Sol­da­do pa­se­ño acu­sa­do de ma­tar a ma­dre de su no­via, la cul­pa del ho­mi­ci­dio

El Diario de El Paso - - Texas - As­so­cia­ted Press

Allen­town, Pa. — Un sol­da­do acu­sa­do de ma­tar a la ma­dre de su no­via de 14 años cul­pó a la ado­les­cen­te el vier­nes, di­cién­do­le al jurado que ella ha­bía co­me­ti­do el ase­si­na­to y que su úni­co pa­pel fue ayu­dar a des­ha­cer­se de la evi­den­cia de­bi­do a que la me­nor ase­gu­ra­ba es­tar em­ba­ra­za­da.

El es­pe­cia­lis­ta del Ejér­ci­to, Ca­leb Bar­nes, rin­dió su tes­ti­mo­nio des­pués de que Ja­mie Sil­vo­nek, aho­ra de 15 años, subie­ra al es­tra­do pa­ra la de­fen­sa, pe­ro con­tó una his­to­ria com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, im­pli­cán­do­lo a él en el ase­si­na­to.

Bar­nes, quien es ori­gi­na­rio de El Pa­so, Te­xas, fue acu­sa­do de ase­si­na­to en pri­mer gra­do en el apu­ña­la­mien­to de Cheryl Sil­vo­nek en mar­zo del 2015 en Pennsyl­va­nia, es­to de­bi­do a que ella no es­ta­ba de acuer­do con la re­la­ción que él sos­te­nía con su hi­ja, ya que ha­bía una gran di­fe­ren­cia de edad. Bar­nes, quien hoy tie­ne 22 años, te­nía 21 en el mo­men­to del ho­mi­ci­dio.

Ja­mie Sil­vo­nek acor­dó ren­dir tes­ti­mo­nio en con­tra de Bar­nes co­mo par­te de un acuer­do le­gal, pe­ro los fis­ca­les die­ron por ter­mi­na­da la pre­sen­ta­ción de su ca­so el jue­ves sin lla­mar­la a que pa­sa­ra a tes­ti­fi­car. Sil­vo­nek, quien fue juz­ga­da co­mo adul­ta, se de­cla­ró cul­pa­ble en fe­bre­ro de ase­si­na­to en pri­mer gra­do y cons­pi­ra­ción cri­mi­nal y es­tá cum­plien­do con una sen­ten­cia de 35 años a vi­da en pri­sión.

El vier­nes, en un ines­pe­ra­do gi­ro, la de­fen­sa la lla­mó al es­tra­do, don­de le di­jo a la Cor­te que es­ta­ba “inexo­ra­ble e inefa­ble­men­te enamo­ra­da” de Bar­nes, se­gún re­por­ta­ron los me­dios.

La ado­les­cen­te ad­mi­tió ha­ber ins­ta­do a Bar­nes por me­dio de men­sa­jes de tex­to pa­ra que co­me­tie­ra el cri­men, pa­ra en­ton­ces po­der con­ti­nuar con su re­la­ción.

“Creo que lo que hi­ce fue igual o peor que el ac­to en sí”, di­jo. “Re­co­noz­co que de­bo ha­cer lo co­rrec­to. Eso es ha­cer­me res­pon­sa­ble por mis ac­cio­nes, al­go que su clien­te no ha he­cho aún”.

Sil­vo­nek des­cri­bió có­mo Bar­nes aga­rró a su ma­dre del cue­llo des­de el asien­to de atrás de su SUV cuan­do la mu­jer se es­ta­cio­na­ba en la co­che­ra de su ca­sa tras ha­ber lle­va­do a la pa­re­ja a un con­cier­to en Scran­ton.

Sil­vo­nek, vis­tien­do un ove­rol de co­lor bei­ge y es­po­sas, se lim­pió las lá­gri­mas mien­tras ha­bla­ba de su ma­dre, su voz que­brán­do­se de ma­ne­ra emo­ti­va. Man­tu­vo su mi­ra­da ba­ja, su ca­be­llo ru­bio cu­brien­do su ros­tro.

Bar­nes mi­ró con fu­ria a Sil­vo­nek mien­tras ella ren­día su tes­ti­mo­nio.

Di­jo pos­te­rior­men­te a la Cor­te que Sil­vo­nek ha­bía apu­ña­la­do a su ma­dre du­ran­te una pe­lea lue­go de que ella le re­ve­la­ra que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. El sub­pro­cu­ra­dor su­pe­rior Jeff Dim­mig se re­fi­rió al tes­ti­mo­nio de Bar­nes co­mo “ab­sur­do” ya que in­ten­ta­ba di­fa­mar a la ado­les­cen­te.

Bar­nes di­jo que se ha­bía que­da­do dor­mi­do en su Ca­ma­ro es­ta­cio­na­do afue­ra de la ca­sa de las Sil­vo­nek an­tes de re­gre­sar­se a Fort Mea­de, en Mary­land, don­de es­ta­ba apos­ta­do. Se en­con­tra­ba fue­ra de ser­vi­cio en el mo­men­to del ase­si­na­to.

Agre­gó que fue des­per­ta­do por Ja­mie Sil­vo­nek, cu­bier­ta de san­gre, gol­pean­do al vi­drio del au­to. Ella le di­jo que su ma­dre es­ta­ba muer­ta en la SUV, se­gún Bar­nes tes­ti­fi­có.

Dim­mig mos­tró a Bar­nes el ar­ma ho­mi­ci­da. Bar­nes le di­jo al fis­cal que era una na­va­ja que ha­bía de­ja­do en la ca­sa de Sil­vo­nek la se­ma­na an­te­rior al ase­si­na­to de su ma­dre y que su no­via nun­ca se la ha­bía re­gre­sa­do.

Ca­leb bar­nes ase­gu­ra que él so­la­men­te se des­hi­zo de la evi­den­cia, ya que la me­nor ar­gu­men­ta­ba es­tar em­ba­ra­za­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.