Sin vo­tos su­fi­cien­tes, la re­for­ma mi­gra­to­ria

El Diario de El Paso - - Portada - Anna M. Ma­cías/Es­pe­cial pa­ra El Dia­rio

Da­llas— La can­di­da­ta pre­si­den­cial de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton pro­me­te pre­sen­tar en sus pri­me­ros 100 días de man­da­to una re­for­ma mi­gra­to­ria que le­ga­li­ce a mu­chos de los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro, co­mo el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma des­cu­brió cuan­do una Cor­te fe­de­ral fre­nó la ac­ción di­fe­ri­da pa­ra in­mi­gran­tes pa­dres de hi­jos es­ta­dou­ni­den­ses, eso no es al­go que el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral pue­da ha­cer uni­la­te­ral­men­te.

La re­for­ma mi­gra­to­ria que pro­po­ne Clin­ton y exi­gen los de­fen­so­res de los in­do­cu­men­ta­dos ten­drá que ve­nir del Con­gre­so, y a de­cir de los ex­per­tos, aun­que Hi­llary ga­ne la Pre­si­den­cia no hay ga­ran­tía de que su par­ti­do con­tro­le el Se­na­do, y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes pro­ba­ble­men­te que­da­rá en ma­nos de los re­pu­bli­ca­nos que han blo­quea­do tal le­gis­la­ción.

Por si fue­ra po­co, los dos gran­des par­ti­dos es­tán más le­jos que nun­ca de con­sen­sar una pos­tu­ra ha­cia los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

Al­gu­nos ex­per­tos di­cen que las fuer­zas pro in­mi­gran­tes ten­drán que ser pa­cien­tes por­que, fue­ra de lo que pien­sen los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, la pla­ta­for­ma de am­bos par­ti­dos so­bre la in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da no po­día ser más dis­par.

Se ne­ce­si­ta ma­yo­ría de­mó­cra­ta en el Con­gre­so, un es­ce­na­rio po­co pro­ba­ble: ex­per­tos

Da­llas— Se­gún el más re­cien­te aná­li­sis del Cen­tro de Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, los re­pu­bli­ca­nos, que ac­tual­men­te do­mi­nan la Cá­ma­ra Ba­ja con 247 lu­ga­res con­tra 186 de­mó­cra­tas, man­ten­drían el con­trol por un mar­gen de 226 a 207.

La mis­ma ins­ti­tu­ción re­por­ta que el Se­na­do, con­tro­la­do tam­bién por los re­pu­bli­ca­nos 54 a 46, apun­ta ha­cia una pa­ri­dad lue­go de las elec­cio­nes.

Quie­ren se­gu­ri­dad, no re­for­ma

En sus con­ven­cio­nes na­cio­na­les, los re­pu­bli­ca­nos y los de­mó­cra­tas apro­ba­ron pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas con opi­nio­nes en­con­tra­das so­bre la in­mi­gra­ción.

“Los de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos pa­re­cen exis­tir en uni­ver­sos pa­ra­le­los” cuan­do ha­blan de la in­mi­gra­ción, di­jo Sa­rah Pier­ce, una ana­lis­ta del Cen­tro de Po­lí­ti­cas Mi­gra­to­rias (MPI) en Was­hing­ton. “Los re­pu­bli­ca­nos en­fo­ca­ron su aten­ción en la se­gu­ri­dad y pro­tec­ción del país. Pro­pu­sie­ron la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra”.

Tam­bién re­co­men­da­ron li­mi­tar la can­ti­dad de vi­sas otor­ga­das anual­men­te a in­mi­gran­tes le­ga­les –que com­pi­ten con es­ta­dou­ni­den­ses por tra­ba­jos–, in­clu­yen­do a los re­fu­gia­dos que re­ci­ben asi­lo po­lí­ti­co, es­tos úl­ti­mos por preo­cu­pa­cio­nes so­bre la in­fil­tra­ción del te­rro­ris­mo.

En con­tras­te, los de­mó­cra­tas en­fa­ti­za­ron las ne­ce­si­da­des hu­ma­ni­ta­rias de los in­mi­gran­tes, ex­pli­có Pier­ce. Pro­po­nen ex­pan­dir los lí­mi­tes de vi­sas y aban­do­nar la prác­ti­ca de se­pa­rar a tra­ba­ja­do­res de sus fa­mi­lias, de­por­tán­do­los. La de­por­ta­ción se li­mi­ta­ría a in­mi­gran­tes con an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les.

La pla­ta­for­ma de los de­mó­cra­tas de­cla­ra que el Go­bierno de­be au­men­tar los lí­mi­tes de vi­sas pa­ra in­mi­grar le­gal­men­te. Las ba­jas can­ti­da­des de vi­sas dis­cri­mi­nan a per­so­nas de cier­tos paí­ses, se­gún el par­ti­do y no es­tán ac­tua­li­za­das con las reali­da­des del si­glo 21.

“Los de­mó­cra­tas sos­te­ne­mos que nos ur­ge re­pa­rar nues­tro sis­te­ma de in­mi­gra­ción des­com­pues­to. Es al­go que se­pa­ra a las fa­mi­lias y man­tie­ne a los tra­ba­ja­do­res en los es­com­bros”.

Pier­ce di­jo que en años re­cien­tes pa­re­cía que el Con­gre­so lle­ga­ría a un acuer­do pa­ra re­for­mar la ley de in­mi­gra­ción. En el 2013, el Se­na­do pa­só una pro­pues­ta de re­for­ma mi­gra­to­ria, pe­ro fra­ca­só en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Hoy en día, los par­ti­dos pa­re­cen es­tar más le­jos que nun­ca en sus pos­tu­ras.

“Es di­fí­cil sa­ber por qué los par­ti­dos que­da­ron en po­los opues­tos”, di­jo Pier­ce.

“Ade­más, es di­fí­cil ver có­mo po­drán lle­gar a unir­se en es­tos te­mas. Ca­da par­ti­do es­tá en­fo­cán­do­se en as­pec­tos dis­tin­tos de lo que abar­ca la re­for­ma mi­gra­to­ria”. Pier­ce opi­nó que por más que se de­mo­ren los po­lí­ti­cos en apro­bar la re­for­ma mi­gra­to­ria, el te­ma que­da me­nos al al­can­ce del país.

Otros ex­per­tos ob­ser­va­ron lo mis­mo. Ri­car­do Pi­ne­da, pro­fe­sor de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so (UTEP), di­ce que se es­pe­ra que los re­pu­bli­ca­nos man­ten­gan el con­trol del Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en las elec­cio­nes de no­viem­bre.

Es di­fí­cil que cual­quier par­ti­do con­si­ga los vo­tos pa­ra apro­bar sus pla­nes. “No im­por­ta cuál de los dos can­di­da­tos sea elec­to pre­si­den­te, lo más pro­ba­ble es que la re­for­ma mi­gra­to­ria no va a avan­zar mu­cho”, ex­pli­ca Pi­ne­da. “No ha­brá un man­da­to del Con­gre­so pa­ra apro­bar­la”.

Es re­tó­ri­ca de cam­pa­ña, opinan

Sin em­bar­go, Trump y Clin­ton si­guen pro­me­tien­do a sus apo­ya­do­res cam­bios en la in­mi­gra­ción. ¿Por qué?

“La in­mi­gra­ción se ha con­ver­ti­do en un te­ma po­pu­lar que di­vi­de, co­mo pre­via­men­te eran te­mas con­tro­ver­sia­les el abor­to y el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual”, ex­pli­có Pi­ne­da.

“Es muy con­ve­nien­te usar el de­ba­te so­bre la re­for­ma mi­gra­to­ria co­mo es­tra­te­gia re­tó­ri­ca. Sir­ve pa­ra mo­ti­var a los vo­tan­tes a que se unan a sus par­ti­dos”.

Clin­ton pro­me­tió que si es elec­ta, una ley in­te­gral de re­for­ma mi­gra­to­ria se­rá pre­sen­ta­da al Con­gre­so en los pri­me­ros 100 días de su pre­si­den­cia.

Mien­tras los par­ti­dos pro­me­ten re­for­mas que ani­man a vo­tan­tes, lo más se­gu­ro es que los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos en cam­biar la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción no ven­drán ni del Con­gre­so o del pre­si­den­te que eli­jan en no­viem­bre, di­jo Pi­ne­da.

“Lo más im­por­tan­te pa­ra re­sol­ver nues­tra po­lí­ti­ca na­cio­nal de in­mi­gra­ción es­tá en las de­ci­sio­nes que se ha­rán en el ra­mo ju­di­cial del Go­bierno”, ex­pli­có Pi­ne­da. “Las cor­tes ac­tual­men­te ten­drán más in­fluen­cia en afec­tar la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción. Es pro­ba­ble que allí es don­de ocu­rri­rá al­gún mo­vi­mien­to”.

Clin­ton afir­mó su apo­yo al plan co­no­ci­do co­mo Ac­ción De­fe­ri­da pa­ra Pa­dres de Ame­ri­ca­nos y Re­si­den­tes Le­ga­les (DAPA). DAPA pro­te­ge­ría de la de­por­ta­ción a mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven en los Es­ta­dos Uni­dos, igual a los jó­ve­nes hi­jos de mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que re­ci­bie­ron DA­CA.

Ese plan, DAPA, que­dó can­ce­la­do ha­ce un mes cuan­do la Cor­te Su­pre­ma to­mó un vo­to cues­tio­nan­do si el pre­si­den­te tie­ne la au­to­ri­dad de emi­tir ór­de­nes eje­cu­ti­vas so­bre la in­mi­gra­ción. El vo­to de la Cor­te que­dó em­pa­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.