Iden­ti­fi­ca a pa­lo­mas mi­gra­to­rias que via­jan en­tre EU, Mé­xi­co y Ca­na­dá

An­te la pró­xi­ma lle­ga­da de ca­za de es­tas aves –ini­cia el 1º de sep­tiem­bre– bió­lo­go en Te­xas les co­lo­ca el bra­za­le­te y de­ta­lla to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas, de esa for­ma por me­dio del ras­treo de una agen­cia fe­de­ral se pue­de co­no­cer de dón­de par­tie­ron y lle­gar

El Diario de El Paso - - Maximiza - Jo­sie Mu­si­co/Lub­bock Ava­lan­che-Jour­nal

Lub­bock, Te­xas— Las pa­lo­mas de South Plains tie­nen alas, plu­mas y nue­vos bra­za­le­tes en los to­bi­llos, bueno, las que ma­ne­ja Aa­ron Sis­son sí. El bió­lo­go de Par­ques de Te­xas pa­sa su ma­ña­na atra­pan­do la ma­yor can­ti­dad de aves y po­nién­do­les el bra­za­le­te pa­ra mo­ni­to­rear su mi­gra­ción.

“No las las­ti­ma en lo ab­so­lu­to”, di­jo al dia­rio Lub­bock Ava­lan­che mien­tras usa­ba pin­zas pa­ra cui­da­do­sa­men­te co­lo­car una ban­da en la pa­ta de un ave. Des­pués la sol­tó.

Los aros son pe­que­ños y es­tán mar­ca­dos. El ave pa­re­ce coope­rar y se mue­ve po­co.

La ta­rea re­quie­re tan­to de es­cri­bir co­mo de ma­ne­jar aves.

Sis­son re­gis­tra el número de ca­da ban­da asig­na­da, así co­mo una des­crip­ción del ave que la por­ta.

“To­da la in­for­ma­ción aso­cia­da con esa ave es­tá en la ban­da”, di­ce.

Aho­ra su­pon­ga­mos que han pa­sa­do 2 me­ses y se es­tán ca­zan­do pa­lo­mas. Si se tie­ne un ave de las que mar­có Sis­son, in­gre­sar ese número en lí­nea nos da­rá la in­for­ma­ción y uno po­dría en­te­rar­se, por ejem­plo, que esa ave es un ma­cho adul­to que re­ci­bió esa ban­da a me­dia­dos de ju­lio en Lub­bock.

Pe­ro pu­do ha­ber ve­ni­do de más le­jos. Las aves usual­men­te van al sur en in­vierno y al nor­te en ve­rano, pe­ro es di­fí­cil sa­ber dón­de ate­rri­za­rán.

“Pue­den ir a cual­quier par­te en­tre Ca­na­dá y Mé­xi­co”, di­jo Sis­son.

Y mien­tras él tra­ba­ja pa­ra el es­ta­do de Te­xas, bió­lo­gos de agen­cias si­mi­la­res en otros es­ta­dos y paí­ses tie­nen pro­gra­mas si­mi­la­res. El si­tio al que se in­gre­sa el número de la pa­lo­ma – www.Re­por­tBand.gov – es ma­ne­ja­do por una agen­cia fe­de­ral.

Otras es­pe­cies mi­gra­to­rias son mar­ca­das en pro­gra­mas pa­re­ci­dos.

Aa­ron Sims re­cuer­da ha­ber en­con­tra­do un hal­cón en Brown­field con un bra­za­le­te. Una bús­que­da re­ve­ló que ve­nía de Sas­kat­che­wan, Ca­na­dá.

“Es di­ver­ti­do ver dón­de ini­cia­ron su via­je y dón­de lo con­clu­yen, di­jo.

Al mar­car­las, al­gu­nas des­crip­cio­nes de aves son más fá­ci­les que otras. Re­sul­ta fá­cil sa­ber la fe­cha y lu­gar don­de fue­ron atra­pa­das, pe­ro la edad y el se­xo re­quie­ren ins­pec­ción.

Sis­son se­ña­la el co­lor só­li­do de una hem­bra adul­ta: “¿ves su tono plano ca­fé? No hay na­da es­pe­cial en ella”.

Có­mo de­ter­mi­nan su se­xo y edad

Los ma­chos, por otro la­do, tie­nen un co­lor ro­sa­do en el pe­cho. De­ter­mi­nar el se­xo en ejem­pla­res jó­ve­nes es más di­fí­cil.

Pa­ra de­ter­mi­nar la edad apro­xi­ma­da de las pa­lo­mas, el in­ves­ti­ga­dor ob­ser­va sus plu­mas. su cu­bier­ta, pun­tas, co­lor que tie­nen y al que ase­me­ja­rán en el fu­tu­ro.

Las plu­mas de los adul­tos son ca­si com­ple­ta­men­te gri­ses.

Al en­ve­je­cer, even­tual­men­te re­em­pla­za­rán to­das sus plu­mas.

Atra­par­las, tie­ne su cien­cia

Sis­son atra­pa a las aves usan­do una car­na­da de maíz y sor­go. La de­ja en cam­po abier­to una se­ma­na an­tes de co­lo­car las tram­pas, per­mi­tien­do al ave desa­rro­llar un gus­to por los gra­nos. Des­pués po­ne las tram­pas bo­ca aba­jo. Tres días des­pués, cuan­do el ave se ha­ya acos­tum­bra­do a la car­na­da y a la pre­sen­cia de las tram­pas, las vol­tea.

Otro tru­co es evi­tar que las tram­pas es­tén ac­ti­vas 24 ho­ras al día, sie­te días a la se­ma­na. Co­lo­ca las car­na­das an­tes de la sa­li­da del sol y re­gre­sa a las tram­pas una o 2 ho­ras des­pués.

“Si re­sul­tan aves atra­pa­das ca­da vez que vie­ne, de­ja­rán de ve­nir. So­la­men­te hago una ron­da en la ma­ña­na”. Las es­pe­cies que no son blan­co de es­tu­dio tien­den a caer en las tram­pas. Sis­son ha te­ni­do que li­be­rar mu­chos cuer­vos y co­dor­ni­ces, al igual que al­gu­nos co­ne­jos.

La tem­po­ra­da de pa­lo­mas ini­cia el 1 de sep­tiem­bre. Es­te año se ex­tien­de unas po­cas se­ma­nas más.

Sims re­cuer­da a los ca­za­do­res que el lí­mi­te de bol­sas es de 15 por per­so­na al día.

Al­gu­nos en­tu­sias­tas de la ca­za ven a las pa­lo­mas co­mo el ini­cio de me­ses de otra tem­po­ra­da de ca­za, aña­de.

“Es co­mo una tra­di­ción, así es co­mo uno ini­cia la tem­po­ra­da de ca­za”.

El bió­lo­go Aa­ron Sis­son di­ce que no les las­ti­ma traer la pla­ca que les po­ne en una de sus pa­tas

El co­loR de su plu­ma­je in­di­ca la edad que tie­nen; las de los adul­tos son ca­si to­das gri­ses El bRA­ZA­lE­TE in­di­ca la fe­cha y lu­gar don­de les fue­ron pues­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.