Por qué los elec­to­res re­li­gio­sos va­lo­ran a Trump

El Diario de El Paso - - Portada - Wi­lliams • Da­niel K.

Nue­va York— Si bien el nú­me­ro de po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos e in­te­lec­tua­les con­ser­va­do­res que le dan la es­pal­da a Do­nald Trump si­gue en au­men­to, hay un con­tin­gen­te im­por­tan­te que man­tie­ne fir­me su apo­yo: los evan­gé­li­cos con­ser­va­do­res blan­cos.

To­da­vía en ma­yo, la ma­yo­ría de los je­rar­cas evan­gé­li­cos man­te­nían su in­ten­ción de vo­tar en con­tra del adúl­te­ro, tres ve­ces ca­sa­do y sim­pa­ti­zan­te de Pla­nea­ción Fa­mi­liar. Pe­ro aho­ra, una ma­yo­ría abru­ma­do­ra de evan­gé­li­cos blan­cos es­tán res­pal­dan­do a Trump. Ja­mes C. Dob­son y Ri­chard Land son al­gu­nos de los pe­sos com­ple­tos de la de­re­cha cris­tia­na –al­gu­nos de los cua­les ex­pre­sa­ron gra­ves re­ser­vas so­bre el can­di­da­to re­pu­bli­cano– que per­te­ne­cen a la jun­ta ase­so­ra evan­gé­li­ca de Trump. Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da en el ve­rano, ca­si 80 por cien­to de los evan­gé­li­cos blan­cos pien­sa vo­tar por Trump.

¿Por qué? ¿Es­tán en­ga­ña­dos o son hi­pó­cri­tas?

La res­pues­ta no es nin­gu­na de las dos. Los evan­gé­li­cos con­ser­va­do­res es­tán muy cons­cien­tes de los de­fec­tos de Trump, pe­ro de to­dos mo­dos lo apo­yan por­que creen que su vic­to­ria se­ría la úni­ca for­ma de re­cu­pe­rar el con­trol de la Su­pre­ma Cor­te. En la si­tua­ción ac­tual, el con­trol de la Cor­te va­le más pa­ra ellos que cual­quier otra me­ta po­lí­ti­ca. Na­da de lo que di­ga o ha­ga Trump aho­ra po­dría ha­cer­los va­ci­lar en su apo­yo, pues ese apo­yo no se ba­sa en que ten­gan fe en el ca­rác­ter o el pro­gra­ma de Trump, sino bá­si­ca­men­te en su pro­me­sa de pos­tu­lar jue­ces con­ser­va­do­res a la Su­pre­ma Cor­te.

La de­re­cha cris­tia­na no siem­pre ha es­ta­do tan in­tere­sa­da en la Su­pre­ma Cor­te. Ha­ce 36 años, cuan­do Jerry Fal­well, Pat Ro­ber­tson y otras fi­gu­ras apo­ya­ron la cam­pa­ña de Rea­gan, ni si­quie­ra les pa­sa­ba por la men­te la idea de cam­biar a la Su­pre­ma Cor­te. Más bien, pen­sa­ban que po­drían ha­cer apro­bar en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra re­vo­car Roe v. Wa­de, el fa­llo que des­pe­na­li­zó el abor­to, y res­ta­ble­cer el re­zo en las es­cue­las pú­bli­cas, ob­vian­do así la ne­ce­si­dad de cam­biar a los ma­gis­tra­dos. Pe­ro cuan­do esas propuestas fra­ca­sa­ron en el Se­na­do, el mo­vi­mien­to ‘pro-vi­da’ y la de­re­cha cris­tia­na se die­ron cuen­ta de que pro­ba­ble­men­te se­ría más fá­cil re­vo­car Roe v. Wa­de me­dian­te nue­vos nom­bra­mien­tos que a tra­vés de en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano vio con bue­nos ojos es­ta es­tra­te­gia pues la pos­tu­la­ción de un juez con­ser­va­dor es mu­cho me­nos di­vi­si­va pa­ra el par­ti­do que las en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les. La pla­ta­for­ma del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en 1980 pro­me­tió una en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal en con­tra del abor­to, pe­ro la de 1984 agre­gó la pro­me­sa de pos­tu­lar a jue­ces que ‘res­pe­ten los va­lo­res fa­mi­lia­res tra­di­cio­na­les y la san­ti­dad de la vi­da hu­ma­na inocen­te’. Esa fue la pri­me­ra vez que esa no­ción apa­re­ció en la pla­ta­for­ma re­pu­bli­ca­na. La es­tra­te­gia ju­di­cial se vol­vió el ins­tru­men­to pri­mor­dial de los con­ser­va­do­res pa­ra lu­char con­tra el abor­to y las ba­ta­llas por las pos­tu­la­cio­nes a la Su­pre­ma Cor­te se vol­vie­ron ca­da vez más re­ñi­das.

La es­tra­te­gia ju­di­cial hi­zo que la Su­pre­ma Cor­te se in­cli­na­ra a la de­re­cha, pe­ro no les dio a los con­ser­va­do­res lo que real­men­te que­rían: la re­vo­ca­ción de Roe v. Wa­de. Dos de los jue­ces nom­bra­dos por Rea­gan vo­ta­ron en fa­vor de con­fir­mar el de­re­cho al abor­to, en el ca­so Pla­nea­ción Fa­mi­liar v. Ca­sey, co­mo hi­zo tam­bién uno de los jue­ces nom­bra­dos por el pre­si­den­te Geor­ge H. W. Bush. Por es­ta ra­zón, es di­fí­cil convencer a los evan­gé­li­cos que apo­yar al can­di­da­to re­pu­bli­cano se­rá la cla­ve pa­ra re­vo­car Roe v. Wa­de. De he­cho, Dob­son se ne­gó en 1996 a vo­tar en fa­vor del can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano, Bob Do­le, a quien con­si­de­ra­ba po­co con­fia­ble en la cues­tión del abor­to. En su lu­gar, emi­tió un vo­to de pro­tes­ta en fa­vor de un con­ser­va­dor de otro par­ti­do.

Es­te año, em­pe­ro, Dob­son es­tá apo­yan­do a Trump. La con­tro­ver­sia por el man­da­to de la ley de se­gu­ro mé­di­co ac­ce­si­ble, lla­ma­da Oba­ma­ca­re, en cues­tión de an­ti­con­cep­ti­vos, jun­to con las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les so­bre el ma­tri­mo­nio de pa­re­jas del mis­mo sexo, ha gal­va­ni­za­do a los evan­gé­li­cos. La ma­yo­ría de los je­rar­cas de la de­re­cha cris­tia­na es­tán más de­ses­pe­ra­dos y te­me­ro­sos que ha­ce vein­te años. Ya no con­si­de­ran el con­trol de la Su­pre­ma Cor­te co­mo una for­ma más de re­vo­car Roe v. Wa­de. No, aho­ra lo ven co­mo un fac­tor esen­cial pa­ra pre­ser­var su li­ber­tad pa­ra ac­tuar con­for­me a sus con­vic­cio­nes re­li­gio­sas.

Al prin­ci­pio de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016, la ma­yo­ría de los lí­de­res de la de­re­cha cris­tia­na pen­sa­ban que la me­jor opor­tu­ni­dad de lo­grar una Su­pre­ma Cor­te con­ser­va­do­ra era ele­gir a la pre­si­den­cia a Ted Cruz, Mar­co ru­bio u otro can­di­da­to re­pu­bli­cano con­ven­cio­nal. Con la ex­cep­ción de Jerry Fal­well Jr., muy po­cas fi­gu­ras evan­gé­li­cas apo­ya­ron a Trump, y al­gu­nas in­clu­so lo cri­ti­ca­ron.

Pe­ro hay un nú­me­ro sus­tan­cial de re­pu­bli­cano evan­gé­li­cos lai­cos, jun­to con aque­llos que no asis­ten re­gu­lar­men­te a la igle­sia, que se preo­cu­pan más por la in­mi­gra­ción, la se­gu­ri­dad de las fron­te­ras y la eco­no­mía que por el abor­to y los de­re­chos de los gays. Fue­ron sus vo­tos los que per­mi­tie­ron que Trump lle­ga­ra a ser el can­di­da­to re­pu­bli­cano ofi­cial.

Los di­ri­gen­tes evan­gé­li­cos a los que dis­gus­ta Trump se en­fren­ta­ron en­ton­ces a una di­fí­cil de­ci­sión: ¿Po­drían con­ven­cer­se de apo­yar al can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano más abier­ta­men­te pro­fano, al más so­cial­men­te li­be­ral de to­da una ge­ne­ra­ción? La ma­yo­ría de los lí­de­res evan­gé­li­cos va­ci­ló pa­ra apo­yar­lo has­ta que, en ma­yo, Trump to­mó la in­só­li­ta me­di­da de dar a co­no­cer la lis­ta de jue­ces con­ser­va­do­res, que él se com­pro­me­tió a con­si­de­rar pa­ra las pos­tu­la­cio­nes a la Su­pre­ma Cor­te.

Po­co des­pués de que Trump ines­pe­ra­da­men­te die­ra a co­no­cer su lis­ta de jue­ces, una en­cues­ta de la re­vis­ta World en­tre lí­de­res evan­gé­li­cos in­flu­yen­tes en­con­tró que 47 por cien­to apo­ya­ría a Trump si ‘se com­pro­me­tie­ra a nom­brar a un juez pro­fun­da­men­te pro–vi­da en la Su­pre­ma Cor­te’. La en­cues­ta tam­bién en­con­tró que, mien­tras só­lo el 1 por cien­to pen­sa­ba vo­tar por Hi­llary Clin­ton, 46 por cien­to pen­sa­ba emi­tir su vo­to en fa­vor de un can­di­da­to de otro par­ti­do, ‘aun­que no tu­vie­ra nin­gu­na opor­tu­ni­dad de ga­nar’, an­tes que vo­tar por Trump.

Pe­ro en cuan­to Trump dio a co­no­cer su lis­ta de po­si­bles can­di­da­tos a la Su­pre­ma Cor­te, mu­chos de los lí­de­res evan­gé­li­cos que ha­bían pen­sa­do en abs­te­ner­se en es­ta elec­ción, se pu­sie­ron de su la­do.

Pa­ra la ma­yo­ría de los vo­tan­tes evan­gé­li­cos y con­ser­va­do­res, el prag­ma­tis­mo ha ven­ci­do a la pu­re­za teo­ló­gi­ca, y la vi­sión am­plia de una re­no­va­ción mo­ral a ni­vel na­cio­nal que otro­ra ani­ma­ra a la de­re­cha cris­tia­na le ha ce­di­do el lu­gar a un in­te­rés ex­clu­si­vo en la Su­pre­ma Cor­te. Los lí­de­res de la de­re­cha cris­tia­na cier­ta­men­te tie­nen ra­zón en pen­sar que su úni­ca opor­tu­ni­dad de ha­cer que la Su­pre­ma Cor­te sea más con­ser­va­do­ra, si es que tie­nen al­gu­na po­si­bi­li­dad, es­tá del la­do de Do­nald Trump, más que de Hi­llary Clin­ton.

Por el bien de sus prin­ci­pios y de la cre­di­bi­li­dad de su fe, los evan­gé­li­cos que apo­yan a re­ga­ña­dien­tes a Trump con el fin de te­ner una Su­pre­ma Cor­te con­ser­va­do­ra de­be­rían de pre­gun­tar­se qué pen­sa­rá el res­to del país si los cris­tia­nos de­vo­tos y ‘pro fa­mi­lia’ son los úni­cos que que­dan apun­ta­lan­do la can­di­da­tu­ra de Trump, des­pués de que mon­to­nes de re­pu­bli­ca­nos han cri­ti­ca­do al can­di­da­to de su par­ti­do por sus de­cla­ra­cio­nes mo­ral­men­te ofen­si­vas.

En es­ta elec­ción, pa­ra el evan­ge­lis­mo en Es­ta­dos Uni­dos po­dría es­tar en jue­go al­go más gran­de que la Su­pre­ma Cor­te, aun­que la ma­yo­ría de los ac­ti­vis­tas de la de­re­cha cris­tia­na no se dan cuen­ta de eso. Si el apo­yo a Trump de los evan­gé­li­cos con­ser­va­do­res los obli­ga a des­de­cir­se de sus con­vic­cio­nes so­bre los va­lo­res de la de­cen­cia, la fi­de­li­dad ma­ri­tal y la vir­tud cris­tia­na en la vi­da pú­bli­ca, ¿no es­ta­rían co­rrien­do el ries­go de ga­nar la Su­pre­ma Cor­te a cos­ta de per­der el al­ma de su mo­vi­mien­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.