Es mo­men­to de pe­dir pres­ta­do

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— A la cam­pa­ña elec­to­ral to­da­vía le que­dan tres ho­rri­bles me­ses pa­ra con­cluir, pe­ro las pro­ba­bi­li­da­des –83 por cien­to se­gún el nue­vo mo­de­lo del New York Ti­mes– son que ter­mi­na­rán con la elec­ción de una pre­si­den­ta sen­sa­ta y sa­na. ¿Qué de­be­ría ha­cer pa­ra es­ti­mu­lar la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos, a la que le va me­jor que a la ma­yor par­te del mun­do, pe­ro que to­da­vía le fal­ta mu­chí­si­mo pa­ra lle­gar a don­de de­be­ría es­tar?

Cla­ro que exis­ten mu­chas for­mas en las que se pue­de me­jo­rar nues­tra po­lí­ti­ca económica. Sin em­bar­go, lo más im­por­tan­te que ne­ce­si­ta­mos es un mar­ca­do in­cre­men­to en la in­ver­sión pú­bli­ca en to­do, des­de la ener­gía has­ta el trans­por­te y el tra­ta­mien­to del agua.

¿Có­mo de­be­ría­mos pa­gar por es­ta in­ver­sión? No de­be­ría­mos; no en es­te mo­men­to, ni en nin­gún fu­tu­ro cer­cano. En es­te mo­men­to hay ar­gu­men­tos abru­ma­do­res pa­ra que el Go­bierno pi­da más prés­ta­mos.

Pri­me­ro ex­pli­ca­ré es­te ar­gu­men­to y lue­go abor­da­ré al­gu­nas de las ob­je­cio­nes usua­les.

Pri­me­ro, te­ne­mos una ne­ce­si­dad ob­via y apre­mian­te de in­ver­sión pú­bli­ca en mu­chas áreas. En Was­hing­ton, el en­ve­je­ci­do Me­tro está en tan mal es­ta­do que es po­si­ble que se ten­gan que ce­rrar to­das las lí­neas pa­ra dar­les mantenimiento. En Flo­ri­da, el cieno ver­de que in­fes­ta las pla­yas, en gran par­te, por­que no se mo­der­ni­zó un di­que de 80 años de an­ti­güe­dad, ni se ad­qui­rie­ron mas te­rre­nos pa­ra ha­cer­los zo­na de es­co­rren­tía, está obli­gan­do al Cuer­po de In­ge­nie­ros del Ejé­rci­to a li­be­rar agua con­ta­mi­na­da del lago Okee­cho­bee. Hay his­to­rias si­mi­la­res por to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Así que es cla­ro que in­ver­tir más en in­fra­es­truc­tu­ra nos ha­ría más ri­cos. En­tre tan­to, el Go­bierno fe­de­ral pue­de pe­dir pres­ta­do a tasas de in­te­rés in­creí­ble­men­te ba­jas: los bo­nos a 10 años, pro­te­gi­dos con­tra la in­fla­ción, pro­du­je­ron só­lo 0.09 por cien­to el vier­nes.

Si se unen es­tos dos fac­to­res –gran­des ne­ce­si­da­des de in­ver­sión pú­bli­ca y tasas de in­te­rés muy ba­jas–, ello in­di­ca no só­lo que de­be­ría­mos pe­dir pres­ta­do pa­ra in­ver­tir, sino que es­ta in­ver­sión bien po­dría pa­gar­se so­la aun en tér­mi­nos estrictamente fis­ca­les. ¿Có­mo? Gas­tar más aho­ra sig­ni­fi­ca­ría una eco­no­mía más gran­de des­pués, lo que sig­ni­fi­ca­ría más in­gre­sos fis­ca­les. Es pro­ba­ble que es­tos in­gre­sos fis­ca­les sean ma­yo­res que cual­quier au­men­to en el pa­go fu­tu­ro de los in­tere­ses.

Y en es­te aná­li­sis ni si­quie­ra se to­ma en cuen­ta el pa­pel po­ten­cial de la in­ver­sión pú­bli­ca en la crea­ción de em­pleos: a pe­sar de una ta­sa ge­ne­ral de des­em­pleo ba­ja, es pro­ba­ble que a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se to­da­vía le fal­te pa­ra al­can­zar el em­pleo pleno, y una agen­da de in­ver­sio­nes tam­bién ofre­ce­ría un va­lio­so se­gu­ro con­tra po­si­bles cri­sis fu­tu­ras.

¿Por qué, en­to­nes, no es­ta­mos pi­dien­do pres­ta­do e in­vir­tien­do? A con­ti­nua­ción pre­sen­to al­gu­nas de las ob­je­cio­nes usua­les y por qué es­tán equi­vo­ca­das.

• No po­de­mos pe­dir pres­ta­do por­que ya de­be­mos mu­cho.

Por lo ge­ne­ral, a la gen­te que di­ce es­to le gus­ta ci­tar gran­des ci­fras –‘Nues­tra deu­da es de 19,000 bi­llo­nes de dó­la­res’– que en­to­nan con su me­jor voz del doc­tor Ma­lé­vo­lo. Sin em­bar­go, to­do lo re­la­ti­vo a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se es enor­me y lo que im­por­ta es la com­pa­ra­ción en­tre el cos­to del ser­vi­cio de la deu­da y nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar. Y los pa­gos de los in­tere­ses fe­de­ra­les son de só­lo 1.3 por cien­to del PIB, ba­jo se­gún es­tán­da­res his­tó­ri­cos.

• Es po­si­ble que los cos­tos de pe­dir pres­ta­do sean ba­jos aho­ra, pe­ro po­drían au­men­tar.

Sí, a la me­jor. Sin em­bar­go, es­ta­mos ha­blan­do de prés­ta­mos a lar­go pla­zo que se fi­jan con las ba­jas tasas ac­tua­les. Si 10 años no es tiem­po su­fi­cien­te, ¿qué tal bo­nos pro­te­gi­dos con­tra la in­fla­ción por 30 años? Só­lo es­tán rin­dien­do 0.64 por cien­to.

• El go­bierno no pue­de ha­cer na­da bien. ¡Solyn­dra! ¡Solyn­dra! ¡Beng­ha­zi!

Gran par­te de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca está com­pro­me­ti­da con la te­sis de que cual­quie­ra y to­dos los es­fuer­zos del go­bierno pa­ra me­jo­rar nues­tra vi­da es­tán con­de­na­dos al fra­ca­so; una te­sis que se con­vier­te en una pro­fe­cía que por su na­tu­ra­le­za con­tri­bu­ye a su cum­pli­mien­to cuan­do es­tas per­so­nas ocu­pan pues­tos reales. Sin em­bar­go, pa­ra sos­te­ner esa te­sis hay que dar­le la es­pal­da a nues­tra his­to­ria: la gran­de­za es­ta­dou­ni­den­ses se creó, en gran par­te, con la in­ver­sión gu­ber­na­men­tal o la pri­va­da, a las que mol­deó el apo­yo po­pu­lar, des­de el ca­nal Erie has­ta los fe­rro­ca­rri­les trans­con­ti­nen­ta­les y el sis­te­ma de ca­rre­te­ras in­ter­es­ta­ta­les.

En cuan­to a la in­sis­ten­cia en los fra­ca­sos in­di­vi­dua­les, to­das las or­ga­ni­za­cio­nes gran­des, don­de es­tán to­tal­men­te in­clui­dos los ne­go­cios par­ti­cu­la­res, par­ti­ci­pan en al­gu­nos pro­yec­tos que no fun­cio­nan. Sí, al­gu­nas in­ver­sio­nes en ener­gía re­no­va­ble sa­lie­ron mal; pe­ro, en con­jun­to, la pro­mo­ción que el Go­bierno de Oba­ma hi­zo de la so­lar y la eó­li­ca han si­do un éxi­to enor­me, con apro­xi­ma­da­men­te el cuá­dru­ple de la pro­duc­ción des­de el 2008. La ener­gía eco­ló­gi­ca de­be­ría ver­se co­mo una ins­pi­ra­ción y no co­mo un cuento con moraleja.

En re­su­men, hay un ar­gu­men­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas abru­ma­dor pa­ra que el Go­bierno fe­de­ral pi­da pres­ta­do pa­ra pa­gar la in­ver­sión pú­bli­ca. ¿Aca­so la pró­xi­ma pre­si­den­ta po­drá ac­tuar al res­pec­to?

Las bue­nas no­ti­cias son que el dis­cur­so de la éli­te pa­re­ce, fi­nal­men­te, es­tar­se mo­vien­do en la di­rec­ción co­rrec­ta. Ha­ce cin­co años el gru­po del ‘Belt­way’ de Was­hing­ton es­ta­ba ob­se­sio­na­do con los gran­des ma­les de la deu­da y los dé­fi­cits. Hoy, no lo está tan­to.

Las ma­las no­ti­cias son que aun si Hi­llary Clin­ton ga­na, bien po­dría en­fren­tar el mis­mo ti­po de opo­si­ción re­pu­bli­ca­na de tie­rras in­cen­dia­das que en­ca­ró el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma des­de el pri­mer día. Así es que no só­lo im­por­ta quién ga­na en no­viem­bre, sin por cuán­to. ¿Ha­brá una ola de­mó­cra­ta su­fi­cien­te­men­te fuerte co­mo dar­le a Clin­ton la ca­pa­ci­dad pa­ra ac­tuar?

Sin em­bar­go, mien­tras la po­lí­ti­ca si­ga sien­do in­cier­ta, está cla­ro lo que de­be­ría­mos es­tar ha­cien­do. Es mo­men­to de que el Go­bierno fe­de­ral pi­da pres­ta­do e in­vier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.