El peor error de Oba­ma

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­ce­book.com/Kris­tof, Twit­ter.com/Nic­kK­ris­tof

Nue­va York— El en­lo­que­ci­do ata­que de un hom­bre ar­ma­do en un cen­tro noc­turno de Or­lan­do, Flo­ri­da, en ju­nio, ma­tan­do a 49 per­so­nas, re­sul­tó en co­ber­tu­ra to­tal de los me­dios in­for­ma­ti­vos y en un trau­ma na­cio­nal.

Aho­ra ima­gi­ne que una ma­tan­za de ese ti­po se desa­rro­lla más de cin­co ve­ces al día, sie­te días de la se­ma­na, de ma­ne­ra in­ce­san­te du­ran­te cin­co años, to­ta­li­zan­do qui­zá 470 mil muer­tes. Eso es Si­ria. Sin em­bar­go, in­clu­so al tiem­po que los go­bier­nos de Si­ria y Ru­sia co­me­ten crí­me­nes de gue­rra, bom­bar­dean­do hos­pi­ta­les y ma­tan­do de ham­bre a ci­vi­les, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y el mun­do dan la im­pre­sión de en­co­ger­se de hom­bros (ejem, ejem).

Ad­mi­ro a Oba­ma por acre­cen­tar el cui­da­do de sa­lud y evi­tar una cri­sis nu­clear con Irán, pe­ro per­mi­tir que la gue­rra ci­vil de Si­ria y el su­fri­mien­to se pro­lon­guen sin desafío ha si­do su peor error, pro­yec­tan­do una som­bra so­bre su le­ga­do. Es igual­men­te una man­cha so­bre to­dos no­so­tros, análo­ga a la in­di­fe­ren­cia ha­cia re­fu­gia­dos ju­díos en los años 30, a los ojos apar­ta­dos de Bos­nia y Ruanda en los años 90, a Dar­fur en la dé­ca­da de 2000.

Es­ta es una cri­sis que cla­ma por li­de­raz­go es­ta­dou­ni­den­se, y Oba­ma no ha de­mos­tra­do su­fi­cien­te.

Con to­da ecua­ni­mi­dad, Oba­ma es­tá en lo co­rrec­to en ser cau­te­lo­so con res­pec­to a in­vo­lu­crar­se mi­li­tar­men­te, y no sa­be­mos si los en­fo­ques más aser­ti­vos fa­vo­re­ci­dos por Clin­ton, el ge­ne­ral Da­vid Pe­traeus y mu­chos otros ha­brían si­do más efec­ti­vos. Sin em­bar­go, creo que Oba­ma y los es­ta­dou­ni­den­ses en ge­ne­ral es­tán equi­vo­ca­dos cuan­do pa­re­cen su­ge­rir: Es ho­rri­ble lo que es­tá pa­san­do por allá, pe­ro na­da hay, sen­ci­lla­men­te, que po­da­mos ha­cer.

‘Hay mu­chas co­sas que po­de­mos es­tar ha­cien­do aho­ra’, me di­jo Ja­mes Cartw­right, ge­ne­ral re­ti­ra­do de cua­tro es­tre­llas que fue vi­ce­pre­si­den­te del Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to. ‘Po­de­mos ha­cer mu­chas co­sas pa­ra crear se­gu­ri­dad en áreas se­lec­tas, pro­te­ger y es­ta­bi­li­zar esas zo­nas se­gu­ras y per­mi­tir­les re­cons­truir su pro­pio país in­clu­so al tiem­po que el con­flic­to si­gue en otras par­tes del país’.

Cartw­right, quien ha si­do lla­ma­do el ge­ne­ral fa­vo­ri­to de Oba­ma, re­co­no­ce que su pro­pues­ta pa­ra zo­nas se­gu­ras con­lle­va ries­gos y que la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se de­be­ría es­tar pre­pa­ra­da pa­ra un lar­go pro­yec­to, de una dé­ca­da o más. Sin em­bar­go, ad­vier­te que los ries­gos de no ha­cer na­da en Si­ria son in­clu­so ma­yo­res.

Ma­de­lei­ne Al­bright, la se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Bill Clin­ton, coin­ci­de en que po­de­mos ha­cer más, co­mo crear zo­nas de se­gu­ri­dad. Ella ha­ce én­fa­sis en que Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría te­ner mu­cho cui­da­do en el uso de la fuerza pa­ra no em­peo­rar los pro­ble­mas, pe­ro agre­ga que im­par­cial­men­te: ‘De­be­ría­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra in­ten­tar y crear es­tas áreas hu­ma­ni­ta­rias’.

Es­ta crí­ti­ca es bi­par­ti­dis­ta. Ko­ri Scha­ke, director de es­tra­te­gia de la de­fen­sa en la Ca­sa Blan­ca de Geor­ge W. Bush, di­ce: ‘Sí, hay al­go que po­de­mos ha­cer’. Su re­co­men­da­ción es por zo­nas se­gu­ras si­guien­do el mo­de­lo de Ope­ra­ción Pro­por­cio­nar Con­fort, que es­ta­ble­ció la su­ma­men­te exi­to­sa zo­na de ex­clu­sión aé­rea en el nor­te de Irak en 1991, tras la pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo.

Mu­chos ex­per­tos re­co­mien­dan in­ten­tar que la fuerza aé­rea de Si­ria se que­de en tie­rra pa­ra que ya no pue­da arro­jar bom­bas de ba­rril so­bre hos­pi­ta­les y ci­vi­les. Una idea que se oye con fre­cuen­cia es la de dis­pa­rar mi­si­les des­de afue­ra de Si­ria pa­ra crear crá­te­res en pis­tas mi­li­ta­res de avia­ción, a fin de vol­ver­las inu­ti­li­za­bles.

Uno de los ob­je­ti­vos de ese ti­po de es­tra­te­gias es in­cre­men­tar las pro­ba­bi­li­da­des de un fi­nal ne­go­cia­do a la gue­rra. La re­ti­cen­cia de Oba­ma ha des­po­ja­do de in­fluen­cia al se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se, John Kerry, quien es­tá in­ten­tan­do va­lien­te­men­te ne­go­ciar un per­du­ra­ble ce­se al fue­go. Es­ta­dos Uni­dos fue ca­paz de ob­te­ner un tra­to con Irán de­bi­do a que te­nía fi­chas pa­ra ne­go­ciar, al tiem­po que en Si­ria he­mos re­nun­cia­do a to­da in­fluen­cia. Ade­más, el ti­tu­beo de Oba­ma ha te­ni­do un cos­to real, por­que cual­quier pa­so en Si­ria es mu­cho más com­ple­jo aho­ra que Ru­sia es­tá en la gue­rra.

Dos años atrás, Oba­ma en­fren­tó otro desafío in­ti­mi­dan­te: un in­mi­nen­te ge­no­ci­dio de ya­zi­díes en el mon­te Sin­yar, cer­ca de la fron­te­ra en­tre Irak y Si­ria. In­ter­vino con ata­ques aé­reos y pu­die­ra ha­ber sal­va­do de­ce­nas de mi­les de vi­das. Fue un ra­yo de gran­de­za por el cual él no re­ci­bió su­fi­cien­te re­co­no­ci­mien­to… y que no ha re­pe­ti­do.

Si bien es com­pren­si­ble la cau­te­la den­tro de Si­ria, la fal­ta de li­de­raz­go glo­bal pú­bli­co de Oba­ma pa­ra im­pul­sar por la ayu­da a sus re­fu­gia­dos que es­tán inun­dan­do Jor­da­nia, Lí­bano y Tur­quía es más di­fí­cil de ex­pli­car. El lla­ma­do in­ter­na­cio­nal por los si­rios es­te año tie­ne fon­dos de ape­nas 41 por cien­to.

‘Si le in­tere­sa el ex­tre­mis­mo, hay 200 mil ni­ños si­rios cre­cien­do en Lí­bano sin edu­ca­ción al­gu­na’, no­ta Da­vid Mi­li­band, el ex se­cre­ta­rio del ex­te­rior de Gran Bre­ta­ña, ac­tual­men­te director del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de Res­ca­te.

Qui­zá sea in­jus­to re­pro­char­le a Oba­ma cuan­do otros po­lí­ti­cos y otros paí­ses tam­bién se mues­tran im­pa­si­bles y Es­ta­dos Uni­dos ha si­do ge­ne­ro­so con ayu­da fi­nan­cie­ra; pe­ro, a fi­nal de cuen­tas, la res­pon­sa­bi­li­dad fi­nal des­can­sa en el es­cri­to­rio de Oba­ma. Él se­rá an­fi­trión de una reunión cum­bre so­bre re­fu­gia­dos el mes pró­xi­mo y yo es­pe­ro que apro­ve­che esa opor­tu­ni­dad pa­ra su­mi­nis­trar el li­de­raz­go glo­bal que se ne­ce­si­ta pa­ra abor­dar la cri­sis.

En fe­cha re­cien­te me reuní con dos va­lien­tes mé­di­cos es­ta­dou­ni­den­ses que, a gran rie­go per­so­nal, usa­ron su tiem­po de va­ca­cio­nes pa­ra co­lar­se a Ale­po, Si­ria, pa­ra cui­dar ni­ños he­ri­dos por bom­bas de ba­rril. Des­cri­bie­ron tra­ba­jo en un im­pro­vi­sa­do hos­pi­tal clan­des­tino y su fu­ria ca­lla­da an­te la des­preo­cu­pa­ción del mun­do.

‘Que­dar­se sen­ta­dos y per­mi­tir que un go­bierno y sus alia­dos bom­bar­deen tor­tu­ren y ma­ten de ham­bre sis­te­má­ti­ca y de­li­be­ra­da­men­te a mi­les de per­so­nas, eso no es la so­lu­ción’, me di­jo el doc­tor Sa­mer At­tar, ci­ru­jano de Chica­go. ‘Si­len­cio, apa­tía, in­di­fe­ren­cia e inac­ción no van a ha­cer que es­to des­apa­rez­ca’.

New York Ti­mes News Ser­vi­ce Ni­cho­las Kris­tof

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.