Agre­de ebrio a em­plea­dos de El Dia­rio de El Pa­so

El Diario de El Paso - - Panorama - Vie­ne de la Por­ta­da (Kar­la Val­dez / El Dia­rio de El Pa­so)

Nu­la res­pues­ta po­li­cia­ca

Des­pués de lla­mar al nú­me­ro de emer­gen­cias a las 3:24 a.m., Eduardo Pérez, su­per­vi­sor de re­par­ti­do­res, acu­dió al lu­gar y fue tes­ti­go del aco­so del hom­bre a la re­par­ti­do­ra.

De acuer­do con Pérez, el su­je­to –un hom­bre his­pano de en­tre 25 y 30 años– te­nía su ca­mio­ne­ta de­trás del vehícu­lo de la re­par­ti­do­ra pa­ra im­pe­dir que sa­lie­ra del lu­gar, mien­tras que él, de for­ma in­sis­ten­te, gol­pea­ba la ven­ta­na y le gri­ta­ba a la mu­jer que se ba­ja­ra.

Pérez se ba­jó de una de las uni­da­des de El Dia­rio de El Pa­so y le exi­gió al hom­bre que de­ja­ra a la re­par­ti­do­ra en paz, a lo que el ti­po res­pon­dió con gro­se­rías y ame­na­zas de muer­te.

“Nos em­pe­zó a gri­tar y va­rias ve­ces nos di­jo que nos iba a ma­tar”, co­men­tó Pérez.

El Dia­rio de El Pa­so tie­ne en su po­der vi­deos de la agre­sión.

Cuan­do los em­plea­dos creían que el in­di­vi­duo subía a su ca­mio­ne­ta pa­ra ir­se, que­da­ron ató­ni­tos al ver que ace­le­ró y cho­có la ca­mio­ne­ta de la em­pre­sa en dos ocasiones.

“Se subió a su ca­mio­ne­ta y se le aven­tó a la uni­dad y ter­mi­nó su­bién­do­la a la ban­que­ta”, re­la­tó.

Pérez y Mi­guel Vásquez, otro re­par­ti­dor que lle­gó al lu­gar a apo­yar a sus com­pa­ñe­ros an­te la de­mo­ra­da res­pues­ta de la Po­li­cía, re­la­ta­ron que el hom­bre da­ba vuel­tas en círcu­lo mien­tras se­guía ame­na­zán­do­los, por lo que a las 3:39 de la ma­ña­na, los em­plea­dos de El Dia­rio de El Pa­so lla­ma­ron por se­gun­da vez al nú­me­ro de emer­gen­cias.

La Po­li­cía bri­lló por su au­sen­cia

Pe­se a que las au­to­ri­da­des ase­gu­ran que su tiem­po de res­pues­ta es de 5 a 8 mi­nu­tos, la res­pues­ta tar­dó ca­si una ho­ra. Eso sin con­si­de­rar que una es­ta­ción de Po­li­cía es­tá a unas cua­dras.

“El ti­po tu­vo to­do el tiem­po del mun­do pa­ra dar vuel­tas y gri­tar­nos de co­sas y la Po­li­cía no­más no lle­ga­ba”, di­jo Vásquez.

Has­ta el mo­men­to, la Po­li­cía no ha emi­ti­do co­men­ta­rios. El sar­gen­to Enrique Ca­rri­llo, vo­ce­ro de la cor­po­ra­ción, es­pe­cu­ló que di­cha de­mo­ra pu­do de­ber­se a un po­si­ble cam­bio de turno.

“No sa­bría de­cir­le exac­ta­men­te por qué se tar­da­ron tan­to, pe­ro pue­de ser que ha­ya ha­bi­do un cam­bio de turno u otras lla­ma­das de emer­gen­cia an­tes de esa”, co­men­tó.

Los re­par­ti­do­res tam­bién re­la­ta­ron que en una oca­sión el hom­bre se acer­có a ellos y los ame­na­zó de muer­te, con lo que pa­re­cía ser un ar­ma de fue­go.

“Es­ta­ba em­pu­ñan­do al­go con­tra no­so­tros, pe­ro co­mo los vi­drios es­ta­ban muy os­cu­ros no sé bien si era una pis­to­la”, ex­pre­só Pérez.

Di­cha ac­ción hi­zo que los tra­ba­ja­do­res te­mie­ran por su vi­da, ya que ca­da se­gun­do que pa­sa­ba las agre­sio­nes se tor­na­ban más vio­len­tas. “Te­nía­mos mie­do por nues­tras vi­das”, ex­pre­sa­ron.

Lle­gó un agen­te... pe­ro le hi­zo más ca­so al agre­sor

A las 4 a.m., de nue­va cuen­ta los em­plea­dos lla­ma­ron a la Po­li­cía, por lo que la ope­ra­do­ra del nú­me­ro de emer­gen­cias con­tes­tó que ya ha­bía tres re­por­tes del mis­mo ca­so.

“No sé cuán­tos re­por­tes más que­ría pa­ra que fue­ra una pa­tru­lla”, di­jo Vásquez.

Fi­nal­men­te, a las 4:10 a.m. arri­bó una pa­tru­lla al lu­gar e in­te­rro­gó a los em­plea­dos, quie­nes se­ña­la­ron que el agre­sor es­ta­ba en el se­má­fo­ro. El ofi­cial le dio al­can­ce a la ca­mio­ne­ta e in­te­rro­gó al hom­bre.

Pa­ra sor­pre­sa de los em­plea­dos del pe­rió­di­co, el hom­bre pa­só de agre­sor a víc­ti­ma, ya que ase­gu­ra­ba que los re­par­ti­do­res lo ha­bían gol­pea­do.

“Can­do por fin lle­gó la Po­li­cía, nos qui­sie­ron vol­tear los pa­pe­les di­cien­do que los mu­cha­chos lo ha­bían gol­pea­do”, di­jo Flo­res.

A pe­sar de con­tar con el tes­ti­mo­nio del tra­ba­ja­dor del 7-Ele­ven, los ofi­cia­les no pres­ta­ron aten­ción a la agre­sión ale­gan­do que por la fal­ta de cá­ma­ras en el es­ta­cio­na­mien­to no ha­bía prue­bas con­tra el hom­bre, ase­gu­ra­ron los em­plea­dos de El Dia­rio de El Pa­so. Es­to a pe­sar de que los afec­ta­dos te­nían el vi­deo de las agre­sio­nes.

“Los po­li­cías has­ta di­je­ron que se lle­va­rían a los mu­cha­chos a la cár­cel si des­cu­brían que es­ta­ban min­tien­do”, co­men­tó Flo­res.

Al fi­nal el hom­bre fue de­te­ni­do por los uni­for­ma­dos por pre­sen­tar alien­to al­cohó­li­co, mien­tras que el ata­que ha­cia los em­plea­dos fue desecha­do por los agen­tes.

“Yo creo que por­que se veía que te­nía di­ne­ro no le hi­cie­ron na­da al ti­po y só­lo lo iban a de­te­ner por­que an­da­ba bo­rra­cho no por lo que nos hi­zo”, fi­na­li­zó Flo­res.

El nom­bre del agre­sor no ha si­do da­do a co­no­cer.

El hom­brE im­pac­tó sus vehícu­lo con­tra el de la em­pre­sa en dos ocasiones

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.