Re­pu­bli­ca­nos de Te­xas desai­ran a Trump pa­ra re­ne­go­ciar el NAF­TA

El can­di­da­to pre­si­den­cial hi­zo la su­ge­ren­cia es­ta se­ma­na, pe­ro la ex­tin­ción es pre­fe­ri­ble pa­ra com­pa­ñe­ros par­ti­dis­tas

El Diario de El Paso - - Texas - Kirby Wil­son/The Te­xas Tri­bu­ne

NAF­TA no es una pa­la­bra su­cia (en el es­ta­do)” John Cornyn, Se­na­dor y asis­ten­te del lí­der na­cio­nal del par­ti­do re­pu­bli­cano

Aus­tin— Atra­pa­dos en­tre las ten­den­cias an­ti­glo­ba­les de su can­di­da­to a la pre­si­den­cia y los gran­des ne­xos de su es­ta­do con Mé­xi­co por tra­ta­dos, los re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so de Te­xas es­tán en una lí­nea po­lí­ti­ca tru­cu­len­ta al ha­blar de re­ne­go­ciar el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (abre­via­do NAF­TA en EU y TLC en Mé­xi­co).

El no­mi­na­do re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia, Do­nald Trump, lla­mó al tra­ta­do “un desas­tre” y su­gi­rió re­ne­go­ciar el pac­to en un dis­cur­so del lu­nes pa­sa­do en Detroit.

A me­nos que lo­gre­mos un me­jor tra­to, di­jo, EU de­be­ría sa­lir de ese acuer­do de 22 años que ba­jó las ba­rre­ras aran­ce­la­rias en­tre EU, Mé­xi­co y Ca­na­dá.

Los te­xa­nos más con­ser­va­do­res tam­bién quie­ren aban­do­nar el tra­ta­do. La pla­ta­for­ma de 2016 del Par­ti­do Re­pu­bli­cano exi­ge “el re­ti­ro in­me­dia­to del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio”.

Pe­ro cuan­do el pe­rió­di­co The Te­xas Tri­bu­ne cues­tio­nó a ca­da uno de los 27 miem­bros re­pu­bli­ca­nos de la de­le­ga­ción del Con­gre­so en Te­xas, nin­guno se unió a Trump en su idea de re­ne­go­ciar el tra­ta­do. Nin­guno acep­tó ser en­tre­vis­ta­do. Tres res­pon­die­ron de ma­ne­ra es­cri­ta.

“El NAF­TA es el res­pon­sa­ble de ha­ber in­cre­men­ta­do el in­ter­cam­bio en­tre Te­xas y Mé­xi­co en ca­si 110 por cien­to des­de el 2004”, de­cla­ró el re­pre­sen­tan­te Will Hurd —re­pu­bli­cano de San An­to­nio— en un co­mu­ni­ca­do.

“Te­xas va a la ca­be­za en la na­ción en ex­por­ta­cio­nes y be­ne­fi­cios gra­cias a los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les que po­nen los bie­nes y ser­vi­cios de Te­xas en las ma­nos de más clien­tes”, ex­pli­có el re­pre­sen­tan­te La­mar Smith, re­pu­bli­cano de San An­to­nio, quien vo­tó pa­ra ra­ti­fi­car el TLC en 2003.

En 1991, un año an­tes de que el pre­si­den­te Geor­ge H. W. Bush fir­ma­ra el NAF­TA, Te­xas ex­por­tó a Mé­xi­co 15.5 mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en bie­nes, de acuer­do con el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Co­mer­cio del Cen­tro Te­xas.

Pa­ra el 2015, eso se ha­bía sex­tu­pli­ca­do. El año pa­sa­do, la in­dus­tria de ex­por­ta­cio­nes de Te­xas dio em­pleo a 1.1 mi­llo­nes de per­so­nas, la ma­yor de to­das en el país, se­gún re­por­ta el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de EU.

“NAF­TA no es una pa­la­bra su­cia en Te­xas”, co­men­tó el se­na­dor de EU John Cornyn —asis­ten­te del lí­der na­cio­nal del par­ti­do— en una en­tre­vis­ta en mar­zo pa­ra el Ins­ti­tu­to Broo­kings.

Tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, vi­sión agria

Sin em­bar­go, la opinión pú­bli­ca del par­ti­do re­pu­bli­cano de Te­xas so­bre tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les se ha agria­do.

Aun­que no hay una en­cues­ta re­cien­te que ha­ya son­dea­do la po­pu­la­ri­dad del NAF­TA es­pe­cí­fi­ca­men­te, en una en­cues­ta de ju­nio del 2016 con­du­ci­da por el Pro­yec­to de Po­lí­ti­cas de Te­xas de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin, se ob­ser­vó que el 51 por cien­to de los re­pu­bli­ca­nos del es­ta­do per­ci­ben los acuer­dos del tra­ta­do co­mo des­fa­vo­ra­bles, com­pa­ra­do con ape­nas el 17 por cien­to que los apoyan.

Scott Lin­ci­co­me, in­ves­ti­ga­dor ad­jun­to del Ins­ti­tu­to Ca­to, co­men­tó que la opinión pú­bli­ca de los acuer­dos de co­mer­cio con fre­cuen­cia va li­ga­da a una “ce­gue­ra par­ti­dis­ta”.

A al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos de Te­xas pue­de no gus­tar­les el NAF­TA en par­te por­que fue ra­ti­fi­ca­do cuan­do el es­po­so de la ac­tual can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la pre­si­den­cia Hi­llary Clin­ton era pre­si­den­te, ex­pli­có el di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de Te­xas, Mi­chael Joy­ce.

Clin­ton tam­bién era se­cre­ta­ria de es­ta­do du­ran­te las pri­me­ras ne­go­cia­cio­nes de la So­cie­dad Tras-Pa­cí­fi­ca, aún pen­dien­te de ra­ti­fi­car.

In­clu­so los de­trac­to­res del NAF­TA en Te­xas re­co­no­cen que el es­ta­do ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­ge eco­nó­mi­co gra­cias a la re­duc­ción de ba­rre­ras que tra­jo el tra­ta­do.

El re­pre­sen­tan­te Ge­ne Green, de­mó­cra­ta de Houston, quien vo­tó con­tra la ra­ti­fi­ca­ción del NAF­TA, co­men­tó: “Creo que el NAF­TA be­ne­fi­ció al es­ta­do co­mo un to­do, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te be­ne­fi­ció a mi dis­tri­to”.

Green agre­gó que si el NAF­TA es­tu­vie­ra su­je­to a vo­ta­ción el día de hoy, no vo­ta­ría por él.

El re­pre­sen­tan­te Be­to O’Rour­ke, de­mó­cra­ta por El Pa­so, co­men­tó que al ini­cio su re­gión fue “de­vas­ta­da” por el NAF­TA, per­dien­do mi­les de em­pleos de manufactura que se fue­ron a unos ki­ló­me­tros al otro la­do de la fron­te­ra “ca­si de la no­che a la ma­ña­na”.

Sin em­bar­go, even­tual­men­te El Pa­so se adap­tó a la nue­va reali­dad económica, re­cu­pe­ran­do mu­chos de los em­pleos que ori­gi­nal­men­te se ha­bían per­di­do.

“Si so­la­men­te ob­ser­va­mos el im­pac­to neto, NAF­TA fue po­si­ti­vo”, opi­nó.

La or­ga­ni­za­ción de la cam­pa­ña de Trump no res­pon­dió una so­la de las mu­chas so­li­ci­tu­des de co­men­ta­rios, pe­ro Trump ha su­ge­ri­do que él re­ne­go­cia­ría NAF­TA a tra­vés de im­po­ner cuo­tas en al­gu­nos bie­nes pa­ra ayu­dar a pro­te­ger a las fa­bri­can­tes de EU de la com­pe­ten­cia ex­tran­je­ra.

Tim Wi­se, di­rec­tor del pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción y po­lí­ti­ca del Ins­ti­tu­to de De­sa­rro­llo y Am­bien­te Mun­dia­les de la Uni­ver­si­dad Tufts, ha cri­ti­ca­do por mu­cho tiem­po el am­bien­te to­le­ran­te de NAF­TA en lo que se re­fie­re a es­tán­da­res de me­dio am­bien­te y de tra­ba­jo. Co­mo Trump, a él tam­bién le gus­ta­ría ver que el NAF­TA se re­ne­go­cia. Pe­ro se re­fi­rió al pro­ba­ble plan de re­for­ma de Trump co­mo “ab­sur­do”.

“La idea de que EU po­dría aco­sar a Mé­xi­co pa­ra que acep­te cual­quier pro­tec­ción del tra­ta­do que Trump desee im­po­ner sin ha­cer al­gu­na con­ce­sión a cam­bio no es la ma­ne­ra en que fun­cio­nan las ne­go­cia­cio­nes de acuer­dos”, ex­pli­có.

Ade­más Trump no ha es­pe­ci­fi­ca­do las re­for­mas que le gus­ta­ría ha­cer­le al NAF­TA. El 26 de ju­lio, cuan­do Detroit News le pre­gun­tó en una en­tre­vis­ta los de­ta­lles de una re­ne­go­cia­ción, ase­gu­ró que quie­re cam­biar “mu­chas, mu­chas co­sas”.

El tra­ta­do en­tre los tres paí­ses tu­vo vi­da a par­tir de 1992, pe­ro fue en 1988 cuan­do ini­ció con el víncu­lo en­tre eu y Ca­na­dá an­tes de in­cluir a Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.