Su­man que­jas con­tra mu­jer que es­cla­vi­zó a dos mi­gran­tes

Ase­gu­ran que te­nía ne­go­cio en To­rreón y ex­plo­ta­ba a los em­plea­dos

El Diario de El Paso - - El Paso - Ro­ber­to Ca­rri­llo / El Dia­rio de El Pa­so

La no­ti­cia del en­car­ce­la­mien­to de Ol­ga San­dra Mu­rra, quien man­tu­vo cau­ti­vas a dos mu­je­res en El Pa­so y Fort Worth, cau­só bie­nes­tar a Víc­tor Pé­rez Vert­ti, quien en su ju­ven­tud fue se­gui­dor de la sec­ta Re­ma­nen­tes 100, o RS, jun­to a sus her­ma­nos en su na­tal To­rreón, Coahui­la.

Mu­rra fue de­cla­ra­da cul­pa­ble por un ju­ra­do fe­de­ral de es­cla­vi­zar a dos mu­je­res, a quie­nes obli­gó a rea­li­zar tra­ba­jos for­za­dos, así co­mo de man­te­ner­las es­con­di­das co­mo mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­das, una si­tua­ción que Pé­rez Vert­ti no des­co­no­cía.

‘Es­ta se­ño­ra te­nía a va­rios se­gui­do­res en es­ta sec­ta, y ba­jo el pre­tex­to de la re­li­gión nos obli­ga­ba a to­dos a tra­ba­jar, pe­ro no nos pa­ga­ba, y co­mo yo, hay mu­cha gen­te aquí en To­rreón que tie­ne al­go que de­cir en con­tra de es­ta per­so­na’, di­jo Pé­rez, quien agre­gó re­co­no­cer a las víc­ti­mas que fue­ron en­ga­tu­sa­das y lle­va­das al ex­tran­je­ro cuan­do vio ne­ce­sa­rio aban­do­nar Mé­xi­co.

De acuer­do a Víc­tor, quien te­nía 20 años cuan­do in­gre­só a las fi­las de la RS, sus her­ma­nos Ma­rio Al­ber­to, y otros co­no­ci­dos, fue­ron en­ga­tu­sa­dos por mu­je­res jó­ve­nes pa­ra unir­se al gru­po di­ri­gi­do por Mu­rra.

‘La ma­yo­ría éra­mos jó­ve­nes, es­tá­ba­mos en la pre­pa, y Mu­rra uti­li­za­ba a sus hi­jas co­mo an­zue­lo pa­ra que uno en­tra­ra ahí (a la RS), y tam­bién pa­ra en­trar a una ma­qui­la pa­ra que uno tra­ba­ja­ra con ellos, pe­ro des­pués de va­rios abu­sos yo me sa­lí’, sos­tie­ne Pé­rez Vert­ti vía te­le­fó­ni­ca a El Dia­rio de El Pa­so.

Jun­to al doc­tor Fran­cis­co Mu­rra Prie­to, Ol­ga San­dra, quien tie­ne el alias de Ol­ga San­dra Ca­pón Me­ne­ses, di­ri­gían la em­pre­sa ma­qui­la­do­ra Pa­co World Ap­pa­rel, S.A. de CV, una em­pre­sa pri­va­da de cos­tu­ra de pren­das de mez­cli­lla en To­rreón, y que de acuer­do a re­gis­tros de di­cha lo­ca­li­dad lle­gó a te­ner al me­nos 15 em­plea­dos.

‘Yo nun­ca qui­se tra­ba­jar con ellos, pe­ro mi her­mano sí, y tra­ba­ja­ba sin sa­la­rio por­que así lo de­cía la se­ño­ra que hi­zo da­ño a mu­chas per­so­nas’, di­jo el en­tre­vis­ta­do.

‘Yo lo que quie­ro es que la gen­te se en­te­re, quie­ro ha­blar con la Fis­ca­lía pa­ra dar­les evi­den­cias que te­ne­mos yo y otras per­so­nas que es­tán dis­pues­tas a tes­ti­fi­car, por­que en Mé­xi­co no le hi­cie­ron an­da, por eso se fue a El Pa­so’, sos­tu­vo.

ol­ga San­dra Mu­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.