Río de Ja­nei­ro: ¿un desas­tre olím­pi­co?

El Diario de El Paso - - Opinión - Andrés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— A juz­gar por las ma­las no­ti­cias eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas que han em­pa­ña­do las Olim­pia­das de Río de Ja­nei­ro, lo me­jor que po­dría pa­sar­les a mu­chos paí­ses que se pos­tu­len co­mo se­des de fu­tu­ras Olim­pia­das se­ría no ser es­co­gi­dos, y aho­rrar­se un mon­tón de di­ne­ro.

No es ex­tra­ño que el 63 por cien­to de los bra­si­le­ños opi­ne que las Olim­pia­das, las pri­me­ras en rea­li­zar­se en Su­da­mé­ri­ca, de­ja­rán más sal­dos ne­ga­ti­vos que po­si­ti­vos pa­ra Bra­sil, se­gún una en­cues­ta de Da­ta­fol­ha. Ca­si to­do lo que po­dría sa­lir mal ha sa­li­do mal.

Las Olim­pia­das comienzan en me­dio de la peor crisis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de Bra­sil en los úl­ti­mos tiem­pos. Se es­pe­ra que la eco­no­mía cai­ga en ca­si un 4 por cien­to es­te año, y un me­ga­es­cán­da­lo de co­rrup­ción po­lí­ti­ca ha re­sul­ta­do en la sus­pen­sión de la ex pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff y en car­gos con­tra su pre­de­ce­sor Luiz Ina­cio Lu­la da Sil­va, y va­rios le­gis­la­do­res y lí­de­res cor­po­ra­ti­vos.

Co­mo si fue­ra po­co, la Po­li­cía anun­ció re­cien­te­men­te el arres­to de un gru­po de par­ti­da­rios del Es­ta­do Is­lá­mi­co que pla­nea­ban un ata­que te­rro­ris­ta, hay alar­ma so­bre los mos­qui­tos por­ta­do­res del vi­rus zi­ka, la bahía de Río de Ja­nei­ro es­tá tan con­ta­mi­na­da que mu­chos han pe­di­do sus­pen­der las com­pe­ten­cias acuá­ti­cas, y mu­chas ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das pa­ra las Olim­pia­das no es­ta­ban lis­tas pa­ra la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos.

Aun­que mu­chos de es­tos pro­ble­mas po­drán ser eclip­sa­dos en los pró­xi­mos días por las com­pe­ten­cias de­por­ti­vas y las imá­ge­nes de los ca­rio­cas bai­lan­do sam­ba en las ca­lles, el ba­lan­ce eco­nó­mi­co de es­tas Olim­pia­das po­dría cos­tar­les mu­cho a los bra­si­le­ños por mu­chos años. Así me lo ase­gu­ró el eco­no­mis­ta de­por­ti­vo Andrew Zim­ba­list, au­tor de Cir­co Má­xi­mo: la apues­ta eco­nó­mi­ca por la se­de de las Olim­pia­das y la Co­pa Mun­dial, un li­bro que re­fu­ta la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da en­tre go­bier­nos y com­pa­ñías in­tere­sa­das del sec­tor pri­va­do de que es­tos su­per­even­tos de­por­ti­vos son po­si­ti­vos pa­ra sus paí­ses se­des.

‘El re­sul­ta­do ne­to de los jue­gos de Río es que ha­brán cos­ta­do una in­ver­sión de $20,000 mi­llo­nes, re­ci­bi­rán $4,500 mi­llo­nes en in­gre­sos, y aca­ba­rán con un dé­fi­cit de $15,000 mi­llo­nes’, me di­jo Zim­ba­list en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

Zim­ba­list agre­gó que ‘Río es­tá ex­tre­ma­da­men­te mal pre­pa­ra­da’. La ciu­dad no con­ta­ba con los me­dios de trans­por­te ni las ins­ta­la­cio­nes de hos­pe­da­je y ser­vi­cios pa­ra ser­vir de se­de de unas Olim­pia­das, y la ma­yo­ría de las pro­me­sas ofi­cia­les de que las obras que se cons­trui­rían be­ne­fi­cia­rían a la po­bla­ción lo­cal nun­ca se cum­plie­ron, aña­dió.

Pe­ro tal vez lo más in­tere­san­te es que tal vez Río no sea una ex­cep­ción. Lo mis­mo ocu­rrió con las Olim­pia­das de In­vierno de 2014 en So­chi, Ru­sia, y con va­rias otras, se­gún Zim­ba­list.

Los paí­ses gas­tan su­mas mo­nu­men­ta­les de di­ne­ro en es­tos even­tos, y es fre­cuen­te que no re­cu­pe­ren mu­cho, di­jo. Ru­sia gas­tó $50,000 mi­llo­nes en los jue­gos de So­chi, y Chi­na gas­tó $40,000 mi­llo­nes en las Olim­pia­das de Ve­rano del 2008 en Pe­kín. Se­gún Zim­ba­list, se cal­cu­la que Ru­sia só­lo re­cu­pe­ró $2,500 mi­llo­nes de los $50,000 mi­llo­nes que gas­tó.

Ha ha­bi­do al­gu­nas ex­cep­cio­nes, co­mo las Olim­pia­das de Ve­rano de Los Án­ge­les en 1984, que fue­ron un éxi­to por­que la ciu­dad ya con­ta­ba con dor­mi­to­rios uni­ver­si­ta­rios y otras ins­ta­la­cio­nes pa­ra ser­vir de se­de. Pe­ro, en la ma­yo­ría de los ca­sos, ser se­de de es­tas com­pe­ten­cias es muy mal ne­go­cio, afir­mó.

Mi opi­nión:

Las Olim­pia­das de Río de Ja­nei­ro fue­ron pro­duc­to de las an­sias de gran­de­za del ex pre­si­den­te bra­si­le­ño Lu­la.

En 2009, en el ce­nit del boom eco­nó­mi­co de Bra­sil im­pul­sa­do por los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, Lu­la mo­vió cie­lo y tie­rra pa­ra que Bra­sil fue­ra la se­de olím­pi­ca co­mo par­te de su cam­pa­ña pa­ra con­ver­tir­se en un lí­der mun­dial. Fue al­go pa­re­ci­do a lo que hi­zo el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin con los jue­gos de So­chi.

La pró­xi­ma vez que un país pi­da ser se­de de las Olim­pia­das o de la Co­pa Mun­dial de fut­bol, de­be­ría con­tra­tar a una em­pre­sa in­de­pen­dien­te de bue­na repu­tación pa­ra que eva­lúe las ven­ta­jas eco­nó­mi­cas de ce­le­brar un even­to de ese ti­po, y ha­cer que su Con­gre­so lo aprue­be. De lo con­tra­rio, mu­chos de es­tos su­per­even­tos de­por­ti­vos ha­rán más pa­ra sa­tis­fa­cer la va­ni­dad de los pre­si­den­tes que las ne­ce­si­da­des de sus pue­blos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.