Con­ven­ción De­mó­cra­ta… y el pa­so ade­lan­te de la mu­jer

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla Ste­ve Sack glo­ba­li­za­ción.2016@gmail.com SE­GU­RI­DAD OLíM­PI­CA

Las pa­sa­das con­ven­cio­nes re­pu­bli­ca­na y de­mó­cra­ta nos han en­se­ña­do las dos ca­ras de una mo­ne­da: por un la­do, la pri­me­ra gran di­fe­ren­cia que ano­ta­re­mos es que el pri­mer par­ti­do ha­bló, ex­pu­so y sin­tió co­mo una fa­mi­lia real; mien­tras el Par­ti­do De­mó­cra­ta, a la vez ha­bló, ex­pu­so y sin­tió co­mo una real fa­mi­lia. ¿Ven la di­fe­ren­cia, mis ama­bles lec­to­res? La fa­mi­lia real re­pu­bli­ca­na se vio des­or­ga­ni­za­da, tra­tan­do de mos­trar una uni­dad inexis­ten­te, con bai­les des­a­bri­dos en las tribunas y unos dis­fra­ces que es­ta­ban co­mo pa­ra ga­nar en un con­cur­so de Ha­llo­ween. Des­de el lu­nes, Trump se hi­zo pre­sen­te to­dos los días, has­ta en el ri­dícu­lo que hi­zo su es­po­sa Me­la­nia en su dis­cur­so, que era el prin­ci­pal del día, al des­cu­brír­se­le que ha­bía pla­gia­do el que dio Mi­che­lle Oba­ma al pre­sen­tar a su es­po­so Oba­ma en el 2008.

La co­pia del dis­cur­so fue el co­men­ta­rio del si­guien­te día, en lu­gar de co­men­tar los te­mas to­ra­les del día, que fue­ron se­gu­ri­dad y eco­no­mía.

Otra gran di­fe­ren­cia que apre­cia­mos al com­pa­rar am­bas con­ven­cio­nes, sin du­da, fue la ex­pe­rien­cia mos­tra­da por los que les to­có su­bir a ex­po­ner en la tri­bu­na.

Las ta­blas que mos­tra­ron unos y otros es­tán a mi­llas de dis­tan­cia, pues los re­pu­bli­ca­nos se veían du­do­sos y te­me­ro­sos de ex­pre­sar­se a fa­vor del can­di­da­to.

Tal fue el ca­so de Ted Cruz, que ni si­quie­ra apo­yó al hom­bre de su par­ti­do, sino que, por el con­tra­rio, hi­zo un ex­hor­to a que vo­ten se­gún con­cien­cia, lo que le va­lió una re­chi­fla e in­te­rrup­ción de su men­sa­je, al irrum­pir Trump a la sa­la de una ma­ne­ra no pro­gra­ma­da.

Ca­so con­tra­rio, los ex­po­si­to­res que el Par­ti­do De­mó­cra­ta pre­sen­tó, quié­nes ade­más de ex­pe­rien­cia de­mos­tra­da en el es­tra­do. La ca­li­dad de los po­nen­tes era de pri­me­ra, des­de la pri­me­ra da­ma Mi­che­lle Oba­ma y el pre­si­den­te Oba­ma y el vi­ce­pre­si­den­te Jim Bi­den, pa­san­do por Tim Kai­ne al acep­tar la can­di­da­tu­ra a la vi­ce­pre­si­den­cia.

A es­to se le agre­gan la pre­sen­cia y co­men­ta­rios de Bill Clin­ton, así co­mo a Hi­llary Clin­ton, acep­tan­do su no­mi­na­ción, to­dos ellos pa­ra re­mar­car la lar­ga y fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra po­lí­ti­ca de cua­tro dé­ca­das de la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

Ha­ble­mos de la Con­ven­ción De­mó­cra­ta cuan­do ini­ció su dis­cur­so Mi­che­lle Oba­ma, pues en ca­da uno de sus pun­tos se re­fi­rió con ma­ni­fies­to amor a su fa­mi­lia, co­mo cuan­do men­cio­nó a Ma­lia y Na­tas­ha co­mo “dos mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas, jó­ve­nes e in­te­li­gen­tes, ju­gan­do con sus pe­rros en el cés­ped de la Ca­sa Blan­ca”, lu­gar que fue cons­trui­do por es­cla­vos. En su alo­cu­ción se re­fi­rió de nue­vo a ellas al re­cor­dar­las pe­ga­das al vi­drio de la SUV al ir el pri­mer día a la es­cue­la acom­pa­ña­das de guaruras, y lo úni­co que pen­só fue: ¿Qué he­mos he­cho?

Mi­che­lle se re­fi­rió a Hi­llary Clin­ton, co­mo quién ha re­afir­ma­do que “el país es el más gran­dio­so del mun­do”, lo que es­tá en con­tra­po­si­ción con el obs­cu­ran­tis­mo de Trump y su mal agüero pla­ga­do de to­dos los ma­les pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, quién pre­ten­de ha­cer a Es­ta­dos Uni­dos gran­dio­so de nue­vo. Mi­che­lle reite­ró que Clin­ton es una per­so­na fir­me, nun­ca se rin­de y es una ver­da­de­ra ser­vi­do­ra pú­bli­ca.

Pa­re­cie­ra que rom­per ba­rre­ras fue­ra la tó­ni­ca de es­ta atí­pi­ca ca­rre­ra pre­si­den­cial, y sí, des­de an­tes que ini­cia­ra en el 2015, ya se ha­bía ele­gi­do al pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de la na­ción. Aho­ra to­ca pro­po­ner al elec­to­ra­do que eli­ja a la ex pri­me­ra da­ma de la na­ción, acom­pa­ña­da del pri­mer ca­ba­lle­ro que hu­bie­ra exis­ti­do en es­te país, quién ade­más ya fue pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Pa­re­cie­ra más bien una ca­rre­ra pa­ra rom­per ré­cords.

Na­da es­tá di­cho, ni lo que se ha avan­za­do es su­fi­cien­te, so­bre to­do res­pec­to a la igual­dad la­bo­ral en­tre hom­bres y mu­je­res, que en la reali­dad es inexis­ten­te. La as­cen­sión de una mu­jer a la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra de es­ta na­ción ha des­per­ta­do fuer­tes y fun­da­das es­pe­ran­zas de que las da­mas tra­ba­ja­do­ras y, en ge­ne­ral, ellas ten­gan ma­yo­res lo­gros en la igual­dad de sa­la­rios si rea­li­zan tra­ba­jos igua­les, por ejem­plo; así co­mo el re­co­no­ci­mien­to a su ca­pa­ci­dad en pues­tos ge­ren­cia­les y di­rec­ti­vos en las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes, en otras pa­la­bras, que el pa­so ade­lan­te de la mu­jer se de en la reali­dad; in­clu­si­ve en el ám­bi­to pú­bli­co tam­bién, pues ellas son me­nos que una quin­ta par­te en el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se y con tan só­lo seis go­ber­na­do­ras en to­da la na­ción. Hay to­da­vía mu­cho ca­mino por re­co­rrer…

Con­ven­cio­nis­tas de­mó­cra­tas se ex­pre­sa­ron co­mo una real fa­mi­lia; los re­pu­bli­ca­nos, co­mo una fa­mi­lia real

Post Scrip­tum

Las per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas de una mu­jer po­de­ro­sa, no son só­lo eso, sino que se pue­den con­ver­tir en un ver­da­de­ro las­tre que im­pi­da el va­lio­so apor­te que no se le ha per­mi­ti­do a las fé­mi­nas, o no lo han sa­bi­do dar ellas mis­mas, pe­ro que tar­de que tem­prano de­be­re­mos apren­der a apre­ciar.

Nun­ca el “fe­mi­nis­mo” mal en­ten­di­do ten­drá ca­bi­da, me­nos en el ám­bi­to po­lí­ti­co, en el sen­ti­do de bus­car y ce­le­brar el des­car­te del hom­bre por sí mis­mo, sino que por el con­tra­rio, ser siem­pre in­clu­yen­tes, prac­ti­can­do en se­rio una “fe­mi­ni­za­ción” de las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, co­sa muy di­fe­ren­te, que ade­más le da­rá un va­lor in­cal­cu­la­ble a las ac­ti­vi­da­des de las mu­je­res, al gra­do de cul­mi­nar con el en­cum­bra­mien­to de la pri­me­ra pre­si­den­ta en es­ta país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.