Có­mo po­dría Clin­ton de­rri­bar a Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Qui­zá sim­ple­men­te me lo per­dí. Pe­ro, en to­dos los tes­ti­mo­nia­les en la convención del Par­ti­do De­mó­cra­ta so­bre lo que Hi­llary Clin­ton ha he­cho por otras per­so­nas, no re­cuer­do que al­guien ha­ya di­cho: ‘Yo lan­cé un ne­go­cio de­bi­do a Hi­llary Clin­ton’, o ‘Con­tra­té a al­guien por Hi­llary Clin­ton’.

Oí­mos de los pri­me­ros en res­pon­der, ve­te­ra­nos, pa­dres en pe­na y víc­ti­mas de terrorismo, vio­la­ción y di­ver­sas for­mas de dis­cri­mi­na­ción. Só­lo hu­bo un gru­po cu­ya au­sen­cia fue cla­ra: la gen­te que con­du­ce nues­tra eco­no­mía in­ven­tan­do co­sas o pi­dien­do pres­ta­do di­ne­ro pa­ra fun­dar em­pre­sas que efec­ti­va­men­te den em­pleo a gen­te.

Al ver la convención, nun­ca se sa­bría que lo que tam­bién ha­ce gran­de a Es­ta­dos Uni­dos es que ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, gen­te lle­na de ideas arries­ga sus aho­rros pa­ra lan­zar em­pre­sas que su­mi­nis­tran tra­ba­jo y che­ques de pa­go. Y só­lo ge­ne­ran­do más de es­tos co­rre­do­res de ries­gos es que más gen­te se­rá con­tra­ta­da pa­ra los bue­nos em­pleos que Clin­ton pro­me­tió.

Las úni­cas co­sas que se re­la­cio­na­ron re­mo­ta­men­te con el cre­ci­mien­to en su dis­cur­so fue­ron re­fe­ren­cias de pa­so a un pro­gra­ma de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra en­ca­be­za­do por el go­bierno (¡va­mos, ade­lan­te!) y su pro­me­sa ‘de dar­le un im­pul­so a los pe­que­ños ne­go­cios. Fa­ci­li­tar que ob­ten­gan cré­di­to’.

Sin em­bar­go, ha­cer eso cho­ca­ría de fren­te con el sen­tir con­tra­rio a los ban­cos del Par­ti­do De­mó­cra­ta, ya que pe­que­ños ban­cos de la co­mu­ni­dad pro­por­cio­nan al­re­de­dor de la mi­tad de los prés­ta­mos a pe­que­ños ne­go­cios, y son pre­ci­sa­men­te esos ban­cos los que han es­ta­do más so­fo­ca­dos por las re­gu­la­cio­nes pos­te­rio­res a 2008. Ne­ce­si­ta­mos pre­ve­nir la imprudencia, no que se co­rran ries­gos.

Sa­co a co­la­ción es­to por dos ra­zo­nes: La pri­me­ra: Do­nald Trump pu­die­ra no se­guir es­tú­pi­do por siem­pre (¡aun­que bien pu­die­ra!), y por tan­to Hi­llary ten­drá que de­rro­tar­lo con res­pec­to al te­ma cen­tral del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Trump pa­só los úl­ti­mos días ha­blan­do pes­tes de los pa­dres de un he­roi­co sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se de fe mu­sul­ma­na que per­dió la vi­da en Irak. Los pa­dres –co­rrec­ta­men­te– ha­bían cri­ti­ca­do a Trump. Pe­ro en su fuego de res­pues­ta, Trump se dis­pa­ró en el pie, per­dien­do apo­yo en su pro­pio par­ti­do.

Trump de­fen­dió su pa­ta­le­ta en Twit­ter en con­tra de los pa­dres del sol­da­do con una de­fen­sa de alumno del sex­to gra­do en el pa­tio de jue­gos: ‘Él me in­sul­tó’. Ol­vi­dó que su pro­pia convención par­ti­ci­pó en un lo­co cán­ti­co de ‘en­cié­rren­la’ so­bre Clin­ton, pe­ro ella lo de­jó pa­sar y se man­tu­vo en su men­sa­je. Eso es lo que ha­cen los adul­tos.

Por cier­to, es­pe­ro que Trump si­ga en es­ta fun­ción de lo­co to­tal, por­que dis­tra­jo la aten­ción de la no­ti­cia eco­nó­mi­ca más re­cien­te –que fue mon­ta­da pa­ra que Trump sa­que ven­ta­ja po­lí­ti­ca­men­te– en el sen­ti­do que la eco­no­mía cre­ció un anémi­co 1.2 por cien­to en el se­gun­do tri­mes­tre, en tan­to el cre­ci­mien­to en el pri­mer tri­mes­tre fue co­rre­gi­do a la ba­ja. Esa no­ti­cia eco­nó­mi­ca fue pre­pa­ra­da pa­ra Trump, el au­to­pro­cla­ma­do crea­dor de em­pleos, y él la lan­zó has­ta las pro­fun­di­da­des del bos­que, pa­ra nun­ca más sa­ber­se dón­de que­dó.

Trump ha ido asom­bro­sa­men­te le­jos sin ha­ber he­cho una so­la go­ta de ta­rea en pre­pa­ra­ción pa­ra la pre­si­den­cia, de­pen­dien­do más bien de ali­men­tar men­sa­jes por Twit­ter a una ner­vio­sa ba­se re­pu­bli­ca­na. Su can­di­da­tu­ra ya de­be­ría ha­ber ter­mi­na­do. Pe­ro, no es así.

Me asus­ta que la gen­te que es­tá tan har­ta de las éli­tes, odia y des­con­fía tan­to de Clin­ton y es­tá tan preo­cu­pa­da por el fu­tu­ro –em­pleos, glo­ba­li­za­ción y terrorismo– que una ma­yo­ría sim­ple aún pu­die­ra caer pa­ra es­te gri­tón de car­na­val ob­se­sio­na­do con sí mis­mo, si die­ra se­ña­les de te­ner me­dio ce­re­bro po­lí­ti­co.

Y eso con­du­ce a mi se­gun­da ra­zón pa­ra pre­sio­nar a Clin­ton a fin que in­yec­te un po­co de ca­pi­ta­lis­mo a su plan eco­nó­mi­co: la coa­li­ción que ella po­dría en­ca­be­zar si hay una co­sa que no va a re­vi­vir el cre­ci­mien­to jus­to aho­ra, es una agen­da con­tra­ria al co­mer­cio, con pro­fu­sas re­gu­la­cio­nes y so­cia­lis­ta ‘light’, a la que el Par­ti­do De­mó­cra­ta ha lle­ga­do ba­jo la in­fluen­cia de Ber­nie San­ders. El so­cia­lis­mo es el me­jor sis­te­ma que se ha­ya in­ven­ta­do al­gu­na vez pa­ra ha­cer a la gen­te igual­men­te po­bre. El ca­pi­ta­lis­mo vuel­ve ri­ca a la gen­te de ma­ne­ra de­sigual, pe­ro yo pre­fe­ri­ría mu­cho más acre­cen­tar más bien nues­tro pas­tel y ajus­tar más rá­pi­da­men­te y me­jor las re­ba­na­das que di­vi­dir de nue­vo uno que se va re­du­cien­do.

Hay mu­chos ne­go­cios de cen­tro–de­re­cha que re­pu­bli­ca­nos ac­tua­les sien­ten que es­tán sien­do aban­do­na­dos por Trump. Ellos no pue­den vo­tar por él; pe­ro, mu­chos de ellos si­guen ale­gan­do que tam­po­co pue­den ha­cer­se a la idea de vo­tar por Hi­llary. Clin­ton de­be­ría es­tar­se acer­can­do a ellos con una agen­da ver­da­de­ra­men­te en pro del cre­ci­mien­to, nue­vas em­pre­sas, des­re­gu­la­ción, sen­ti­do em­pren­de­dor y dar­les una ra­zón po­si­ti­va pa­ra vo­tar por ella.

Tie­ne sen­ti­do po­lí­ti­ca­men­te: crea­mos en la for­ta­le­za pro­cla­ma­da por Trump. Ade­más, tie­ne sen­ti­do eco­nó­mi­ca­men­te: si Clin­ton ga­na, ella ten­drá que re­sol­ver co­sas, no só­lo re­ga­lar co­sas.

En­tien­do que ella tu­vo que in­cli­nar­se ha­cia San­ders y sus vo­tan­tes pa­ra ga­nar la no­mi­na­ción; sus in­quie­tu­des en torno a la jus­ti­cia y de­sigual­dad son ho­no­ra­bles. Sin em­bar­go, esas in­quie­tu­des pue­den re­sol­ver­se só­lo con cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co; el cre­cien­te sen­tir en con­tra de la in­mi­gra­ción en EU pue­de des­ac­ti­var­se só­lo con cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co; el ner­vio­sis­mo gue­rri­lle­ro que ali­men­ta el trum­pis­mo pue­de ali­ge­rar­se só­lo con cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

San­ders no te­nía plan al­guno pa­ra el cre­ci­mien­to. Trump tam­po­co lo tie­ne, pe­ro pue­de fin­gir que lo tie­ne. Es mo­men­to de que Hi­llary dé un gi­ro de 180 gra­dos.

El país hoy día no ne­ce­si­ta a la pri­me­ra pre­si­den­ta. Ne­ce­si­ta al pri­mer pre­si­den­te en lar­go tiem­po que pue­da go­ber­nar con una coa­li­ción de cen­tro–iz­quier­da, cen­tro–de­re­cha, y efec­ti­va­men­te po­ner­le fin al ato­lla­de­ro con res­pec­to a po­lí­ti­ca fis­cal de una ma­ne­ra in­te­li­gen­te.

Si Trump se si­gue co­lap­san­do emo­cio­nal­men­te en un char­co de bi­lis, ca­da vez más re­pu­bli­ca­nos es­ta­rán pa­ra quien se los lle­ve. Con las po­lí­ti­cas in­di­ca­das a fa­vor del cre­ci­mien­to, Clin­ton ten­dría una opor­tu­ni­dad no só­lo de in­cluir­los pa­ra que le ayu­den a ga­nar, sino pa­ra eri­gir una coa­li­ción go­ber­nan­te pa­ra la ma­ña­na des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.