Aler­tan vs frau­des en ven­ta de au­tos

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

A pe­sar de la tec­no­lo­gía, aún ven­den vehícu­los ro­ba­dos o con tí­tu­los al­te­ra­dos

Pe­se a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, las au­to­ri­da­des del Con­da­do de El Pa­so re­por­tan un pro­me­dio de 14 ca­sos de au­tos ro­ba­dos al año, que tra­tan de ser in­gre­sa­dos a la re­gión con do­cu­men­tos fal­si­fi­ca­dos y que po­drían ser uti­li­za­dos pa­ra ac­ti­vi­da­des del cri­men or­ga­ni­za­do.

Es por ello que aler­tan a los com­pra­do­res de vehícu­los pa­ra evi­tar que sean víc­ti­mas de frau­des. Se­gún es­ta­dís­ti­cas de la Di­rec­ción de Cum­pli­mien­to de la Ley del Con­da­do, en­tre los años fis­ca­les 2010 y 2016, se han lo­gra­do re­cu­pe­rar 87 vehícu­los ro­ba­dos, con un va­lor de más un mi­llón de dó­la­res.

El año con más re­por­tes fue el com­pren­di­do en­tre 2011 y 2012, con 19 co­ches ro­ba­dos; y el me­nor, el de 2014 y 2015, con 11 vehícu­los.

El in­ves­ti­ga­dor ex­pli­ca que mu­chos de los ca­sos re­la­cio­na­dos con es­tos frau­des na­cie­ron de transac­cio­nes que se ges­ta­ron en al­gu­na es­qui­na de las ca­lles del Con­da­do de El Pa­so o de un in­ter­cam­bio di­gi­tal gra­cias a pá­gi­nas co­mo Craigs­list.

Pe­ro la ley se­ña­la que na­die pue­de ven­der un vehícu­lo fue­ra de la re­si­den­cia del ven­de­dor, a me­nos que cuen­te con per­mi­sos y cre­den­cia­les que lo iden­ti­fi­quen co­mo comerciante de au­tos.

“Lo más tris­te es que la gen­te ha aho­rra­do su di­ne­ro pa­ra po­der com­prar­se un carro por­que tie­ne ne­ce­si­dad de ello y pien­sa que ha he­cho el ne­go­cio de su vi­da por­que le sa­lió ba­ra­to al com­prar­lo en un cen­tro co­mer­cial o en una es­qui­na y lue­go re­sul­ta que lo es­ta­fa­ron”, co­men­tó Ser­gio Gar­cía, di­rec­tor de la Di­rec­ción de Cum­pli­mien­to de la Ley.

Eso sue­le ocu­rrir, en es­pe­cial con aque­llos au­tos que han si­do mar­ca­dos con se­llo de ex­por­ta­ción o co­mo “sal­va­ge”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta.

De acuer­do con el De­par­ta­men­to de Vehícu­los Mo­to­ri­za­dos de Es­ta­dos Uni­dos, un vehícu­lo de pér­di­da to­tal re­cu­pe­ra­do (sal­va­ge), es un vehícu­lo que ha si­do des­tro­za­do, des­trui­do o da­ña­do a tal gra­do que la com­pa­ñía de se­gu­ros con­si­de­ra que ya no con­vie­ne eco­nó­mi­ca­men­te ha­cer re­pa­ra­cio­nes al vehícu­lo.

La pa­la­bra “sal­va­ge” en un tí­tu­lo re­gu­lar­men­te sig­ni­fi­ca que el carro fue re­pa­ra­do y pues­to nue­va­men­te en fun­cio­na­mien­to.

Tam­bién exis­ten los “Sal­va­ge Title”. Es­to sig­ni­fi­ca que el vehícu­lo fue re­por­ta­do, pe­ro no se ha re­pa­ra­do.

Es­to pue­de sig­ni­fi­car que los cos­tos pa­ra re­pa­rar los da­ños fue­ron más al­tos que el va­lor del vehícu­lo. “Aun­que es­to pue­de ba­jar el pre­cio, ten­ga mu­cho cui­da­do al com­prar un vehícu­lo de pér­di­da to­tal re­cu­pe­ra­do (sal­va­ge), ya que pue­den te­ner se­rios pro­ble­mas me­cá­ni­cos o es­truc­tu­ra­les”, co­men­tó Gar­cía.

“Cuan­do se de­tec­ta un vehícu­lo ro­ba­do con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que vie­nen a re­gis­trar en es­ta ofi­ci­na, por ley te­ne­mos que dar avi­so al De­par­ta­men­to de Po­li­cía y la uni­dad se de­co­mi­sa; en es­tos ca­sos las per­so­nas pier­den su di­ne­ro”, sen­ten­ció el ofi­cial.

Sin em­bar­go, exis­te la po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar el vehícu­lo. Pe­ro es­to tie­ne un cos­to ex­tra. “El carro se re­gre­sa a quien de­mues­tre in­te­rés, pe­ro de­ben lim­piar el his­to­rial del mis­mo y sa­car un nue­vo tí­tu­lo. Es­te pro­ce­so pue­de to­mar de tres se­ma­nas a seis me­ses. To­do de­pen­de del ca­so”, co­men­tó Gar­cía.

¿Có­mo de­tec­tar una es­ta­fa en po­ten­cia?

El Con­da­do de El Pa­so cuen­ta con un equi­po éli­te de cin­co ofi­cia­les en­tre­na­dos pa­ra la de­tec­ción de frau­des, ya sea en la ca­rro­ce­ría de los au­to­mo­to­res o en sus do­cu­men­tos.

Gar­cía ex­pli­có que, aun­que no cuen­ta con re­gis­tros fi­de­dig­nos, su vas­ta ex­pe­rien­cia de más de una dé­ca­da al ser­vi­cio del Con­da­do, le ha mos­tra­do que la ma­yo­ría de au­tos ro­ba­dos son uti­li­za­dos pa­ra lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des con fi­nes cri­mi­na­les.

No siem­pre es el ca­so. Otras ve­ces, usan la do­cu­men­ta­ción fal­sa pa­ra tra­tar de re­gis­trar vehícu­los ro­ba­dos o con cer­ti­fi­ca­do de des­truc­ción.

La tec­no­lo­gía ha si­do una gran alia­da en es­ta lu­cha. Los pro­ce­sos pa­ra de­frau­dar a las au­to­ri­da­des son ca­da vez más di­fí­ci­les de sor­tear.

“Co­mo al­gu­nos me­ses atrás… tu­vi­mos el ca­so de una Sil­ve­ra­do, que te­nía el Nú­me­ro de Iden­ti­fi­ca­ción Vehi­cu­lar (VIN) su­per­pues­to, pe­ro el pa­pe­leo es­ta­ba en apa­ren­te or­den. Una co­ra­zo­na­da nos di­jo que al­go an­da­ba mal, que no de­bía­mos fir­mar de in­me­dia­to los se­llos de apro­ba­do pa­ra va­li­dar el tí­tu­lo nue­vo… al fi­nal, re­sul­ta que el tí­tu­lo ori­gi­nal es­ta­ba com­pues­to por dos mi­ta­des, una que per­te­ne­cía al vehícu­lo y, la otra, que le per­te­ne­cía a otra uni­dad del mis­mo mo­de­lo. Lo des­cu­bri­mos por­que las dos mi­ta­des es­ta­ban co­lo­ca­das en di­rec­ción opues­ta”, ejem­pli­fi­có Gar­cía.

El com­pra­dor de a pie tal vez ha­bría caí­do al no con­tar con la ex­pe­rien­cia de es­te ofi­cial. Es por ello, que él re­mar­ca al­gu­nas ban­de­ras ro­jas que sus hom­bres si­guen y que a us­ted le pue­den ser­vir pa­ra evi­tar ser es­ta­fa­do.

“Ve­ri­fi­que la in­for­ma­ción del Nú­me­ro de Iden­ti­fi­ca­ción Vehi­cu­lar que tie­ne en el ta­ble­ro an­tes de ce­rrar un tra­to pa­ra com­prar una uni­dad. Ese nú­me­ro tam­bién es­tá en un cos­ta­do de las puer­tas”, di­jo.

Tam­bién, hay que ver que el mi­lla­je con­cuer­de con el año del vehícu­lo. Un carro nue­vo con de­ma­sia­do mi­lla­je, de­be ser con­si­de­ra­do co­mo una se­ñal de aler­ta.

Lue­go, ase­gú­re­se de que le mues­tren do­cu­men­ta­ción con nom­bre y fo­to del pro­pie­ta­rio y com­prue­be que el tí­tu­lo de pro­pie­dad ten­ga el nom­bre de la per­so­na co­rres­pon­dien­te.

Gar­cía se­ña­ló ade­más que es pre­fe­ri­ble com­prar vehícu­los en lo­tes y es­ta­ble­ci­mien­tos for­ma­les, don­de los ven­de­do­res pue­dan ser le­gal­men­te res­pon­sa­bles de los vehícu­los que ven­den.

“Lo más sa­bio que pue­de ha­cer una per­so­na es pe­dir­le al ven­de­dor acom­pa­ñar­lo a nues­tras ofi­ci­nas a ha­cer los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios pa­ra re­gis­trar la com­pra. Eso es lo más ideal”, apun­tó el ofi­cial.

In­ves­ti­gue por su cuen­ta

Si us­ted tie­ne ac­ce­so a la in­for­ma­ción del Nú­me­ro de Ve­ri­fi­ca­ción Vehi­cu­lar, tam­bién pue­de rea­li­zar sus pro­pias pes­qui­sas an­tes de to­mar una de­ci­sión y com­prar un au­to.

En el pri­me­ro de los ca­sos, pue­de usar VINCheck del Bu­ró Na­cio­nal del Cri­men con­tra Se­gu­ros (NICB). Es­te es un ser­vi­cio gra­tui­to pro­por­cio­na­do al pú­bli­co pa­ra ayu­dar a de­ter­mi­nar si un vehícu­lo ha si­do re­por­ta­do co­mo ro­ba­do, pe­ro no se ha re­cu­pe­ra­do, o que ha­ya si­do re­por­ta­do co­mo un vehícu­lo de salvamento.

In­gre­se los da­tos so­li­ci­ta­dos en la si­guien­te di­rec­ción: http://bit.ly/2b8cJKu Tam­bién se pue­de acu­dir a una em­pre­sa pri­va­da.

El De­par­ta­men­to de Trans­por­te de Te­xas con­tra­tó los ser­vi­cios de una com­pa­ñía de­no­mi­na­da NMVTIS, que tie­ne un sis­te­ma muy efi­caz pa­ra la de­tec­ción de vehícu­los que no se pue­den re­gis­trar en Te­xas.

Por me­nos de cin­co dó­la­res, el com­pra­dor pue­de ve­ri­fi­car si un au­to tie­ne cer­ti­fi­ca­do de des­truc­ción y se pue­de co­no­cer el his­to­rial de su con­di­ción ac­tual.

El sis­te­ma de da­tos, en­la­za­do con to­do Es­ta­dos Uni­dos, de­tec­ta tam­bién de in­me­dia­to los vehícu­los con re­por­te de ro­bo y a los cua­les se les fal­si­fi­can los tí­tu­los pa­ra po­der ven­der­los a las per­so­nas.

Pe­se a tec­no­lo­gía, to­da­vía ven­den vehícu­los ro­ba­dos o con tí­tu­los al­te­ra­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.