Los otros es­pí­ri­tus olím­pi­cos

El Diario de El Paso - - OPINION - Si­mon Ro­me­ro

Río de Ja­nei­ro— ¿Có­mo se sien­ten los bra­si­le­ños con res­pec­to a su gran mo­men­to olím­pi­co? En pri­mer lu­gar, es­tá la ira: al­bo­ro­ta­do­res ata­ca­ron con pie­dras el re­le­vo de la an­tor­cha olím­pi­ca con­for­me se iba acer­can­do a es­ta ciu­dad, mien­tras cal­co­ma­nías en de­fen­sas de au­tos han re­or­ga­ni­za­do los ani­llos olím­pi­cos pa­ra que for­men una pa­la­bra de cua­tro le­tras.

Des­pués es­tá la an­sie­dad: con hu­mor de ga­le­ras en me­dio de una ola de delincuencia y te­mo­res de te­rro­ris­mo, es­tá cir­cu­lan­do un jue­go de Bin­go pa­ra gen­te im­pa­cien­te por apos­tar so­bre el día du­ran­te la Olim­pia­da que ocu­rri­rá un ata­que.

Y la in­di­fe­ren­cia: el gi­gan­te me­diá­ti­co Glo­bo ni si­quie­ra se mo­les­ta­rá en trans­mi­tir la Olim­pia­da du­ran­te el co­di­cia­do es­pa­cio del do­min­go por la tar­de, op­tan­do más bien por fut­bol na­cio­nal. Aquí si­gue ha­bien­do un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes ho­te­le­ras aún no re­ser­va­das, obli­gan­do a agen­tes de via­jes a aba­tir ta­ri­fas en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por atraer bra­si­le­ños.

‘Tan só­lo pen­sar en la Olim­pia­da me de­ja con el es­tó­ma­go re­vuel­to’, di­jo Ana Ca­ro­li­ne Joia da Sou­za, de 21 años, ven­de­do­ra am­bu­lan­te que co­mer­cia go­lo­si­nas fren­te a una es­ta­ción del Me­tro de Río. ‘Nues­tros po­lí­ti­cos quie­ren en­ga­ñar al mun­do pa­ra que crea que las co­sas son mag­ni­fi­cas aquí. Bien, que los ex­tran­je­ros vean por sí so­los la su­cie­dad en que vi­vi­mos, el di­ne­ro que nues­tros di­ri­gen­tes ro­ban’.

Es al­go pa­re­ci­do a un ri­tual en paí­ses que son an­fi­trio­nes de los Juegos Olím­pi­cos par­ti­ci­par en una re­fle­xión en la vís­pe­ra de los juegos. Ade­más, Bra­sil no es la ex­cep­ción, desatan­do una de­vas­ta­do­ra ex­plo­ra­ción de las com­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y éti­cas an­tes de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral es­te vier­nes.

Ca­si dos ter­cios de los bra­si­le­ños –63 por cien­to– creen que ser an­fi­trión de los Juegos Olím­pi­cos las­ti­ma­rá a la eco­no­mía, con ba­se en un son­deo re­cien­te por par­te de la em­pre­sa en­cues­ta­do­ra Da­ta­fol­ha. Tan só­lo 16 por cien­to di­jo sen­tir­se en­tu­sias­ma­do con res­pec­to a los juegos, en tan­to 51 por cien­to res­pon­dió que no te­nía in­te­rés al­guno en ellos. (El son­deo, con­du­ci­do en­tre el 14 y 15 de ju­lio en en­tre­vis­tas con 2 mil 792 per­so­nas, tu­vo un mar­gen de error en la mues­tra de más o me­nos 2 pun­tos por­cen­tua­les.)

El apa­ga­do hu­mor es un mar­ca­do con­tras­te con el en­tu­sias­mo de­mos­tra­do en 2009, cuan­do Río ase­gu­ró la Olim­pia­da. En esa épo­ca, Bra­sil es­ta­ba dis­fru­tan­do de sus triun­fos –in­clu­yen­do una cre­cien­te pre­sen­cia so­bre el es­ce­na­rio mun­dial, el le­van­ta­mien­to de mi­llo­nes de per­so­nas has­ta la cla­se me­dia y la ma­du­ra­ción de su jo­ven de­mo­cra­cia tras 21 años de go­bierno mi­li­tar, que ha­bía ter­mi­na­do en 1985.

Pe­ro, ac­tual­men­te, la Olim­pia­da es­tá com­pi­tien­do tan­to con una des­ga­rra­do­ra re­ce­sión co­mo con el otro es­pec­tácu­lo pú­bli­co de Bra­sil: des­car­na­da dis­fun­ción po­lí­ti­ca.

El país no tie­ne uno, sino dos pre­si­den­tes: Dil­ma Rous­seff, quien fue sus­pen­di­da pa­ra en­fren­tar pro­ce­di­mien­tos de des­ti­tu­ción que se­gui­rán desa­rro­llán­do­se du­ran­te los juegos, y Mi­chel Te­mer, su re­em­pla­zo pro­vi­sio­nal. Tan­to Rous­seff, de iz­quier­da, co­mo Te­mer, quien se es­tá cam­bian­do a la de­re­cha, son pro­fun­da­men­te im­po­pu­la­res por to­do el país. De he­cho, los elec­to­res es­tán echan­do hu­mo con res­pec­to a to­da la cú­pu­la po­lí­ti­ca.

Los días pre­vios a la Olim­pia­da han es­ta­do mar­ca­dos por una lis­ta tan lar­ga y va­ria­da de fias­cos –des­de pro­tes­tas a cau­sa de des­alo­jos for­zo­sos has­ta que­jas so­bre tan­to ro­bos co­mo de­ba­cles de plo­me­ría en la nue­va Vi­lla Olím­pi­ca– que el historiador bri­tá­ni­co de de­por­tes Da­vid Gold­blatt ca­li­fi­ca los pre­pa­ra­ti­vos aquí en­tre los peo­res de la his­to­ria olím­pi­ca.

En un es­fuer­zo por apun­ta­lar la se­gu­ri­dad en Río du­ran­te los juegos, el Go­bierno fe­de­ral es­tá des­ple­gan­do mi­les de efec­ti­vos pa­ra que pa­tru­llen la ciu­dad can­sa­da de la delincuencia. Sin em­bar­go, sus de­trac­to­res di­cen que lle­var sol­da­dos des­de ciu­da­des des­tro­za­das por la vio­len­cia en el no­res­te de Bra­sil pu­die­ra en­va­len­to­nar la ac­ti­vi­dad de pan­di­llas allá y en otras par­tes del país.

Te­nien­do en cuen­ta el di­le­ma, las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas cam­bia­ron sus pla­nes es­ta se­ma­na y en­via­ron más de mil efec­ti­vos al es­ta­do de Río Gran­de do Nor­te en el no­res­te del país, es­pe­ran­do so­fo­car ata­ques de una pan­di­lla con ba­se en una pri­sión en con­tra de edi­fi­cios pú­bli­cos y au­to­bu­ses.

De­jan­do a un la­do los desafíos, hay quie­nes ar­gu­men­tan que la Olim­pia­da es jus­ta­men­te lo que Bra­sil ne­ce­si­ta pa­ra sa­car­lo de su ba­che.

Sus par­ti­da­rios di­cen que la tra­di­cio­nal na­rra­ti­va olím­pi­ca a me­nu­do in­vo­lu­cra una es­ca­la­da de ten­sión an­tes de los juegos, só­lo pa­ra ser re­em­pla­za­da por la emo­ción una vez que es­tán en mar­cha. Es­tán tam­bién aque­llos que di­cen que el país ne­ce­si­ta de­jar de que­jar­se y em­pe­zar a go­zar del es­pec­tácu­lo.

‘To­dos qui­sie­ron los juegos aquí cuan­do no­so­tros los con­se­gui­mos, así que to­das las crí­ti­cas aho­ra son hi­pó­cri­tas’, di­jo Clei­de Co­rrea, de 72 años de edad co­rre­do­ra de bie­nes raí­ces en Río de Ja­nei­ro. ‘Por su­pues­to que se in­vier­te mu­cho di­ne­ro pa­ra or­ga­ni­zar es­to, pe­ro es así en ca­da país an­fi­trión. Aho­ra ne­ce­si­ta­mos apro­ve­char al má­xi­mo la si­tua­ción’.

Eduar­do Paes, al­cal­de de Río de Ja­nei­ro, quien ha li­ga­do su for­tu­na po­lí­ti­ca a los juegos, ar­gu­ye que el sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo en torno a la Olim­pia­da se de­be ma­yor­men­te al ‘com­ple­jo de pe­rro ca­lle­je­ro’ de Bra­sil, tér­mino em­plea­do por el dra­ma­tur­go Nelson Ro­dri­gues pa­ra des­cri­bir la in­fe­rio­ri­dad con la cual los bra­si­le­ños a ve­ces se ven a sí mis­mos en re­la­ción con otros paí­ses.

El Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, di­jo Paes, ‘es­tá no­tan­do có­mo nos ven­de­mos por de­ba­jo de lo que va­le­mos’. Des­pués, ar­gu­men­tó que la res­pon­sa­bi­li­dad por los pro­ble­mas en la Vi­lla Olím­pi­ca ya­cía en un ofi­cial olím­pi­co na­ci­do en Ar­gen­ti­na, y ar­gu­men­tó que los bra­si­le­ños es­ta­ban re­sol­vien­do los pro­ble­mas rá­pi­da­men­te.

Otros di­cen que el in­cle­men­te au­to­in­te­rro­ga­to­rio del país por el mo­men­to con­tie­ne va­lor ca­tár­ti­co, re­fle­jan­do una de­mo­cra­cia en la cual la li­ber­tad de ex­pre­sión si­gue sien­do re­sis­ten­te y adap­ta­ble.

En un en­sa­yo, la es­cri­to­ra Elia­ne Brum enume­ró al­gu­nos de los pro­ble­mas que ha­cen pa­re­cer me­nos a Bra­sil un ben­di­to de­sor­den in­clu­yen­do desas­tres cau­sa­dos por el hom­bre, co­mo el es­ta­lli­do de una pre­sa el año pa­sa­do en Mi­nas Ge­rais y la bahía de Gua­na­ba­ra en Río de Ja­nei­ro, in­fes­ta­da de dre­na­je, don­de equi­pos de na­ve­ga­ción te­men cho­car con ca­dá­ve­res.

De cual­quier for­ma, di­jo Brum, se­ría una bro­ma so­me­ter a Bra­sil ‘al jui­cio del mal lla­ma­do Pri­mer Mun­do’, da­do el nú­me­ro de re­cien­tes pro­ble­mas en esos paí­ses y otras par­tes.

El ma­les­tar de Bra­sil tie­ne a al­gu­nos ar­gu­men­tan­do por ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas.

‘Cla­ra­men­te, no es­ta­mos a pun­to de pro­yec­tar una ima­gen de un país po­de­ro­so y efi­cien­te’, di­jo Fer­nan­do Ga­bei­ra, po­lí­ti­co y es­cri­tor.

‘Qui­zá po­da­mos mos­trar có­mo es­ta­mos em­pe­zan­do a su­pe­rar nues­tro desas­tre eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y mo­ral’, di­jo Ga­bei­ra. ‘Po­dría­mos ser co­mo esos atle­tas que lo­gran ter­mi­nar la ma­ra­tón con la len­gua col­gan­do ca­si des­ma­yán­do­se. Pe­ro, lo­gran lle­gar a la me­ta’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.