Po­li­cías violan re­gla al no en­cen­der cá­ma­ras

El Diario de El Paso - - Frontera - As­so­cia­ted Press

Los Án­ge­les— El mo­men­to cru­cial en que un hom­bre ar­ma­do abrió fue­go con­tra dos po­li­cías de San Die­go, ma­tan­do a uno, nun­ca po­drá ser vis­to.

El ofi­cial que so­bre­vi­vió só­lo ac­ti­vó su cá­ma­ra des­pués de que el agre­sor he­ri­do iba hu­yen­do.

San Die­go es uno de los de­par­ta­men­tos de Po­li­cía que les lla­ma a los ofi­cia­les pa­ra que en­cien­dan sus cá­ma­ras an­tes de ini­ciar el con­tac­to con un ciu­da­dano, en la ma­yo­ría de los ca­sos.

Aun­que al igual que otros de­par­ta­men­tos, el cum­pli­mien­to de esa re­gla es me­nos que per­fec­to.

El re­sul­ta­do de to­do eso, es un uso in­con­sis­ten­te de una he­rra­mien­ta que ca­da vez es más co­mún y que les da a los in­ves­ti­ga­do­res y a un pú­bli­co usual­men­te es­cép­ti­co un pa­no­ra­ma más com­ple­to de las ac­cio­nes po­li­cía­cas.

“El prin­ci­pal mo­ti­vo de las cá­ma­ras cor­po­ra­les es la de pro­por­cio­nar aper­tu­ra y trans­pa­ren­cia y cons­truir la con­fian­za en la Po­li­cía”, co­men­tó Sa­muel Wal­ker, un pro­fe­sor re­ti­ra­do de Jus­ti­cia Pe­nal de la Uni­ver­si­dad de Ne­bras­ka-Omaha.

“Si los ofi­cia­les no en­cien­den las cá­ma­ras, no va­mos a cons­truir la con­fian­za”, di­jo.

“Va­mos a se­guir re­for­zan­do el ci­nis­mo que ya exis­te”.

Ca­si no se cum­ple en Phoe­nix

Men­cio­nó un es­tu­dio que mos­tró los ba­jos ín­di­ces de cum­pli­mien­to de esa re­gla por par­te de los ofi­cia­les en un ve­cin­da­rio de Phoe­nix que tie­ne al­tos ín­di­ces de de­lin­cuen­cia, en­tre abril del 2013 y ma­yo del 2014, sien­do la in­for­ma­ción más re­cien­te que se tie­ne dis­po­ni­ble.

Los ofi­cia­les só­lo gra­ba­ron el 6.5 por cien­to de las re­vi­sio­nes de trán­si­to, aun cuan­do la po­lí­ti­ca del De­par­ta­men­to re­quie­re que las cá­ma­ras sean ac­ti­va­das “tan pron­to co­mo sea se­gu­ro y prác­ti­co”, de acuer­do al es­tu­dio, rea­li­za­do por el Cen­tro de Pre­ven­ción de Vio­len­cia y Se­gu­ri­dad en la Co­mu­ni­dad de la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Ari­zo­na.

El pro­ble­ma más gran­de es la fal­ta de dis­ci­pli­na, di­jo Wal­ker.

Chica­go, Da­llas, Den­ver, Nue­va Or­léans, Nue­va York, Oa­kland y San Die­go son ciu­da­des que no tie­nen san­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra los ofi­cia­les que no gra­ban sus ac­cio­nes, de acuer­do al Cen­tro de Jus­ti­cia Bren­nan de la Es­cue­la de Le­yes de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

La Unión Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les, ACLU (si­glas en in­glés), es­tu­dió el pro­ble­ma y di­jo que las po­lí­ti­cas cla­ras son vi­ta­les, jun­to con un cas­ti­go por no aca­tar­las.

“Los de­par­ta­men­tos de Po­li­cía no pue­den mi­rar ha­cia otro la­do cuan­do los ofi­cia­les no ac­ti­van las cá­ma­ra cor­po­ra­les en in­ci­den­tes cru­cia­les, o van a con­ver­tir­se en al­go in­ser­vi­ble en lo que se re­fie­re a la res­pon­sa­bi­li­dad”, co­men­tó Pe­ter Bi­bring, abo­ga­do de al­ta je­rar­quía de ACLU en el sur de Ca­li­for­nia.

Epi­so­dio en San Die­go

La Po­li­cía de San Die­go ha si­do cri­ti­ca­da por no gra­bar una se­rie de ti­ro­teos de al­to per­fil.

Eso ha pro­vo­ca­do que el De­par­ta­men­to re­vi­se sus po­lí­ti­cas pa­ra es­ti­pu­lar que los ofi­cia­les de­ben en­cen­der sus cá­ma­ras an­tes de que ten­gan el ma­yor ti­po de con­tac­to con los ciu­da­da­nos, aun­que han con­ti­nua­do las vio­la­cio­nes a esas re­glas.

La se­ma­na pa­sa­da, dos ofi­cia­les de la Uni­dad de Pan­di­llas de San Die­go, du­ran­te un pa­tru­lla­je noc­turno se de­tu­vie­ron a un la­do de un pea­tón en una ca­lle os­cu­ra de un área re­si­den­cial, el hom­bre ca­si de in­me­dia­to abrió fue­go, di­jo la Po­li­cía.

El sos­pe­cho­so, Jes­se Gó­mez, ba­leó a Wa­de Ir­win cuan­do se ba­jó de la pa­tru­lla y lue­go dis­pa­ró a tra­vés de la puer­ta abier­ta y ma­tó al com­pa­ñe­ro de Ir­win, Jo­nat­han De Guz­mán, de acuer­do a la Po­li­cía.

Ir­win con­tes­tó la agre­sión y em­pe­zó a gra­bar ma­nual­men­te des­pués del ti­ro­teo, sin em­bar­go, la Po­li­cía no ha in­for­ma­do si fue cap­tu­ra­do.

Las cá­ma­ras se en­cien­den an­tes de que un ofi­cial opri­ma el bo­tón pa­ra gra­bar, y tie­nen una me­mo­ria pa­ra gra­bar el vi­deo po­co an­tes de que el ofi­cial opri­ma el bo­tón.

Esa fun­ción per­mi­te un lap­so de 30 se­gun­dos pa­ra re­cu­pe­rar­la, sin au­dio. No se sa­be si Ir­win ac­ti­vó esa fun­ción.

Tan­to Ir­win co­mo Gó­mez re­sul­ta­ron gra­ve­men­te le­sio­na­dos y si­guen hos­pi­ta­li­za­dos.

Víc­tor To­rres, un abo­ga­do de de­re­chos ci­vi­les de San Die­go, co­men­tó que la po­lí­ti­ca del De­par­ta­men­to de­ja en cla­ro que am­bos ofi­cia­les de­be­rían de ha­ber gra­ba­do an­tes de acer­car­se a Gó­mez.

She­lley Zim­mer­man, je­fe de la Po­li­cía, elo­gió las ac­cio­nes de Ir­win, in­clu­yen­do el ha­ber ac­ti­va­do la cá­ma­ra cor­po­ral cuan­do lo hi­zo, ca­ta­lo­gán­do­las co­mo he­roi­cas.

El De­par­ta­men­to del She­riff del Con­da­do Ala­me­da cam­bió la po­lí­ti­ca pa­ra las cá­ma­ras cor­po­ra­les des­pués de un in­ci­den­te que fue muy pu­bli­ci­ta­do en no­viem­bre en don­de dos ayu­dan­tes del She­riff fue­ron cap­ta­dos por un vi­deo de vi­gi­lan­cia uti­li­zan­do sus ma­ca­nas pa­ra gol­pear a un la­drón de au­tos en me­dio de una ca­lle del Dis­tri­to Mis­sion de San Fran­cis­co.

En to­tal, on­ce ofi­cia­les res­pon­die­ron al lla­ma­do pe­ro 10 no en­cen­die­ron sus cá­ma­ras cor­po­ra­les.

El que lo hi­zo fue por ac­ci­den­te.

Ca­sos en Ari­zo­na y Ca­li­for­nia pro­vo­can que los De­par­ta­men­tos no cons­tru­yan con­fian­za con el ciu­da­dano, opi­na ex pro­fe­sor de Jus­ti­cia

Las cá­ma­ras se en­cien­den pri­me­ro y des­pués el ofi­cial de­be opri­mir el bo­tón pa­ra gra­bar

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.