Re­co­rre el con­ti­nen­te en ho­nor a Cé­sar Chá­vez

Ac­ti­vis­ta pro­mue­ve uni­dad de pue­blos in­dí­ge­nas, des­de Alas­ka has­ta Pa­na­má

El Diario de El Paso - - Portada - An­na Macías/Es­pe­cial pa­ra El Dia­rio de El Pa­so

Phoe­nix, Ari­zo­na— Pa­ra Jo­sé Cor­tez, un pu­bli­cis­ta ju­bi­la­do de 64 años, la Jor­na­da por la Paz y la Dig­ni­dad es un ca­pí­tu­lo más en su lar­ga vi­da de activismo.

El re­si­den­te de Phoe­nix, Ari­zo­na, a tem­pra­na edad fue uno de los co­la­bo­ra­do­res del ícono me­xi­coa­me­ri­cano Cé­sar Chá­vez cuan­do és­te re­ci­bía cons­tan­tes ame­na­zas en su lu­cha de pa­ga jus­ta y me­jo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo pa­ra los jor­na­le­ros agrí­co­las en EU.

Hi­jo de cam­pe­si­nos, Cor­tez se echó a cues­tas la la­bor de cui­dar­le las es­pal­das a Chá­vez en los días de mar­chas, boi­cots y en­car­ce­la­mien­tos. En aque­llos tiem­pos –los años 70–, los cha­vis­tas en­fren­ta­ban agre­sio­nes vio­len­tas cons­tan­tes de quie­nes que­rían man­te­ner la ex­plo­ta­ción y el ra­cis­mo en Es­ta­dos Uni­dos.

Phoe­nix, Ari­zo­na— Es por eso que Cor­tez re­cien­te­men­te lle­gó a Chihuahua, co­rrien­do al la­do de otros ac­ti­vis­tas e in­dí­ge­nas de va­rias et­nias, cu­ya me­ta es re­co­rrer las 7 mil mi­llas en­tre Alas­ka y Pa­na­má co­mo par­te de las lla­ma­das Jor­na­das por la Paz y Dig­ni­dad.

Las jor­na­das se han ve­ni­do ce­le­bran­do ca­da cua­tro años des­de 1992, a me­dio mi­le­nio del ini­cio de la lu­cha in­dí­ge­na con­tra el des­po­jo, la ex­plo­ta­ción y la vio­len­cia del hom­bre blan­co.

La ca­rre­ra pro­ce­de sin dis­cur­sos o gran­des pro­nun­cia­mien­tos pú­bli­cos. El afán es ha­cer con­tac­to con los pue­blos in­dí­ge­nas a lo lar­go de la ru­ta.

Eso ex­pli­ca por qué así co­mo los co­rre­do­res lle­ga­ron ca­lla­da­men­te a Chihuahua, de la mis­ma ma­ne­ra se fue­ron. Hoy do­min­go ha­brían lle­ga­do a Ciu­dad Obre­gón, So­no­ra.

Do­cu­men­ta la ca­rre­ra de prin­ci­pio a fin

Cor­tez es­tá do­cu­men­tan­do ca­da eta­pa de la jor­na­da y com­par­tién­do­la por las re­des so­cia­les, aun­que él no sea el pro­ta­go­nis­ta. Sus pu­bli­ca­cio­nes de Fa­ce­book tra­tan de re­fle­jar la his­to­ria de los pue­blos y las gen­tes que co­no­ce, con un én­fa­sis en el le­ga­do in­dí­ge­na.

El ob­je­ti­vo es que los es­ta­dou­ni­den­ses que lo si­guen co­noz­can a los pue­blos al Sur de la fron­te­ra y sus lu­chas, lo cual es un pri­mer pa­so pa­ra ini­ciar mo­vi­mien­tos de con­cien­cia so­cial que sean ca­ta­li­za­do­res de me­jo­res po­lí­ti­cas.

Cor­tez sube a su pá­gi­na videos cor­tos don­de en­tre­vis­ta a in­dí­ge­nas que ex­pli­can las tra­di­cio­nes, el sig­ni­fi­ca­do de pa­la­bras na­ti­vas o que le se­ña­lan dón­de es­tán o es­ta­ban sus tem­plos u otros lu­ga­res sa­gra­dos.

Cuan­do los par­ti­ci­pan­tes en la jor­na­da pa­ran a des­can­sar en un pue­blo o en una re­ser­va­ción in­dí­ge­na, con­vi­ven y apren­den, cui­dan­do siem­pre el res­pe­to por la cul­tu­ra.

Y al re­ti­rar­se, co­mien­zan ca­da nue­va eta­pa de su ca­rre­ra con una ora­ción o me­di­tan­do.

Pa­ra Cor­tez, la jor­na­da que lo lle­vó por Chihuahua co­men­zó en los cam­pos agrí­co­las de Ca­li­for­nia.

Co­rre en ho­me­na­je

Co­no­cer a Cé­sar Chá­vez le abrió los ojos a Cor­tez. Él que­ría par­ti­ci­par en el mo­vi­mien­to a fa­vor de los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las, pe­ro en­con­tró en Chá­vez no un ge­ne­ral, sino un hom­bre hu­mil­de de­di­ca­do a su cau­sa.

“An­tes de co­no­cer­lo, me ima­gi­né que Cé­sar Chá­vez era un hom­bre al­to, muscu­loso y sin pe­los en la len­gua”, re­la­tó Cor­tez en un pro­gra­ma de ra­dio. “En reali­dad, era un ti­po chi­co. Tam­po­co gri­ta­ba, pe­ro te­nía un gran amor por su gen­te”.

Di­jo que Chá­vez le re­cor­dó a sus pa­dres, quie­nes tam­bién fue­ron tra­ba­ja­do­res agrí­co­las.

“Yo vi có­mo los due­ños agri­cul­to­res los ha­cían me­nos. Eso fue lo que me lla­mó a acer­car­me al mo­vi­mien­to cam­pe­sino”, re­la­tó Cor­tez.

Y el es­car­nio y ame­na­zas de las que con fre­cuen­cia era ob­je­to Chá­vez lo lle­va­ron a en­lis­tar­se co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra ser su guar­daes­pal­das.

Gus­ta­vo Gu­tié­rrez, otro lí­der sin­di­cal de Ari­zo­na, tam­bién lo mo­ti­vó.

Cuan­do Gu­tié­rrez fun­dó la or­ga­ni­za­ción de de­re­chos ci­vi­les Chi­ca­nos Por la Cau­sa (CPC), con­tra­tó a Cor­tez y lo apo­yó en su ca­rre­ra de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción.

Fue por me­dio de Gu­tié­rrez que Cor­tez se en­te­ró de las Jor­na­das por la Paz y Dig­ni­dad, ya que su men­tor par­ti­ci­pó en las pri­me­ras.

Di­jo que de­ci­dió en­trar en la ca­rre­ra en ho­nor a sus hé­roes: Gu­tié­rrez y Chá­vez.

Cor­tez ex­pli­ca que de­di­có cin­co años a pre­pa­rar­se pa­ra la jor­na­da, fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te. Pa­só lar­gos ra­tos co­rrien­do y en­tre­nán­do­se en los ce­rros del de­sier­to de Ari­zo­na.

“Es­tos dos hom­bres sa­bían que es im­por­tan­te in­cor­po­rar la es­pi­ri­tua­li­dad al mo­vi­mien­to”, di­jo. “Yo tra­to de imi­tar­los. Y es la fuer­za que me im­pul­sa a co­rrer”.

Cor­tez lue­go ob­ser­vó en sus men­sa­jes de Fa­ce­book que mu­chos la­ti­noa­me­ri­ca­nos de des­cen­den­cia az­te­ca y náhuatl son co­mo “pri­mos le­ja­nos”, in­clu­yen­do per­so­nas que vi­ven en el Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Cen­troa­mé­ri­ca.

Otro día de su jor­na­da, mien­tras to­ma un ca­fé, Cor­tez da gra­cias a Dios por ha­ber co­no­ci­do “tan­tas al­mas her­mo­sas” des­de Alas­ka has­ta Ari­zo­na.

“Es­pe­ro co­no­cer mu­chas más al­mas en la jor­na­da al Sur, ha­cia Pa­na­má”, di­jo. “Gra­cias, Crea­dor, por per­mi­tir­me ser un men­sa­je­ro de la luz”.

JO­sé COr­tez

JO­sé COr­tez

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.