Des­viar al si­guien­te ex­tre­mis­ta

El Diario de El Paso - - Opinión -

Nue­va York— En su edi­to­rial, ‘Des­viar al si­guien­te ex­tre­mis­ta’, The New York Ti­mes di­ce lo si­guien­te:

Aun cuan­do es po­si­ble que nun­ca se co­noz­can com­ple­ta­men­te los mo­ti­vos de Omar Ma­teen, la ma­sa­cre que co­me­tió el 12 de ju­nio en Or­lan­do ha plan­tea­do una in­te­rro­gan­te ur­gen­te. ¿Có­mo pue­de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca con­tra­rres­tar la au­to­rra­di­ca­li­za­ción y pre­ve­nir los ata­ques in­ter­nos, per­pe­tra­dos por quie­nes han ab­sor­bi­do el lla­ma­do de or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas pa­ra ma­tar a ci­vi­les inocen­tes?

Es­ta­dos Uni­dos no es el úni­co país que es­tá ba­ta­llan­do pa­ra en­con­trar una res­pues­ta que man­ten­ga se­gu­ro a su pue­blo, frus­tre a los ex­tre­mis­tas y, to­da­vía, pre­ser­ve las li­ber­ta­des bá­si­cas, in­clui­das las de ex­pre­sión, reunión y mo­vi­mien­to. Fran­cia y, en efec­to, gran par­te de Eu­ro­pa es­tán sos­te­nien­do el mis­mo de­ba­te, pa­ra el cual no hay so­lu­ción fá­cil.

Sim­ple­men­te, no hay for­ma de mo­ni­to­rear to­das las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, las pu­bli­ca­cio­nes en los me­dios so­cia­les, los co­rreos elec­tró­ni­cos y otros mé­to­dos que pu­die­ran usar los ex­tre­mis­tas pa­ra lle­gar a quie­nes son sus­cep­ti­bles a su pro­pa­gan­da. Aun si la hu­bie­ra, ella trans­for­ma­ría a una so­cie­dad abier­ta en una en la que el mo­ni­to­reo gu­ber­na­men­tal se­ría ge­ne­ra­li­za­do.

En­ton­ces, ¿qué se pue­de ha­cer? Una res­pues­ta es­tá en las in­ves­ti­ga­cio­nes ri­gu­ro­sas y la apli­ca­ción de la ley, que han lle­va­do a aprehen­sio­nes cuan­do se es­tán eje­cu­tan­do los pla­nes. Es­te mes, por ejem­plo, se en­con­tró cul­pa­bles a tres jó­ve­nes so­ma­líes­ta­dou­ni­den­ses de Min­nea­po­lis, un cen­tro de re­clu­ta­mien­to de ex­tre­mis­tas en Es­ta­dos Uni­dos, en un tri­bu­nal fe­de­ral por ha­ber tra­ta­do de via­jar a Si­ria en el 2014 pa­ra unir­se al Es­ta­do Is­lá­mi­co. Po­drían en­fren­tar sen­ten­cias de cadena perpetua. En to­tal, los fis­ca­les fe­de­ra­les han acusado pú­bli­ca­men­te a 20 per­so­nas en Min­ne­so­ta, en re­la­ción con Sha­bab, una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta afri­ca­na; a otras 10 las han acusado de apo­yar al Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Sin em­bar­go, ta­les de­ten­cio­nes su­ce­den tar­día­men­te en el pro­ce­so, des­pués de que los in­di­vi­duos se ra­di­ca­li­zan o su­cum­ben al men­sa­je de las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas. El re­to es tra­tar de iden­ti­fi­car a quie­nes son vul­ne­ra­bles a las ideo­lo­gías ex­tre­mis­tas y a desa­rro­llar pro­gra­mas y es­tra­te­gias que pu­die­ran con­du­cir­los por un ca­mino me­jor.

El go­bierno de Oba­ma ha em­pe­za­do a dar al­gu­nos pa­sos im­por­tan­tes, in­clui­da la re­es­truc­tu­ra­ción del es­fuer­zo del De­par­ta­men­to de Es­ta­do por con­tra­rres­tar el exi­to­so en­vío de men­sa­jes del Es­ta­do Is­lá­mi­co en los me­dios so­cia­les, que han atraí­do a mi­les de jó­ve­nes, en su ma­yo­ría eu­ro­peos, a los campos de ba­ta­lla. El plan es me­ter­le más di­ne­ro al pro­gra­ma, ca­pa­ci­tar a más per­so­nal y di­se­ñar en for­ma más pre­ci­sa los men­sa­jes di­ri­gi­dos a po­bla­cio­nes es­pe­cí­fi­cas.

En el 2014, con­for­me evo­lu­cio­na­ba la ame­na­za te­rro­ris­ta de los ata­ques a gran es­ca­la de al-Qae­da a una red más di­fu­sa que bus­ca­ba blancos blan­dos, el go­bierno co­men­zó a acer­car­se a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les que ya es­ta­ban tra­tan­do de con­fron­tar el pro­ble­ma de los jó­ve­nes a quie­nes atraía el ex­tre­mis­mo vio­len­to. El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia es­co­gió a Min­nea­po­lis, Bos­ton y Los Án­ge­les pa­ra apli­car pro­gra­mas pi­lo­to pa­ra tra­ba­jar con las or­ga­ni­za­cio­nes cí­vi­cas y los di­ri­gen­tes lo­ca­les.

Min­nea­po­lis ha si­do un desafío par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil: tie­ne la po­bla­ción de in­mi­gran­tes so­ma­líes más gran­de del país y más de sus jó­ve­nes se han ido a pe­lear con or­ga­ni­za­cio­nes ex­tre­mis­tas que de cual­quier otra ciu­dad. Se han fi­nan­cia­do ini­cia­ti­vas allí con di­ne­ro fe­de­ral, lo­cal y cor­po­ra­ti­vo, in­clui­dos pro­gra­mas de en­se­ñan­za pa­ra jó­ve­nes so­ma­líes con ac­ce­so a fuen­tes de em­pleo. Se es­ta­ble­cie­ron una li­ga de fut­bol y una or­ga­ni­za­ción es­pe­cial, no lu­cra­ti­va, pa­ra for­jar re­la­cio­nes entre los gru­pos ba­sa­dos en la co­mu­ni­dad, las es­cue­las y los or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Y los fis­ca­les fe­de­ra­les han ex­hor­ta­do a los ima­nes pa­ra que sal­gan de las mez­qui­tas y par­ti­ci­pen con los jó­ve­nes en si­tios me­nos for­ma­les.

Una com­pli­ca­ción de lle­var a la prác­ti­ca es­tas es­tra­te­gias es el pa­pel cen­tral del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, lo que ha ge­ne­ra­do sus­pi­ca­cias so­bre si ta­les es­fuer­zos es­tán orien­ta­dos más a la re­co­pi­la­ción de in­te­li­gen­cia que a pro­por­cio­nar una ver­da­de­ra asis­ten­cia. Los ex­per­tos di­cen que esa es la ra­zón por la cual los di­ri­gen­tes co­mu­ni­ta­rios de­ben es­tar al fren­te de ta­les ini­cia­ti­vas.

Iden­ti­fi­car a los jó­ve­nes en ries­go de que se ra­di­ca­li­cen y ale­jar­los del re­clu­ta­mien­to te­rro­ris­tas no se­rá fá­cil, ni rá­pi­do, ni ba­ra­to, pe­ro Es­ta­dos Uni­dos tie­ne que ha­cer de ello una prio­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.