Ma­la­ria en Ve­ne­zue­la, se­cre­to de Es­ta­do

El Diario de El Paso - - Portada - • Ni­cho­las Ca­sey

Mi­na Al­bino, Ve­ne­zue­la— La de­ci­mo­se­gun­da vez que Rei­nal­do Ba­lo­cha tu­vo ma­la­ria, a du­ras pe­nas des­can­só. Con la fie­bre aún sa­cu­dién­do­le el cuer­po, arro­jó un pi­co so­bre su hom­bro y re­gre­só a tra­ba­jar… aplas­tan­do pie­dras en una mi­na ile­gal de oro.

Co­mo téc­ni­co en in­for­má­ti­ca de una gran ciu­dad, Ba­lo­cha es­ta­ba mal pre­pa­ra­do pa­ra las mi­nas, sus sua­ves ma­nos acos­tum­bra­das a tra­ba­jar con te­cla­dos, no la tie­rra. Sin em­bar­go, la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na co­lap­só en tan­tos ni­ve­les que la in­fla­ción ha­bía bo­rra­do por com­ple­to su sa­la­rio, a la par de sus es­pe­ran­zas de con­ser­var una vi­da de cla­se me­dia.

Así que, co­mo de­ce­nas de mi­les de otras per­so­nas de to­do el país, Ba­lo­cha lle­gó a es­tas mi­nas abier­tas y pan­ta­no­sas di­se­mi­na­das por la sel­va, en bus­ca de un fu­tu­ro. Aquí, me­se­ros, ofi­ci­nis­tas, cho­fe­res de ta­xi, gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios e in­clu­so ser­vi­do­res ci­vi­les de va­ca­cio­nes de sus pues­tos gu­ber­na­men­ta­les es­tán cri­ban­do en bus­ca de oro del mer­ca­do ne­gro, to­do ba­jo los aten­tos ojos de un gru­po ar­ma­do que los gra­va y ame­na­za con atar­los a pos­tes si ellos des­obe­de­cen.

Es una so­cie­dad pues­ta de ca­be­za, un lu­gar en el cual per­so­nas edu­ca­das aban­do­nan lo que so­lían ser em­pleos có­mo­dos en la ciu­dad a cam­bio de tra­ba­jo pe­li­gro­so y ago­ta­dor en lo­do­sas fo­sas, de­ses­pe­ra­dos por lle­gar a fin de mes. Ade­más, lle­ga a un al­to pre­cio: la ma­la­ria o pa­lu­dis­mo, lle­va­da lar­ga­men­te a las ori­llas del país, se es­tá en­co­nan­do en las mi­nas y ha vuel­to con más fuer­za.

Ve­ne­zue­la fue la pri­me­ra na­ción del mun­do en re­ci­bir la cer­ti­fi­ca­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­lud por erra­di­car la ma­la­ria en sus áreas más po­bla­das, de­rro­tan­do a Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses en desa­rro­llo en al­can­zar ese hi­to en 1961.

Fue un gran lo­gro pa­ra una pe­que­ña na­ción, mis­ma que con­tri­bu­yó a pa­vi­men­tar el desa­rro­llo de Ve­ne­zue­la co­mo una po­ten­cia pe­tro­le­ra y ali­men­tó es­pe­ran­zas de que ha­bía a la mano un mo­de­lo pa­ra aca­bar con la ma­la­ria a lo lar­go del mun­do. Des­de en­ton­ces, el mun­do ha de­di­ca­do enor­mes can­ti­da­des de tiem­po y di­ne­ro a de­rro­tar la en­fer­me­dad, con el nú­me­ro de muer­tes re­gis­tran­do una caí­da de 60 por cien­to en lu­ga­res que te­nían ma­la­ria en años re­cien­tes, con ba­se en la OMS.

Pe­ro en Ve­ne­zue­la, el re­loj es­tá co­rrien­do al re­vés.

La agi­ta­ción eco­nó­mi­ca del país ha traí­do de vuel­ta la ma­la­ria, ex­ten­dien­do la en­fer­me­dad fue­ra de las re­mo­tas áreas sel­vá­ti­cas don­de per­sis­tió en si­len­cio y la ex­ten­dió a lo lar­go de la na­ción en ni­ve­les no vis­tos en Ve­ne­zue­la des­de ha­cía 75 años, di­cen ex­per­tos mé­di­cos.

To­do em­pie­za con las mi­nas. Con la eco­no­mía en ji­ro­nes, cuan­do me­nos 70 mil per­so­nas de to­do ti­po de an­te­ce­den­tes es­tu­vie­ron lle­gan­do en gran afluen­cia a es­ta re­gión mi­ne­ra du­ran­te el año pa­sa­do, di­jo Jor­ge Mo­reno, pro­mi­nen­te ex­per­to en mos­qui­tos en Ve­ne­zue­la. Mien­tras an­dan en bus­ca de oro en fo­sas acuo­sas, el te­rreno per­fec­to pa­ra los mos­qui­tos que pro­pa­gan la en­fer­me­dad, ellos es­tán in­fec­tán­do­se de ma­la­ria por de­ce­nas de mi­les.

Des­pués, con la en­fer­me­dad en la san­gre, re­gre­san a ca­sa a las ciu­da­des ve­ne­zo­la­nas. Pe­ro, de­bi­do al co­lap­so eco­nó­mi­co, a me­nu­do no hay me­di­ci­na y es po­ca la fu­mi­ga­ción pa­ra pre­ve­nir que mos­qui­tos ahí les pi­quen y trans­mi­tan la ma­la­ria a otros, en­fer­man­do a de­ce­nas de mi­les más de per­so­nas y de­jan­do po­bla­dos en­te­ros de­ses­pe­ra­dos por ayu­da.

El rom­pi­mien­to eco­nó­mi­co fue ‘desata­do por una gran mi­gra­ción en Ve­ne­zue­la, y jus­to de­trás es­tá la pro­li­fe­ra­ción de la ma­la­ria’, di­jo Mo­reno, in­ves­ti­ga­dor en un la­bo­ra­to­rio ad­mi­nis­tra­do por el es­ta­do en la re­gión mi­ne­ra. ‘Con es­ta rup­tu­ra, lle­ga una en­fer­me­dad que es­tá co­ci­na­da en la mis­ma olla’.

Una vez fue­ra de las mi­nas, la ma­la­ria se pro­pa­ga rá­pi­da­men­te. A cin­co ho­ras de Ciu­dad Gua­ya­na, oxi­da­da ex ciu­dad in­dus­trial en au­ge don­de mu­chos aho­ra es­tán des­em­plea­dos y han em­pe­za­do a de­di­car­se a bus­car en las mi­nas, un gru­po de 300 per­so­nas sa­tu­ra­ba la sa­la de es­pe­ra de una clí­ni­ca en ma­yo. To­dos te­nían sín­to­mas de la en­fer­me­dad: fie­bre, es­ca­lo­fríos y tem­blo­res in­con­tro­la­bles.

No ha­bía lu­ces por­que el go­bierno ha­bía cor­ta­do el su­mi­nis­tro pa­ra aho­rrar elec­tri­ci­dad. No ha­bía me­di­ci­na por­que el mi­nis­te­rio de Sa­lud no ha­bía en­tre­ga­do una so­la. Tra­ba­ja­do­res de sa­lud ad­mi­nis­tra­ron prue­bas de san­gre con las ma­nos des­nu­das por­que no te­nían guan­tes.

Ma­ri­bel Su­pe­ro afe­rró a su hi­jo de 23 años mien­tras él tem­bla­ba, in­ca­paz de ha­blar. Jo­sé Cas­tro sos­te­nía a su hi­ja de 18 me­ses mien­tras ella gri­ta­ba. Gri­sel­da Be­llo, quien tra­ba­ja en la clí­ni­ca, agi­tó sus ma­nos con im­po­ten­cia y le di­jo in­clu­so a otro pa­cien­te que es­pe­ra­ra un po­co más.

Las píl­do­ras se ha­bían aca­ba­do. No ha­bía na­da más que ella pu­die­ra ha­cer.

‘Re­gre­se ma­ña­na a las 10 de la ma­ña­na’, di­jo.

‘Dios mío’, di­jo el pa­cien­te. ‘Al­guien pu­die­ra morir pa­ra ese mo­men­to’. ‘Así es, pu­die­ra’, di­jo. En el cer­cano po­bla­do de Pozo Ver­de, al­gu­nos re­si­den­tes di­je­ron que la ma­la­ria ha­bía arra­sa­do ahí des­pués que mi­ne­ros em­pe­za­ron a re­gre­sar a ca­sa en­fer­mos, ha­bien­do des­apa­re­ci­do los fu­mi­ga­do­res del go­bierno ha­ce dos años. Aho­ra la pre­pa­ra­to­ria pú­bli­ca se ha con­ver­ti­do en una in­cu­ba­do­ra de sí mis­ma: una cuar­ta par­te de sus 400 es­tu­dian­tes ha con­traí­do ma­la­ria des­de no­viem­bre.

‘Se pen­sa­ría que ha­ría­mos al­go; un cor­dón, una cua­ren­te­na’, di­jo Are­ba­lo En­rí­quez, di­rec­tor de la es­cue­la, quien con­tra­jo ma­la­ria, así co­mo su es­po­sa, ma­dre y otros sie­te fa­mi­lia­res.

Ofi­cial­men­te, la pro­pa­ga­ción de ma­la­ria en Ve­ne­zue­la se ha con­ver­ti­do en se­cre­to de es­ta­do. El go­bierno no pu­bli­có in­for­mes epi­de­mio­ló­gi­cos so­bre la en­fer­me­dad du­ran­te el año pa­sa­do, y di­ce que no hay cri­sis al­gu­na.

Sin em­bar­go, las ci­fras in­ter­nas más re­cien­tes, ob­te­ni­das por el New York Ti­mes de mé­di­cos ve­ne­zo­la­nos in­vo­lu­cra­dos en su com­pi­la­ción, con­fir­ma un re­pun­te en mar­cha.

En los pri­me­ros seis me­ses del año, los ca­sos de ma­la­ria subie­ron 72 por cien­to, has­ta un to­tal de 125 mil, con ba­se en las ci­fras. La en­fer­me­dad cor­tó una am­plia sen­da a tra­vés del país, con ca­sos pre­sen­tes en más de la mi­tad de sus 23 es­ta­dos. Ade­más, en­tre las va­rie­da­des de ma­la­ria pre­sen­tes aquí es­tá la Plas­mo­dium fal­ci­pa­rum, el pa­rá­si­to que cau­sa la for­ma más le­tal de la en­fer­me­dad.

‘Es una si­tua­ción de ver­güen­za na­cio­nal’, di­jo el doc­tor Jo­sé Olet­ta, ex mi­nis­tro ve­ne­zo­lano de Sa­lud que vi­ve en la ca­pi­tal, Ca­ra­cas, don­de los ca­sos de ma­la­ria tam­bién es­tán apa­re­cien­do aho­ra. ‘Es­tu­ve vien­do es­te ti­po de co­sa cuan­do fui es­tu­dian­te de me­di­ci­na ha­ce me­dio si­glo. Me due­le. La en­fer­me­dad ha­bía des­apa­re­ci­do’.

Jo­sué Gue­va­ra, de 20 años, de­jó sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en in­ge­nie­ría in­dus­trial en no­viem­bre pa­sa­do. Al­gu­na vez se vio co­mo un ge­ren­te en la em­pre­sa pa­ra­es­ta­tal de alu­mi­nio, Al­ca­sa. Sin em­bar­go, fa­mi­lia­res su­yos que tra­ba­jan ahí a du­ras pe­nas po­dían sol­ven­tar co­mi­da, des­ta­có.

‘Aho­ra ten­go otros ob­je­ti­vos’, di­jo, pa­ra­do en el ex­tre­mo de las mi­nas Cua­tro Muer­tos, don­de vi­ve y tra­ba­ja ac­tual­men­te.

Usan­do ga­so­li­na y otros quí­mi­cos pa­ra ex­traer oro, Gue­va­ra ga­nó 500 mil bo­lí­va­res –al­re­de­dor de 500 dó­la­res al ti­po de cam­bio del mer­ca­do ne­gro–, al­re­de­dor de 33 ve­ces el sa­la­rio mí­ni­mo del país, du­ran­te una ra­cha de dos se­ma­nas. Pe­ro cuan­do en­fer­mó de ma­la­ria es­ta pri­ma­ve­ra, hi­zo lo que ha­cen mu­chos mi­ne­ros: re­gre­só a su pue­blo na­tal pa­ra re­cu­pe­rar­se, lle­van­do la en­fer­me­dad con él. ‘To­do tie­ne sus ries­gos’, di­jo. Del otro la­do de la vas­ta fo­sa, Pe­dro Pérez, de 38 años, es­ta­ba sen­ta­do en una es­truc­tu­ra hecha de tres pos­tes y una lo­na, don­de duer­me con otros 10 mi­ne­ros. En mar­zo, dio po­si­ti­vo pa­ra ma­la­ria dos ve­ces. La ter­ce­ra vez, ca­yó en­fer­mo.

‘Yo es­ta­ba ahí ten­di­do y sen­tí los mis­mos sín­to­mas’, di­jo.

Él, de igual for­ma, vol­vió a ca­sa… a la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, Ciu­dad Bo­lí­var, don­de su ma­dre, con el tiem­po, tam­bién se con­ta­gió de ma­la­ria. ‘Vie­ne de no­so­tros’, di­jo Pérez. Gus­ta­vo Bre­tas, ex­per­to bra­si­le­ño en ma­la­ria, di­ce que Ve­ne­zue­la entrenó a per­so­nas en otra épo­ca a lo lar­go de la re­gión en la pre­ven­ción de ma­la­ria. Sin em­bar­go, la in­ca­pa­ci­dad de Ve­ne­zue­la pa­ra con­te­ner su pro­pio bro­te sig­ni­fi­ca que aho­ra jue­ga el pa­pel opues­to: re­pre­sen­ta una ame­na­za pa­ra los paí­ses a su al­re­de­dor, par­ti­cu­lar­men­te Bra­sil, don­de de igual for­ma hay mi­nas ile­ga­les de oro.

‘Es­tá em­pe­zan­do a de­rra­mar­se so­bre paí­ses ve­ci­nos’, di­jo, agre­gan­do que la fal­ta de es­ta­dís­ti­cas del go­bierno ha­ce que sea di­fí­cil eva­luar el al­can­ce del pro­ble­ma.

Ba­lo­cha, el ex téc­ni­co en compu­tado­ras que tra­ba­ja en la mi­na Al­bino, re­cor­dó la pri­me­ra vez que ca­yó con ma­la­ria, los ‘es­ca­lo­fríos eran co­mo si es­tu­vie­ras ten­di­do en­tre dos blo­ques de hie­lo’.

Sin em­bar­go, él se vol­ve­ría mi­llo­na­rio aquí, bro­meó, y un día se di­ri­gi­ría a Eu­ro­pa… con una mu­jer la­ti­noa­me­ri­ca­na, agre­gó. Sus­pi­ró, vien­do al cie­lo. ‘En la mi­na, la fe­li­ci­dad es só­lo tem­po­ral’, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.