El gi­ro de Trump so­bre los in­do­cu­men­ta­dos

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer Columnista de El Nue­vo He­rald @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com www.el­nue­vohe­rald.com/

Miami— La pre­gun­ta de la se­ma­na en­tre los trum­pó­lo­gos –los ana­lis­tas de­di­ca­dos a tra­tar de des­ci­frar las se­cuen­cias de frases in­com­ple­tas de Do­nald Trump que pre­ten­den ser dis­cur­sos– es si el can­di­da­to re­pu­bli­cano ha sua­vi­za­do su re­tó­ri­ca so­bre la in­mi­gra­ción. Yo creo que sí, aun­que el gi­ro no es­té di­ri­gi­do a ga­nar el vo­to la­tino.

Es cier­to que Trump le di­jo a Fox News el lu­nes que ‘no es­toy re­vir­tien­do mi po­si­ción’ so­bre el te­ma mi­gra­to­rio. Y su di­rec­to­ra de cam­pa­ña, Kell­yan­ne Con­way, ne­gó re­por­tes pe­rio­dís­ti­cos de que Trump es­ta­ba con­si­de­ran­do aban­do­nar su pro­pues­ta de crear una ‘fuer­za de de­por­ta­ción’ y ex­pul­sar a los apro­xi­ma­da­men­te 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, des­pués de que ella mis­ma ha­bía con­ce­di­do un día an­tes que es­te cam­bio es­ta­ba sien­do es­tu­dia­do por la cam­pa­ña.

Pe­ro el he­cho es que Trump ha he­cho un gran cam­bio en su re­tó­ri­ca so­bre la in­mi­gra­ción, que ha si­do el pi­lar de su cam­pa­ña pre­si­den­cial: ya no ha­bla de una ‘fuer­za de de­por­ta­ción’ o de ‘de­por­ta­cio­nes ma­si­vas’ y en su lu­gar ha­ce hin­ca­pié en que su po­lí­ti­ca se­rá ‘jus­ta’, ‘hu­ma­na’ y ‘fir­me’.

Cuan­do se le pre­gun­tó en un pro­gra­ma de Fox News el mar­tes si las le­yes de in­mi­gra­ción de­ben ser fle­xi­bi­li­za­das pa­ra dar­les un res­pi­ro a las per­so­nas in­do­cu­men­ta­das que con­tri­bu­yan a la so­cie­dad, Trump res­pon­dió: ‘Se­gu­ra­men­te pue­de ha­ber un ablan­da­mien­to, por­que no que­re­mos las­ti­mar a la gen­te’.

Eso mar­có un gi­ro sus­tan­cial de las de­cla­ra­cio­nes an­te­rio­res de Trump. Es una se­ñal de que Trump, que está aba­jo en las en­cues­tas, pue­de es­tar dis­pues­to a acep­tar un ca­mino a la le­ga­li­za­ción pa­ra al­gu­nos in­do­cu­men­ta­dos.

Mu­chos ex­per­tos es­pe­cu­la­ron que el cam­bio en su dis­cur­so fue una me­di­da de­ses­pe­ra­da pa­ra au­men­tar su mi­núscu­lo apo­yo en­tre los la­ti­nos.

Se­gún una re­cien­te en­cues­ta de La­tino De­ci­sions, Trump tie­ne só­lo 16 por cien­to del vo­to la­tino, el más ba­jo en la his­to­ria re­cien­te de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les re­pu­bli­ca­nos. Geor­ge W. Bush ga­nó un 40 por cien­to del vo­to la­tino en el 2004, John McCain ob­tu­vo 31 por cien­to en 2008, y Mitt Rom­ney ob­tu­vo 27 por cien­to en 2012.

Pe­ro la ra­zón de que Trump ha­ya sua­vi­za­do su dis­cur­so so­bre la in­mi­gra­ción no es pa­ra tra­tar de ga­nar el vo­to la­tino, por­que él de­be sa­ber que eso se­rá ca­si im­po­si­ble.

Los la­ti­nos no ol­vi­da­re­mos que Trump co­men­zó su cam­pa­ña elec­to­ral con un dis­cur­so en el que afir­mó que la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos in­do­cu­men­ta­dos son cri­mi­na­les y vio­la­do­res.

Los la­ti­nos no nos ol­vi­da­re­mos de que Trump ha pro­pues­to crear una ‘fuer­za de de­por­ta­ción’ pa­ra ex­pul­sar a los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, in­clu­so si eso sig­ni­fi­ca la se­pa­ra­ción de los pa­dres de sus hi­jos pe­que­ños.

Los la­ti­nos no ol­vi­da­re­mos que Trump ha des­ca­li­fi­ca­do a un juez de Es­ta­dos Uni­dos, Gonzalo Cu­riel, por­que ‘es me­xi­cano’, aun­que Cu­riel na­ció en In­dia­na.

Los la­ti­nos no nos ol­vi­da­re­mos de que Trump se bur­ló de aque­llos que ‘ha­blan me­xi­cano’ en un tweet del 24 de agos­to de 2015.

Los la­ti­nos no nos ol­vi­da­re­mos que Trump in­ci­ta y ce­le­bra los can­tos de ‘cons­trui­re­mos el mu­ro’ en sus ac­tos de cam­pa­ña.

Y si al­gu­nos vo­tan­tes la­ti­nos se ol­vi­dan de to­das la ofen­sas de Trump, la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton nos las re­cor­da­rá en sus anun­cios de TV. Ya ha em­pe­za­do a ha­cer­lo.

Mi opi­nión:

Sí, Trump está ha­cien­do un cam­bio en cá­ma­ra len­ta de su in­cen­dia­ria re­tó­ri­ca so­bre los in­do­cu­men­ta­dos. Pe­ro no lo está ha­cien­do por­que ten­ga al­gu­na es­pe­ran­za de ga­nar el vo­to la­tino.

Lo ha­ce por­que ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te au­men­tar su apo­yo en­tre aque­llos vo­tan­tes blan­cos an­glo­sa­jo­nes que no son ra­cis­tas, ni xe­nó­fo­bos, ni se­xis­tas, ni que se bur­lan de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas.

Ne­ce­si­ta ablan­dar los te­mo­res de esos vo­tan­tes blan­cos que –aun­que sean re­pu­bli­ca­nos– no se sien­ten có­mo­dos vo­tan­do por un can­di­da­to que da la im­pre­sión de ser un des­al­ma­do, ego­ma­nía­co y au­to­ri­ta­rio. El cam­bio de dis­cur­so de Trump es cos­mé­ti­co, y está di­ri­gi­do a los vo­tan­tes blan­cos no ra­cis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.