Lo que cos­tó la se­re­na­ta de Ma­du­ro a Fi­del Cas­tro

El Diario de El Paso - - Portada - Op­pen­hei­mer • An­drés

Mia­mi— Ve­ne­zue­la es­tá en la peor cri­sis eco­nó­mi­ca de que se ten­ga me­mo­ria, pe­ro eso no pa­re­ce ha­ber im­pe­di­do al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro gas­tar­se $375,000 pa­ra via­jar a Cu­ba con una de­le­ga­ción de 80 per­so­nas –in­clu­yen­do mú­si­cos, bai­la­ri­nes, fa­mi­lia­res y ami­gos– pa­ra ce­le­brar el cum­plea­ños 90 del ex má­xi­mo lí­der de Cu­ba, Fi­del Cas­tro.

Cuan­do leí es­ta no­ti­cia en el dia­rio ve­ne­zo­lano El Na­cio­nal, mi pri­me­ra reac­ción fue pre­gun­tar­me si las ci­fras se­rían co­rrec­tas. De mo­do que lla­mé al dipu­tado de la opo­si­ción Car­los Be­rriz­bei­tia, el le­gis­la­dor que ha­bía da­do a co­no­cer es­tas ci­fras en la Asam­blea Na­cio­nal, y le pre­gun­té có­mo ha­bía lle­ga­do a ese cálcu­lo.

Be­rriz­bei­tia, miem­bro de la co­mi­sión de con­tra­lo­ría de la Asam­blea Na­cio­nal, me di­jo que Ma­du­ro via­jó a Cu­ba el 12 de agos­to acom­pa­ña­do de unas 80 per­so­nas a bor­do de tres avio­nes, in­clu­yen­do el avión pre­si­den­cial, de 45 a 55 pa­sa­je­ros, un avión pre­si­den­cial más vie­jo tam­bién de 45 a 55 pa­sa­je­ros y un Fal­con de me­nor ta­ma­ño, pro­pie­dad del mo­no­po­lio pe­tro­le­ro es­ta­tal PDV­SA.

Los gas­tos de com­bus­ti­ble de los tres avio­nes pa­ra el via­je de ida y vuel­ta re­pre­sen­ta­ron al­re­de­dor de $270 mil, di­jo. Ade­más, la de­le­ga­ción ve­ne­zo­la­na gas­tó al­re­de­dor de $250 por per­so­na al día en alo­ja­mien­to y co­mi­das, lo cual aña­dió otros $105 mil a la fac­tu­ra to­tal, di­jo.

‘El cum­plea­ños del dic­ta­dor cu­bano nos cos­tó a los ve­ne­zo­la­nos ca­si $400 mil, en un mo­men­to en que te­ne­mos una es­ca­sez ge­ne­ra­li­za­da de ali­men­tos y me­di­ci­nas’, me di­jo Be­rriz­bei­tia.

Aña­dió que ca­si to­da esa in­for­ma­ción so­bre el via­je de Ma­du­ro a Cu­ba es pú­bli­ca. Las fo­tos de los avio­nes de Ma­du­ro ate­rri­zan­do en La Ha­ba­na es­tán por to­da la In­ter­net, y Ma­du­ro fue acom­pa­ña­do –ade­más de su equi­po de se­gu­ri­dad, pe­rio­dis­tas, lo­cu­to­res, téc­ni­cos de la te­le­vi­sión ofi­cial, fa­mi­lia­res y ami­gos– por el gru­po fol­cló­ri­co ve­ne­zo­lano Co­ra­zón lla­ne­ro, com­pues­to por de­ce­nas de can­tan­tes y bai­la­ri­nes.

En efec­to, el web­si­te Te­leSur, la ca­de­na de te­le­vi­sión fi­nan­cia­da por el Go­bierno ve­ne­zo­lano, in­for­mó el 14 de agos­to que al me­nos 40 miem­bros de Co­ra­zón lla­ne­ro ha­bían ac­tua­do ese día en un es­pec­tácu­lo es­pe­cial por el cum­plea­ños de Cas­tro en el tea­tro Karl Marx de La Ha­ba­na.

‘Ve­ne­zue­la ho­me­na­jeó a Fi­del con el es­pec­tácu­lo Co­ra­zón lla­ne­ro’, de­cía el des­pa­cho de Te­leSur. ‘Más de 40 ve­ne­zo­la­nos en es­ce­na, en­tre can­taau­to­res, ar­tis­tas, co­ple­ros, bai­la­ri­nes y re­pre­sen­tan­tes de la mú­si­ca ve­ne­zo­la­na lle­ga­ron a te­rri­to­rio cu­bano pa­ra ren­dir ho­me­na­je al lí­der cu­bano”.

Se­gún me di­jo Be­rriz­bei­tia, Ma­du­ro ya ha gas­ta­do más de $14 mi­llo­nes en 22 via­jes al ex­tran­je­ro des­de que asu­mió su car­go ha­ce 3 años. El año pa­sa­do fue a Chi­na con más de 80 in­vi­ta­dos –in­clu­yen­do los dos so­bri­nos de su es­po­sa que es­tán aho­ra pre­sos en Nue­va York ba­jo car­gos de trá­fi­co de dro­gas– a un cos­to de más de $1 mi­llón, di­jo.

‘Ma­du­ro de­be­ría te­ner que ex­pli­car es­tos gas­tos, pe­ro es­te go­bierno es­tá acos­tum­bra­do a no ren­dir­le cuen­tas a na­die’, me di­jo Be­rriz­bei­tia. ‘Ellos ope­ran con una im­pu­ni­dad to­tal’.

Mi opi­nión:

Los ex­ce­sos de Ma­du­ro po­drían ha­ber si­do com­pren­si­bles cuan­do los pre­cios del pe­tró­leo an­da­ban en $146 por ba­rril, y Ve­ne­zue­la na­da­ba en di­ne­ro. Pe­ro aho­ra Ve­ne­zue­la es­tá en rui­nas, con una ta­sa anual de in­fla­ción de más del 700 por cien­to, la más al­ta del mun­do, y una eco­no­mía que se pro­yec­ta cae­rá ca­si el 10 por cien­to es­te año.

Los es­tan­tes de los su­per­mer­ca­dos es­tán ca­si va­cíos. Las per­so­nas tie­nen que es­pe­rar en fi­la du­ran­te ho­ras ba­jo el sol pa­ra com­prar cual­quier co­sa, y cien­tos de mi­les es­tán tra­tan­do de ir­se del país.

Es ho­ra de que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pre­sio­ne a Ma­du­ro pa­ra que acep­te ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra Ve­ne­zue­la, y que se le pi­da que res­pe­te las exi­gen­cias de la Asam­blea Na­cio­nal de que de­je de ti­rar el di­ne­ro por la ventana. Ve­ne­zue­la es­tá al bor­de de una cri­sis de re­fu­gia­dos que po­dría des­bor­dar­se a gran par­te de Amé­ri­ca La­ti­na, y Ma­du­ro no de­be­ría es­tar­se gas­tan­do una for­tu­na en fiestas de cum­plea­ños de dic­ta­do­res re­ti­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.