dó­la­res.

Una de las cla­ves pa­ra man­te­ner los ingredientes le­jos de las ma­nos de los te­rro­ris­tas, con­clu­ye­ron los au­to­res, es ‘ser más proac­ti­vos en con­tro­lar y pro­te­ger las fuen­tes ori­gi­na­les de ma­te­rial ra­dio­ac­ti­vo’.

Sin em­bar­go, tam­bién ad­vir­tie­ron que ‘un ata­que con ma­te­rial de ba­jo ni­vel de ra­dio­ac­ti­vad pro­ve­nien­te de una ins­ta­la­ción den­tro de Es­ta­dos Uni­dos’ –el es­ce­na­rio pre­ci­so que pro­bó la GAO– tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner éxi­to que uno usan­do ma­te­rial im­por­ta­do, por­que las opor­tu­ni­da­des de de­tec­ción son mu­cho me­nos.

‘¿Pa­ra qué mo­les­tar­te en con­tra­ban­dear­lo si pue­des fá­cil­men­te or­de­nar­lo con una li­cen­cia fal­sa?’, di­jo Trim­ble.

Los materiales ra­dio­ac­ti­vos que se con­si­de­ran úti­les pa­ra ha­cer una bom­ba su­cia se en­cuen­tran am­plia­men­te pre­sen­tes en el co­mer­cio es­ta­dou­ni­den­se e in­ter­na­cio­nal, usa­dos le­gí­ti­ma­men­te pa­ra pro­pó­si­tos mé­di­cos e in­dus­tria­les en más de 70 mil apa­ra­tos de al­to ries­go lo­ca­li­za­dos en 13 mil edi­fi­cios, de acuer­do con un cálcu­lo del De­par­ta­men­to de Ener­gía del 2013.

Es­tos in­clu­yen ma­qui­na­ria que irra­dia pro­duc­tos de co­mi­da o san­gre o se usa pa­ra diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des. Tan só­lo en Es­ta­dos Uni­dos, hay cer­ca de 21 mil li­cen­cias ac­ti­vas pa­ra la com­pra de es­tos materiales — y en al­gu­nos es­ta­dos las re­vi­san los re­gu­la­do­res so­la­men­te una vez ca­da dé­ca­da.

El go­bierno de Oba­ma des­ta­có los pe­li­gros de los materiales ra­dio­ac­ti­vos suel­tos en cum­bres in­ter­na­cio­na­les en 2010, 2012, 2014 y mar­zo de es­te año.

El 31 de mar­zo, el con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal del pre­si­den­te Oba­ma, Ben Rho­des, ad­vir­tió a los re­por­te­ros en una se­sión in­for­ma­ti­va que aun­que los te­rro­ris­tas ten­drían mu­chos pro­ble­mas pa­ra cons­truir o ro­bar un ar­ma nu­clear fun­cio­nal y ac­ti­var­la, ha­cer una ‘más ru­di­men­ta­ria bom­ba su­cia’ se­ría más fá­cil.

Ac­tos sui­ci­das con bom­bas coor­di­na­dos que se ha­bían per­pe­tra­do nue­ve días atrás en Bru­se­las ha­bían des­per­ta­do mu­cha an­sie­dad acer­ca de las bom­bas su­cias, por­que dos de los per­pe­tra­do­res ha­bían es­pia­do se­cre­ta­men­te a un in­ves­ti­ga­dor ex­per­to en un pro­gra­ma bel­ga de isó­to­pos ra­dio­ac­ti­vos mien­tras él en­tra­ba a y sa­lía de su ca­sa.

La am­bi­ción del Go­bierno de Oba­ma al con­vo­car es­tas cum­bres, ex­pli­có Rho­des, fue ‘ele­var el es­tán­dar al­re­de­dor del mun­do pa­ra que es­té al ni­vel que cier­ta­men­te ve­mos aquí en Es­ta­dos Uni­dos’.

Ese ni­vel, re­sul­ta, no es tan al­to.

…eran bu­ró­cra­tas en­cu­bier­tos del Con­gre­so. Y ya ha­bían rea­li­za­do con éxi­to ese si­mu­la­cro nue­ve años atrás

MaTErIalES ra­dIo­aC­TI­VoS ca­pa­ces de en­ve­ne­nar el cen­tro de una ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.