Con 121 me­da­llas, al­can­za EU lo­gro sin pre­ce­den­tes

Ob­tie­ne el ma­yor nú­me­ro de triun­fos en unos Jue­gos Olím­pi­cos sin boi­cot po­lí­ti­co

El Diario de El Paso - - Portada - Da­ve Shei­nin / The Was­hing­ton Post

Río de Ja­nei­ro— Las Olim­pia­das se re­cuer­dan me­jor a cier­ta dis­tan­cia, ya sea des­de 35 mil pies de al­tu­ra o 50 años des­pués. El tiem­po y la pers­pec­ti­va, del ti­po que ca­da cua­tro años nos ofre­cen los Jue­gos Olím­pi­cos, tien­den a al­te­rar nues­tros pun­tos de vis­ta so­bre cier­tos even­tos que, en su mo­men­to, a nivel del sue­lo, apa­ren­te­men­te se ven cla­ros.

A me­di­da que las Olim­pia­das de Río lle­ga­ban a su fin el do­min­go, y al mis­mo tiem­po que el equi­po de bas­quet­bol va­ro­nil de Es­ta­dos Uni­dos con­se­guía su ter­ce­ra me­da­lla de oro con­se­cu­ti­va, las cifras nos di­cen que fue un éxi­to ca­si sin pre­ce­den­tes pa­ra el Equi­po USA.

Sus 121 me­da­llas en ge­ne­ral fue­ron la ma­yor can­ti­dad pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses, en unas Olim­pia­das que no fue­ron pre­sa del boi­cot, des­de 1904, y su ven­ta­ja en la po­si­ción de las me­da­llas de oro —su­peran­do a Gran Bre­ta­ña por 19, fue el mar­gen más am­plio del que se tie­ne re­gis­tro des­de 1996.

“No creo que ha­ya al­go me­jor que ver me­da­llas de oro col­gar de los cue­llos de los atle­tas es­ta­dou­ni­den­ses al son de nues­tro himno na­cio­nal”, di­jo Larry Probst, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co de Es­ta­dos Uni­dos (USOC).

Pe­ro in­clu­so cuan­do la cú­pu­la di­rec­ti­va del USOC —y dos de sus me­jo­res atle­tas, la gim­nas­ta Simone Bi­les, y la ve­lo­cis­ta Ally­son Fe­lix— ha­cia su en­tra­da en la Sa­la Sam­ba en el Cen­tro Prin­ci­pal de la Pren­sa pa­ra su triun­fan­te con­fe­ren­cia de pren­sa al fi­nal de los jue­gos, el ti­po de pre­gun­tas que les hi­cie­ron lo de­cía to­do.

Luz y som­bra

Tras al­gu­nos co­men­ta­rios in­tro­duc­to­rios ha­cien­do alar­de del éxi­to del Equi­po USA, el pleno que­dó abier­to a las pre­gun­tas, y la pri­me­ra, cla­ro es­tá, fue so­bre Ryan Loch­te y el am­plia­men­te pu­bli­ci­ta­do in­ci­den­te en el que él y otros tres com­pa­ñe­ros del equi­po de na­ta­ción se vie­ron in­vo­lu­cra­dos.

La se­gun­da pre­gun­ta fue so­bre lo mis­mo, y la ter­ce­ra, y la cuar­ta.

Ca­da éxi­to de Es­ta­dos Uni­dos vino acom­pa­ña­do de su co­rres­pon­dien­te fra­ca­so. Al­guien tu­vo que per­der to­das esas me­da­llas que los es­ta­dou­ni­den­ses ga­na­ron. Los per­de­do­res fue­ron pri­mor­dial­men­te tres: Ru­sia, país que tu­vo que par­ti­ci­par con una de­le­ga­ción re­du­ci­da en un 30 por cien­to de­bi­do a un es­cán­da­lo de do­pa­je; Aus­tra­lia, equi­po que se pro­mo­cio­nó co­mo una ame­na­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos en na­ta­ción an­tes de ser apa­lea­do; y Chi­na, país que vio caer su con­teo de me­da­llas por ca­si un ter­cio del 2012 al 2016.

“Al­go”, di­jo John Coa­tes, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Aus­tra­liano, a los re­por­te­ros de Aus­sie, “sa­lió se­ria­men­te mal en Rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.