El re­torno de los pues­tos de tra­ba­jo de jor­na­les me­dios

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Sa­muel­son The Was­hing­ton Post Wri­ters Group

Was­hing­ton– Uno de los pun­tos brillantes de la eco­no­mía es el mer­ca­do la­bo­ral –y qui­zás has­ta sea más bri­llan­te de lo que pa­re­ce. No só­lo hay más pues­tos de tra­ba­jo (1.3 mi­llo­nes has­ta aho­ra en 2016), sino que po­drían es­tar me­jor re­mu­ne­ra­dos, se­gún un nue­vo aná­li­sis de eco­no­mis­tas del Ban­co de la Re­ser­va Fe­de­ral de Nue­va York. Los eco­no­mis­tas de la Fed in­for­man que los tra­ba­ja­do­res de jor­na­les me­dios –que ga­nan apro­xi­ma­da­men­te en­tre 30 mil y 60 mil dó­la­res– re­pre­sen­tan el sec­tor de cre­ci­mien­to más rá­pi­do del mer­ca­do la­bo­ral. En cam­bio, al prin­ci­pio de la re­cu­pe­ra­ción, los pues­tos de jor­na­les al­tos y de jor­na­les ba­jos do­mi­na­ron los au­men­tos de pues­tos de tra­ba­jo. Su­pues­ta­men­te el mer­ca­do la­bo­ral se es­ta­ba vol­vien­do ‘po­la­ri­za­do’, de la mis­ma ma­ne­ra que la so­cie­dad se es­ta­ba vol­vien­do po­lí­ti­ca­men­te po­la­ri­za­da. Aho­ra, el nue­vo aná­li­sis su­gie­re que la po­la­ri­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral ‘po­dría ha­ber lle­ga­do a su pi­co, y que los pues­tos de jor­na­les me­dios po­drían es­tar lis­tos pa­ra un re­na­ci­mien­to’, co­mo mi co­le­ga del Was­hing­ton Post, Ylan Q. Mui es­cri­bió en un in­tere­san­te blog so­bre el es­tu­dio de la Fed de Nue­va York.

Su­po­nien­do que la ten­den­cia du­re has­ta el día de la elec­ción, pro­ba­ble­men­te su­pon­ga una ven­ta­ja pa­ra Hi­llary Clin­ton. No eli­mi­na el te­ma de los pues­tos de tra­ba­jo co­mo pro­ble­ma, pe­ro sua­vi­za el des­con­ten­to. He aquí lo que re­por­tó el es­tu­dio de la Fed de Nue­va York.

Aun­que las ocu­pa­cio­nes de jor­na­les me­dios cons­ti­tu­yen al­re­de­dor de la mi­tad de to­dos los pues­tos de tra­ba­jo –maes­tros, obre­ros de fá­bri­cas, ca­mio­ne­ros, obre­ros de la cons­truc­ción– re­pre­sen­ta­ron só­lo el 22 por cien­to de los pues­tos nue­vos crea­dos en­tre 2010 y 2013. Las ocu­pa­cio­nes de jor­na­les ba­jos –con ga­nan­cias de 30 mil o me­nos dó­la­res pa­ra tra­ba­ja­do­res de res­tau­ran­tes al pa­so, ven­de­do­res de tien­das, con­ser­jes– re­pre­sen­ta­ron el 40 por cien­to de los pues­tos nue­vos, muy por en­ci­ma de su por­ción del 30 por cien­to de los pues­tos exis­ten­tes. Y las ocu­pa­cio­nes de al­ta re­mu­ne­ra­ción –con jor­na­les me­dios de 60 mil o más dó­la­res, ga­na­dos por mé­di­cos, abo­ga­dos, ge­ren­tes e in­ge­nie­ros– cons­ti­tu­ye­ron el 38 por cien­to de los pues­tos nue­vos, a pe­sar de re­pre­sen­tar só­lo el 20 por cien­to de los pues­tos exis­ten­tes.

En­tre 2013 y 2015, ese pa­trón se re­vir­tió, di­cen los eco­no­mis­tas de la Fed de Nue­va York. En esos años, los pues­tos de jor­na­les me­dios re­pre­sen­ta­ron el 43 por cien­to de la ex­pan­sión de em­pleo, las ocu­pa­cio­nes de jor­na­les ba­jos, el 30 por cien­to y las de jor­na­les al­tos, el 28 por cien­to.

No está cla­ro qué es lo que cau­só el vi­ra­je. El eco­no­mis­ta Harry Hol­zer, de Geor­ge­town Uni­ver­sity, atri­bu­ye gran par­te del cam­bio al ci­clo co­mer­cial. ‘En los pri­me­ros años, ha­bía gran in­cer­ti­dum­bre. Los lí­de­res em­pre­sa­ria­les no sa­bían si la re­cu­pe­ra­ción con­ti­nua­ría. Mu­chos se re­sis­tie­ron a asu­mir los cos­tos agre­ga­dos de em­plea­dos más caros, di­ce. (Su­pues­ta­men­te, los em­plea­dos de re­mu­ne­ra­ción al­ta con­ta­ban con ha­bi­li­da­des pa­ra las que ha­bía más de­man­da.) La cons­truc­ción tam­bién se re­cu­pe­ró len­ta­men­te, di­jo, frus­tran­do el cre­ci­mien­to de pues­tos de jor­na­les me­dios en ese sec­tor.

Con la re­cu­pe­ra­ción aho­ra en su oc­ta­vo año, la con­fian­za y las con­tra­ta­cio­nes se for­ta­le­cie­ron, di­jo. En­tre 2013 y 2015, los pues­tos obre­ros se ele­va­ron mar­ca­da­men­te. El em­pleo cre­ció en 400 mil pues­tos en la cons­truc­ción; 300 mil en fa­bri­ca­cio­nes; 500 mil en trans­por­te (prin­ci­pal­men­te ca­mio­ne­ros) y 250 mil en ins­ta­la­ción y re­pa­ra­cio­nes (de, por ejem­plo, apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do).

No está cla­ro si esos avan­ces se­rán tem­po­ra­les o si in­di­can una vuel­ta de­ci­si­va a la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo. Si son per­ma­nen­tes, di­jo el New York Ti­mes, ‘qui­zás pron­to lle­gue el mo­men­to de re­ti­rar una crí­ti­ca fa­mi­liar de la lar­ga pe­ro des­lu­ci­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ... [que pro­mo­vió] el va­cia­mien­to de la cla­se me­dia nor­te­ame­ri­ca­na’.

Lo que su­ce­de, di­jo Hol­zer, es que los pues­tos de la cla­se me­dia se di­vi­die­ron. Es­tán los que él lla­ma ‘el vie­jo me­dio’ de obre­ros de fá­bri­ca y de la cons­truc­ción, y el res­to. Esos pues­tos es­tán de­cli­nan­do con el co­rrer del tiem­po. Pe­ro tam­bién hay pues­tos del ‘nue­vo me­dio’ –téc­ni­cos de sa­ni­dad, obre­ros de man­te­ni­mien­to de al­ta tec­no­lo­gía, asis­ten­tes de abo­ga­dos, y ge­ren­tes de tien­das– que es­tán cre­cien­do rá­pi­da­men­te. Esos pues­tos re­quie­ren una ma­yor edu­ca­ción for­mal que los del ‘vie­jo me­dio’. La cues­tión, di­jo Hol­zer, ra­di­ca en si el país pue­de reha­cer su sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra pro­por­cio­nar las ha­bi­li­da­des que exi­ge la eco­no­mía ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.