In­quie­ta en UTEP nue­va Ley de Ar­mas

El Diario de El Paso - - Portada - Luis Hernández/El Dia­rio de El Pa­so

Con el cam­pus va­cío, de­bi­do a las va­ca­cio­nes de ve­rano, la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so no ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de me­dir el im­pac­to de la nue­va ley de por­ta­ción de ar­mas en uni­ver­si­da­des del es­ta­do, que en­tró el vi­gor el 1 de agos­to.

Si va a ha­ber pro­ble­mas o no se po­drá me­dir a par­tir del lu­nes, cuan­do cer­ca de 23 mil es­tu­dian­tes re­gre­sen a cla­ses en UTEP.

La Ley Es­ta­tal SB11 o ‘Cam­pus Carry’ per­mi­te el in­gre­so a las uni­ver­si­da­des, in­clu­si­ve a los sa­lo­nes de cla­ses, con un ar­ma ocul­ta a es­tu­dian­tes, maes­tros o vi­si­tan­tes que cuen­ten con una li­cen­cia pa­ra por­tar­las.

Va­rios maes­tros y alum­nos han ma­ni­fes­ta­do su in­co­mo­di­dad con el nue­vo re­gla­men­to, y al­gu­nos do­cen­tes han ex­pre­sa­do su te­mor de ser blan­co de vio­len­cia si al­gún es­tu­dian­te se mo­les­ta con ellos.

Fun­cio­na­rios de UTEP di­cen que ha­rán lo po­si­ble no só­lo por man­te­ner el or­den, sino tam­bién por in­for­mar a la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til y a los vi­si­tan­tes cuá­les son las re­glas de ‘Cam­pus Carry’.

“Nos he­mos es­ta­do pre­pa­ran­do por más de un año. La por­ta­ción ocul­ta de ar­mas es un te­ma en el que al­gu­nos pue­den es­tar a fa­vor o en con­tra, pe­ro nues­tra prio­ri­dad siem­pre se­rá la se­gu­ri­dad de los es­tu­dian­tes, em­plea­dos, do­cen­tes y cual­quie­ra que nos vi­si­te”, di­jo Ch­ris­tian Co­rra­les, por­ta­voz de la Uni­ver­si­dad.

Se apres­tan a me­dir im­pac­to de ‘Cam­pus Carry’ con re­torno de po­bla­ción es­tu­dian­til

Agre­gó que UTEP es­tá obli­ga­da a obe­de­cer la ley, y que ha im­ple­men­ta­do ta­lle­res y en­tre­na­mien­tos so­bre lo que se per­mi­te y en dón­de. Tam­bién ha co­lo­ca­do se­ña­la­mien­tos en las zo­nas de ex­clu­sión.

En UTEP, no se per­mi­te por­tar ar­mas en: la­bo­ra­to­rios y áreas don­de se con­gre­gan mul­ti­tu­des –la Unión Es­tu­dian­til, el Cen­tro de Gas Na­tu­ral, los dor­mi­to­rios Mi­ner Heights, y el Me­mo­rial Gym–, en­tre otros.

Pa­ra co­no­cer to­das las áreas ‘li­bres de ar­mas’, la lis­ta com­ple­ta es­tá en el si­tio web sa.utep.edu/cam­pus­carry/ex­clu­sion-zo­nes/

Aco­mo­dan a 'pis­to­le­ros'

La Uni­ver­si­dad tam­bién ha es­ta­do tra­ba­jan­do con quie­nes pla­nean ejer­cer su de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de la Se­gun­da En­mien­da (de­re­cho a por­tar ar­mas).

“Es­ta­mos edu­can­do e in­for­man­do con bas­tan­tes avi­sos pa­ra aque­llos in­di­vi­duos que ten­gan una li­cen­cia pa­ra por­tar ar­ma ocul­ta”, di­jo Co­rra­les.

El men­sa­je prin­ci­pal ha­cia los ‘em­pis­to­la­dos’ es que de­ben te­ner el per­mi­so del es­ta­do de Te­xas y no de­ben mos­trar sus ar­mas, o es­ta­rían que­bran­tan­do la ley y se­rían su­je­tos a san­cio­nes se­ve­ras.

"El ar­ma de­be de per­ma­ne­cer ocul­ta”, re­cal­có. Si al­gún es­tu­dian­te o vi­si­tan­te in­ten­ta ca­mi­nar por UTEP con un ar­ma al des­cu­bier­to, la ciu­da­da­nía de­be lla­mar al nú­me­ro de emer­gen­cias 9-1-1.

Al­gu­nos maes­tros de UTEP se sien­ten frus­tra­dos de que la Le­gis­la­tu­ra es­ta­tal ha­ya per­mi­ti­do al­go que aca­bó por com­ple­to con su sen­ti­do de paz y se­gu­ri­dad.

Una maes­tra en par­ti­cu­lar, quien pre­fi­rió no dar a co­no­cer su nom­bre, di­jo que ella de cual­quier ma­ne­ra so­li­ci­ta­rá a sus alum­nos, ver­bal­men­te y por es­cri­to, no en­trar ar­ma­dos a su sa­lón. Sin em­bar­go, sus alum­nos pue­den ele­gir ig­no­rar­la, ya que la ley es­tá del la­do de ellos.

De he­cho, si sos­pe­cha que al­guien en su cla­se trae un ar­ma ocul­ta, no pue­de obli­gar­lo a que sal­ga, ni a que le di­ga si, efec­ti­va­men­te, trae un ar­ma.

“Pue­do ver la co­ne­xión en­tre no que­rer ser una víc­ti­ma y el de­seo de por­tar ar­mas, pe­ro mi preo­cu­pa­ción es que és­tas se en­cuen­tren den­tro del sa­lón de cla­ses en don­de en­se­ño y que ocu­rra al­gún uso irres­pon­sa­ble de ar­mas”, ma­ni­fes­tó. “Lo que tam­bién me preo­cu­pa es el po­si­ble da­ño a mis es­tu­dian­tes y sien­do sin­ce­ra a mi per­so­na”.

Se apres­ta a me­dir im­pac­to de ‘Cam­pus Carry’ con re­torno de po­bla­ción es­tu­dian­til

Po­co en­tu­sias­mo

Juan Tis­ca­reno, fun­da­dor e ins­truc­tor de la es­cue­la Con­cea­led Hand­gun Li­cen­se Ins­truc­tion de El Pa­so, la cual se es­pe­cia­li­za en en­tre­nar a in­di­vi­duos que bus­can por­tar ar­mas ocul­tas, ex­pli­ca que no ha au­men­ta­do la bús­que­da de li­cen­cias a raíz de Cam­pus Carry.

“No hay un in­te­rés par­ti­cu­lar por par­te de mis es­tu­dian­tes... hu­bo mu­chas pre­gun­tas por el te­ma de por­ta­ción de ar­mas al des­cu­bier­to (que en­tró en vi­gor a prin­ci­pios de año), pe­ro aho­ra na­da en par­ti­cu­lar con la por­ta­ción ocul­ta en es­cue­las”, di­jo Tis­ca­reno.

Pa­ra ob­te­ner una li­cen­cia, el es­tu­dian­te de­be de to­mar una cla­se de 4 a 6 ho­ras de en­tre­na­mien­to, un exa­men es­cri­to y un exa­men de efi­cien­cia con el ar­ma, ex­pli­có.

Ade­más de es­tos re­qui­si­tos, los so­li­ci­tan­tes de­be­rán de pa­sar una in­ves­ti­ga­ción de an­te­ce­den­tes y plas­mar sus hue­llas di­gi­ta­les en la ofi­ci­na del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (DPS) de Te­xas. Tis­ca­re­ño di­jo que en­tien­de las in­quie­tu­des de los crí­ti­cos de la ley, pe­ro en­fa­ti­zó que es un de­re­cho, y a ve­ces una ne­ce­si­dad.

“Los ciu­da­da­nos tie­nen el de­re­cho de por­tar ar­mas y de­fen­der­se cuan­do sea ne­ce­sa­rio, es­pe­cial­men­te en es­tos tiem­pos que vi­vi­mos. Tie­nen el de­re­cho le­gal de de­fen­der­se, sin im­por­tar en don­de se en­cuen­tren”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.