Po­cas per­so­nas son pro­ce­sa­das por muer­te in­fan­til con ar­ma en Te­xas

El Diario de El Paso - - Especial -

Aus­tin— Ca­da año mue­ren 100 ni­ños por he­ri­das de ba­la en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro de acuer­do a ex­per­tos de se­gu­ri­dad y mé­di­cos eso po­dría pre­ve­nir­se fá­cil­men­te.

En Te­xas, 17 han muer­to y 19 re­sul­ta­ron le­sio­na­dos des­de el 1 de enero del 2015, de acuer­do a un gru­po que se de­di­ca a dar­le se­gui­mien­to a ese ti­po de in­ci­den­tes.

Abo­ga­dos ase­gu­ran que cuan­do un ni­ño tie­ne ac­ce­so a un ar­ma que no ha si­do bien guar­da­da, el adul­to res­pon­sa­ble pue­de en­fren­tar car­gos, de acuer­do a un es­ta­tu­to de Te­xas que es re­la­ti­va­men­te es­tric­to.

El 26 de ju­lio, un ni­ño de 5 años de edad se dis­pa­ró en el ros­tro, en el Oes­te del Con­da­do Ha­rris.

Dos días des­pués mu­rió en un hos­pi­tal.

La Po­li­cía no ha di­cho có­mo es que el ni­ño tu­vo el ar­ma en sus ma­nos, la cual per­te­ne­cía a su tío.

La ofi­ci­na del She­riff dio a co­no­cer que aún no se han fin­ca­do car­gos en la in­ves­ti­ga­ción que se es­tá lle­van­do a ca­bo.

El 27 de ju­lio, un pe­que­ño de 7 años de edad se dis­pa­ró en la fren­te en Al­vin con un re­vol­ver ca­li­bre .38 que es­ta­ba car­ga­do y se en­con­tra­ba en el ga­bi­ne­te en don­de su abue­lo guar­da las ar­mas.

Se es­pe­ra que so­bre­vi­va, los ayu­dan­tes del She­riff co­men­ta­ron que sus abue­los no en­fren­ta­rán car­gos, de­bi­do a que el ni­ño tu­vo que es­for­zar­se mu­cho pa­ra en­con­trar la lla­ve del ga­bi­ne­te.

El 31 de ju­lio, un ni­ño de 11 años de edad se dis­pa­ró en el cue­llo con el ar­ma de su tío, en el Es­te de Hous­ton.

Usan más pis­to­las que ar­mas lar­gas

Es­tos tres in­ci­den­tes tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes con mu­chos dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les.

Los ni­ños tie­nen el do­ble de po­si­bi­li­da­des que las ni­ñas de re­sul­tar le­sio­na­dos.

La ma­yo­ría de esos in­ci­den­tes ocu­rren en la ca­sa de los me­no­res o en la de al­gún fa­mi­liar en don­de exis­te un ar­ma de ma­ne­ra le­gal.

Las pis­to­las son co­mún­men­te mu­cho más usa­das que las ar­mas lar­gas.

Ac­ti­vis­tas que es­tán a fa­vor del con­trol de las ar­mas di­cen que esos su­ce­sos de­jan de ma­ni­fies­to las fa­llas que tie­nen las le­yes de Te­xas que re­gu­lan el ac­ce­so a las ar­mas de fue­go.

“En ge­ne­ral, las le­yes de Te­xas son dé­bi­les”, co­men­tó Lau­ra Cu­ti­llet­ta, abo­ga­da del Cen­tro Le­gal pa­ra Im­pe­dir la Vio­len­cia con las Ar­mas, que tie­ne su se­de en San Fran­cis­co, dán­do­les una “F” co­mo ca­li­fi­ca­ción.

“Hay mu­chas co­sas que pue­den ha­cer”, co­men­tó Cu­ti­llet­ta, quien men­cio­nó que se re­quie­re la re­vi­sión de an­te­ce­den­tes pa­ra im­pe­dir que las per­so­nas que han co­me­ti­do de­li­tos gra­ves ten­gan ac­ce­so a las ar­mas, li­mi­tan­do el nú­me­ro que son ad­qui­ri­das en una so­la ope­ra­ción y re­qui­rien­do que los pro­pie­ta­rios re­por­ten las que per­die­ron o les fue­ron ro­ba­das.

Sin em­bar­go, al­gu­nos te­xa­nos afir­man que son ra­ros ese ti­po de in­ci­den­tes, co­mo los que ocu­rrie­ron re­cien­te­men­te.

Ase­gu­ran que la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra man­te­ner a sal­vo a los ni­ños re­cae en los adul­tos que ne­ce­si­tan guar­dar ade­cua­da­men­te las ar­mas.

Am­bas par­tes es­tán de acuer­do en que Te­xas tie­ne cas­ti­gos re­la­ti­va­men­te se­ve­ros pa­ra aque­llas per­so­nas que no las guar­dan bien, a las que los ni­ños tie­nen ac­ce­so y que las usan pa­ra dis­pa­rar­se a sí mis­mos, aun­que no son co­mu­nes los car­gos de acuer­do al es­ta­tu­to.

Se­gun­do lu­gar des­pués de ac­ci­den­tes de au­to

La Po­li­cía di­jo que los car­gos só­lo po­drían fin­car­se en uno o más de los tres ca­sos re­cien­tes.

En el Con­da­do Ha­rris, los dis­pa­ros son la se­gun­da cau­sa más co­mún de muer­tes ac­ci­den­ta­les en ni­ños, de acuer­do a las es­ta­dís­ti­cas del Ins­ti­tu­to Fo­ren­se.

En pro­me­dio, 27 ni­ños han muer­to al año por ac­ci­den­tes con ar­mas de fue­go del 2011 al 2014, ocu­pan­do el se­gun­do lu­gar des­pués de los ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos.

Cuan­do un ni­ño tie­ne ac­ce­so a un ar­ma que no ha si­do guar­da­da ade­cua­da­men­te y que es­tá car­ga­da, la ley de Te­xas, que fue pro­mul­ga­da en 1995, per­mi­te que se apli­quen car­gos me­no­res.

Si un ni­ño tie­ne ac­ce­so a un ar­ma pe­ro no re­sul­ta le­sio­na­do, el adul­to res­pon­sa­ble pue­de ser mul­ta­do con has­ta 500 dó­la­res y no ten­drá que ir a la cár­cel.

Si el pe­que­ño se le­sio­na o al­guien mue­re, el adul­to po­dría ser en­car­ce­la­do has­ta por un año y mul­ta­do con has­ta 4 mil dó­la­res.

Te­xas es el ca­tor­cea­vo Es­ta­do en apro­bar ese ti­po de ley, de acuer­do a Han­nah Shea­rer, abo­ga­da del Cen­tro Le­gal pa­ra Im­pe­dir la Vio­len­cia con las Ar­mas.

Apro­xi­ma­da­men­te 20 Es­ta­dos no cuen­tan con esa ley, a pe­sar de que los es­tu­dios aca­dé­mi­cos mues­tran que ayu­dan a re­du­cir ac­ci­den­tes.

Sin em­bar­go, Shea­rer co­men­tó que la ley de Te­xas “pue­de for­ta­le­cer­se más”.

Al­gu­nos Es­ta­dos con­si­de­ran un de­li­to el que no es­tén ade­cua­da­men­te guar­da­das, aun cuan­do los ni­ños no lle­guen a te­ner­las en sus ma­nos.

Otros la tie­nen ti­pi­fi­ca­da co­mo un de­li­to gra­ve en lu­gar de uno le­ve.

En otros es­ta­dos con­si­de­ran un de­li­to el que no es­tén ade­cua­da­men­te guar­da­das, aun cuan­do los ni­ños no lle­guen a te­ner­las en sus ma­nos En ge­ne­ral, las le­yes (es­ta­ta­les) son dé­bi­les” Lau­ra Cu­ti­llet­ta, abo­ga­da del Cen­tro Le­gal pa­ra Im­pe­dir la Vio­len­cia con las Ar­mas, que tie­ne su se­de en San Fran­cis­co. Les otor­ga una ‘F’ co­mo ca­li­fi­ca­ción

A pe­sar de las es­tric­tas san­cio­nes de Te­xas, Joe Va­re­la, abogado de la de­fen­sa de es­ta lo­ca­li­dad, co­men­tó que “la gen­te no es pro­ce­sa­da muy se­gui­do de acuer­do a ese es­ta­tu­to”.

Y aun­que per­mi­te que se fin­que un car­go aun cuan­do el ni­ño no le dis­pa­re a na­die, la Po­li­cía no tie­ne pro­ba­bi­li­da­des de de­tec­tar si no es­tán bien ase­gu­ra­das, a me­nos que ocu­rra un in­ci­den­te.

“Los po­li­cías no an­dan to­can­do las puer­tas y di­cien­do: ‘Dé­je­me ins­pec­cio­nar si es­tá pues­to el se­gu­ro de su ar­ma’”, di­jo Va­re­la.

Cuan­do ocu­rre al­gún ac­ci­den­te, son ra­ros los ca­sos en don­de se acu­sa a los fa­mi­lia­res adul­tos de no guar­dar ade­cua­da­men­te las ar­mas.

“Me ima­gino que mu­chos fis­ca­les pien­san que si van a en­te­rrar a su hijo o hi­ja no va­le la pe­na en­ce­rrar­los”, di­jo.

Se fin­can car­gos si hay ac­ti­vi­dad ile­gal

Los car­gos son fin­ca­dos más fre­cuen­te­men­te cuan­do la Po­li­cía re­por­ta al­gu­na ac­ti­vi­dad ile­gal, ade­más de no ase­gu­rar­las co­rrec­ta­men­te.

Ese fue el ca­so que ocu­rrió en el 2013, cuan­do Mar­quiez Pratt de 24 años de edad, fue acu­sa­do de po­ner en pe­li­gro a un me­nor –lo cual es un de­li­to gra­ve– des­pués que su hijo de 4 años de edad se ma­tó con un ar­ma ro­ba­da que es­ta­ba en el apar­ta­men­to de Pratt, ubi­ca­do en Hous­ton, en don­de la Po­li­cía re­por­tó que en­con­tró ma­ri­gua­na y crack de co­caí­na.

Pos­te­rior­men­te, los car­gos fue­ron au­men­ta­dos a ho­mi­ci­dio, que es el úni­co car­go por ese de­li­to que no re­quie­re una in­ten­ción. Pratt se en­cuen­tra li­bre des­pués de de­po­si­tar una fian­za de 50 mil dó­la­res, el jui­cio es­tá pro­gra­ma­do pa­ra el mes de enero.

Va­re­la ase­gu­ra que en ge­ne­ral, esos in­ci­den­tes no son fre­cuen­tes.

“Los ni­ños que se dis­pa­ran a sí mis­mos no se en­cuen­tra en un lu­gar im­por­tan­te en la lis­ta de ma­ne­ras co­mo mue­ren los me­no­res”, di­jo.

En el 2014, los dis­pa­ros no in­ten­cio­na­les fue­ron la dé­ci­ma cau­sa más co­mún de muer­tes por le­sio­nes no in­ten­cio­na­les pa­ra ni­ños de 5 a 9 años de edad, de acuer­do a los Cen­tros pa­ra el Con­trol de En­fer­me­da­des. Los pe­que­ños tie­nen 25 ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co.

La muer­te por dis­pa­ros es me­nos co­mún. En 1970, 1.6 ni­ños de ca­da 100 mil mu­rie­ron por dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les, des­pués de dé­ca­das de te­ner un des­cen­so cons­tan­te, en el 2014, ese nú­me­ro fue de 0.4 ni­ños por ca­da 100 mil.

Sin em­bar­go, ac­ti­vis­tas ase­gu­ran que las es­ta­dís­ti­cas fe­de­ra­les no han re­gis­tra­do ade­cua­da­men­te las muer­tes. La or­ga­ni­za­ción Ca­da Ciu­dad a Fa­vor de la Se­gu­ri­dad de las Ar­mas le da se­gui­mien­to a los re­por­tes de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre las muer­tes ac­ci­den­ta­les por dis­pa­ros que su­fren los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.