que más en­gor­dan

El Diario de El Paso - - Salud -

In­de­pen­dien­te­men­te de la die­ta o los há­bi­tos de ali­men­ta­ción que es­tés lle­van­do, si quie­res ba­jar de pe­so o man­te­ner­te sa­lu­da­ble, ase­gú­ra­te de no caer en las 6 co­sas que más en­gor­dan.

EX­CE­SO DE ES­TRéS

To­dos vi­vi­mos con es­trés, es nor­mal y na­tu­ral. Pe­ro el ex­ce­so es uno de los peo­res enemi­gos pa­ra ba­jar los gor­di­tos. No só­lo te re­ga­la un hu­mor in­so­por­ta­ble, mu­chas ve­ces la an­sie­dad, ge­ne­ra ham­bre emo­cio­nal que te in­vi­ta a abu­sar de la co­mi­da. Tam­bién, la so­bre­car­ga de cor­ti­sol (la hor­mo­na del es­trés) in­cre­men­ta los ni­ve­les de azú­car en la san­gre, ge­ne­ran­do más ham­bre y pro­mo­vien­do el desa­rro­llo y es­tan­ca­mien­to de gra­sa en el área del ab­do­men.

NO DOR­MIR

La fal­ta de sue­ño y des­can­so de­ri­va en fal­ta de ener­gía. Cuan­do nos des­ve­la­mos, co­mo no po­de­mos to­mar­nos una sies­ta el cuer­po op­ta por ob­te­ner ener­gía de una fuen­te más ac­ce­si­ble: la co­mi­da. La for­ma más fá­cil es crean­do an­to­jos por co­mi­da con un al­to con­te­ni­do ener­gé­ti­co, alias co­mi­da cha­ta­rra. La fal­ta de sue­ño li­te­ral se tra­du­ce en ham­bre. No es ca­sua­li­dad que des­pués de una gran des­ve­la­da, se te an­to­jen unos ta­cos o unos chi­la­qui­les gi­gan­tes.

EL MIE­DO A EN­GOR­DAR

No sub­es­ti­mes a tus pen­sa­mien­tos. Si crees que co­mer­te una le­chu­ga de más te va a en­gor­dar es muy pro­ba­ble que lo ha­ga. Si vi­ves con­tan­do ca­lo­rías y por­cio­nes por mie­do a en­gor­dar, tu cuer­po en­tien­de el men­sa­je. So­mos una má­qui­na per­fec­ta, y a ve­ces no nos da­mos cuen­ta cuán­ta in­fluen­cia tie­ne nues­tra men­te so­bre nues­tro fí­si­co.

EL AL­COHOL

Si crees que por es­co­ger un mez­cla­dor “light” o ele­gir la be­bi­da me­nos “en­gor­dan­te” ya la hi­cis­te, es­tás equi­vo­ca­da. El al­cohol no só­lo es un te­ma de ca­lo­rías. Ha­ce so­bre­tra­ba­jar a tu hí­ga­do y en lu­gar de pro­ce­sar las gra­sas tie­ne que des­in­to­xi­car tu cuer­po. Tam­bién los ri­ño­nes ha­cen un es­fuer­zo ex­tra por lim­piar la san­gre, lo que pro­vo­ca re­ten­ción de lí­qui­dos. Con­su­mir­lo re­gu­lar­men­te, al­te­ra los ci­clos del sue­ño y vuel­ve lo­co a tu sis­te­ma hor­mo­nal, afec­tan­do tu me­ta­bo­lis­mo. Si quie­res ba­jar de pe­so, es un no ro­tun­do.

LA CO­MI­DA PRO­CE­SA­DA

La cla­ve es co­mer los ali­men­tos lo más pa­re­ci­dos a co­mo vie­nen de la na­tu­ra­le­za. Ja­más he vis­to cre­cer ba­rri­tas re­lle­nas de mer­me­la­da o que una va­ca dé le­che light. En­tre más pro­ce­sa­do, más en­gor­da. La pe­dra­da va más pa­ra los pro­duc­tos en­ga­ño­sos que apa­ren­tan ser sa­lu­da­bles con tí­tu­los co­mo: light, su­gar free, fat free, glu­ten free, etc. To­dos los quí­mi­cos ra­ros que tie­nen es­tos pro­duc­tos in­to­xi­can al cuer­po. Las to­xi­nas vi­ven en la gra­sa cor­po­ral (en el me­jor de los ca­sos) y ha­cen so­bre­tra­ba­jar a to­dos tus ór­ga­nos. No cuen­tes las ca­lo­rías, fí­ja­te en los in­gre­dien­tes. CO­MER SIEM­PRE LO MIS­MO El cuer­po tie­ne mu­chos re­qu ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les. Si co­mes lo mis­mo to­dos los día por más li­ge­ros y ba­lan­cea­do que sean tus ali­men­tos, prob ble­men­te te ha­rán fal­ta cier­to mi­cro y ma­cro­nu­trien­tes. El cuer­po siem­pre pi­de lo que ne­ce­si­ta, por lo que vas a seg te­nien­do ham­bre aún des­pué de ha­ber co­mi­do sa­lu­da­ble. S to­dos los días co­mes en­sa­lad y pe­chu­ga asa­da (es­pe­ro que no) tu me­ta­bo­lis­mo se es­tan y apren­de a tra­ba­jar con lo qu hay sin ha­cer un es­fuer­zo ext por que­mar lo que le so­bra. Co­me va­ria­do y sa­lu­da­ble; un tip es tra­tar de in­cor­po­rar var co­lo­res de fru­tas y ver­du­ras a tus ali­men­tos. Co­mer só­lo de un co­lor, ge­ne­ral­men­te li­mi­ta otras vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les ne­ce­sa­rias pa­ra es­tar en óp­ti­mas con­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.