Aguas con los bi­chos

In­sec­tos que pue­den afec­tar tu sa­lud

El Diario de El Paso - - Salud -

Aun­que no lo creas es­tos pe­que­ños se­res pue­den lle­var­te a la muer­te y aun­que la ma­yo­ría de los in­sec­tos son be­né­fi­cos pa­ra el me­dio am­bien­te, hay al­gu­nos que pue­den cau­sar da­ño a las per­so­nas y los ani­ma­les por­que son por­ta­do­res de en­fer­me­da­des.

Así que to­ma no­ta:

1.- ABE­JAS, AVIS­PAS Y HOR­MI­GAS

Las pri­me­ras son muy te­mi­das por sus agui­jo­nes, ya que son muy do­lo­ro­sos. Sin con­tar que la reac­ción alér­gi­ca a la pi­ca­du­ra de abe­ja ocu­rre cuan­do la per­so­na se sen­si­bi­li­za al ve­neno por una pi­ca­du­ra pre­via. Ge­ne­ral­men­te el ve­neno de la abe­ja no es tó­xi­co y só­lo cau­sa do­lor lo­cal e in­fla­ma­ción. En el ca­so de las hor­mi­gas, el do­lor se de­be a la in­yec­ción de áci­do fór­mi­co en el mo­men­to de la pi­ca­da.

2.- CU­CA­RA­CHAS

Es­tos in­sec­tos son los res­pon­sa­bles de nu­me­ro­sos pa­de­ci­mien­tos gas­tro­in­tes­ti­na­les y de la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas; a ellos les gus­ta vi­vir en lu­ga­res don­de ha­ce ca­lor, hu­me­dad. Es por eso que sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos son las co­ci­nas, des­pen­sas, bo­de­gas de ali­men­tos y la ba­su­ra. Es­tas cria­tu­ras trans­por­tan en su ser bac­te­rias, quis­tes y hue­vos de pa­rá­si­tos, so­bre la su­per­fi­cie de su cuer­po o por su tu­bo di­ges­ti­vo, eli­mi­nán­do­los a tra­vés del vó­mi­to o de­fe­ca­ción.

3.-MOS­QUI­TOS, PUL­GAS Y CHINCHES

Las pi­ca­du­ras de los pri­me­ros só­lo cau­san co­me­zón, sin em­bar­go, hay per­so­nas que tie­nen reac­cio­nes alér­gi­cas se­ve­ras. En el ca­so de las pul­gas y chinches son que chu­pan san­gre y se ali­men­tan de és­ta en pe­rros, gatos, se­res hu­ma­nos y otras es­pe­cies. Las pul­gas pre­fie­ren la piel de los gatos y pe­rros, aun­que tam­bién se al­ber­gan en la piel hu­ma­na. Las pi­ca­du­ras con fre­cuen­cia ocu­rren al­re­de­dor de la cin­tu­ra, to­bi­llos, axi­las y en la par­te pos­te­rior de co­dos y ro­di­llas, pro­vo­can­do pe­que­ñas ron­chas que pue­den oca­sio­nar pru­ri­to y san­gra­dos.

4. PIO­JOS

Es­tos pe­que­ños in­sec­tos pa­ra­si­ta­rios pue­den pro­pa­gar­se a tra­vés del con­tac­to ín­ti­mo con otras per­so­nas. Hay 3 ti­pos de pio­jos: de la ca­be­za, del cuer­po y pú­bi­cos. Los pio­jos del cuer­po pue­den al­can­zar de 2 a 3 mm. de lar­go, mien­tras que los pio­jos pú­bi­cos son mu­cho más pe­que­ños. Es­tos se ali­men­tan de san­gre hu­ma­na y de­po­si­tan sus hue­vos y ma­te­ria fecal so­bre la piel (tam­bién pue­den de­po­si­tar sus hue­vos en la ro­pa). La in­fes­ta­ción de pio­jos en el cuer­po oca­sio­na una in­ten­sa pi­ca­zón. Cuan­do los pio­jos del cuer­po no se es­tán ali­men­tan­do de san­gre, es­tán alo­ja­dos en los plie­gues y cos­tu­ras de la ro­pa; por lo tan­to, es­te ti­po de pio­jo se trans­mi­te a tra­vés del con­tac­to con ro­pa in­fec­ta­da y ro­pa de ca­ma, así co­mo con el con­tac­to di­rec­to con una per­so­na in­fec­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.