Pe­li­gro de una crisis de re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos

El Diario de El Paso - - Opinión - Andrés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com www.el­nue­vohe­rald.com/opi­nion

Mia­mi— Aho­ra que el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro pa­re­ce es­tar ce­rran­do to­dos los ca­mi­nos pa­ra una re­so­lu­ción pa­cí­fi­ca de la crisis de su país, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be­ría pre­sio­nar­lo de ma­ne­ra mu­cho más enér­gi­ca pa­ra que per­mi­ta un re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal es­te año. De lo con­tra­rio, es pro­ba­ble que vea­mos una crisis de re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos que afec­ta­rá a to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

Ca­ra­cas es ya la ciudad más vio­len­ta del mun­do, y Ve­ne­zue­la tiene la in­fla­ción más al­ta del pla­ne­ta –720 por cien­to anual–. Y es a su vez el país con una po­bla­ción ca­da vez más de­ses­pe­ra­da por la es­ca­sez ge­ne­ra­li­za­da de ali­men­tos y me­di­ci­nas. Al­gu­nos ana­lis­tas co­mo el ex je­fe del de­par­ta­men­to la­ti­noa­me­ri­cano del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, Ro­ger No­rie­ga, es­tán ad­vir­tien­do que la cre­cien­te vio­len­cia en Ve­ne­zue­la po­dría con­du­cir a una crisis de re­fu­gia­dos co­mo la de Si­ria.

Po­dría ha­ber cien­tos de miles, tal vez mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos pi­dien­do asi­lo en los paí­ses ve­ci­nos, afir­man. Ya hay más de 1.5 mi­llo­nes de per­so­nas que han aban­do­na­do el país des­de que el di­fun­to pre­si­den­te Hugo Chá­vez co­men­zó a des­truir Ve­ne­zue­la en 1999, se­gún un es­tu­dio del 2014 de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la.

Has­ta aho­ra, la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma, la Unión Eu­ro­pea y las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas habían apos­ta­do a una me­dia­ción en­tre Ma­du­ro y la opo­si­ción im­pul­sa­da por Una­sur y en­ca­be­za­da por el ex pre­si­den­te es­pa­ñol Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Pe­ro esa me­dia­ción ha si­do una pér­di­da de tiem­po to­tal, y só­lo ha ayu­da­do a que Ma­du­ro ga­ne tiem­po.

Aho­ra, el Con­se­jo Nacional Elec­to­ral (CNE), con­tro­la­do por Ma­du­ro, ha eli­mi­na­do prác­ti­ca­men­te to­da po­si­bi­li­dad de una sa­li­da pa­cí­fi­ca al in­ven­tar pre­sun­tas di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas pa­ra im­pe­dir que se lle­ve a ca­bo el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio exi­gi­do por la opo­si­ción an­tes del 10 de enero. Se­gún la ley, si el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio se ce­le­bra des­pués de la mi­tad del man­da­to pre­si­den­cial ac­tual –el 10 de enero– y Ma­du­ro pier­de, no ha­bría elec­cio­nes ge­ne­ra­les, sino que el vi­ce­pre­si­den­te de Ma­du­ro cum­pli­ría el res­to de su man­da­to has­ta el 2019.

Se­gún una nue­va en­cues­ta de Ke­ller y Aso­cia­dos, só­lo el 15 por cien­to de ve­ne­zo­la­nos afir­man que vo­ta­rían a fa­vor de que Ma­du­ro si­ga en el po­der.

¿Qué de­be­rían ha­cer la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma y los paí­ses de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na?

En pri­mer lu­gar, lla­mar la mi­sión de me­dia­ción pro­gu­ber­na­men­tal de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro por su nom­bre: una far­sa.

En se­gun­do lu­gar, Oba­ma de­be­ría au­men­tar el nú­me­ro de san­cio­nes per­so­na­les fo­ca­li­za­das –ta­les co­mo re­ti­rar las vi­sas de Es­ta­dos Uni­dos y con­ge­lar fon­dos, tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos– en con­tra de al­tos fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos acu­sa­dos de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, co­rrup­ción y el trá­fi­co de dro­gas.

En ter­cer lu­gar, las de­mo­cra­cias de Amé­ri­ca La­ti­na y Oba­ma de­be­rían pe­dir a la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) que pi­da ofi­cial­men­te a Ve­ne­zue­la ce­le­brar el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio an­tes del 10 de enero, así co­mo per­mi­tir ob­ser­va­do­res elec­to­ra­les de la OEA en la vo­ta­ción.

Quin­ce paí­ses miem­bros de la OEA –en­tre ellos Brasil, México, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos– fir­ma­ron un co­mu­ni­ca­do el 11 de agos­to pi­dien­do a Ve­ne­zue­la que ce­le­bre el re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal ‘sin de­mo­ra’.

Aun­que el co­mu­ni­ca­do fue más du­ro que los an­te­rio­res, de­be­rían ha­cer un lla­ma­do ex­plí­ci­to a Ma­du­ro pa­ra que per­mi­ta el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio an­tes del 10 de enero, au­to­ri­ce ob­ser­va­do­res elec­to­ra­les de la OEA, li­be­re a los pre­sos po­lí­ti­cos, y aca­te las le­yes apro­ba­das por la Asam­blea Nacional de Ve­ne­zue­la, tal co­mo lo exi­gen los tra­ta­dos re­gio­na­les que com­pro­me­ten a sus sig­na­ta­rios a res­pe­tar el es­ta­do de de­re­cho.

Mi opi­nión:

Hay nue­vas y ur­gen­tes razones pa­ra que Oba­ma y las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas au­men­ten su pre­sión di­plo­má­ti­ca a Ma­du­ro pa­ra que per­mi­ta un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio an­tes del 10 de enero, con ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les creí­bles.

A Oba­ma no le con­vie­ne que ha­ya una ex­plo­sión so­cial en Ve­ne­zue­la que pase a la his­to­ria co­mo ges­ta­da y ocu­rri­da du­ran­te su man­da­to. Y a La­ti­noa­mé­ri­ca no le con­vie­ne que se desate una crisis de re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos co­mo la de Si­ria, que afec­ta­ría a to­da la re­gión.

El mo­men­to de au­men­tar las pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas sobre Ma­du­ro es aho­ra, y el con­te­ni­do de esas pre­sio­nes es­tá muy cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.